Argen­ti­na. Patri­cia Bull­rich hizo for­mar a poli­cías que se cua­dra­ron para salu­dar­la y lue­go dije­ron que los usa­ron políticamente

Por Feli­pe Yapur*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de enero de 2021.

Todo ocu­rrió en una cer­ve­ce­ría de Villa Gesell has­ta don­de lle­gó Patri­cia Bull­rich para desa­rro­llar un peque­ño acto de cam­pa­ña elec­to­ral. El pre­tex­to fue pre­sen­tar «Gue­rra sin cuar­tel», el libro don­de jus­ti­fi­ca la mano dura apli­ca­da duran­te su ges­tión en el Minis­te­rio de Segu­ri­dad del gobierno de Mau­ri­cio Macri. Esa espe­cie de acto polí­ti­co-cul­tu­ral hubie­se pasa­do sin pena ni glo­ria si no fue­ra por el has­ta aho­ra ines­pe­ra­do ingre­so de un gru­po de efec­ti­vos de la poli­cía bonae­ren­se. Estos des­fi­la­ron ante una redu­ci­da pre­sen­cia de segui­do­res macris­tas, se for­ma­ron en fila y salu­da­ron hacien­do la venia a la exmi­nis­tra. El hecho fue lue­go difun­di­do, borra­do y vuel­to a difun­dir en las redes socia­les de la pre­si­den­ta del PRO que, sin duda, pre­ten­dió mos­trar cier­ta ascen­den­cia entre las filas poli­cia­les. La reper­cu­sión en las redes así lo mos­tra­ba. El minis­tro de segu­ri­dad bonae­ren­se, Ser­gio Ber­ni, dijo en decla­ra­cio­nes al canal IP que los efec­ti­vos debían expli­car qué hacían en ese acto y que estu­dia­ría si corres­pon­día impo­ner san­cio­nes. Sobre el final de la jor­na­da tras­cen­dió un video de los poli­cías que par­ti­ci­pa­ron del hecho, don­de dije­ron que habían sido «uti­li­za­dos políticamente».

El sai­ne­te de Bull­rich tuvo como esce­na­rio una cono­ci­da cer­ve­ce­ría de Villa Gesell. Allí pre­sen­tó el libro don­de jus­ti­fi­ca la mano dura, como el caso del poli­cía Cho­co­bar, fren­te a unos vein­te vera­nean­tes macris­tas. Según el video que Bull­rich subió a sus redes socia­les, en medio de su pre­sen­ta­ción ingre­sa­ron media doce­na de efec­ti­vos poli­cia­les, cin­co hom­bres y una mujer. Estos cami­na­ron entre los pre­sen­tes y se for­ma­ron ante la exmi­nis­tra, se pusie­ron fir­mes y le hicie­ron la venia. Ella res­pon­dió con una son­ri­sa y lue­go les ofre­ció el puño a cada uno a modo de salu­do. Bull­rich, a dife­ren­cia de los efec­ti­vos poli­cia­les, no usó bar­bi­jo. Lue­go, los poli­cías se reti­ra­ron siem­pre entre aplau­sos y víto­res un tan­to desencajados.

A par­tir de ese momen­to comen­zó lo que se pue­de defi­nir como la uti­li­za­ción polí­ti­ca del salu­do de los poli­cías. Bull­rich publi­có el video y lue­go de un rato en las redes lo des­pu­bli­có gene­ran­do, de esa mane­ra, una cata­ra­ta de crí­ti­cas de los con­tra­rios al macris­mo pero tam­bién mucha «soli­da­ri­dad» de par­te de sus seguidores.

La pre­sen­cia de efec­ti­vos poli­cia­les gene­ró incer­ti­dum­bre por­que per­te­ne­cen a la mis­ma fuer­za que el año pasa­do para­li­zó la segu­ri­dad bonae­ren­se al recla­mar incre­men­tos sala­ria­les e inclu­so lle­vó la pro­tes­ta a la resi­den­cia del gober­na­dor Axel Kici­llof y la Quin­ta Pre­si­den­cial de Olivos.

Los poli­cías que par­ti­ci­pa­ron del «even­to» son miem­bros de la Uni­dad Tác­ti­ca de Ope­ra­cio­nes Inme­dia­tas (UTOI) y del Gru­po de Pre­ven­ción Moto­ri­za­do (GPM), dos crea­cio­nes del gobierno de María Euge­nia Vidal que pres­tan ser­vi­cio en la zona bal­nea­ria. Estos, según seña­la­ron fuen­tes del minis­te­rio que con­du­ce Ber­ni, fue­ron envia­dos por pedi­do del secre­ta­rio de Segu­ri­dad de Villa Gesell para que evi­ten posi­bles inci­den­tes en el peque­ño acto partidario.

Sin embar­go, ante las imá­ge­nes de los poli­cías par­ti­ci­pan­do del acto y salu­dan­do mar­cial­men­te a la ex minis­tra hubo cier­to des­con­cier­to entre los inte­gran­tes del gobierno bonae­ren­se e inclu­so se lle­gó a decir que los efec­ti­vos habían sido des­pla­za­dos de sus car­gos. Bull­rich publi­có un tuit don­de escri­bió: «Métan­se con­mi­go pero #Con­Los­Que­Nos­Cui­danNo» y otro don­de pidió «que no comien­ce una cam­pa­ña de repre­sa­lias con­tra poli­cías que salu­dan a quien ejer­ció un car­go y mues­tran un res­pe­to institucional».

Poco des­pués, el minis­tro de Segu­ri­dad bonae­ren­se, Ser­gio Ber­ni fue el encar­ga­do de dar las expli­ca­cio­nes. Pri­me­ro dijo que antes de tomar algu­na medi­da dis­ci­pli­na­ria escu­cha­ría el des­car­go de los efec­ti­vos invo­lu­cra­dos: «Cómo voy a san­cio­nar a los poli­cías que entre­né para que hagan lo que hicie­ron“, dijo Ber­ni ante el canal de noti­cias IP y agre­gó, en refe­ren­cia al video publi­ca­do por Bull­rich, que «lo con­cre­to es que inten­tar sacar rédi­to polí­ti­co de una situa­ción coti­dia­na y expo­nien­do a un poli­cía como lo hizo, habla mal de lo que sig­ni­fi­ca la com­pos­tu­ra y los ges­tos en mate­ria de segu­ri­dad». En el minis­te­rio ase­gu­ran que Bull­rich «armó un show para tra­tar de ocul­tar el fra­ca­so de la pre­sen­ta­ción de su libro en Villa Gesell».

Tan­to para el minis­tro como para la casa de gobierno bonae­ren­se, todo lo suce­di­do fue una ope­ra­ción don­de «mon­ta­ron una esce­na y expu­sie­ron a labu­ran­tes. Eso es el PRO».

Duran­te el res­to de la jor­na­da, el macris­mo bus­có a tra­vés de sus redes socia­les ten­sio­nar más la situa­ción al sos­te­ner que el gobierno de Kici­llof san­cio­na­ría a esos poli­cías. Sin embar­go, y tam­bién a tra­vés de las redes, la res­pues­ta a lo que se con­si­de­ró una pro­vo­ca­ción macris­ta vino de los pro­pios poli­cías que par­ti­ci­pa­ron del hecho.

Fue un video don­de apa­re­cen los efec­ti­vos y allí habla el sar­gen­to López, del Gru­po de Pre­ven­ción Moto­ri­za­do, quien dijo que por órde­nes supe­rio­res se ubi­ca­ron fren­te a la cer­ve­ce­ría don­de iba a estar «la doc­to­ra Bull­rich». Dijo que estu­vie­ron aten­tos a posi­bles inci­den­tes y que inclu­so hubo algu­nos tran­seún­tes que «gri­ta­ron agra­vios muy fuer­tes con­tra la exmi­nis­tra». Allí fue que rela­tó que unos minu­tos des­pués les hacen señas des­de la cer­ve­ce­ría y ellos ingre­san por­que «creí que podría haber algún pro­ble­ma aden­tro pero cuan­do entra­mos comen­za­ron a aplau­dir­nos y las cáma­ras gira­ron y nos apun­ta­ron», rela­tó López. En ese momen­to, refle­xio­na López, «me estoy encon­tran­do con la situa­ción de que esta­ba todo como arma­do». Una vez aden­tro, «salu­da­mos a la exmi­nis­tra y lue­go nos reti­ra­mos. Damos avi­so a la supe­rio­ri­dad y nun­ca pen­sa­mos lo que suce­dió has­ta aho­ra. Somos una ins­ti­tu­ción entre­na­da para pre­ve­nir deli­tos y no para ser usa­dos como una herra­mien­ta polí­ti­ca. Es una situa­ción lamen­ta­ble», con­clu­yó López.

*Fuen­te: Página12



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *