Sáha­ra Occi­den­tal. Cua­ren­ta y cin­co años de con­flic­to y de radio

Por Malai­ni­ne Sala­ma, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de enero de 2021.

EL pasa­do 28 de diciem­bre se cum­plie­ron 45 años de trans­mi­sio­nes de la Radio Nacio­nal Saha­raui. Este ani­ver­sa­rio tie­ne muchos para­le­lis­mos con los tiem­pos en que se creó la emi­so­ra en 1975.

Des­pués de casi tres déca­das de estan­ca­mien­to, el con­flic­to saha­raui está, nue­va­men­te, en la esce­na inter­na­cio­nal a raíz del reini­cio de los com­ba­tes entre el ejér­ci­to saha­raui y las fuer­zas arma­das marro­quíes el pasa­do 13 de noviem­bre y la deci­sión del pre­si­den­te salien­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump, de reco­no­cer la ocu­pa­ción ile­gal marro­quí del terri­to­rio saharaui.

Como en 1975, lo que está suce­dien­do en el fren­te de bata­lla, hoy en día, esta sien­do silen­cia­do e igno­ra­do por Marrue­cos. Hoy, como en aquel enton­ces, la pro­pa­gan­da ofi­cial marro­quí ha pues­to el cerro­jo infor­ma­ti­vo a la actua­li­dad del con­flic­to béli­co y corres­pon­de a la par­te saha­raui sacar los par­tes de gue­rra e infor­mar tan­to al pue­blo saha­raui como a la opi­nión públi­ca marro­quí e inter­na­cio­nal del desa­rro­llo de las hostilidades.

A fina­les de 1975 se pre­ci­pi­ta­ron los acon­te­ci­mien­tos en el Sáha­ra Occi­den­tal. Des­pués de casi un siglo de colo­ni­za­ción espa­ño­la, Marrue­cos y Mau­ri­ta­nia apro­ve­chan la coyun­tu­ra polí­ti­ca inter­na de la poten­cia colo­ni­za­do­ra para rei­vin­di­car el terri­to­rio. Los medios de infor­ma­ción de todas las par­tes ini­cian, enton­ces, una ofen­si­va mediá­ti­ca para expo­ner su polí­ti­ca y des­acre­di­tar la polí­ti­ca del con­tra­rio. Radio Tar­faia (Marrue­cos), Radio Sáha­ra (Espa­ña) y Radio Sáha­ra Libre (fren­te Poli­sa­rio) apro­ve­cha­ron las carac­te­rís­ti­cas de la radio y su fácil adap­ta­ción a la natu­ra­le­za nóma­da y modo de vida de la pobla­ción para lle­gar a los saharauis.

Siguien­do las expe­rien­cias del FLN arge­lino, el ANC suda­fri­cano, la SWAPO de Nami­bia y tan­tos otros movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal afri­ca­nos, el Fren­te Poli­sa­rio va a apro­ve­char la radio para expli­car al mun­do el plan estra­té­gi­co y los obje­ti­vos del fren­te. Tam­bién la radio va a ser impor­tan­te para orien­tar a la pobla­ción, orga­ni­zar la resis­ten­cia, cohe­sio­nar a la socie­dad, tra­zar la estra­te­gia a seguir para lograr la libe­ra­ción del terri­to­rio y des­men­tir la pro­pa­gan­da marro­quí e infor­mar a los marro­quíes de un con­flic­to silen­cia­do por su gobierno.

La radio, ade­más, ejer­ció de medio de unión de un pue­blo. La gue­rra, el exi­lio y la divi­sión de las fami­lias, uni­do a las nue­vas rela­cio­nes socia­les y de con­vi­ven­cia en un nue­vo medio hos­til y de mane­ra seden­ta­ria cons­ti­tu­ye­ron dema­sia­dos cam­bios drás­ti­cos en tan poco tiem­po para una socie­dad en su mayo­ría nóma­da. La radio saha­raui se tomó el reto de cola­bo­rar en la nor­ma­li­za­ción de la nue­va situa­ción, tran­qui­li­zar a las fami­lias que iban lle­gan­do a los nue­vos asen­ta­mien­tos de refu­gia­dos, cer­ca de la ciu­dad arge­li­na de Tin­duf, tras haber sufri­do los bom­bar­deos de la avia­ción marro­quí en Um Drai­gai, Tifa­ri­ti, Guel­tat Zemur y Amga­la, tam­bién para infor­mar y orien­tar a los que esta­ban des­apa­re­ci­dos en medio del desier­to y la incer­ti­dum­bre. La radio hizo el mila­gro de unir a tan­ta gen­te y lograr la super­vi­ven­cia de un pue­blo dis­per­so y bom­bar­dea­do en el desierto.

Pero la radio no solo orien­tó a la pobla­ción civil saha­raui en los pri­me­ros momen­tos de la inva­sión y el ini­cio de la gue­rra en varios fren­tes, sino tam­bién tuvo un rol fun­da­men­tal a la hora de expo­ner el con­flic­to polí­ti­co-mili­tar en el Sáha­ra Occi­den­tal a los ojos de los ciu­da­da­nos marro­quíes y la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. Qui­zá algo de lo que pasó hace más de cua­tro déca­das nos pue­da reve­lar algu­nos de los acon­te­ci­mien­tos que están ocu­rrien­do hoy en el nue­vo con­flic­to mili­tar y su poca cober­tu­ra infor­ma­ti­va en Marruecos.

LA RADIO Y LA PROPAGANDA 

Marrue­cos nie­ga que actual­men­te haya un con­flic­to mili­tar con el ejer­ci­to saha­raui. Pero ¿por qué no quie­re Marrue­cos hablar de la gue­rra? ¿Cómo se pue­de ocul­tar un con­flic­to béli­co en 2021? Pare­ce difí­cil de creer, pero si nos remon­ta­mos a 1975, Marrue­cos tam­po­co reco­no­ció la exis­ten­cia de una gue­rra, inclu­so no lle­gó a reco­no­cer la exis­ten­cia de sus pri­sio­ne­ros de gue­rra has­ta muchos años des­pués del cese el fue­go de 1991. No reco­no­cer la exis­ten­cia de enfren­ta­mien­tos mili­ta­res ni al adver­sa­rio ante su pro­pia opi­nión públi­ca y evi­tar un colap­so del turis­mo y la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en gene­ral pue­den ser algu­nas de las razo­nes que lle­va­ron –y lle­van– a Marrue­cos a tra­tar de silen­ciar el con­flic­to militar.

En 1975, la pro­pa­gan­da ofi­cial marro­quí tra­tó, des­de el prin­ci­pio de la gue­rra, de evi­tar que se habla­ra del con­flic­to en los medios de comu­ni­ca­ción. Se con­si­de­ra­ba que era una «con­quis­ta pací­fi­ca y muy cor­ta» y solo se infor­ma­ba a los marro­quíes de los bene­fi­cios de la «Mar­cha Ver­de». Y los medios de comu­ni­ca­ción saha­rauis en gene­ral y la radio en espe­cial tuvie­ron el papel de expo­ner ante los ciu­da­da­nos marro­quíes las reali­da­des de? la gue­rra. La idea de que los pro­pios pri­sio­ne­ros marro­quíes expli­ca­ran a sus com­pa­trio­tas lo que esta­ba pasan­do en el Sáha­ra Occi­den­tal sur­gió, como casi todo en el ini­cio del con­flic­to saha­raui, de imprevisto.

Un día, al prin­ci­pio de la gue­rra, un gru­po de repor­te­ros de Radio Sáha­ra Libre se des­pla­zó a la ciu­dad saha­raui de Mah­bes con el obje­ti­vo de hacer un repor­ta­je sobre el sufri­mien­to de la pobla­ción a raíz de los bom­bar­deos de Marrue­cos, en el mar­co de ?los tes­ti­mo­nios vivos que pre­sen­ta­ban a dia­rio en la emi­so­ra. Casual­men­te y mien­tras entre­vis­ta­ban a los ciu­da­da­nos, un gru­po de com­ba­tien­tes saha­rauis traía a pri­sio­ne­ros de gue­rra marro­quíes recién cap­tu­ra­dos. Uno de los repor­te­ros se acer­có a los pre­sos y al hablar con ellos se dio cuen­ta de que no sabían nada del Sáha­ra, ni del con­flic­to, ni de nada de lo que esta­ba pasan­do y se le ocu­rrió la idea de que esta­ría bien que los pro­pios pri­sio­ne­ros de gue­rra expli­ca­ran a los marro­quíes lo que han encon­tra­do en el Sáha­ra occi­den­tal. El impac­to fue enor­me. Influ­yó en Marrue­cos para siem­pre. A dife­ren­cia de su pro­pa­gan­da, los tes­ti­mo­nios de los pre­sos de gue­rra marro­quíes demos­tra­ban que sí había una gue­rra, un ejér­ci­to y que los pre­sos marro­quíes empe­za­ban a tener nom­bre y ape­lli­dos y habla­ban a su pueblo.

Dos años más tar­de, tam­bién en el fren­te de bata­lla, los repor­te­ros de la radio saha­raui se per­ca­ta­ron de que los com­ba­tien­tes saha­rauis tenían cajo­nes lle­nos de car­nés, car­tas, fotos y otros docu­men­tos recu­pe­ra­dos en cuar­te­les marro­quíes ata­ca­dos y se les ocu­rrió que un docu­men­to con nom­bres y ape­lli­dos? y con infor­ma­ción per­so­nal podía ser toda­vía más cate­gó­ri­co para des­men­tir la pro­pa­gan­da marro­quí y hacer que los marro­quíes escu­cha­ran his­to­rias que tenían lugar en sus ciu­da­des gra­cias a Radio Nacio­nal Saha­raui. A par­tir de enton­ces, se empe­za­ron a leer los nom­bres y luga­res de resi­den­cia de los sol­da­dos marro­quíes en las trans­mi­sio­nes radia­les. Con esas infor­ma­cio­nes se crea­ron nue­vos pro­gra­mas de radio dedi­ca­dos a los pre­sos.? Se tra­ta­ba de leer cada día un men­sa­je diri­gi­do a una ciu­dad marro­quí dis­tin­ta: Rabat, Tán­ger, Casa­blan­ca, Fez, Assa… y que la gen­te de esa ciu­dad reco­no­cie­se a aque­lla per­so­na, cuya infor­ma­ción, al deta­lle, se había publicado.

Radio Nacio­nal Saha­raui, como voz del Fren­te Poli­sa­rio y del gobierno de? la RASD, tuvo una con­fron­ta­ción direc­ta con los medios de comu­ni­ca­ción marro­quíes a lo lar­go del con­flic­to. Por un lado, RNS tra­ta­ba de des­men­tir o con­tra­rres­tar el dis­cur­so polí­ti­co marro­quí y, por el otro, se afa­na­ba en hacer lle­gar a la audien­cia marro­quí su ver­sión de los acon­te­ci­mien­tos. Para con­tra­rres­tar esta ofen­si­va de la radio saha­raui, Marrue­cos ini­cia en 1992 inter­fe­ren­cias a la señal de la emi­so­ra en onda media en el terri­to­rio saha­raui. La radio saha­raui, sin embar­go, pasa a emi­tir tam­bién en onda cor­ta y así sal­ta las barre­ras e inter­fe­ren­cias impues­tas por Rabat.

En 1989, la radio saha­raui ini­cia un nue­vo tipo de pro­gra­ma­ción dedi­ca­do a la audien­cia marro­quí en el que se da lec­tu­ra a libros y otros aná­li­sis aca­dé­mi­cos escri­tos por inte­lec­tua­les extran­je­ros sobre el con­flic­to saha­raui que eran cen­su­ra­dos por el régi­men marro­quí. El libro Nues­tro ami­go el rey, del escri­tor fran­cés Gilles Perrault, fue el pri­mer libro tra­du­ci­do y leí­do en las ondas de la Radio Nacio­nal Saha­raui. No tenía des­per­di­cio. Era un tes­ti­mo­nio acer­ca de la cruel­dad del rey Has­san II de Marrue­cos en el que se des­cri­bían esce­nas de tor­tu­ras y otras veja­cio­nes que ocu­rrían en cen­tros de deten­ción secretos.

Has­san II no lo podía sopor­tar, los marro­quíes esta­ban sin­to­ni­zan­do la radio del Poli­sa­rio. Oyen­do las his­to­rias de sus «jar­di­nes secre­tos» y embria­gán­do­se de pro­pa­gan­da del Poli­sa­rio. Esto no podía seguir. Has­san II soli­ci­tó al enton­ces pre­si­den­te arge­lino, Chad­li Ben­ja­did, que inter­ce­die­ra ante al Poli­sa­rio? para que detu­vie­ra la lec­tu­ra del libro en su radio y a cam­bio Has­san II acep­ta­ría orga­ni­zar el refe­rén­dum. Como ges­to de bue­na volun­tad, el rey de Marrue­cos reci­bió en su pala­cio a una dele­ga­ción saha­raui. Había ambien­te de enten­di­mien­to y la radio saha­raui inte­rrum­pió la lec­tu­ra del libro. Fue una bre­ve tre­gua. En menos de un mes vol­ve­ría el con­flic­to y la gue­rra en las ondas.

En al menos esas dos oca­sio­nes, RNS ha obli­ga­do al rey de Marrue­cos a tomar sus deci­sio­nes tenien­do en con­si­de­ra­ción las trans­mi­sio­nes de la radio saha­raui y a reco­no­cer la exis­ten­cia de una «gue­rra de tran­sis­to­res». Era la opor­tu­ni­dad para los saha­rauis de dar a cono­cer sus ideas a la opi­nión públi­ca marro­quí. Era la radio del Poli­sa­rio, la que faci­li­tó a los marro­quíes datos de sus fami­lia­res y de su gue­rra en el Sáha­ra. Era la radio saha­raui la que lle­va­ba a los marro­quíes la vida de su rey.

Radio Nacio­nal Saha­raui diri­gió sus trans­mi­sio­nes hacia la audien­cia marro­quí con el obje­ti­vo de ser una fuen­te alter­na­ti­va de infor­ma­ción acer­ca de la reali­dad del con­flic­to y una opción dis­cur­si­va dis­tin­ta a la ver­sión ofi­cial. Se pue­de afir­mar que RNS logró neu­tra­li­zar la pro­pa­gan­da marro­quí en torno al con­flic­to y poner en evi­den­cia las con­tra­dic­cio­nes del dis­cur­so polí­ti­co y mediá­ti­co del Rei­no de Marruecos.

Hoy, de nue­vo, Marrue­cos nie­ga la exis­ten­cia de la gue­rra que ha esta­lla­do el pasa­do mes de noviem­bre. En esta oca­sión, los medios ofi­cia­les marro­quíes tam­po­co infor­man de la exis­ten­cia de un con­flic­to béli­co con el ejér­ci­to saha­raui. La Radio Nacio­nal Saha­raui y la tele­vi­sión saha­raui RASDTV infor­man a dia­rio de los acon­te­ci­mien­tos y divul­gan par­tes de gue­rra faci­li­ta­dos por el Minis­te­rio de Defen­sa saha­raui. Los luga­res ata­ca­dos por el ejér­ci­to saha­raui y saca­dos en RNS han coin­ci­di­do, en varias oca­sio­nes, con infor­ma­cio­nes en las redes socia­les de ciu­da­da­nos marro­quíes lamen­tan­do el falle­ci­mien­to de un fami­liar mili­tar en esos mis­mos luga­res. La radio saha­raui segui­rá infor­man­do a los marro­quíes acer­ca del con­flic­to que su gobierno inten­ta ocul­tar mien­tras aho­ra pare­ce que al régi­men le ha sali­do otro enemi­go: las redes sociales.

Malai­ni­ne Sala­ma. Doc­tor por la Uni­ver­si­dad del País Vasco

Fuen­te: https://​www​.deia​.eus/​o​p​i​n​i​o​n​/​t​r​i​b​u​n​a​-​a​b​i​e​r​t​a​/​2​0​2​1​/​0​1​/​1​4​/​s​a​h​a​r​a​-​o​c​c​i​d​e​n​t​a​l​-​c​u​a​r​e​n​t​a​-​c​i​n​c​o​-​a​n​o​s​/​1​0​9​1​9​0​1​.​h​tml, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *