Esta­do espa­ñol. Voces de la cul­tu­ra piden “un camino sin retorno” para el acer­ca­mien­to de los pre­sos vascos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de enero de 2021.

Per­so­nas del ámbi­to de la lite­ra­tu­ra, la cul­tu­ra, la polí­ti­ca y de otras dis­ci­pli­nas han pre­sen­ta­do un mani­fies­to para pedir al Gobierno de coa­li­ción una solu­ción dura­de­ra para el pro­ble­ma de la dis­per­sión de las per­so­nas pre­sas con­de­na­das por per­te­nen­cia a la orga­ni­za­ción arma­da ETA. Edur­ne Por­te­la, Isaac Rosa y Cris­ti­na Falla­rás son algu­nas de las pri­me­ras fir­man­tes de un mani­fies­to que pide una “mira­da gene­ro­sa y amplia” para abor­dar el acer­ca­mien­to de pre­sos al País Vasco.

Dos años des­pués de la diso­lu­ción de ETA, en la lla­ma­da Decla­ra­ción de Arna­ga, el cum­pli­mien­to de las penas en cár­ce­les del Esta­do ale­ja­das de sus fami­lias sigue sien­do un pun­to cla­ve de la agen­da para la nor­ma­li­za­ción y la cons­truc­ción de una paz positiva.

En este sen­ti­do, el mani­fies­to inci­de en el esta­ble­ci­mien­to de una agen­da para el acer­ca­mien­to, pero no se plan­tea en modo de ulti­má­tum: “Que­re­mos ani­mar al Gobierno de coa­li­ción a que com­ple­te el tras­la­do a las cár­ce­les del País Vas­co de todas las per­so­nas que actual­men­te cum­plen con­de­na por terro­ris­mo lejos de su lugar de ori­gen y del lugar de resi­den­cia de sus familias”.

Fir­ma­do ini­cial­men­te por escri­to­res como Isaac Rosa y Edur­ne Por­te­la, figu­ras del cine como Montxo Armen­da­riz y Ser­gi López y perio­dis­tas como Javier Galle­go ‘Cru­do’ y Cris­ti­na Falla­rás, el tex­to pide “una mira­da gene­ro­sa y valien­te hacia nues­tro pro­pio pasa­do”. De este modo inci­den en que “no tie­ne razón de ser que haya pre­sos que que­den al mar­gen de las nor­mas peni­ten­cia­rias que rigen para el res­to de los reclu­sos en lo rela­ti­vo el lugar don­de cum­plen con­de­na, los requi­si­tos de pro­gre­sión de gra­do o la excar­ce­la­ción huma­ni­ta­ria en caso de enfer­me­dad grave”.

“Quie­nes fir­ma­mos este men­sa­je pedi­mos que nadie que­de exclui­do de las nue­vas reali­da­des que se están abrien­do en el País Vas­co. Y que los esfuer­zos que el actual Gobierno de coa­li­ción está hacien­do para poner fin a esta excep­cio­na­li­dad deben con­ti­nuar has­ta com­ple­tar ple­na­men­te el tras­la­do al País Vas­co de todas las per­so­nas pre­sas por deli­tos de terro­ris­mo”, sub­ra­yan los firmantes.

Moción his­tó­ri­ca en el Par­la­men­to de Navarra

Asi­mis­mo, este medio­día en una moción his­tó­ri­ca apro­ba­da casi por con­sen­so, a excep­ción de los con­ser­va­do­res Nava­rra Suma, todos los par­ti­dos con repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to de Nava­rra han apro­ba­do una moción para aca­bar con la polí­ti­ca de dis­per­sión, ini­cia­da en 1989 por el Gobierno socia­lis­ta de Feli­pe González. 

La moción para que los pre­sos nava­rros cum­plan sus con­de­nas en cár­ce­les del terri­to­rio, cer­ca de sus fami­lia­res, ha sido pre­sen­ta­da por Geroa Bai, EH Bil­du, Pode­mos e Izquier­da-Ezke­rra y ha sido refren­da­da por el PSN. El tex­to ins­ta al Gobierno de coa­li­ción a estu­diar el tras­la­do de todos aque­llos pre­sos que así lo deseen y hace hin­ca­pié en que “la Ley Orgá­ni­ca Gene­ral Peni­ten­cia­ria esta­ble­ce que se pro­cu­ra­rá evi­tar el des­arrai­go social de los pena­dos, así como impul­sar su reha­bi­li­ta­ción y rein­ser­ción social”. 

En este momen­to, y tras varios movi­mien­tos en los últi­mos tres meses, el núme­ro de pre­sos que cum­plen pena en pri­sio­nes del País Vas­co y Nava­rra se ha incre­men­ta­do de 10 a 25, según infor­ma el por­ta­voz de la Red Ciu­da­da­na Sare, Jose­ba Azka­rra­ga. Asi­mis­mo, se han rea­li­za­do más de 20 tras­la­dos a cár­ce­les de pro­vin­cias colin­dan­tes (Can­ta­bria, La Rio­ja, Bur­gos y Soria). En total, 30 pre­sos de ETA cum­plen sen­ten­cia en cár­ce­les fran­ce­sas y de los 210 que hay en pri­sio­nes del Esta­do, entre 70 y 80 con­ti­núan en las ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias más ale­ja­das de sus fami­lia­res: en Anda­lu­cía, Gali­cia y País Valencià. 

Mani­fies­to: «Por un nue­vo camino sin retorno»

Trans­cu­rri­da casi una déca­da des­de que ETA anun­ció el cese de su acti­vi­dad arma­da y más de dos años des­de su diso­lu­ción defi­ni­ti­va, los avan­ces en favor de la con­vi­ven­cia siguen sien­do un pro­ce­so abier­to y toda­vía inaca­ba­do. Un camino que la socie­dad vas­ca debe con­ti­nuar reco­rrien­do para afron­tar todas las tareas pen­dien­tes. Tareas que exi­gen de todos noso­tros y noso­tras una mira­da gene­ro­sa y valien­te hacia nues­tro pro­pio pasa­do. Ins­ti­tu­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y sin­di­ca­les, colec­ti­vos socia­les, refe­ren­tes cul­tu­ra­les, aca­dé­mi­cos e inte­lec­tua­les y orga­ni­za­cio­nes de víc­ti­mas y fami­lia­res son fun­da­men­ta­les para avan­zar en todas ellas.

En ese sen­ti­do, en estos últi­mos años hemos vis­to cómo se han abier­to en el País Vas­co mul­ti­tud de espa­cios que hace tan solo unos años eran impen­sa­bles. Espa­cios que han apos­ta­do por el valor de las pala­bras y del diá­lo­go, por la expe­rien­cia del reen­cuen­tro y la con­vi­ven­cia, que han dado los pri­me­ros pasos en el difí­cil reto de sen­tir como pro­pio el dolor ajeno, de pre­gun­tar­se por el sig­ni­fi­ca­do del per­dón, de abrir­se a com­pren­der la dra­má­ti­ca expe­rien­cia vivi­da por las víc­ti­mas del terrorismo.

La aper­tu­ra de esos espa­cios de con­vi­ven­cia jun­to a la nor­ma­li­za­ción ins­ti­tu­cio­nal, los esfuer­zos en pro de la memo­ria, los dife­ren­tes pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y un buen núme­ro de pro­yec­tos cul­tu­ra­les nos están mos­tran­do que la socie­dad vas­ca ha deci­di­do apos­tar de for­ma deci­di­da por un camino sin retorno. Camino del que nadie debe que­dar exclui­do. Tam­po­co todas esas per­so­nas con­de­na­das por deli­tos de terro­ris­mo que con­ti­núan cum­plien­do su con­de­na en cár­ce­les ale­ja­das de sus fami­lia­res y de su lugar de ori­gen. Per­so­nas que, toda­vía hoy, siguen sufrien­do lógi­cas de excep­cio­na­li­dad de un tiem­po ya pasado.

No que­da nin­gu­na razón que jus­ti­fi­que esa excep­cio­na­li­dad. Mucho menos cuan­do esta con­ti­núa enfren­ta­da a la juris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos y a los prin­ci­pios de reedu­ca­ción, rein­ser­ción y reso­cia­li­za­ción con­sa­gra­dos en la pro­pia Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la. Estos solo son posi­bles cuan­do las con­de­nas se cum­plen lo más cer­ca posi­ble de las fami­lias y los entor­nos socia­les de cada una de las per­so­nas presas.

Quie­nes fir­ma­mos este men­sa­je pedi­mos que nadie que­de exclui­do de las nue­vas reali­da­des que se están abrien­do en el País Vas­co. Y que los esfuer­zos que el actual Gobierno de coa­li­ción está hacien­do para poner fin a esta excep­cio­na­li­dad deben con­ti­nuar has­ta com­ple­tar ple­na­men­te el tras­la­do al País Vas­co de todas las per­so­nas pre­sas por deli­tos de terro­ris­mo. No tie­ne razón de ser que haya pre­sos que que­den al mar­gen de las nor­mas peni­ten­cia­rias que rigen para el res­to de los reclu­sos en lo rela­ti­vo el lugar don­de cum­plen con­de­na, los requi­si­tos de pro­gre­sión de gra­do o la excar­ce­la­ción huma­ni­ta­ria en caso de enfer­me­dad gra­ve. Asi­mis­mo, tam­po­co tie­ne razón de ser que la situa­ción de todos ellos se con­vier­ta en arma arro­ja­di­za o sea obje­to fre­cuen­te de uti­li­za­ción y pola­ri­za­ción política.

Las expe­rien­cias de otros paí­ses nos mues­tran el valor que tie­ne la supera­ción de la excep­cio­na­li­dad peni­ten­cia­ria tras el final de la vio­len­cia. Siem­pre ha actua­do en bene­fi­cio de la con­so­li­da­ción de la con­vi­ven­cia pacífica.

Por todo ello, quie­nes fir­ma­mos este men­sa­je con­si­de­ra­mos que el nue­vo tiem­po que está vivien­do la socie­dad vas­ca mere­ce que nadie que­de exclui­do, que todos pue­dan for­mar par­te de un nue­vo camino sin retorno. No tene­mos nin­gu­na duda de que dejar atrás las vie­jas polí­ti­cas de excep­cio­na­li­dad podría con­so­li­dar los nue­vos esce­na­rios de con­vi­ven­cia abier­tos en el País Vas­co e inclu­so ace­le­rar la lle­ga­da de otros nue­vos en el futuro.

Que­re­mos ani­mar al Gobierno de coa­li­ción a que com­ple­te el tras­la­do a las cár­ce­les del País Vas­co de todas las per­so­nas que actual­men­te cum­plen con­de­na por terro­ris­mo lejos de su lugar de ori­gen y del lugar de resi­den­cia de sus familias.

Pri­me­ras fir­mas: Isaac Rosa, Cla­ra Serra, Javier Galle­go ‘Cru­do’, María San Miguel, Aitor Merino, Edur­ne Por­te­la, Puy Oria, Montxo Armen­dá­riz, Ser­gi López, Daniel Guz­mán, Cris­ti­na Falla­rás, Abel Azco­na, Ana Par­do de Vera, Jai­me Pas­tor, Arantxa Tira­do, Willy Tole­do, Daniel Ber­na­bé, Javier Lezao­la, Rommy Arce, Mar­cos Roit­man, Fede­ri­co Mayor Zara­go­za, Nuria Ala­bao, Nacho Vegas, Facu Díaz, Lore­na Ruiz-Huer­ta Gar­cía de Vied­ma, Car­los Bar­dem, Aitor Gabi­lon­do, Óscar Jae­na­da, Alfon­so Zapi­co y Jus­ta Montero.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *