Sáha­ra Occi­den­tal. Cua­ren­ta y cin­co años de con­flic­to y de radio

Por Malai­ni­ne Sala­ma, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de enero de 2021.

EL pasa­do 28 de diciem­bre se cum­plie­ron 45 años de trans­mi­sio­nes de la Radio Nacio­nal Saha­raui. Este ani­ver­sa­rio tie­ne muchos para­le­lis­mos con los tiem­pos en que se creó la emi­so­ra en 1975.

Des­pués de casi tres déca­das de estan­ca­mien­to, el con­flic­to saha­raui está, nue­va­men­te, en la esce­na inter­na­cio­nal a raíz del reini­cio de los com­ba­tes entre el ejér­ci­to saha­raui y las fuer­zas arma­das marro­quíes el pasa­do 13 de noviem­bre y la deci­sión del pre­si­den­te salien­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump, de reco­no­cer la ocu­pa­ción ile­gal marro­quí del terri­to­rio saharaui.

Como en 1975, lo que está suce­dien­do en el fren­te de bata­lla, hoy en día, esta sien­do silen­cia­do e igno­ra­do por Marrue­cos. Hoy, como en aquel enton­ces, la pro­pa­gan­da ofi­cial marro­quí ha pues­to el cerro­jo infor­ma­ti­vo a la actua­li­dad del con­flic­to béli­co y corres­pon­de a la par­te saha­raui sacar los par­tes de gue­rra e infor­mar tan­to al pue­blo saha­raui como a la opi­nión públi­ca marro­quí e inter­na­cio­nal del desa­rro­llo de las hostilidades.

A fina­les de 1975 se pre­ci­pi­ta­ron los acon­te­ci­mien­tos en el Sáha­ra Occi­den­tal. Des­pués de casi un siglo de colo­ni­za­ción espa­ño­la, Marrue­cos y Mau­ri­ta­nia apro­ve­chan la coyun­tu­ra polí­ti­ca inter­na de la poten­cia colo­ni­za­do­ra para rei­vin­di­car el terri­to­rio. Los medios de infor­ma­ción de todas las par­tes ini­cian, enton­ces, una ofen­si­va mediá­ti­ca para expo­ner su polí­ti­ca y des­acre­di­tar la polí­ti­ca del con­tra­rio. Radio Tar­faia (Marrue­cos), Radio Sáha­ra (Espa­ña) y Radio Sáha­ra Libre (fren­te Poli­sa­rio) apro­ve­cha­ron las carac­te­rís­ti­cas de la radio y su fácil adap­ta­ción a la natu­ra­le­za nóma­da y modo de vida de la pobla­ción para lle­gar a los saharauis.

Siguien­do las expe­rien­cias del FLN arge­lino, el ANC suda­fri­cano, la SWAPO de Nami­bia y tan­tos otros movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal afri­ca­nos, el Fren­te Poli­sa­rio va a apro­ve­char la radio para expli­car al mun­do el plan estra­té­gi­co y los obje­ti­vos del fren­te. Tam­bién la radio va a ser impor­tan­te para orien­tar a la pobla­ción, orga­ni­zar la resis­ten­cia, cohe­sio­nar a la socie­dad, tra­zar la estra­te­gia a seguir para lograr la libe­ra­ción del terri­to­rio y des­men­tir la pro­pa­gan­da marro­quí e infor­mar a los marro­quíes de un con­flic­to silen­cia­do por su gobierno.

La radio, ade­más, ejer­ció de medio de unión de un pue­blo. La gue­rra, el exi­lio y la divi­sión de las fami­lias, uni­do a las nue­vas rela­cio­nes socia­les y de con­vi­ven­cia en un nue­vo medio hos­til y de mane­ra seden­ta­ria cons­ti­tu­ye­ron dema­sia­dos cam­bios drás­ti­cos en tan poco tiem­po para una socie­dad en su mayo­ría nóma­da. La radio saha­raui se tomó el reto de cola­bo­rar en la nor­ma­li­za­ción de la nue­va situa­ción, tran­qui­li­zar a las fami­lias que iban lle­gan­do a los nue­vos asen­ta­mien­tos de refu­gia­dos, cer­ca de la ciu­dad arge­li­na de Tin­duf, tras haber sufri­do los bom­bar­deos de la avia­ción marro­quí en Um Drai­gai, Tifa­ri­ti, Guel­tat Zemur y Amga­la, tam­bién para infor­mar y orien­tar a los que esta­ban des­apa­re­ci­dos en medio del desier­to y la incer­ti­dum­bre. La radio hizo el mila­gro de unir a tan­ta gen­te y lograr la super­vi­ven­cia de un pue­blo dis­per­so y bom­bar­dea­do en el desierto.

Pero la radio no solo orien­tó a la pobla­ción civil saha­raui en los pri­me­ros momen­tos de la inva­sión y el ini­cio de la gue­rra en varios fren­tes, sino tam­bién tuvo un rol fun­da­men­tal a la hora de expo­ner el con­flic­to polí­ti­co-mili­tar en el Sáha­ra Occi­den­tal a los ojos de los ciu­da­da­nos marro­quíes y la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. Qui­zá algo de lo que pasó hace más de cua­tro déca­das nos pue­da reve­lar algu­nos de los acon­te­ci­mien­tos que están ocu­rrien­do hoy en el nue­vo con­flic­to mili­tar y su poca cober­tu­ra infor­ma­ti­va en Marruecos.

LA RADIO Y LA PROPAGANDA 

Marrue­cos nie­ga que actual­men­te haya un con­flic­to mili­tar con el ejer­ci­to saha­raui. Pero ¿por qué no quie­re Marrue­cos hablar de la gue­rra? ¿Cómo se pue­de ocul­tar un con­flic­to béli­co en 2021? Pare­ce difí­cil de creer, pero si nos remon­ta­mos a 1975, Marrue­cos tam­po­co reco­no­ció la exis­ten­cia de una gue­rra, inclu­so no lle­gó a reco­no­cer la exis­ten­cia de sus pri­sio­ne­ros de gue­rra has­ta muchos años des­pués del cese el fue­go de 1991. No reco­no­cer la exis­ten­cia de enfren­ta­mien­tos mili­ta­res ni al adver­sa­rio ante su pro­pia opi­nión públi­ca y evi­tar un colap­so del turis­mo y la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en gene­ral pue­den ser algu­nas de las razo­nes que lle­va­ron –y lle­van– a Marrue­cos a tra­tar de silen­ciar el con­flic­to militar.

En 1975, la pro­pa­gan­da ofi­cial marro­quí tra­tó, des­de el prin­ci­pio de la gue­rra, de evi­tar que se habla­ra del con­flic­to en los medios de comu­ni­ca­ción. Se con­si­de­ra­ba que era una «con­quis­ta pací­fi­ca y muy cor­ta» y solo se infor­ma­ba a los marro­quíes de los bene­fi­cios de la «Mar­cha Ver­de». Y los medios de comu­ni­ca­ción saha­rauis en gene­ral y la radio en espe­cial tuvie­ron el papel de expo­ner ante los ciu­da­da­nos marro­quíes las reali­da­des de? la gue­rra. La idea de que los pro­pios pri­sio­ne­ros marro­quíes expli­ca­ran a sus com­pa­trio­tas lo que esta­ba pasan­do en el Sáha­ra Occi­den­tal sur­gió, como casi todo en el ini­cio del con­flic­to saha­raui, de imprevisto.

Un día, al prin­ci­pio de la gue­rra, un gru­po de repor­te­ros de Radio Sáha­ra Libre se des­pla­zó a la ciu­dad saha­raui de Mah­bes con el obje­ti­vo de hacer un repor­ta­je sobre el sufri­mien­to de la pobla­ción a raíz de los bom­bar­deos de Marrue­cos, en el mar­co de ?los tes­ti­mo­nios vivos que pre­sen­ta­ban a dia­rio en la emi­so­ra. Casual­men­te y mien­tras entre­vis­ta­ban a los ciu­da­da­nos, un gru­po de com­ba­tien­tes saha­rauis traía a pri­sio­ne­ros de gue­rra marro­quíes recién cap­tu­ra­dos. Uno de los repor­te­ros se acer­có a los pre­sos y al hablar con ellos se dio cuen­ta de que no sabían nada del Sáha­ra, ni del con­flic­to, ni de nada de lo que esta­ba pasan­do y se le ocu­rrió la idea de que esta­ría bien que los pro­pios pri­sio­ne­ros de gue­rra expli­ca­ran a los marro­quíes lo que han encon­tra­do en el Sáha­ra occi­den­tal. El impac­to fue enor­me. Influ­yó en Marrue­cos para siem­pre. A dife­ren­cia de su pro­pa­gan­da, los tes­ti­mo­nios de los pre­sos de gue­rra marro­quíes demos­tra­ban que sí había una gue­rra, un ejér­ci­to y que los pre­sos marro­quíes empe­za­ban a tener nom­bre y ape­lli­dos y habla­ban a su pueblo.

Dos años más tar­de, tam­bién en el fren­te de bata­lla, los repor­te­ros de la radio saha­raui se per­ca­ta­ron de que los com­ba­tien­tes saha­rauis tenían cajo­nes lle­nos de car­nés, car­tas, fotos y otros docu­men­tos recu­pe­ra­dos en cuar­te­les marro­quíes ata­ca­dos y se les ocu­rrió que un docu­men­to con nom­bres y ape­lli­dos? y con infor­ma­ción per­so­nal podía ser toda­vía más cate­gó­ri­co para des­men­tir la pro­pa­gan­da marro­quí y hacer que los marro­quíes escu­cha­ran his­to­rias que tenían lugar en sus ciu­da­des gra­cias a Radio Nacio­nal Saha­raui. A par­tir de enton­ces, se empe­za­ron a leer los nom­bres y luga­res de resi­den­cia de los sol­da­dos marro­quíes en las trans­mi­sio­nes radia­les. Con esas infor­ma­cio­nes se crea­ron nue­vos pro­gra­mas de radio dedi­ca­dos a los pre­sos.? Se tra­ta­ba de leer cada día un men­sa­je diri­gi­do a una ciu­dad marro­quí dis­tin­ta: Rabat, Tán­ger, Casa­blan­ca, Fez, Assa… y que la gen­te de esa ciu­dad reco­no­cie­se a aque­lla per­so­na, cuya infor­ma­ción, al deta­lle, se había publicado.

Radio Nacio­nal Saha­raui, como voz del Fren­te Poli­sa­rio y del gobierno de? la RASD, tuvo una con­fron­ta­ción direc­ta con los medios de comu­ni­ca­ción marro­quíes a lo lar­go del con­flic­to. Por un lado, RNS tra­ta­ba de des­men­tir o con­tra­rres­tar el dis­cur­so polí­ti­co marro­quí y, por el otro, se afa­na­ba en hacer lle­gar a la audien­cia marro­quí su ver­sión de los acon­te­ci­mien­tos. Para con­tra­rres­tar esta ofen­si­va de la radio saha­raui, Marrue­cos ini­cia en 1992 inter­fe­ren­cias a la señal de la emi­so­ra en onda media en el terri­to­rio saha­raui. La radio saha­raui, sin embar­go, pasa a emi­tir tam­bién en onda cor­ta y así sal­ta las barre­ras e inter­fe­ren­cias impues­tas por Rabat.

En 1989, la radio saha­raui ini­cia un nue­vo tipo de pro­gra­ma­ción dedi­ca­do a la audien­cia marro­quí en el que se da lec­tu­ra a libros y otros aná­li­sis aca­dé­mi­cos escri­tos por inte­lec­tua­les extran­je­ros sobre el con­flic­to saha­raui que eran cen­su­ra­dos por el régi­men marro­quí. El libro Nues­tro ami­go el rey, del escri­tor fran­cés Gilles Perrault, fue el pri­mer libro tra­du­ci­do y leí­do en las ondas de la Radio Nacio­nal Saha­raui. No tenía des­per­di­cio. Era un tes­ti­mo­nio acer­ca de la cruel­dad del rey Has­san II de Marrue­cos en el que se des­cri­bían esce­nas de tor­tu­ras y otras veja­cio­nes que ocu­rrían en cen­tros de deten­ción secretos.

Has­san II no lo podía sopor­tar, los marro­quíes esta­ban sin­to­ni­zan­do la radio del Poli­sa­rio. Oyen­do las his­to­rias de sus «jar­di­nes secre­tos» y embria­gán­do­se de pro­pa­gan­da del Poli­sa­rio. Esto no podía seguir. Has­san II soli­ci­tó al enton­ces pre­si­den­te arge­lino, Chad­li Ben­ja­did, que inter­ce­die­ra ante al Poli­sa­rio? para que detu­vie­ra la lec­tu­ra del libro en su radio y a cam­bio Has­san II acep­ta­ría orga­ni­zar el refe­rén­dum. Como ges­to de bue­na volun­tad, el rey de Marrue­cos reci­bió en su pala­cio a una dele­ga­ción saha­raui. Había ambien­te de enten­di­mien­to y la radio saha­raui inte­rrum­pió la lec­tu­ra del libro. Fue una bre­ve tre­gua. En menos de un mes vol­ve­ría el con­flic­to y la gue­rra en las ondas.

En al menos esas dos oca­sio­nes, RNS ha obli­ga­do al rey de Marrue­cos a tomar sus deci­sio­nes tenien­do en con­si­de­ra­ción las trans­mi­sio­nes de la radio saha­raui y a reco­no­cer la exis­ten­cia de una «gue­rra de tran­sis­to­res». Era la opor­tu­ni­dad para los saha­rauis de dar a cono­cer sus ideas a la opi­nión públi­ca marro­quí. Era la radio del Poli­sa­rio, la que faci­li­tó a los marro­quíes datos de sus fami­lia­res y de su gue­rra en el Sáha­ra. Era la radio saha­raui la que lle­va­ba a los marro­quíes la vida de su rey.

Radio Nacio­nal Saha­raui diri­gió sus trans­mi­sio­nes hacia la audien­cia marro­quí con el obje­ti­vo de ser una fuen­te alter­na­ti­va de infor­ma­ción acer­ca de la reali­dad del con­flic­to y una opción dis­cur­si­va dis­tin­ta a la ver­sión ofi­cial. Se pue­de afir­mar que RNS logró neu­tra­li­zar la pro­pa­gan­da marro­quí en torno al con­flic­to y poner en evi­den­cia las con­tra­dic­cio­nes del dis­cur­so polí­ti­co y mediá­ti­co del Rei­no de Marruecos.

Hoy, de nue­vo, Marrue­cos nie­ga la exis­ten­cia de la gue­rra que ha esta­lla­do el pasa­do mes de noviem­bre. En esta oca­sión, los medios ofi­cia­les marro­quíes tam­po­co infor­man de la exis­ten­cia de un con­flic­to béli­co con el ejér­ci­to saha­raui. La Radio Nacio­nal Saha­raui y la tele­vi­sión saha­raui RASDTV infor­man a dia­rio de los acon­te­ci­mien­tos y divul­gan par­tes de gue­rra faci­li­ta­dos por el Minis­te­rio de Defen­sa saha­raui. Los luga­res ata­ca­dos por el ejér­ci­to saha­raui y saca­dos en RNS han coin­ci­di­do, en varias oca­sio­nes, con infor­ma­cio­nes en las redes socia­les de ciu­da­da­nos marro­quíes lamen­tan­do el falle­ci­mien­to de un fami­liar mili­tar en esos mis­mos luga­res. La radio saha­raui segui­rá infor­man­do a los marro­quíes acer­ca del con­flic­to que su gobierno inten­ta ocul­tar mien­tras aho­ra pare­ce que al régi­men le ha sali­do otro enemi­go: las redes sociales.

Malai­ni­ne Sala­ma. Doc­tor por la Uni­ver­si­dad del País Vasco

Fuen­te: https://​www​.deia​.eus/​o​p​i​n​i​o​n​/​t​r​i​b​u​n​a​-​a​b​i​e​r​t​a​/​2​0​2​1​/​0​1​/​1​4​/​s​a​h​a​r​a​-​o​c​c​i​d​e​n​t​a​l​-​c​u​a​r​e​n​t​a​-​c​i​n​c​o​-​a​n​o​s​/​1​0​9​1​9​0​1​.​h​tml, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.