Femi­nis­mos. Sin garan­tías para las tem­po­re­ras en la nue­va cam­pa­ña de la fre­sa en Huelva

Por Angels Escri­và, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de enero de 2021.

La pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Huel­va y doc­to­ra en socio­lo­gía Angels Escri­và refle­xio­na en esta tri­bu­na escri­ta para La Mar de Onu­ba sobre la situa­ción de las muje­res tem­po­re­ras en el entorno agrí­co­la onu­ben­se y las ame­na­zas que se cier­nen, un año más, sobre sus dere­chos labo­ra­les e inte­gra­ción social. «A lo lar­go de los años, tan­to de rece­sión como de bonan­za, en la pren­sa, infor­mes de orga­ni­za­cio­nes y tra­ba­jos aca­dé­mi­cos se han apor­ta­do evi­den­cias de vio­la­cio­nes a los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras en los cam­pos de Huel­va. Cabe enu­me­rar: los con­tra­tos por obra y ser­vi­cio, en vez de tem­po­ra­les, en las per­so­nas reclu­ta­das en el país de ori­gen; los des­pi­dos sis­te­má­ti­cos mucho antes de expi­rar­se el visa­do o lo pro­me­ti­do; las horas tra­ba­ja­das no paga­das; el cobro abu­si­vo de gas­tos por alo­ja­mien­to y ser­vi­cios bási­cos o la ausen­cia total de vivien­da; la fal­ta de trans­por­te ade­cua­do de las fin­cas a los pue­blos; las omi­sio­nes en la aten­ción a la salud de muje­res y hom­bres que a menu­do no hablan (bien) cas­te­llano; el aco­so labo­ral y el chan­ta­je sexual, y un lar­go y funes­to etcétera».

La agro­in­dus­tria onu­ben­se insis­te en su opción por traer del exte­rior tra­ba­ja­do­ras cada año, o aho­ra des­de otras pro­vin­cias espa­ño­las inclu­so geo­grá­fi­ca­men­te dis­tan­tes y, sin embar­go, siguen sin corre­gir­se las fal­tas y omi­sio­nes en el tra­to a quie­nes lite­ral­men­te se par­ten la espal­da en el cam­po para que “no pare la fiesta”.

El nego­cio de los fru­tos rojos ha pro­por­cio­na­do pin­gües bene­fi­cios glo­bal­men­te al sec­tor y a sus pro­ta­go­nis­tas, gran­des y peque­ños des­de hace años. Solo en la cam­pa­ña de 2020, y a pesar de las res­tric­cio­nes a la movi­li­dad en Euro­pa, la pro­vin­cia de Huel­va siguió enca­be­zan­do las ven­tas de fre­sas al exte­rior con 428 millo­nes de euros. Su inter­na­cio­na­li­za­ción no sólo se refie­re a los mer­ca­dos de pro­duc­tos sino tam­bién a los de tra­ba­ja­do­ras, pues­to que miles de las que se nece­si­tan para la reco­gi­da y mani­pu­la­ción de la fru­ta lle­gan o se bus­can del país que mejor con­ven­ga. Des­de hace unos quin­ce años, el prin­ci­pal país para la con­tra­ta­ción en ori­gen ha sido Marrue­cos. Con los paí­ses del Este como Ruma­nía se ope­ra cre­cien­te­men­te a tra­vés de ETT, meca­nis­mo habi­tual no sólo de inter-media­ción sino de infra-regu­la­ción labo­ral uti­li­za­do pro­fu­sa­men­te para la cap­ta­ción de jor­na­le­ras agrí­co­las en toda Europa.

La cam­pa­ña 2021 comien­za con la reco­lec­ción de la tem­pra­na y coti­za­da fre­sa de diciem­bre. A par­tir de enton­ces y has­ta el verano se comer­cia­li­za­rá miles de tone­la­das de fru­ti­lla y en menor medi­da arán­da­nos o fram­bue­sas. Hay que recor­dar que ya en la pri­me­ra ola de la pan­de­mia por covid-19, allá por los meses de mar­zo y abril de 2020, los pro­duc­to­res de la fre­sa rei­vin­di­ca­ban que la suya era una acti­vi­dad esen­cial y que por tan­to no debía que­dar para­li­za­da. Sin embar­go, las eco­no­mías nacio­na­les y las fami­lia­res se han fre­na­do o están en retro­ce­so y los fru­tos rojos en este con­tex­to más que un ali­men­to esen­cial, se con­vier­ten en un pro­duc­to de con­su­mo pun­tual o sustituible.

En el actual con­tex­to de per­sis­ten­cia de las con­di­cio­nes de emer­gen­cia sani­ta­ria y de estan­ca­mien­to o retro­ce­so en los nive­les de ingre­sos y con­su­mo, se abren inte­rro­gan­tes con res­pec­to a cómo será la cam­pa­ña agrí­co­la este año y cómo se afron­ta­rán los retos que se le pre­sen­tan. Unos tie­nen que ver con los aspec­tos eco­nó­mi­cos y téc­ni­cos de la pro­duc­ción. Otros con el mane­jo de la mano de obra nece­sa­ria para man­te­ner la cam­pa­ña en fun­cio­na­mien­to, que como vimos en 2020, salió ade­lan­te aún con menor núme­ro de con­tra­ta­cio­nes.La labor regu­la­to­ria o ins­pec­to­ra de la admi­nis­tra­ción, así como la pres­ta­ción de ser­vi­cios, o inclu­so la denun­cia públi­ca que des­de hace déca­das rea­li­zan aso­cia­cio­nes, ong o sin­di­ca­tos, resul­ta a todas luces insu­fi­cien­te y no con­tra­rres­ta el poder que el empre­sa­ria­do agro­in­dus­trial onu­ben­se tie­ne para mar­car en este mer­ca­do sus pro­pias reglas.

A lo lar­go de los años, tan­to de rece­sión como de bonan­za, en la pren­sa, infor­mes de orga­ni­za­cio­nes y tra­ba­jos aca­dé­mi­cos, en los que hemos par­tic­pa­do dife­ren­tes colec­ti­vos, entre ellos Muje­res 24H (ver artícu­lo), se han apor­ta­do evi­den­cias de vio­la­cio­nes a los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras en los cam­pos de Huel­va. Cabe enu­me­rar: los con­tra­tos por obra y ser­vi­cio, en vez de tem­po­ra­les, en las per­so­nas reclu­ta­das en el país de ori­gen; los des­pi­dos sis­te­má­ti­cos mucho antes de expi­rar­se el visa­do o lo pro­me­ti­do; las horas tra­ba­ja­das no paga­das; el cobro abu­si­vo de gas­tos por alo­ja­mien­to y ser­vi­cios bási­cos o la ausen­cia total de vivien­da; la fal­ta de trans­por­te ade­cua­do de las fin­cas a los pue­blos; las omi­sio­nes en la aten­ción a la salud de muje­res y hom­bres que a menu­do no hablan (bien) cas­te­llano; el aco­so labo­ral y el chan­ta­je sexual, y un lar­go y funes­to etcé­te­ra (ver infor­me WLW 2020).

No hay nada nue­vo, nada que nos sor­pren­da. Pero el daño con­ti­nua­do a la dig­ni­dad y la eco­no­mía de las tra­ba­ja­do­ras ha oscu­re­ci­do una lesión no menos impor­tan­te a los valo­res éti­cos y la jus­ti­cia social de nues­tra socie­dad. Tam­bién ha sus­traí­do dine­ro a las arcas públi­cas que no recau­dan lo que debie­ran pero a quie­nes se ape­la para que arre­glen los des­per­fec­tos (ver en esta mis­ma revis­ta). La labor regu­la­to­ria o ins­pec­to­ra de la admi­nis­tra­ción así como la pres­ta­ción de ser­vi­cios o inclu­so la denun­cia públi­ca que des­de hace déca­das rea­li­zan aso­cia­cio­nes, ong o sin­di­ca­tos, resul­ta a todas luces insu­fi­cien­te y no con­tra­rres­ta el poder que el empre­sa­ria­do agro­in­dus­trial onu­ben­se tie­ne para mar­car en este mer­ca­do sus pro­pias reglas.Dema­sia­das empre­sas siguen apro­ve­chán­do­se de la vul­ne­ra­bi­li­dad de tra­ba­ja­do­ras nati­vas y extran­je­ras para hacer valer sus dere­chos, así como de la renuen­cia de las ins­ti­tu­cio­nes a faci­li­tar la regu­la­ri­za­ción de todos aque­llos extran­je­ros indo­cu­men­ta­dos que tra­ba­jan con­ti­nua o inter­mi­ten­te­men­te en el campo

Este 2021, más aún, los pre­cios de ven­ta a la baja, que segui­rán mar­ca­dos por el volu­men de ofer­ta-deman­da en un con­tex­to suma­men­te incier­to, podrán jus­ti­fi­car las peo­res prác­ti­cas empre­sa­ria­les de con­ten­ción de gas­to a tra­vés sobre todo de rela­cio­nes labo­ra­les pre­ca­rias y aba­ra­ta­mien­to en sala­rios de jor­na­le­ras. En este sen­ti­do, caben malos augu­rios para la nue­va cam­pa­ña en Huel­va de la que no se cono­cen cam­bios sus­tan­ti­vos. Se pre­vé retra­sos en la fir­ma de un nue­vo con­ve­nio colec­ti­vo del cam­po que repre­sen­te un ver­da­de­ro avan­ce hacia alcan­zar en la cate­go­ría de reco­lec­to­ras al menos el nivel del sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal. Y aún si éste se da a tiem­po, es de espe­rar la con­ti­nua­ción de nume­ro­sas irre­gu­la­ri­da­des en el sec­tor, todo y el auto­bom­bo en que con­sis­te el “PRELSI”, las sub­ven­cio­nes a orga­ni­za­cio­nes asis­ten­cia­les así como el incre­men­to en las ins­pec­cio­nes labo­ra­les. Dema­sia­das empre­sas siguen apro­ve­chán­do­se de la vul­ne­ra­bi­li­dad de tra­ba­ja­do­ras nati­vas y extran­je­ras para hacer valer sus dere­chos, así como de la renuen­cia de las ins­ti­tu­cio­nes a faci­li­tar la regu­la­ri­za­ción de todos aque­llos extran­je­ros indo­cu­men­ta­dos que tra­ba­jan con­ti­nua o inter­mi­ten­te­men­te en el cam­po. Es de espe­rar, asi­mis­mo, la gene­ra­ción de ten­sio­nes en un con­tex­to de aumen­to del des­em­pleo, cuyo chi­vo expia­to­rio para la pobla­ción local serán “los foras­te­ros”, tal y como el infor­me CIDOB de diciem­bre y otros orga­nis­mos advier­ten.Una vez más, la voz que domi­na es la del empre­sa­ria­do mani­fes­tan­do su preo­cu­pa­ción por que las muje­res no lle­guen en el momen­to pre­ci­so y direc­ta­men­te al puer­to de Huel­va, como paque­te pedi­do hoy y en rápi­da entre­ga maña­na a la puerta.

Con todo, se anun­cia en los medios el atra­que este año de un nume­ro­so con­tin­gen­te de tem­po­re­ras, que se ase­gu­ra lle­ga­rá con sus PCR nega­ti­vos des­de Marrue­cos. Es este un dis­po­si­ti­vo paga­do en bue­na par­te con sub­ven­cio­nes, es decir, con nues­tros impues­tos, que trans­por­ta­rá del nor­te de Áfri­ca a Anda­lu­cía has­ta un total de 14.000 muje­res en tres meses. A pesar de lo que sabe­mos, se echan de menos voces lla­man­do a la pru­den­cia sobre el núme­ro y natu­ra­le­za de las con­tra­ta­cio­nes afue­ra dada la situa­ción de pan­de­mia, las res­tric­cio­nes a la movi­li­dad que tan trau­má­ti­ca­men­te se vivie­ron el año pasa­do y las altas tasas de des­em­pleo local. Una vez más, la voz que domi­na es la del empre­sa­ria­do mani­fes­tan­do su preo­cu­pa­ción por que las muje­res no lle­guen en el momen­to pre­ci­so y direc­ta­men­te al puer­to de Huel­va, como paque­te pedi­do hoy y en rápi­da entre­ga maña­na a la puerta.

Tales pre­ten­sio­nes refle­jan la teme­ri­dad con que se le per­mi­te actuar a la patro­nal de la fre­sa en Huel­va, ante­po­nien­do siem­pre la eco­no­mía de unos a la salud de todos y a los des­tro­zos con­ti­nua­dos al medio.

Igual­men­te teme­ra­ria resul­tó la “ame­na­za” de la patro­nal con ir sus­ti­tu­yen­do las con­tra­ta­cio­nes en ori­gen en Marrue­cos por las de hon­du­re­ñas o de otras nacio­na­li­da­des, tras el rifi­rra­fe que des­de Anda­lu­cía se man­tu­vo con los alaui­tas al tér­mino de la cam­pa­ña pasa­da. Debe­ría adver­tir­se que la aper­tu­ra de mer­ca­dos de reclu­ta­mien­to en terri­to­rios tan leja­nos es una empre­sa de alto ries­go, tan­to en la asun­ción de cos­tes de for­ma­ción y tras­la­do como en el cum­pli­mien­to de las expec­ta­ti­vas de unas y otros, inclui­do el retorno. En reali­dad, la pro­pues­ta de bus­car nue­vos yaci­mien­tos de jor­na­le­ras, más que a la mejo­ra de la cali­dad o a polí­ti­ca de code­sa­rro­llo, sue­na a preo­cu­pa­ción por con­tro­lar las con­di­cio­nes y los tiem­pos de los acuer­dos de movi­li­dad de mano de obra, que se con­vier­ten en mone­da de cam­bio por par­te de unos u otros gobier­nos. Vea­mos este 2021 qué papel jue­gan ade­más de las sem­pi­ter­nas nego­cia­cio­nes sobre la pes­ca, los fon­dos para el con­trol migra­to­rio de fron­te­ras o las ten­sio­nes con res­pec­to a la sobe­ra­nía del Sáha­ra occi­den­tal, por aña­dir un reno­va­do tema.Serán cons­cien­tes de que, si no es que la vir­gen del Rocío obra un mila­gro, la cam­pa­ña agrí­co­la con­tri­bui­rá a una esca­la­da en los con­ta­gios, que obli­ga­rá a hos­pi­ta­li­za­cio­nes y con­fi­na­mien­tos con­ti­nua­dos. Se cue­ce en Huel­va una con­vul­sión social y reper­cu­sión en los medios, simi­lar a la ocu­rri­da el pasa­do verano en Lleida

Poco cono­ce­mos toda­vía sobre el dis­po­si­ti­vo sani­ta­rio duran­te la cam­pa­ña 2021 y cuál será el esfuer­zo agro-empre­sa­rial a este res­pec­to. Los tes­ti­mo­nios a la fecha indi­can que, cuan­do no hay cáma­ras ni ins­pec­to­res, no se están toman­do medi­das. Digo yo que serán cons­cien­tes de que, si no es que la vir­gen del Rocío obra un mila­gro, la cam­pa­ña agrí­co­la con­tri­bui­rá a una esca­la­da en los con­ta­gios, que obli­ga­rá a hos­pi­ta­li­za­cio­nes y con­fi­na­mien­tos con­ti­nua­dos. Se cue­ce en Huel­va una con­vul­sión social y reper­cu­sión en los medios, simi­lar a la ocu­rri­da el pasa­do verano en Llei­da. No por­que, como las voces más reac­cio­na­rias rápi­da­men­te seña­len, la cul­pa sea de los apes­ta­dos extran­je­ros, sino por cómo está dise­ña­do el sis­te­ma de tra­ba­jo inten­si­vo, que con­lle­va un expo­nen­cial incre­men­to en la acti­vi­dad y den­si­dad demo­grá­fi­ca en poco tiem­po. Son cer­ca de 100.000 con­tra­ta­cio­nes en el cam­po en un perio­do de has­ta 6 meses, con picos, den­tro de una pro­vin­cia de ape­nas medio millón de habi­tan­tes. Muchas de estas per­so­nas sabe­mos que vivi­rán haci­na­das en los barra­co­nes pre­fa­bri­ca­dos en las fin­cas, a menu­do mal acon­di­cio­na­dos, otras via­ja­rán cada día hom­bro con hom­bro en los coches y auto­bu­ses, no pocas dor­mi­rán en los asen­ta­mien­tos de cha­bo­las bajo plás­ti­cos o en las calles y cami­nos al raso. Algu­na medi­da, sí. La ten­ta­ción esta­rá en man­te­ner con­fi­na­das espe­cial­men­te a las muje­res, ence­rra­das en las fin­cas pri­ván­do­las de liber­tad de movi­mien­to, con ame­na­zas de cas­ti­go, inclu­so físi­co, como ya vimos en algún caso en 2020 (ver artícu­lo). A buen segu­ro que ya esta­rán sien­do ins­trui­das para que se colo­quen un doble velo y rehú­yan con­tac­to humano no auto­ri­za­do.Los ser­vi­cios sani­ta­rios en Huel­va no están pre­pa­ra­dos, ni antes ni aho­ra en tiem­pos de pan­de­mia, para asis­tir ade­cua­da­men­te a estas miles de tra­ba­ja­do­ras que no cono­cen bien el fun­cio­na­mien­to ni los códi­gos cul­tu­ra­les y lin­güís­ti­cos del sistema

Como vimos en la ante­rior cam­pa­ña, el radi­cal ais­la­mien­to de paso evi­ta fil­tra­cio­nes hacia las orga­ni­za­cio­nes y la pren­sa. Tam­bién bene­fi­cia a com­pa­trio­tas y otros ele­men­tos que ganan dine­ro y favo­res de los ser­vi­cios que les pres­tan. Lle­ván­do­las en sus “taxis” y acom­pa­ñán­do­las a las urgen­cias, buho­ne­ros que les ven­den la comi­da, ropa y otros ense­res en las fin­cas has­ta al doble de pre­cio que en la tien­da, encar­ga­dos y mani­je­ros que les cobran la nómi­na o la envían al país de ori­gen y piden su par­te, entre otras arti­ma­ñas conocidas.

El nego­cio de los inter­me­dia­ros en el mun­do agrí­co­la no se limi­ta pues al abu­so en la cade­na de la comer­cia­li­za­ción y dis­tri­bu­ción, como tan­tos pro­duc­to­res se que­jan, sino que se amplía con los ser­vi­cios a las tra­ba­ja­do­ras no cubier­tos ni por los pro­pios empre­sa­rios ni las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, excu­sán­do­se en el sobre­cos­te, la dis­per­sión geo­grá­fi­ca y la com­ple­ji­dad que entra­ñan por la diver­si­dad étni­ca. Si no los dis­pen­san enton­ces quie­nes ten­drían la obli­ga­ción de hacer­lo, se suplen con redes extra­ofi­cia­les que debe­rían per­se­guir­se como deli­to, por la extor­sión y chan­ta­je a la que a menu­do some­ten a su clientela.

Cier­ta­men­te, por mucho que se quie­re demos­trar una cara ama­ble hacia afue­ra, ni las ins­ti­tu­cio­nes ni la ciu­da­da­nía con­ci­ben que en la era de los recor­tes se finan­cien ser­vi­cios hacia per­so­nas que pasan por un terri­to­rio deter­mi­na­do tem­po­ral­men­te y no cons­ti­tu­ye un cuer­po de votan­tes. Los ser­vi­cios sani­ta­rios en Huel­va no están pre­pa­ra­dos, ni antes ni aho­ra en tiem­pos de pan­de­mia, para asis­tir ade­cua­da­men­te a estas miles de tra­ba­ja­do­ras que no cono­cen bien el fun­cio­na­mien­to ni los códi­gos cul­tu­ra­les y lin­güís­ti­cos del sis­te­ma. Los pro­fe­sio­na­les de la salud lo reco­no­cen y por eso las dolen­cias y enfer­me­da­des, que si no se gene­ran del tra­ba­jo en Huel­va al menos aquí se empeo­ran, que­dan sin tra­tar y “bille­ti­to de vuel­ta a casa”. Por el con­tra­rio, de hacer algún uso de los ser­vi­cios médi­cos duran­te la cam­pa­ña se las acu­sa inme­dia­ta­men­te de sobre-aprovechamiento.

La agro­in­dus­tria onu­ben­se insis­te en su opción por traer del exte­rior tra­ba­ja­do­ras cada año, o aho­ra des­de otras pro­vin­cias espa­ño­las inclu­so geo­grá­fi­ca­men­te dis­tan­tes y, sin embar­go, siguen sin corre­gir­se las fal­tas y omi­sio­nes en el tra­to a quie­nes lite­ral­men­te se par­ten la espal­da en el cam­po para que “no pare la fiesta”.

Angels Escrivà es profesora en el Departamento de Sociología, Trabajo Social y Salud Pública 
de la Universidad de Huelva. Doctora en Sociología por la Universidad Autónoma de Barcelona 
con una tesis sobre la inserción laboral y los cambios en el estatus social de las mujeres 
peruanas emigradas a Barcelona, las investigaciones relacionadas con migraciones en las que 
ha participado abordan aspectos tales como las lenguas utilizadas por los migrantes, 
inserción laboral y discriminación, trabajo doméstico, familias y cadenas globales del cuidado, 
mantenimiento de vínculos con el país de origen, impacto en el desarrollo o transformaciones de los
lugares de salida y recepción, las creencias y prácticas religiosas, la participación cívica y 
política, envejecimiento y migración. 
Además de su labor con docente e investigadora, Escrivà es integrante del colectivo feminista 
onubense Mujeres 24 H.

Fuen­te: http://​revis​ta​.lamar​deo​nu​ba​.es/​s​i​n​-​g​a​r​a​n​t​i​a​s​-​p​a​r​a​-​l​a​s​-​t​e​m​p​o​r​e​r​a​s​-​e​n​-​l​a​-​n​u​e​v​a​-​c​a​m​p​a​n​a​-​d​e​-​l​a​-​f​r​e​s​a​-​e​n​-​h​u​e​l​va/, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *