Ucra­nia. Semen­ya­ka y la hipocresía

Por Nahia San­zo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de enero de 2021.

La sema­na pasa­da, el aca­dé­mi­co cana­dien­se de ori­gen ucra­niano Ivan Kat­cha­nos­ki denun­cia­ba en las redes socia­les el con­tra­to ofre­ci­do por el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Huma­nas de Vie­na a Ole­na Semen­ya­ka, una de las líde­res de las estruc­tu­ras vin­cu­la­das al movi­mien­to Azov en Ucra­nia y que jamás ha escon­di­do su ideo­lo­gía. Kat­cha­novs­ki, segui­do por otra serie de perio­dis­tas y defen­so­res de los dere­chos huma­nos como Eduard Dolinsky, cri­ti­ca­ba el ficha­je de la cono­ci­da acti­vis­ta de extre­ma dere­cha por una ins­ti­tu­ción supues­ta­men­te libe­ral, que se defen­día res­cin­dien­do el con­tra­to horas des­pués ale­gan­do la “nue­va infor­ma­ción” reci­bi­da sobre la ideo­lo­gía de Semen­ya­ka, que decía desconocer.

La acti­vi­dad recien­te de Ole­na Semen­ya­ka se ha vis­to alte­ra­da por la volun­tad de exten­der su influen­cia ideo­ló­gi­ca más allá del ámbi­to de la polí­ti­ca ucra­nia­na. Su expre­sión prác­ti­ca es el resul­ta­do de una con­tra­dic­ción entre, por un lado, un radi­ca­lis­mo ideo­ló­gi­co que la sitúa en el mar­co de la visión con­ser­va­do­ra, pero a la vez revo­lu­cio­na­ria, del nazi-fas­cis­mo his­tó­ri­co euro­peo; y, por otro, un inten­to de con­di­cio­nar la direc­ción polí­ti­ca de una Euro­pa que rei­vin­di­ca los valo­res de la demo­cra­cia que se levan­tó de las rui­nas (tan­to mate­ria­les como mora­les y polí­ti­cas) que dejó en heren­cia la Segun­da Gue­rra Mundial.

Duran­te muchos años fer­vien­te pro­pa­gan­dis­ta de los prin­ci­pa­les refe­ren­tes ideo­ló­gi­cos del fas­cis­mo y del nazis­mo euro­peo, en para­le­lo a la idea­li­za­ción nacio­na­lis­ta de los radi­ca­les loca­les de Azov y del Cor­pus Nacio­nal, cuya ideo­lo­gía en gran medi­da encar­na, Semen­ya­ka ha adop­ta­do en los últi­mos tiem­pos un per­fil mucho menos mar­ca­do en su face­ta de pro­pa­gan­dis­ta política.

Este cam­bio se debe en par­te a las accio­nes gene­ra­les de denun­cia del radi­ca­lis­mo de extre­ma dere­cha que se ha acti­va­do en las redes socia­les, pero tam­bién a un mayor cono­ci­mien­to del papel polí­ti­co e ideo­ló­gi­co de la líder nacio­na­lis­ta ucra­nia­na en el desa­rro­llo de la ultra­de­re­cha euro­pea, de Por­tu­gal a los paí­ses bál­ti­cos, pasan­do por Ita­lia o Ale­ma­nia. Las fre­cuen­tes par­ti­ci­pa­cio­nes de Semen­ya­ka en foros ter­ce­ris­tas, o direc­ta­men­te neo­na­zis o fas­cis­tas, no han pasa­do des­aper­ci­bi­dos a quie­nes siguen la evo­lu­ción del nacio­na­lis­mo radi­cal ucra­niano, uno de los movi­mien­tos polí­ti­cos más peli­gro­sos en la Euro­pa actual. Ade­más de la pro­pia pan­de­mia este con­tex­to polí­ti­co ha con­tri­bui­do a limi­tar la difu­sión públi­ca de las ideas de una Semen­ya­ka que ve en la Ucra­nia moder­na, domi­na­da por las ideas de la extre­ma dere­cha nacio­na­lis­ta local, “el papel de cen­tro de las siner­gias cul­tu­ra­les y geo­po­lí­ti­cas occi­den­ta­les”.

Sin embar­go, la prin­ci­pal razón del paso al mun­do de la simu­la­ción polí­ti­ca que tien­de a prac­ti­car en la actua­li­dad la secre­ta­ria inter­na­cio­nal del Cor­pus Nacio­nal es su volun­tad de deter­mi­nar la direc­ción de la geo­po­lí­ti­ca euro­pea. Como ella mis­ma afir­ma, el ver­da­de­ro obje­ti­vo de Semen­ya­ka es desa­rro­llar en la prác­ti­ca lo apren­di­do de los teó­ri­cos de la “revo­lu­ción con­ser­va­do­ra” o de los “lumi­na­rios de la Ter­ce­ra Vía” como Ernst Jün­ger, Julius Evo­la o Carl Sch­mitt. Un pro­yec­to que va más allá del espa­cio ucra­niano, y que bus­ca la des­truc­ción de los órde­nes polí­ti­cos des­acre­di­ta­dos en la Ter­ce­ra Vía (el comu­nis­mo, inclui­da la ver­sión adap­ta­da que creen ver los azo­vets en la Rusia de Putin, y el orden libe­ral anti­na­cio­nal) y, en para­le­lo, la recu­pe­ra­ción y actua­li­za­ción de los lla­ma­dos “prin­ci­pios tra­di­cio­na­les salu­da­bles” Entre esos prin­ci­pios no está sólo el desa­rro­llo de la pro­pia nación sino la cons­truc­ción una nue­va Euro­pa, res­pe­tuo­sa de la sobe­ra­nía de sus nacio­nes componentes.

Como en sus refe­ren­tes ideo­ló­gi­cos, en Semen­ya­ka hay una com­bi­na­ción de des­truc­ción y recons­truc­ción polí­ti­ca. En el momen­to en el que los dio­ses (aho­ra paga­ni­za­dos) retor­nen tras la caí­da del Dios nietz­scheano y de su vie­jo orden, supe­ra­do el impe­rio de la Nada, se ini­cia según la ideó­lo­ga ucra­nia­na el pro­ce­so de recons­truc­ción de Euro­pa. Un pro­ce­so que resu­me en la idea de Reconquista.

En el momen­to actual, la expre­sión prác­ti­ca de esta estra­te­gia es el pro­yec­to Inter­ma­rium. Su pre­ten­sión es rede­fi­nir la geo­po­lí­ti­ca euro­pea, situan­do a los paí­ses orien­ta­les de la Unión Euro­pea, y a sus alia­dos en paí­ses como Ucra­nia o Geor­gia, en una posi­ción mucho más cen­tral en la defi­ni­ción de la ideo­lo­gía y la direc­ción de la polí­ti­ca ofi­cial en Euro­pa. Un ele­men­to cla­ve de este pro­yec­to es la con­cep­ción de la zona orien­tal euro­pea como el prin­ci­pal baluar­te de resis­ten­cia con­tra la mayor ame­na­za a la esen­cia per­ci­bi­da de Euro­pa: la Rusia mul­ti­cul­tu­ral y “neo­bol­che­vi­que” de Vla­di­mir Putin, el prin­ci­pal dios a derri­bar en el pro­yec­to de Recon­quis­ta de Azov y su Cor­pus Nacional.

Inter­ma­rium cons­ti­tu­ye un aspec­to cen­tral en la pro­yec­ción de una alian­za neo­con­ser­va­do­ra en Euro­pa que per­mi­ta un acer­ca­mien­to entre la dere­cha clá­si­ca y la nue­va ultra­de­re­cha nacio­na­lis­ta que expan­de su influen­cia por paí­ses como Ucra­nia, Croa­cia o los paí­ses bál­ti­cos. Para esta últi­ma, no resul­ta en abso­lu­to pro­ble­má­ti­ca la defen­sa for­mal de la demo­cra­cia, siem­pre que ésta se carac­te­ri­ce por la expul­sión de la socie­dad polí­ti­ca de todo movi­mien­to polí­ti­co sus­cep­ti­ble de ser asi­mi­la­do al comu­nis­mo en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes (del esta­li­nis­mo al “neo­bol­ve­chis­mo”, pasan­do por un socia­lis­mo que no fue­ra sufi­cien­te­men­te beli­ge­ran­te con ellos).

En gran medi­da, el acer­ca­mien­to de Semen­ya­ka al Ins­ti­tu­to de Cien­cias Huma­nas de Vie­na refle­ja el poten­cial de acer­ca­mien­to entre las fuer­zas seña­la­das, mode­ra­das o radi­ca­les. La ideó­lo­ga ucra­nia­na com­bi­na en este sen­ti­do los dos ele­men­tos reque­ri­dos para impul­sar dicho acer­ca­mien­to: la indu­da­ble capa­ci­dad y for­ma­ción ideo­ló­gi­ca y la visión de una Euro­pa refor­mu­la­da en los tér­mi­nos de la revo­lu­ción con­ser­va­do­ra ter­ce­ris­ta, pero no obs­tan­te for­mal­men­te democrática.

Hay sufi­cien­tes pun­tos de acuer­do en la estra­te­gia polí­ti­ca entre las fac­cio­nes mode­ra­das y radi­ca­les, des­de la con­ver­sión de Ucra­nia en la últi­ma fron­te­ra con­tra la Rusia de Putin has­ta el com­pro­mi­so con el Mai­dan anti-Lukashen­ko en Bie­lo­rru­sia, como para pen­sar que los “jue­ces” que asig­na­ron la beca a Ole­na Semen­ya­ka actua­ran a cie­gas, apa­ren­te­men­te aje­nos a la his­to­ria ocul­ta de la radi­cal ucra­nia­na. En una Euro­pa que cen­tra su ofen­si­va con­tra la demo­cra­cia “ili­be­ral” en luga­res muy dis­tin­tos a la Ucra­nia con­di­cio­na­da por los ter­ce­ris­tas radi­ca­les, difí­cil­men­te podría resul­tar creí­ble ese argu­men­to. Hay dema­sia­da dosis de hipo­cre­sía en el “diá­lo­go euro­peo” que se pro­po­ne des­de enti­da­des como el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Huma­nas de Vie­na, un tipo de diá­lo­go en el que Semen­ya­ka y su radi­ca­lis­mo enca­jan per­fec­ta­men­te. Tal como ya se vio en 2014 en las calles de Kiev.

Fuen­te: Slavyangrad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *