Hon­du­ras. El éxo­do de la desesperanza

Por Gior­gio Truc­chi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de enero de 2021.

Son varios miles los hon­du­re­ños y hon­du­re­ñas −muchas las fami­lias con meno­res de edad− que han vuel­to a jun­tar­se en la ter­mi­nal metro­po­li­ta­na de San Pedro Sula y han empren­di­do un lar­go y peli­gro­so via­je hacia Esta­dos Uni­dos, huyen­do de la mise­ria, la vio­len­cia y la fal­ta de futuro.

Lue­go de rom­per el cer­co poli­cial en el pues­to fron­te­ri­zo El Flo­ri­do, la cara­va­na logró entrar a terri­to­rio gua­te­mal­te­co avan­zan­do has­ta la loca­li­dad de Vado Hon­do, Chi­qui­mu­la, don­de fue bru­tal­men­te repri­mi­da por un fuer­te con­tin­gen­te militar.

Hay varios heri­dos y unas 1.300 per­so­nas fue­ron cap­tu­ra­das y regre­sa­das a Hon­du­ras o están toda­vía en manos de las auto­ri­da­des migratorias.

La vio­len­ta repre­sión es con­se­cuen­cia direc­ta de las medi­das adop­ta­das por el gobierno gua­te­mal­te­co, que en los días pasa­dos decla­ró esta­do de pre­ven­ción en sie­te depar­ta­men­tos y auto­ri­zó disol­ver por la fuer­za toda reu­nión, gru­po o mani­fes­ta­ción pública.

Una estra­te­gia que res­pon­de a las polí­ti­cas migra­to­rias impues­tas por el salien­te gobierno Trump a los paí­ses del Trián­gu­lo Norte.

Actual­men­te, miles de hon­du­re­ños y hon­du­re­ñas per­ma­ne­cen a la intem­pe­rie, espe­ran­do el momen­to pro­pi­cio para inten­tar con­ti­nuar su odi­sea hacia Esta­dos Unidos.

Con­tra­ria­men­te a lo que muchos pien­san, las per­so­nas que inte­gran estas cara­va­nas que salen de Hon­du­ras no per­si­guen el ‘sue­ño ame­ri­cano’, sino que huyen de la pesa­di­lla hondureña.

“Lo que hay es deses­pe­ra­ción. Huyen de la mise­ria, de la vio­len­cia, de la fal­ta de tra­ba­jo. No pue­den espe­rar más. Pre­fie­ren enfren­tar­se a un via­je lleno de incóg­ni­tas y peli­gros antes que que­dar­se en Hon­du­ras”, dijo a La Rel, Bar­to­lo Fuen­tes, perio­dis­ta y exper­to en temas migratorios.

El desas­tre hondureño

Hon­du­ras es uno de los paí­ses con el mayor índi­ce de des­igual­dad y pobre­za en Amé­ri­ca Lati­na, con casi el 70 por cien­to de la pobla­ción hun­di­da en la pobre­za y más del 40 en la pobre­za extrema.

Tam­bién ha sido seña­la­do como uno de los paí­ses más peli­gro­sos para las per­so­nas que defien­den la tie­rra y los bie­nes comu­nes. Más de 140 defen­so­res y defen­so­ras han sido ase­si­na­das en la últi­ma década.

Más dra­má­ti­ca aún es la situa­ción de la vio­len­cia con­tra las muje­res, los perio­dis­tas y la comu­ni­dad LGBTI.

Son casi 6.300 las muje­res ase­si­na­das en menos de dos déca­das, más de 360 las per­so­nas LGBTI que han per­di­do la vida de for­ma vio­len­ta en los últi­mos 10 años, y casi 90 los perio­dis­tas y comu­ni­ca­do­res ase­si­na­dos des­de 2001.

La impu­ni­dad supera el 90 por cien­to de todos estos casos.

Una situa­ción que se ha vuel­to aún más dra­má­ti­ca el año pasa­do por la inca­pa­ci­dad e irres­pon­sa­bi­li­dad mos­tra­da por las auto­ri­da­des hon­du­re­ñas ante los emba­tes de la pan­de­mia de Covid-19 (135 mil casos, 3.400 falle­ci­dos y un sis­te­ma de salud colap­sa­do) y de dos hura­ca­nes (100 muer­tos y 15 mil millo­nes de dóla­res de pér­di­das, sobre todo en el área rural).

Cri­sis humanitaria

Para la Con­ver­gen­cia con­tra el Con­ti­nuis­mo (CCC), en Hon­du­ras se está vivien­do una cri­sis huma­ni­ta­ria como resul­ta­do de una admi­nis­tra­ción públi­ca en manos de una nar­co-dic­ta­du­ra, los efec­tos de la pan­de­mia y el impac­to de los huracanes.

“Muchas de las per­so­nas que salie­ron con esta últi­ma cara­va­na lo per­die­ron todo por los hura­ca­nes y esta­ban vivien­do en alber­gues, refu­gios o deba­jo de los puentes.

La mayo­ría de ellas se sien­ten aban­do­na­das, te dicen que se van por­que no hay tra­ba­jo, ni futuro.

Muchas son fami­lias nume­ro­sas con niños y niñas. Tam­bién se jun­tan por barrio, comar­ca, aldea y se suman a la cara­va­na. Due­le mucho ver tan­ta deses­pe­ra­ción”, apun­tó Fuen­tes.

Mode­lo eco­nó­mi­co desigual

En un comu­ni­ca­do, la Con­ver­gen­cia con­tra el Con­ti­nuis­mo advir­tió que los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les del país resi­den en la bru­tal con­cen­tra­ción de rique­za y en el pro­yec­to con­ti­nuis­ta del pre­si­den­te Hernández.

“El país se ha con­ver­ti­do en una máqui­na de hacer pobres. La gen­te huye y es des­pla­za­da por la mano cri­mi­nal de esta dictadura.

La mane­ra más efec­ti­va para con­tra­rres­tar las cara­va­nas no es fir­man­do con­ve­nios de ‘ter­cer país segu­ro’, sino qui­tan­do el res­pal­do y ace­le­ran­do el pro­ce­so de extra­di­ción de Juan Orlan­do Her­nán­dez y los cri­mi­na­les que lo acom­pa­ñan”, seña­ló la CCC.

“Sin cam­bios estruc­tu­ra­les del mode­lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co va a ser impo­si­ble fre­nar el éxo­do dia­rio de miles de fami­lias hon­du­re­ñas”, con­clu­yó Fuentes.

Fuen­te: Rel UITA, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.