Vene­zue­la. Es más lejos devol­ver­se que seguir

Por El Caya­po. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de enero de 2021.

Des­de que el coman­dan­te Chá­vez apa­re­ció el 4 de febre­ro con su «por aho­ra» en la esce­na polí­ti­ca vene­zo­la­na y lue­go, pro­po­nien­do una Cons­ti­tu­yen­te para comen­zar a cons­truir­nos como país, tenía­mos mucho tiem­po que no escu­chá­ba­mos un dis­cur­so pre­si­den­cial que nos ubi­ca­ra en la cru­da realidad.

El dis­cur­so pro­nun­cia­do por el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro el 10 de enero de 2021 mar­ca­rá una nue­va ruta duran­te un buen tiem­po. Más allá de los aspec­tos anec­dó­ti­cos, se pue­de refe­rir lo sus­tan­cial y tras­cen­den­te, es un dis­cur­so que nos habla a todos sin tapu­jos, a cada quien nos sitúa y ubi­ca las tareas, a cada uno con su dosis de reali­dad den­tro de la reali­dad, a cada quien sus ver­da­des por la calle del medio, a cada gre­mio, a cada par­ti­do, a cada ten­den­cia, a cada empre­sa­rio, obre­ro, cam­pe­sino, hom­bre o mujer, nos enmar­ca des­de las cau­sas y nos trans­por­ta a las consecuencias.

Nos lla­ma a tomar par­ti­do en la cons­truc­ción del país, inclu­so por soñar; nos acla­ra el papel que juga­mos como pue­blo, nos remon­ta en la his­to­ria y nos hace com­pren­der quié­nes son y han sido los ver­da­de­ros ladro­nes y cri­mi­na­les que han saquea­do este terri­to­rio; nos conec­ta con los hechos y nos lle­va has­ta los con­flic­tos inter­na­cio­na­les expli­can­do las razo­nes de tan­to encono con­tra noso­tros por par­te de los due­ños del mun­do; acla­ra que más allá de los recur­sos es el ejem­plo que como pue­blo esta­mos dan­do al mundo.

Aho­ra bien, ¿qué papel juga­re­mos cada quién? Por­que de aho­ra en ade­lan­te no hay jus­ti­fi­ca­ción que val­ga. Ya los empre­sa­rios no pue­den seguir jus­ti­fi­can­do que es que el Esta­do no nos da, sino que deben inver­tir si quie­ren ganar, ya no pue­den seguir jus­ti­fi­can­do la fal­ta de aten­ción, la nece­si­dad de leyes, si dices ser empre­sa­rio los ries­gos son tuyos como tuyas las ganan­cias, es de hara­gán pre­ten­der ganar sin inver­tir, y ya este país está can­sa­do que des­de hace qui­nien­tos años un puña­do de gan­du­les, dis­fra­za­dos de gen­te de bien y fami­lias decen­tes, lo roben has­ta el agotamiento.

Ya nin­gún fun­cio­na­rio pue­de jus­ti­fi­car­se o ampa­rar­se en «la situa­ción país» para mos­trar su flo­je­ra, su indo­len­cia, su inca­pa­ci­dad, su apol­tro­na­mien­to insen­si­ble, cuan­do se supo­ne que él está allí por con­vic­ción, no es un fun­cio­na­rio cual­quie­ra, y esta­mos hablan­do de dipu­tados, minis­tros, gene­ra­les, gober­na­do­res, direc­to­res, alcal­des, miem­bros del par­ti­do y otras orga­ni­za­cio­nes que dicen tra­ba­jar o estar al ser­vi­cio del pueblo.

El pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro pre­sen­ta su Memo­ria y Cuen­ta fren­te a la nue­va Asam­blea Nacio­nal (Foto: Reuters)

Así tam­bién la izquier­da o izquier­das, ante esta reali­dad, debe­rían reto­mar ban­de­ras, refor­mu­lar méto­dos de tra­ba­jo, ser más sen­ci­llos o sen­ci­llas ante las evi­den­cias con­tun­den­tes de que el cha­vis­mo tie­ne la sar­tén por el man­go y poner­se a tra­ba­jar en fun­ción del país por cons­truir, hacer honor a los caí­dos, pero no des­de los pan­fle­tos, cli­chés y con­sig­nas hue­cas, sino des­de la reali­dad, tra­ba­jar por hacer posi­ble los sue­ños de los que lucha­ron en el pla­ne­ta por una cul­tu­ra dis­tin­ta a la de la explo­ta­ción, que expre­sa el huma­nis­mo y su apa­ra­to de pro­duc­ción, el capitalismo.

Por otro lado, los gre­mios de todo tipo deben aban­do­nar la polí­ti­ca de la com­pla­cen­cia, del que me den, del chan­ta­je, de fomen­tar el divi­sio­nis­mo e inten­tar pen­sar­se como par­te impor­tan­te de un país por cons­truir, en un terri­to­rio por que­rer, al que deba­mos here­dar dia­ria­men­te los afec­tos, al que le arri­me­mos los hom­bros para que en el futu­ro sea cobi­jo de pro­pios y extraños.

Y por últi­mo, noso­tros, el común, asu­mi­dos en gre­mios o no, par­te del Esta­do o no, miem­bros del par­ti­do o no, escuá­li­dos o cha­vis­tas, des­em­plea­dos o en el tra­ba­jo que sea, sí, noso­tros, al que mien­tan el pue­blo, al que lo insul­tan o le adu­lan el ego des­de un ban­do u otros, sean reli­gio­sos o polí­ti­cos, este dis­cur­so nos ubi­ca en el exac­to lugar, somos los héroes y heroí­nas de este tiem­po, en este terri­to­rio lla­ma­do Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, aún sin expli­ca­ción para polí­ti­cos, soció­lo­gos, his­to­ria­do­res e inte­lec­tua­les en gene­ral, quie­nes nos siguen sub­es­ti­man­do como siem­pre lo han hecho, e inclu­so noso­tros mis­mos. Por las razo­nes que sean nos segui­mos subestimando.

Pues bien, es hora de que nos empi­ne­mos y comen­ce­mos a pen­sar con cere­bro pro­pio, que para eso lo tene­mos, como dijo el pre­si­den­te y siem­pre lo decía el coman­dan­te, sin noso­tros no es posi­ble haber lle­ga­do a don­de hemos lle­ga­do, pero no bas­ta, como dice el poe­ta Car­los Angu­lo: «es más lejos devol­ver­se que seguir».Nos toca aho­ra, tal vez, la tarea más difí­cil que pue­blo alguno haya rea­li­za­do en este pla­ne­ta, en toda su his­to­ria, la crea­ción colec­ti­va des­de el pen­sa­mien­to de una cul­tu­ra que sus­ti­tu­ya la presente.

A noso­tros se nos ha dicho des­de la fami­lia y la escue­la que lo nues­tro es tra­ba­jar, cuan­do mucho estu­diar para ser alguien en la vida, pero eso ha sido siem­pre tram­pa, ideo­lo­gía bara­ta, ilu­sio­nes de cir­co, noso­tros tene­mos un cere­bro igual que cual­quier otro, solo que no lo hemos entre­na­do para la polí­ti­ca, pero el coman­dan­te siem­pre nos dijo que debía­mos pen­sar, que no bas­ta hacer, que lo más impor­tan­te es pen­sar, saber­se, nom­brar­se con orgu­llo, dise­ñar en con­jun­to el futu­ro, crear las con­di­cio­nes mate­ria­les para que estos hechos ocu­rran, nece­si­ta­mos resol­ver entre todos y no andar pedi­güe­ñan­do lo ati­nen­te a las nece­si­da­des bási­cas, techo, comi­da, cal­za­do, ves­ti­do, para poder con tran­qui­li­dad pen­sar lo distinto.

Con este dis­cur­so noso­tros debe­mos saber a qué ate­ner­nos, debe­mos entu­sias­mar­nos en la bús­que­da del pen­sa­mien­to de lo colec­ti­vo, no del colec­ti­vo, la tra­ge­dia de la espe­cie nos obli­ga a este pen­sar, noso­tros no debe­mos andar bus­can­do sali­das mági­cas a los pro­ble­mas, estos tie­nen sus pro­pias solu­cio­nes y es a noso­tros a quie­nes nos toca pen­sar para solu­cio­nar cada problema.

El pro­ce­so no está en los libros, se apren­de en la calle y cuan­do se apren­de ya es viejo.

No hay tiem­po para sen­tar­se, sim­ple­men­te hay que vivir­lo. Es bueno recor­dar que noso­tros como pue­blo con­tri­bui­mos des­de 1810 a la liber­tad de otros pue­blos y con la pro­pia, los que pudi­mos nos devol­vi­mos a un mun­do que con­ti­nuó tra­tán­do­nos con rega­ños, y apar­te de noso­tros, los que nun­ca regre­sa­ron fue­ron exter­mi­na­dos y tra­ta­dos como cri­mi­na­les. Des­de enton­ces que­dó el recuer­do de una haza­ña en don­de, sien­do pro­ta­go­nis­tas, el poder se encar­gó de ense­ñar­nos que nun­ca estu­vi­mos ahí y que jamás fui­mos un pue­blo de libertadores.

Hoy par­ti­mos de nue­vo (1989) des­de el sen­ti­mien­to, intac­to tene­mos el jun­tos, el hom­bro con hom­bro, el des­pren­di­mien­to y la retri­bu­ción del amor con amor se paga. Esta vez debe­mos apren­der a pen­sar lo que sen­ti­mos, nece­si­ta­mos tener con­cien­cia, conec­tar el cora­zón con el cere­bro, las uñas con los cabe­llos, la risa con los llan­tos. Pero esta vez no debe­mos devol­ver­nos ni dejar en manos de nadie lo que nos toca construir.

En esta frac­tu­ra cul­tu­ral está pro­pues­ta una nue­va mane­ra de ver las for­mas de cómo la gen­te ha resuel­to los pro­ble­mas que cada cier­to perio­do his­tó­ri­co sufre. Una vez más deci­mos al mun­do, con el hacer prác­ti­co, que las cosas pue­den y deben hacer­se de otra mane­ra. Este tiem­po nos exi­ge cal­ma y lar­gu­ra en el aná­li­sis, por­que este sal­to no ha de ser hijo de la pri­sa, la his­to­ria nos demues­tra que este mun­do fue cons­trui­do en el apu­ro y su resul­ta­do es el cansancio.

El capi­ta­lis­mo divi­dió el tiem­po natu­ral del tiem­po eco­nó­mi­co, rom­pien­do la rela­ción entre la espe­cia y la natu­ra­le­za (Foto: Archivo)

Esta­mos en los días en que todo ha de ser pen­sa­do, nin­gu­na tram­pa debe crear­nos la ilu­sión de solu­cio­nes mági­cas, los pobres del mun­do hemos sopor­ta­do en diez mil años todos los rigo­res que ha hecho la opu­len­cia de unos pocos y eso nos ha hecho sabios y pacientes.

Bus­que­mos jun­tos, entre noso­tros, las cla­ves que hagan posi­ble una éti­ca del cora­zón, con la cual poda­mos habi­tar con­fia­da­men­te este mun­do. Cada cier­ta épo­ca los pue­blos se renue­van, con ellos su mane­ra de pro­du­cir y su ópti­ca del planeta.

En un tiem­po fue la fe y en otro la razón, aho­ra pudié­ra­mos pen­sar en armo­ni­zar cora­zón y cere­bro en viva con­fluen­cia con el res­to del uni­ver­so, sin ideo­lo­gías o poder que deten­gan el sen­tir y el pen­sar de millo­nes de seres que jun­tos, vinien­do de miles de soli­ta­rios cami­nos, nos encon­tre­mos para salu­do y abra­zo en viva alegría.

No equi­vo­car los sig­nos que, como seña­les, mues­tra la diná­mi­ca social en el mar­co del dete­rio­ro de la cul­tu­ra huma­nis­ta, para que los esfuer­zos que hoy hace­mos millo­nes de pobres en el pla­ne­ta no ter­mi­nen, una vez más, bus­can­do un chi­vo expia­to­rio o cul­pan­do al comu­nis­mo o al socia­lis­mo o, en últi­mas, al chavismo.

No hay apu­ro, la vida no va a des­apa­re­cer; des­de ya, con cal­ma, comen­ce­mos a dar los pri­me­ros ejer­ci­cios men­ta­les sobre la posi­ble reali­dad físi­ca a cons­truir en armo­nía con la reali­dad natu­ral, sin que la reali­dad ideo­ló­gi­ca afec­te esa diná­mi­ca. Jus­ta­men­te esta es la gran incóg­ni­ta que debe­mos des­pe­jar los pobres lue­go de miles de años del for­ta­le­ci­mien­to y repe­ti­ción de las accio­nes pode­ro­sas y sus resul­ta­dos. No ten­ga­mos mie­do, que pen­sar no mata, crear la otra cul­tu­ra es la gran aven­tu­ra, todo el papel está en blan­co y los cere­bros debe­mos dis­po­ner­los para la crea­ción de lo dis­tin­to. Todo esto pue­de pare­cer y aun ser una locu­ra, una inmen­sa demen­cia, pero es pre­fe­ri­ble a la cobar­día de sos­te­ner la costumbre.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *