Hon­du­ras. El éxo­do de la desesperanza

Por Gior­gio Truc­chi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de enero de 2021.

Son varios miles los hon­du­re­ños y hon­du­re­ñas −muchas las fami­lias con meno­res de edad− que han vuel­to a jun­tar­se en la ter­mi­nal metro­po­li­ta­na de San Pedro Sula y han empren­di­do un lar­go y peli­gro­so via­je hacia Esta­dos Uni­dos, huyen­do de la mise­ria, la vio­len­cia y la fal­ta de futuro.

Lue­go de rom­per el cer­co poli­cial en el pues­to fron­te­ri­zo El Flo­ri­do, la cara­va­na logró entrar a terri­to­rio gua­te­mal­te­co avan­zan­do has­ta la loca­li­dad de Vado Hon­do, Chi­qui­mu­la, don­de fue bru­tal­men­te repri­mi­da por un fuer­te con­tin­gen­te militar.

Hay varios heri­dos y unas 1.300 per­so­nas fue­ron cap­tu­ra­das y regre­sa­das a Hon­du­ras o están toda­vía en manos de las auto­ri­da­des migratorias.

La vio­len­ta repre­sión es con­se­cuen­cia direc­ta de las medi­das adop­ta­das por el gobierno gua­te­mal­te­co, que en los días pasa­dos decla­ró esta­do de pre­ven­ción en sie­te depar­ta­men­tos y auto­ri­zó disol­ver por la fuer­za toda reu­nión, gru­po o mani­fes­ta­ción pública.

Una estra­te­gia que res­pon­de a las polí­ti­cas migra­to­rias impues­tas por el salien­te gobierno Trump a los paí­ses del Trián­gu­lo Norte.

Actual­men­te, miles de hon­du­re­ños y hon­du­re­ñas per­ma­ne­cen a la intem­pe­rie, espe­ran­do el momen­to pro­pi­cio para inten­tar con­ti­nuar su odi­sea hacia Esta­dos Unidos.

Con­tra­ria­men­te a lo que muchos pien­san, las per­so­nas que inte­gran estas cara­va­nas que salen de Hon­du­ras no per­si­guen el ‘sue­ño ame­ri­cano’, sino que huyen de la pesa­di­lla hondureña.

“Lo que hay es deses­pe­ra­ción. Huyen de la mise­ria, de la vio­len­cia, de la fal­ta de tra­ba­jo. No pue­den espe­rar más. Pre­fie­ren enfren­tar­se a un via­je lleno de incóg­ni­tas y peli­gros antes que que­dar­se en Hon­du­ras”, dijo a La Rel, Bar­to­lo Fuen­tes, perio­dis­ta y exper­to en temas migratorios.

El desas­tre hondureño

Hon­du­ras es uno de los paí­ses con el mayor índi­ce de des­igual­dad y pobre­za en Amé­ri­ca Lati­na, con casi el 70 por cien­to de la pobla­ción hun­di­da en la pobre­za y más del 40 en la pobre­za extrema.

Tam­bién ha sido seña­la­do como uno de los paí­ses más peli­gro­sos para las per­so­nas que defien­den la tie­rra y los bie­nes comu­nes. Más de 140 defen­so­res y defen­so­ras han sido ase­si­na­das en la últi­ma década.

Más dra­má­ti­ca aún es la situa­ción de la vio­len­cia con­tra las muje­res, los perio­dis­tas y la comu­ni­dad LGBTI.

Son casi 6.300 las muje­res ase­si­na­das en menos de dos déca­das, más de 360 las per­so­nas LGBTI que han per­di­do la vida de for­ma vio­len­ta en los últi­mos 10 años, y casi 90 los perio­dis­tas y comu­ni­ca­do­res ase­si­na­dos des­de 2001.

La impu­ni­dad supera el 90 por cien­to de todos estos casos.

Una situa­ción que se ha vuel­to aún más dra­má­ti­ca el año pasa­do por la inca­pa­ci­dad e irres­pon­sa­bi­li­dad mos­tra­da por las auto­ri­da­des hon­du­re­ñas ante los emba­tes de la pan­de­mia de Covid-19 (135 mil casos, 3.400 falle­ci­dos y un sis­te­ma de salud colap­sa­do) y de dos hura­ca­nes (100 muer­tos y 15 mil millo­nes de dóla­res de pér­di­das, sobre todo en el área rural).

Cri­sis humanitaria

Para la Con­ver­gen­cia con­tra el Con­ti­nuis­mo (CCC), en Hon­du­ras se está vivien­do una cri­sis huma­ni­ta­ria como resul­ta­do de una admi­nis­tra­ción públi­ca en manos de una nar­co-dic­ta­du­ra, los efec­tos de la pan­de­mia y el impac­to de los huracanes.

“Muchas de las per­so­nas que salie­ron con esta últi­ma cara­va­na lo per­die­ron todo por los hura­ca­nes y esta­ban vivien­do en alber­gues, refu­gios o deba­jo de los puentes.

La mayo­ría de ellas se sien­ten aban­do­na­das, te dicen que se van por­que no hay tra­ba­jo, ni futuro.

Muchas son fami­lias nume­ro­sas con niños y niñas. Tam­bién se jun­tan por barrio, comar­ca, aldea y se suman a la cara­va­na. Due­le mucho ver tan­ta deses­pe­ra­ción”, apun­tó Fuen­tes.

Mode­lo eco­nó­mi­co desigual

En un comu­ni­ca­do, la Con­ver­gen­cia con­tra el Con­ti­nuis­mo advir­tió que los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les del país resi­den en la bru­tal con­cen­tra­ción de rique­za y en el pro­yec­to con­ti­nuis­ta del pre­si­den­te Hernández.

“El país se ha con­ver­ti­do en una máqui­na de hacer pobres. La gen­te huye y es des­pla­za­da por la mano cri­mi­nal de esta dictadura.

La mane­ra más efec­ti­va para con­tra­rres­tar las cara­va­nas no es fir­man­do con­ve­nios de ‘ter­cer país segu­ro’, sino qui­tan­do el res­pal­do y ace­le­ran­do el pro­ce­so de extra­di­ción de Juan Orlan­do Her­nán­dez y los cri­mi­na­les que lo acom­pa­ñan”, seña­ló la CCC.

“Sin cam­bios estruc­tu­ra­les del mode­lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co va a ser impo­si­ble fre­nar el éxo­do dia­rio de miles de fami­lias hon­du­re­ñas”, con­clu­yó Fuentes.

Fuen­te: Rel UITA, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *