El Sal­va­dor. Prohi­bi­do olvidar

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de enero de 2021.

Los miles de men­sa­jes e his­to­rias per­so­na­les que des­de la sema­na pasa­da inun­da­ron las redes con el hash­tag #Prohi­bi­doOl­vi­darSV son una cla­ra con­fir­ma­ción de que ni el dolor ni la memo­ria pue­den ser can­ce­la­dos por decre­to. His­to­rias, casi todas, de dolor, de pér­di­das per­so­na­les, del sufri­mien­to de una gue­rra que nadie que la vivió quie­re que se repi­ta ni que se olvide. 

Fue­ron tan­tas las mani­fes­ta­cio­nes de este tipo que muchos en redes dije­ron que era la más autén­ti­ca con­me­mo­ra­ción de la fir­ma de los Acuer­dos de Paz que habían vivi­do. Pero fue tam­bién un pase de esta­fe­ta: la apro­pia­ción de aquel even­to por nue­vas gene­ra­cio­nes que habían esta­do, en tér­mi­nos gene­ra­les, des­co­nec­ta­das no solo de la gue­rra que no vivie­ron, sino tam­bién de la paz alcan­za­da en Cha­pul­te­pec. Como dijo Tania Gran­de, una mujer de 35 años, en el Monu­men­to a las Víc­ti­mas Civi­les: “Los ata­ques a la memo­ria y el dolor nos han hecho apro­piar­nos de los Acuer­dos de Paz”.

Esos ata­ques, que des­en­ca­de­na­ron esta reac­ción, fue­ron lan­za­dos por el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Buke­le asis­tió el mes pasa­do a El Mozo­te y, enfren­te de sobre­vi­vien­tes y de fami­lia­res de las mil víc­ti­mas que dejó esa masa­cre, dijo que tan­to la gue­rra civil como los Acuer­dos de Paz habían sido una far­sa. “Yo man­ci­llo esos acuer­dos de paz”, dijo. Eso fue dema­sia­do inclu­so para las nue­vas generaciones.

Muchas de las his­to­rias com­par­ti­das en redes socia­les fue­ron escri­tas por jóve­nes que recor­da­ban a parien­tes des­apa­re­ci­dos o repe­tían las his­to­rias que escu­cha­ron en su casa de peque­ños. Esa trans­mi­sión oral del con­flic­to, a pesar de su ausen­cia en el dis­cur­so ofi­cial duran­te tres déca­das, ha vuel­to a recor­dar­nos que aque­lla gue­rra tocó a todas las fami­lias salvadoreñas.

Entre seten­ta y cien mil per­so­nas per­die­ron la vida en el con­flic­to arma­do, la mayo­ría de ellas civi­les, entre las cua­les está el millar de muje­res, ancia­nos y, sobre todo, meno­res de edad masa­cra­dos en El Mozo­te. Tres déca­das des­pués del fin del con­flic­to, aún se des­co­no­ce el para­de­ro de sie­te mil sal­va­do­re­ños des­apa­re­ci­dos en aque­llos años. Todo el horror de aque­llos años, y su final median­te el diá­lo­go y la nego­cia­ción que logra­ron la fir­ma del Acuer­do de Paz, que­da­ron resu­mi­dos en la fra­se con que la Comi­sión de la Ver­dad titu­ló su infor­me: De la Locu­ra a la Esperanza.

Aque­llos acuer­dos cons­tru­ye­ron la demo­cra­cia que le ha per­mi­ti­do al hom­bre que los des­pre­cia ocu­par la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca. Aque­llos acuer­dos disol­vie­ron a los repre­si­vos cuer­pos de segu­ri­dad públi­ca, diri­gi­dos por la Fuer­za Arma­da, y crea­ron una Poli­cía Nacio­nal Civil. Aque­llos acuer­dos sepa­ra­ron al Ejér­ci­to de nues­tra vida polí­ti­ca y deter­mi­na­ron la solu­ción de toda dife­ren­cia polí­ti­ca en las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do. Aque­llos acuer­dos crea­ron la Pro­cu­ra­du­ría para la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos y man­da­ron el esta­ble­ci­mien­to de la Comi­sión de la Ver­dad, cuyo infor­me sigue sien­do uno de los docu­men­tos más impor­tan­tes de nues­tra vida inde­pen­dien­te. Aque­llos acuer­dos per­mi­tie­ron la inte­gra­ción de la exgue­rri­lla FMLN a la vida polí­ti­ca, lo que abrió paso a la carre­ra polí­ti­ca de Bukele.

Las his­to­rias que hemos leí­do en #Prohi­bi­doOl­vi­darSV dan cuen­ta de un país en el que con­vi­ven aún el dolor de aque­llos años y la deter­mi­na­ción por sos­te­ner aque­llos acuer­dos como un logro mayúscu­lo. Cons­ti­tu­yen una narra­ción colec­ti­va no solo de lo que fui­mos, sino de lo que somos y de lo que que­re­mos ser. Una socie­dad que no está dis­pues­ta a per­mi­tir­le a nadie que le impon­ga qué debe guar­dar en su memo­ria y cómo debe guar­dar­lo. Ni que mini­mi­ce el enor­me paso que fue poner fin a esa dolo­ro­sa guerra. 

Redu­cir los Acuer­dos de Paz a “un pac­to entre corrup­tos” para hacer cam­pa­ña elec­to­ral es digno de opor­tu­nis­tas o de igno­ran­tes, pero no de un jefe de Esta­do. Pero no es la corrup­ción lo que le preo­cu­pa al pre­si­den­te, vis­to lo vis­to en su pro­pio Gobierno. 

Buke­le des­pre­cia esos acuer­dos por­que son el acta fun­da­cio­nal de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca que él pre­ten­de des­man­te­lar. Por­que exi­gen la sepa­ra­ción de las fuer­zas arma­das de la vida polí­ti­ca, y él los uti­li­za para sus pro­pios intere­ses y para ata­car a otros poderes. 

No tie­nen la cul­pa los Acuer­dos de Paz del país que tene­mos hoy, sino sus lide­raz­gos polí­ti­cos, inca­pa­ces de tras­la­dar a la vida nacio­nal el espí­ri­tu de encuen­tro y de recon­ci­lia­ción que de ellos emanaba.

Duran­te los años pos­te­rio­res a los Acuer­dos, tan­to Are­na como el FMLN se bene­fi­cia­ron polí­ti­ca­men­te de man­te­ner un sis­te­ma polí­ti­co pola­ri­za­do, por­que ellos eran los polos. Buke­le tenía en sus manos la iné­di­ta opor­tu­ni­dad de con­vo­car a todos los sal­va­do­re­ños a un pro­yec­to de nación, pero no es capaz de ello. Su sober­bia le ha lle­va­do a man­te­ner la pola­ri­za­ción, pero en torno a su pro­pia figu­ra: entre los que le siguen incon­di­cio­nal­men­te, sin cues­tio­na­mien­tos ni crí­ti­cas y sin exi­gir­le ren­di­ción de cuen­tas; y los demás, a quie­nes pre­ten­de callar median­te aco­sos ins­ti­tu­cio­na­les, cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio o por decre­to, a quie­nes ha decla­ra­do enemigos.

La reac­ción de los sal­va­do­re­ños en redes socia­les le obli­gó a inten­tar ende­re­zar el rum­bo. Dijo el 16 en la noche que, a par­tir de aho­ra, la fecha será con­me­mo­ra­da como el Día de las víc­ti­mas. Una ini­cia­ti­va tan tar­día (que ade­más ya exis­te) como hipó­cri­ta: es él quien ha nega­do al juez que lle­va el caso de El Mozo­te acce­so a los archi­vos mili­ta­res. Es él quien ha nega­do el dere­cho de las víc­ti­mas a la ver­dad. Aun­que en esto últi­mo, lo sabe­mos bien, no está solo. Prohi­bi­do olvidar.

Fuen­te: El Faro

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *