Hai­tí. Cre­cen la pre­sión popu­lar y las pro­tes­tas para exi­gir la renun­cia de Moïse

Por Roxa­na Bas­pi­nei­ro. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de enero de 2021.

La opo­si­ción hai­tia­na con­vo­có a una serie de pro­tes­tas en todo el país has­ta el 7 de febre­ro, fecha pre­vis­ta para el final del man­da­to del pre­si­den­te Jove­nel Moï­se. Tam­bién anun­cia­ron que inten­si­fi­ca­rán sus medi­das lla­man­do a un levan­ta­mien­to gene­ral con blo­queos, des­obe­dien­cia civil, pro­tes­tas espon­tá­neas y barri­ca­das si Moï­se no aban­do­na el poder.

En las últi­mas sema­nas, Hai­tí ha expe­ri­men­ta­do nue­vas olas de pro­tes­tas debi­do al des­con­ten­to del pue­blo hai­tiano con el pro­yec­to pre­sen­ta­do por Moï­se de cele­brar elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y legis­la­ti­vas este 2021 y tam­bién por el con­tro­ver­ti­do pro­ce­so de refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal para sus­ti­tuir la actual cons­ti­tu­ción, que la opo­si­ción ha cali­fi­ca­do de inconstitucional.

«Recien­te­men­te el gobierno de Jove­nel Moï­se con el apo­yo de las Nacio­nes Uni­das y la OEA están pro­po­nien­do un refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal para el 25 de abril. Este refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal es en reali­dad un refe­rén­dum incons­ti­tu­cio­nal por­que prác­ti­ca­men­te des­tro­za la cons­ti­tu­ción hai­tia­na. El actual gobierno debe­ría dejar la pre­si­den­cia del país aho­ra en febre­ro de 2021 por­que ya ha cum­pli­do su man­da­to de cin­co años, lo que sig­ni­fi­ca que las elec­cio­nes para el país debe­rían haber sido rea­li­za­das el año pasa­do”, expli­ca a Bra­sil de Fato Pau­lo Hen­ri­que Cam­pos, bri­ga­dis­ta del Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra (MST) en Haití.

La actual cons­ti­tu­ción de Hai­tí prohí­be expre­sa­men­te la cele­bra­ción de una con­sul­ta popu­lar para modi­fi­car la Car­ta Mag­na. Sin embar­go, el Con­se­jo Elec­to­ral Pro­vi­sio­nal (CEP), cuyos miem­bros fue­ron nom­bra­dos por Moï­se y que care­cen de legi­ti­mi­dad a los ojos del pue­blo hai­tiano, anun­ció que el refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal se cele­bra­ría en abril, mien­tras que las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y legis­la­ti­vas ten­drían lugar el 19 de septiembre.

«Esta ini­cia­ti­va [refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal] del pre­si­den­te Jove­nel Moï­se, en reali­dad, es par­te de una estra­te­gia de la dere­cha del país y de su par­ti­do para per­ma­ne­cer en el poder y con­ti­nuar ani­qui­lan­do las pocas con­quis­tas demo­crá­ti­cas que se han gana­do a tra­vés de duras luchas por el pue­blo hai­tiano», dice Campos.

«Esta pro­pues­ta va en con­tra de lo que las calles, los movi­mien­tos socia­les de masas, los movi­mien­tos popu­la­res y la socie­dad en gene­ral en Hai­tí pro­po­nen y exi­gen», añade.

Según el bri­ga­dis­ta del MST, Hai­tí es actual­men­te un país sin Par­la­men­to, por lo que Moï­se gobier­na como una espe­cie de poder úni­co en el país, al cual defi­ne como una dic­ta­du­ra pre­si­den­cial. Ade­más de esto, la tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca que car­ga el país cari­be­ño de escla­vi­tud, colo­nia­lis­mo, inter­ven­cio­nes extran­je­ras, tra­ge­dias cli­má­ti­cas, polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos, entre otras, han deja­do al país sumi­do en la mise­ria de una com­bi­na­ción de cri­sis: polí­ti­cas, socia­les, eco­nó­mi­cas y de inseguridad.

Bra­sil de Fato ha ela­bo­ra­do algu­nos pun­tos para enten­der lo que está suce­dien­do en el país caribeño.

¿Cuál es el tras­fon­do de las pro­tes­tas en Haití?

Casi 11 millo­nes de habi­tan­tes dan vida a la nación cari­be­ña que ocu­pa el ter­cio occi­den­tal de la isla lla­ma­da La Espa­ño­la, la segun­da más exten­sa de la región del Caribe.

Lo que se sabe de Hai­tí está qui­zá más rela­cio­na­do con su des­gra­cia expli­ca­da en sus males natu­ra­les (terre­mo­tos, sequías, hura­ca­nes) que con su colap­so expli­ca­do en su his­to­ria escla­vis­ta, colo­nia­lis­ta y más recien­te azo­ta­da por las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y neo­co­lo­nia­lis­tas. Se habla mucho menos de la resis­ten­cia y la fuer­za que carac­te­ri­za al pue­blo hai­tiano, el pri­mer país del Cari­be y de Amé­ri­ca Lati­na que obtu­vo su inde­pen­den­cia y abo­lió el sis­te­ma de esclavitud.

Sin embar­go, des­de su inde­pen­den­cia, el país ha esta­do some­ti­do a gol­pes de Esta­do y dic­ta­du­ras, inter­ven­cio­nes extran­je­ras y una deu­da impa­ga­ble que lo ha lle­va­do a ser eco­nó­mi­ca­men­te depen­dien­te del mun­do exte­rior. Todo esto ha gene­ra­do un pano­ra­ma devas­ta­dor para Haití.

Sólo en 1987, el pue­blo hai­tiano logró tener su pri­me­ra cons­ti­tu­ción, apro­ba­da por el pue­blo, des­pués de expul­sar la dic­ta­du­ra de Duva­lier en 1986. Y sólo en 1991, logra­ron tener sus pri­me­ras elec­cio­nes libres y demo­crá­ti­cas, don­de J. Ber­trand Aris­ti­de fue ele­gi­do, sien­do derro­ca­do dos veces por gol­pes de esta­do apo­ya­dos por los Esta­dos Uni­dos. La últi­ma, en 2004, lle­vó al país a inter­ven­cio­nes mili­ta­res extran­je­ras camu­fla­das como misio­nes de paz y ayu­da huma­ni­ta­ria, como la cono­ci­da MINUSTAH, que dejó gra­ves vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en el país.

Médi­cos y otros pro­fe­sio­na­les de la salud par­ti­ci­pan en una mani­fes­ta­ción por la dimi­sión del pre­si­den­te Jove­nel Moï­se en la capi­tal hai­tia­na en 2019. Foto: Vale­rie Bae­riswyl (AFP

Este lar­go camino de males­ta­res hai­tia­nos, suma­do a una cla­se polí­ti­ca total­men­te des­acre­di­ta­da que duran­te déca­das ha admi­nis­tra­do el país de mane­ra corrup­ta, favo­re­cien­do a los sec­to­res de la bur­gue­sía comer­cial y la oli­gar­quía, así como apli­can­do sin des­can­so polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, des­tru­yen­do la pro­duc­ción agrí­co­la, pri­va­ti­zan­do las empre­sas públi­cas, hacien­do más pre­ca­rio el mer­ca­do labo­ral, empo­bre­cien­do a las mayo­rías popu­la­res y for­zan­do el éxo­do de millo­nes de jóve­nes, ha ali­men­ta­do el ago­ta­mien­to del pue­blo haitiano.

En 2019, según infor­ma la agen­cia de noti­cias AFP, el 70% de la pobla­ción esta­ba des­em­plea­da, el país tenía una tasa de infla­ción supe­rior al 12% ade­más de la deva­lua­ción de su mone­da el “gour­de”, tan sólo un año des­pués de que comen­za­ran las movi­li­za­cio­nes en 2018, debi­do a la fal­ta de com­bus­ti­ble nacional.

Pero fue el escán­da­lo de corrup­ción y des­vío de dine­ro (Petro­ca­ri­be) en 2019 que invo­lu­cró a altos fun­cio­na­rios del Esta­do y al pro­pio pre­si­den­te, sobre la mal­ver­sa­ción de al menos 2.000 millo­nes de dóla­res, equi­va­len­tes a una cuar­ta par­te del PIB del país, uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que no ha fre­na­do las pro­tes­tas en el país.

«Exis­ten suce­si­vas medi­das, suce­si­vos actos del pre­si­den­te que han pues­to al país en una situa­ción muy gra­ve des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y social», afir­ma Campos.

«La agen­da prin­ci­pal del pue­blo hai­tiano hoy, no sólo de los movi­mien­tos, no sólo de los par­ti­dos, sino de la socie­dad en su con­jun­to, es la sali­da del pre­si­den­te. Esa es la alter­na­ti­va inme­dia­ta que tie­ne la socie­dad hai­tia­na […] En segun­do lugar, es que se cons­tru­ya un gobierno de tran­si­ción […] para que sea posi­ble cons­truir y reto­mar ver­da­de­ra­men­te una demo­cra­cia en Hai­tí», subraya.

Lo que el pue­blo hai­tiano quie­re, en opi­nión de los ana­lis­tas, son cam­bios pro­fun­dos des­pués de siglos de opre­sión, lucha y resistencia.

Quién es Jove­nel Moïse?

Según la eva­lua­ción de algu­nos exper­tos, un frau­de elec­to­ral en 2010 per­mi­tió la lle­ga­da al poder del par­ti­do ultra­neo­li­be­ral Tèt Kale (PHTK), lo que dio lugar a la con­ti­nui­dad, tam­bién frau­du­len­ta, del actual gobierno de Jove­nel Moïse.

Moi­se, de 52 años, es un empre­sa­rio bana­ne­ro que lle­gó al poder en noviem­bre de 2016 en medio de acu­sa­cio­nes de frau­de y pro­tes­tas. Sólo el 21% de los ciu­da­da­nos con dere­cho a voto fue­ron a las urnas.

En opi­nión de Cam­pos, el gobierno de Moï­se se carac­te­ri­zó como un gobierno que favo­re­ció y aumen­tó los pri­vi­le­gios de una mino­ría rica, aban­do­nan­do así los intere­ses de la mayo­ría de su pobla­ción, que que­dó some­ti­da a con­di­cio­nes de vida pre­ca­rias y a la extre­ma pobreza.

El gobierno del Pre­si­den­te Jove­nel Moï­se, con­si­de­ra­do ile­gí­ti­mo, ha per­di­do la cre­di­bi­li­dad de casi la mayo­ría de los hai­tia­nos. Foto: Vale­rie Bae­riswyl (AFP)

No obs­tan­te, uno de los pun­tos más sobre­sa­lien­tes del recha­zo de la pobla­ción hai­tia­na a su gobierno fue­ron los escán­da­los de corrup­ción, cuan­do en 2019 el Tri­bu­nal Supe­rior de Cuen­tas hai­tiano pre­sen­tó un infor­me tras una audi­to­ría en el que se men­cio­na­ba a la empre­sa Agri­trans, pro­pie­dad del man­da­ta­rio, que reci­bió millo­nes de dóla­res para desa­rro­llar pro­yec­tos públi­cos que nun­ca se mate­ria­li­za­ron como par­te de la ayu­da envia­da por Vene­zue­la en el pro­gra­ma regio­nal cono­ci­do como Petrocaribe.

«Es un pre­si­den­te sumer­gi­do en un mar de corrup­ción, sus empre­sas estu­vie­ron com­ple­ta­men­te invo­lu­cra­das en los escán­da­los de corrup­ción de Petro­ca­ri­be, que fue el prin­ci­pal pro­gra­ma de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca para el desa­rro­llo social entre el gobierno de Vene­zue­la y el gobierno hai­tiano. Este pro­gra­ma fue des­trui­do por los nume­ro­sos escán­da­los de corrup­ción del gobierno de Jove­nel Moï­se», dice el bri­ga­dis­ta del MST en Haití.

Entre 2008 y 2018, Hai­tí for­mó par­te del pro­gra­ma Petro­ca­ri­be, una ini­cia­ti­va del difun­to pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez que per­mi­tió a varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be adqui­rir pro­duc­tos petro­le­ros a pre­cios ven­ta­jo­sos. Par­te de los sub­si­dios vene­zo­la­nos, que inclu­so can­ce­la­ron una deu­da de 395.000 millo­nes de dóla­res a Hai­tí, esta­ban des­ti­na­dos a hacer fren­te al impac­to deja­do por el terre­mo­to de 2010. Sin embar­go, el dine­ro des­apa­re­ció o se camu­fló en pro­yec­tos que gene­ra­ron bas­tan­te desconfianza.

Otra cues­tión que pone a Moï­se en el pun­to de mira es que des­de enero de 2020 gobier­na por decre­to, es decir, sin par­la­men­to, una vez que expi­ra­ron los man­da­tos de los dipu­tados y de las dos ter­ce­ras par­tes de los sena­do­res, y tam­bién con un pro­ce­so elec­to­ral apla­za­do des­de 2018, lo que ha empeo­ra­do la situa­ción del país.

Ade­más, el pasa­do mes de diciem­bre, en ese esce­na­rio, tam­bién decre­tó una polí­ti­ca rela­cio­na­da a la segu­ri­dad públi­ca, crean­do una con­tro­ver­ti­da Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (ANI) con la que se otor­ga inmu­ni­dad jurí­di­ca a los agen­tes de esta ins­ti­tu­ción y les per­mi­te ope­rar de for­ma anó­ni­ma, “abrien­do así la posi­bi­li­dad de lega­li­zar la repre­sión y dese­char las deman­das de la pobla­ción, mien­tras se mul­ti­pli­ca la situa­ción de van­da­lis­mo y la inse­gu­ri­dad”, son algu­nas de las crí­ti­cas que esta deci­sión generó.

Los sec­to­res de la opo­si­ción han expre­sa­do su des­con­ten­to con esta medi­da, afir­man­do que se tra­ta de un meca­nis­mo que per­mi­ti­rá a Moï­se tener el con­trol total de la nación de mane­ra incons­ti­tu­cio­nal, por lo que con­vo­ca­ron a la reto­ma­da de las pro­tes­tas masi­vas duran­te este mes para for­zar al man­da­ta­rio a renun­ciar a su car­go el 7 de febre­ro, algo que el pre­si­den­te recha­za decididamente.

«Se tra­ta de un gobierno inca­paz, incom­pe­ten­te para diri­gir el país, entre otras cosas por­que fue un gobierno que no fue ele­gi­do [demo­cra­ti­ca­men­te], ya que fue­ron unas elec­cio­nes frau­du­len­tas las que tuvie­ron lugar en 2016», comen­ta Campos.

Los niños tam­bién pro­tes­tan en las calles exi­gien­do la dimi­sión del pre­si­den­te Jove­nel Moï­se en la capi­tal hai­tia­na, Puer­to Prín­ci­pe, en 2019. Foto: Vale­rie Bae­riswyl (AFP)

Mien­tras tan­to, Moï­se cuen­ta con el apo­yo de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, y de los Esta­dos Uni­dos en par­ti­cu­lar. La ONU y la OEA mani­fes­ta­ron tam­bién su apo­yo y res­pal­do a su gobierno. “Ellos son los que lo man­tie­nen en el poder”, con­cuer­dan algu­nos ana­lis­tas políticos.

Alian­za de la éli­te y la comu­ni­dad internacional

Es de cono­ci­mien­to públi­co que en el país cari­be­ño exis­ten algu­nas fami­lias que osten­tan más del 80% de las rique­zas, que bien podrían sal­var a un país tan deso­la­do como Hai­tí. Pero tra­di­cio­nal­men­te el poder polí­ti­co ha deci­di­do más por la ambi­ción de unos pocos y por con­si­guien­te ha esta­ble­ci­do alian­zas con la oli­gar­quía minoritaria.

La cla­se eco­nó­mi­ca de Hai­tí es exclu­yen­te, de empre­sa­rios mayo­ri­ta­ria­men­te impor­ta­do­res, que no tie­nen nin­gún inte­rés en el país. Se tra­ta de un mode­lo imple­men­ta­do por y para las cla­ses domi­nan­tes, con la ayu­da de las poten­cias extran­je­ras, repre­sen­ta­das en el lla­ma­do Core Group, for­ma­do por el Repre­sen­tan­te Espe­cial del Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das en Hai­tí, los emba­ja­do­res de Ale­ma­nia, Bra­sil, Cana­dá, Espa­ña, Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, la Unión Euro­pea y el Repre­sen­tan­te Espe­cial de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA).

El Core Group, en opi­nión de los ana­lis­tas, es el que real­men­te toma las gran­des deci­sio­nes polí­ti­cas en el país des­de que el gobierno de Jean-Ber­trand Aris­ti­de fue derro­ca­do en 2004 bajo el pre­tex­to de una cri­sis polí­ti­ca inter­na que sir­vió para jus­ti­fi­car la pre­sen­cia mili­tar extran­je­ra de lla­ma­da Misión de las Nacio­nes Uni­das para la Esta­bi­li­za­ción en Hai­tí (MINUSTAH).

“La situa­ción de Hai­tí no tenía nada que ver con aque­llas que habi­tual­men­te jus­ti­fi­can este tipo de ini­cia­ti­vas [inter­ven­cio­nes], como suce­dió en oca­sio­nes en Áfri­ca. No había aquí ejér­ci­tos en pug­na, no había gue­rra civil, no había crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Se ha vio­la­do inclu­so la Car­ta Mag­na de las Nacio­nes Uni­das para impo­ner esta misión, que ha impli­ca­do una ter­ce­ri­za­ción de la ocu­pa­ción, para que los ejér­ci­tos lati­no­ame­ri­ca­nos hagan el tra­ba­jo sucio del impe­ria­lis­mo a menor cos­to”, dice uno de los inte­lec­tua­les más reco­no­ci­dos del Cari­be, Cami­lle Chalmers.

Fue­ron 13 años que bajo el nom­bre de una ope­ra­ción de ayu­da huma­ni­ta­ria o «misión de paz» envia­da por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, que la MINUSTAH diri­gi­da por tro­pas bra­si­le­ñas, ocu­pó Hai­tí, mien­tras pro­ta­go­ni­zó gra­ves escán­da­los de abu­sos sexua­les per­pe­tra­dos (y cono­ci­dos) duran­te años por los cas­cos azu­les y OXFAM en el país.

«Más de 2.000 muje­res, muchas de ellas meno­res de edad, habrían sufri­do esta vio­len­cia, con­ci­bien­do alre­de­dor de un cen­te­nar de niños», según un estu­dio de la Uni­ver­si­dad de Bir­mingham, mien­tras que direc­ti­vos y los tra­ba­ja­do­res de la misión ejer­cían «la explo­ta­ción sexual, el abu­so de poder y la intimidación».

Aun­que la ONU y OXFAM se han pro­nun­cia­do sobre las vio­la­cio­nes come­ti­das por sus tro­pas con­tra cien­tos de muje­res y niñas hai­tia­nas, la jus­ti­cia sigue impu­ne. Foto: Vale­rie Bae­riswyl (AFP)

«Aho­ra hay miles de muje­res con hijos sin padre, miles de huér­fa­nos en una situa­ción difí­cil», seña­la Chal­mers, tam­bién direc­tor eje­cu­ti­vo de la Pla­ta­for­ma Hai­tia­na para la Defen­sa del Desa­rro­llo Alter­na­ti­vo (PAPDA).

«Vale la pena recor­dar que el pue­blo hai­tiano está en una cam­pa­ña de repa­ra­ción para las víc­ti­mas de la misión de las Nacio­nes Uni­das en Hai­tí que has­ta aho­ra la ONU se ha pro­nun­cia­do, pero no ha dado nin­gu­na repa­ra­ción a las víc­ti­mas, por las diver­sas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos que ha cau­sa­do la MINUSTAH», denun­cia Campos.

La ONU tam­bién fue acu­sa­da de intro­du­cir enfer­me­da­des como el cóle­ra en 2010 tras el terre­mo­to, que cau­só más de 30.000 muer­tos y 800.000 enfer­mos que toda­vía sufren las con­se­cuen­cias, algo que des­pués tam­bién aca­bó acep­tan­do, aun­que tam­po­co ofre­ció nin­gu­na repa­ra­ción o com­pen­sa­ción a las víctimas.

«Es impor­tan­te decons­truir esta idea de comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Es impor­tan­te recor­dar que Hai­tí es un país que lle­va déca­das sufrien­do, es decir, des­de hace muchos años los ata­ques de esta comu­ni­dad ins­ti­tu­cio­nal inter­na­cio­nal que ven­de al mun­do la idea de que Hai­tí reci­be el apo­yo de lo que lla­man ayu­da huma­ni­ta­ria», sos­tie­ne Campos.

«La ayu­da huma­ni­ta­ria que Hai­tí reci­be de esta lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal son inter­ven­cio­nes mili­ta­res, son blo­queos eco­nó­mi­cos, son inter­ven­cio­nes coti­dia­nas, prin­ci­pal­men­te del gobierno de Esta­dos Uni­dos», agrega.

Por lo tan­to, con­cuer­dan los ana­lis­tas, ha que­da­do cla­ro que la ayu­da huma­ni­ta­ria no ha fun­cio­na­do y no fun­cio­na para Hai­tí y que el país cari­be­ño no es real­men­te una preo­cu­pa­ción para la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, espe­cial­men­te para la ONU, la OEA y mucho menos para los Esta­dos Unidos.

Pero enton­ces, ¿por qué seguir inva­dien­do un país que está total­men­te devastado?

Los ana­lis­tas dicen que aun­que Hai­tí sea uno de los paí­ses más aba­ti­dos del con­ti­nen­te, posee abun­dan­tes recur­sos mine­ra­les (oro, cobre y bau­xi­ta), tie­ne una mano de obra bara­ta que bene­fi­cia a las empre­sas trans­na­cio­na­les, prin­ci­pal­men­te de los Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, el país depen­de en cier­to modo de las reme­sas que bene­fi­cian al capi­tal finan­cie­ro y a las eco­no­mías ilí­ci­tas. Ade­más, des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co, Hai­tí se encuen­tra en medio de dos paí­ses que son el obje­to de ata­ques y san­cio­nes por par­te de los Esta­dos Uni­dos, como Cuba y Vene­zue­la, y tam­bién por­que la nación es con­si­de­ra­da una “esta­ción cla­ve” para el nar­co­trá­fi­co (que obe­de­ce a cier­tos intere­ses internos).

«Hai­tí es un país total­men­te depen­dien­te, un país tute­la­do por los Esta­dos Uni­dos y un país que nece­si­ta des­en­vol­ver­se des­de el pun­to de vis­ta de su auto­no­mía», dice Campos.

Miles de hai­tia­nos salie­ron a las calles en 2019 des­pués del escán­da­lo de corrup­ción (Petro­ca­ri­be) que invo­lu­cra al pre­si­den­te Jove­nel Moï­se, des­de enton­ces las pro­tes­tas se han inten­si­fi­ca­do. Foto: Hec­tor Reta­mal (AFP)

La solu­ción sólo pue­de venir de la lucha

Los hom­bres y muje­res hai­tia­nos están can­sa­dos. No sólo de tener que enfren­tar la cri­sis eco­nó­mi­ca, la inse­gu­ri­dad, la corrup­ción y aho­ra tam­bién la pan­de­mia de Covid-19, sino de los pri­vi­le­gios de que goza el poder polí­ti­co, la éli­te empre­sa­rial, la mino­ría bur­gue­sa, así como de la inje­ren­cia des­hu­ma­ni­za­do­ra de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les. Por eso el pue­blo hai­tiano se levanta.

En la eva­lua­ción de Cam­pos, uno de los pun­tos cla­ve en la lucha de Hai­tí por la demo­cra­cia y la sobe­ra­nía es el apo­yo de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pro­gre­sis­ta en todo el mun­do, seña­lan­do que «es nece­sa­rio lle­var a cabo una cam­pa­ña para denun­ciar a nivel inter­na­cio­nal lo que está suce­dien­do en Hai­tí, un país en el que los Esta­dos Uni­dos inter­vie­nen a dia­rio, un país com­ple­ta­men­te sumi­so a su sobe­ra­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, sumi­so a sus intere­ses, esto tie­ne que ser denun­cia­do al mundo”.

«Otra ini­cia­ti­va del papel de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res pro­gre­sis­tas del mun­do sería la soli­da­ri­dad per­ma­nen­te con el pue­blo hai­tiano, un pue­blo que resis­te y que lucha con­ti­nua­men­te con­tra las vul­ne­ra­bi­li­da­des socia­les que agra­van la mise­ria en el país […] pero que tam­bién [vale la pena recor­dar que] es un pue­blo que lucha cons­tan­te­men­te con­tra las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas que sufre a dia­rio, espe­cial­men­te por par­te del gobierno de los Esta­dos Uni­dos», resalta.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *