Argen­ti­na. Fósi­les de dino­sau­rios encon­tra­dos per­te­ne­ce­rían a la cria­tu­ra más gran­de de la his­to­ria de la Tierra

Por Harry Cock­burn, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de enero de 2021.

En la pro­vin­cia de Neu­quén fue­ron halla­dos hue­sos per­te­ne­cien­tes a un espé­ci­men de la fami­lia de los saurópodos

En Argen­ti­na se está des­en­te­rran­do un nue­vo y gigan­tes­co dino­sau­rio que podría riva­li­zar con la espe­cie más gran­de conocida.

Una colec­ción de hue­sos encon­tra­dos en la pro­vin­cia de Neu­quén, en el noroes­te de la Pata­go­nia, ha sido iden­ti­fi­ca­da como per­te­ne­cien­te a la fami­lia de los dino­sau­rios sau­ró­po­dos, que tenían cue­llos y colas inmen­sa­men­te lar­gos, patas en for­ma de pila­res e inclu­ye espe­cies que cre­cie­ron has­ta alcan­zar el tama­ño más gran­de cono­ci­do para un ani­mal terrestre.

Sin embar­go, los res­tos no son un esque­le­to com­ple­to, y con­sis­ten prin­ci­pal­men­te en hue­sos pél­vi­cos y vér­te­bras, lo que solo da una indi­ca­ción de la enor­me esca­la del animal.

Los auto­res de un artícu­lo que pre­sen­ta la inves­ti­ga­ción sobre el hallaz­go publi­ca­do en la revis­ta Cre­ta­ceous Research sugie­ren que el ani­mal podría pro­ve­nir de una pobla­ción pre­via­men­te des­co­no­ci­da de sau­ró­po­dos patagónicos.

El parien­te más cer­cano es Ande­sau­rus, un tipo de «tita­no­sau­rio de gran tama­ño» que exis­tió duran­te la mitad del perío­do Cre­tá­ci­co en Amé­ri­ca del Sur. Estos gran­des sau­ró­po­dos lle­ga­ron a medir 18 metros de largo.

Sin embar­go, los frag­men­tos de hue­sos fosi­li­za­dos indi­can que el nue­vo tita­no­sau­rio era mucho más gran­de, superan­do fácil­men­te en tama­ño al Ande­sau­rus y pro­ba­ble­men­te hacién­do­lo más gran­de que los ani­ma­les terres­tres cono­ci­dos, el Pata­go­ti­tan y el Argen­ti­no­sau­rus, ambos tipos de saurópodos.

El nue­vo espé­ci­men es «con­si­de­ra­do uno de los sau­ró­po­dos más gran­des jamás encon­tra­dos, pro­ba­ble­men­te superan­do el tama­ño de Pata­go­ti­tan», decla­ra­ron los autores.El Pata­go­ti­tan fue anun­cia­do por paleon­tó­lo­gos en 2014, lue­go de que se des­cu­brie­ron los pri­me­ros hue­sos en la Pata­go­nia en 2013. Se cree que pesa­ba casi 60 tone­la­das, alcan­za­ba lon­gi­tu­des de más de 31 metros y en ese momen­to los exper­tos dije­ron: “Dado el tama­ño de estos hue­sos, que supe­ran a cual­quie­ra de los ani­ma­les gigan­tes cono­ci­dos ante­rior­men­te, el nue­vo dino­sau­rio es el ani­mal más gran­de cono­ci­do que cami­nó sobre la Tierra».

«El regis­tro de sau­ró­po­dos tita­no­sau­rios de gran tama­ño ha sido tra­di­cio­nal­men­te extre­ma­da­men­te frag­men­ta­rio, aun­que los des­cu­bri­mien­tos recien­tes de taxo­nes más com­ple­tos han reve­la­do infor­ma­ción ana­tó­mi­ca sig­ni­fi­ca­ti­va que antes no esta­ba dis­po­ni­ble debi­do a ses­gos de conservación».

El hallaz­go pro­por­cio­na a los paleon­tó­lo­gos una mayor com­pren­sión de la apa­ri­ción de dino­sau­rios sau­ró­po­dos gigan­tes, de cómo evo­lu­cio­na­ron y cómo vivieron.

Pare­ce que nume­ro­sas espe­cies de sau­ró­po­dos vivían una jun­to a la otra, lo que sugie­re que ocu­pa­ron dife­ren­tes roles en la red ali­men­ta­ria, dije­ron los científicos.

«El espé­ci­men aquí repor­ta­do sugie­re fuer­te­men­te la coexis­ten­cia de los tita­no­sau­rios más gran­des y media­nos con reba­qui­sáu­ri­dos de tama­ño peque­ño (una fami­lia de dino­sau­rios sau­ró­po­dos) al comien­zo del Cre­tá­ci­co Supe­rior en la pro­vin­cia de Neu­quén, lo que indi­ca una supues­ta par­ti­ción del nicho».

Los dino­sau­rios sau­ró­po­dos algu­na vez estu­vie­ron muy exten­di­dos, y se han encon­tra­do res­tos fosi­li­za­dos en todos los con­ti­nen­tes de la Tie­rra, inclui­da la Antártida.

Cuan­do los pri­me­ros paleon­tó­lo­gos estu­dia­ron por pri­me­ra vez los hue­sos de estos enor­mes dino­sau­rios duran­te el perío­do vic­to­riano, común­men­te se pen­sa­ba que debi­do a su tama­ño, las espe­cies de sau­ró­po­dos eran en gran par­te ani­ma­les que vivían en el agua; sin embar­go, inves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res reve­la­ron las adap­ta­cio­nes que per­mi­tie­ron que estas enor­mes cria­tu­ras vivie­ran en la tie­rra. Estos inclu­yen un sis­te­ma de sacos de aire, cuya exis­ten­cia se indi­ca median­te hen­di­du­ras y cavi­da­des en la mayor par­te de las vér­te­bras, y hue­sos neu­má­ti­cos, hue­cos, simi­la­res a los de las aves actua­les, que ali­ge­ra­ban sus enor­mes extremidades.

El ani­mal más gran­de que jamás haya exis­ti­do sigue sien­do la balle­na azul, que pue­de alcan­zar un tama­ño máxi­mo de 33.5 metros de lar­go y pesar 173 toneladas.

Fuen­te: https://​www​.inde​pen​den​tes​pa​nol​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​c​i​e​n​c​i​a​/​d​i​n​o​s​a​u​r​i​o​s​-​f​o​s​i​l​e​s​-​a​r​g​e​n​t​i​n​a​-​c​r​i​a​t​u​r​a​-​m​a​s​-​g​r​a​n​d​e​-​t​i​e​r​r​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​p​a​t​a​g​o​n​i​a​-​b​1​7​8​8​9​4​4​.​h​tml, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *