Ecua­dor. Un camino pla­ga­do de incóg­ni­tas ante la cita electoral

Por Pablo Jofre Leal. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de enero de 2021.

El pue­blo ecua­to­riano tie­ne cita con las urnas. El 7 de febre­ro pró­xi­mo, este país sud­ame­ri­cano, debe­rá ele­gir un nue­vo pre­si­den­te, en un mar­co nacio­nal y glo­bal afec­ta­do por la pan­de­mia del Covid 19 y una pre­si­den­cia, admi­nis­tra­da por Lenin Moreno con un 90% de des­apro­ba­ción ciu­da­da­na y una pobla­ción, que según datos de empre­sas encues­ta­do­ras, en un 40% no ha deci­di­do su voto.

Elec­cio­nes que se pre­sen­tan con un núme­ro récord de aspi­ran­tes (16) y esti­ma­das las más con­vul­sio­na­das des­de el retorno a la demo­cra­cia en Ecua­dor el año 1979. Situa­ción deri­va­da de tres hechos fun­da­men­ta­les y ya resuel­tos, pero que deja­ron las aguas polí­ti­cas, en este país del cen­tro de Suda­mé­ri­ca muy agi­ta­das: la posi­ble par­ti­ci­pa­ción del ex pre­si­den­te Rafael Correa el cual fue defi­ni­ti­va­men­te inha­bi­li­ta­do. En segun­do lugar, la posi­bi­li­dad que la fór­mu­la con­for­ma­da por Andrés Arauz Galar­za y Car­los Rabas­call del Movi­mien­to Unión Por la Espe­ran­za (UNES), apo­ya­da por el ex pre­si­den­te Correa, pudie­ra ser fre­na­da legal­men­te en sus aspi­ra­cio­nes a com­pe­tir. A lo que sumo las acu­sa­cio­nes con­tra la fór­mu­la ultra­de­re­chis­ta alian­za con­ser­va­do­ra CREO-PSC, con­for­ma­da por el empre­sa­rio Gui­ller­mo Las­so (1) final­men­te la deci­sión del CNE que dejó fue­ra de las pape­le­tas a la pre­si­den­cia al bino­mio del Movi­mien­to Jus­ti­cia Social, con­for­ma­da por el empre­sa­rio Álva­ro Noboa y Gino Cor­ne­jo, una deci­sión car­ga­da de polé­mi­ca (2) y que según el aná­li­sis polí­ti­co ecua­to­riano, con­sen­sua­ba la idea que era el úni­co capaz de opo­ner­se con fuer­za al bino­mio de Arauz-Rabascall.

En este esce­na­rio, Esta­dos Uni­dos, a pesar de tener sus pro­pias y enor­mes difi­cul­ta­des polí­ti­cas inter­nas, ha aumen­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la pre­sión sobre aque­llos esta­dos de Amé­ri­ca Lati­na cuyos líde­res del ala pro­gre­sis­ta tra­ta­ron e inten­tan cons­truir una polí­ti­ca inter­na y exter­na más sobe­ra­na y ale­ja­da de los influ­jos nega­ti­vos de Washing­ton. Léa­se Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua entre otros some­ti­dos a polí­ti­cas de máxi­ma pre­sión por las admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses. En el caso del régi­men esta­dou­ni­den­se, diri­gi­do por el agó­ni­co man­da­ta­rio Donald Trump ha brin­da­do a las auto­ri­da­des actua­les ecua­to­ria­nas la opor­tu­ni­dad de con­cre­tar una alian­za de mutuo bene­fi­cio. Un gobierno pre­si­di­do por Lenin Moreno, que ayu­do a dete­ner al fun­da­dor de Wiki­leaks Julian Assan­ge, en la Emba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres a cam­bio de blan­quear los deli­tos finan­cie­ros de Moreno, tan­to en el plano local como los millo­nes de dóla­res depo­si­ta­dos por él y tes­ta­fe­rros fami­lia­res y socios en paraí­sos fis­ca­les con­fir­man­do su polí­ti­ca de dar un paso ade­lan­te en bene­fi­cio pro­pio y dos atrás en des­me­dro del Ecuador.

La pro­tec­ción dada a Moreno por Washing­ton es la mis­ma dada al can­di­da­to de la dere­cha Gui­ller­mo Las­so, empre­sa­rio y due­ños de hol­ding finan­cie­ros, entre ellos el Ban­co Gua­ya­quil cuyos prin­ci­pa­les ingre­sos se invier­ten en empre­sas inmo­bi­lia­rias, fidu­cia­rias y empre­sas off sho­re, lo que le per­mi­te elu­dir obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias y posi­bi­li­ta la libre extrac­ción de capi­tal. Es la para­do­ja De los can­di­da­tos como este ban­que­ro, pla­ga­do de dis­cur­sos alti­so­nan­tes de defen­sa de la patria y dota­dos de un ver­bo nacio­na­lis­ta, que en cam­bio bus­can su res­guar­do finan­cie­ro allen­de sus fron­te­ras nacio­na­les. Esta situa­ción de depó­si­tos en paraí­sos fis­ca­les hubie­se ser­vi­do, por si sólo, para impe­dir la can­di­da­tu­ra de Las­so pero, como can­di­da­to de Washing­ton, cuen­ta con todo el blin­da­je que dicho país otor­ga a sus incon­di­cio­na­les y ser­vi­do­res sin remilgos.

Resul­ta obs­ceno que la pre­si­den­cia del Ecua­dor se esté dis­cu­tien­do con un Gui­ller­mo Las­so que ade­más es fun­da­dor de 49 empre­sas Off Sho­re ubi­ca­das, prin­ci­pal­men­te, en las Islas Cay­man don­de des­ta­ca el gru­po de empre­sas de Andean Invest­ment cuyo capi­tal pasó de un millón de dóla­res el año 1999 a 31 millo­nes de dóla­res en el 2001. En Pana­má, a su vez, posee fon­dos depo­si­ta­dos bajo el nom­bre de empre­sas como Cor­po­ra­tion Mul­tibg, Banish Hol­ding SA, Brot­gers Invest­ment Ltda. Si nos tras­la­da­mos a Esta­dos Uni­dos y en espe­cí­fi­co el Esta­do de Flo­ri­da, don­de sue­len cam­pear los polí­ti­cos de dere­chas que esca­pan de gobier­nos pro­gre­sis­tas y apro­ve­chan las ven­ta­jas finan­cie­ras que da Esta­dos Uni­dos, Gui­ller­mo Las­so, su her­ma­na, sus hijos, otros fami­lia­res y tes­ta­fe­rros, sólo en este esta­do tie­nen regis­tra­das 29 empre­sas bajo el logo de “Nora” y “Male­na” de los cua­les quin­ce empre­sas del gru­po Nora: Invest­ment LLC, Invest­ment Dos LLC, Invest­ment Doce LLC y algu­nas del gru­po Male­na: Uno LLC, US LLC, cuen­tan con un patri­mo­nio inmo­bi­lia­rio que supera los 23 millo­nes de dólares.

Las acu­sa­cio­nes con­tra Las­so son de cali­bres mayo­res que las que pesan con­tra el actual man­da­ta­rio, el con­ver­so Lenin moreno, quien es sin­di­ca­do como pro­pie­ta­rio de cuen­tas off sho­re don­de tam­bién se vin­cu­la a par­te de su fami­lia, como es el caso de su her­mano Edwin Moreno. Ante la Fis­ca­lía Anti­co­rrup­ción de Madrid, Lenín Moreno fue acu­sa­do por el dipu­tado Ronny Alea­ga, del par­ti­do Revo­lu­ción Ciu­da­da­na, del expre­si­den­te Rafael Correa, de haber incu­rri­do en “posi­bles deli­tos come­ti­dos como aso­cia­ción ilí­ci­ta, lava­do de acti­vos, cohe­cho y pecu­lio”. La denun­cia de Alea­ga dice rela­ción con la aper­tu­ra de una socie­dad en el paraí­so fis­cal de Beli­ce con el nom­bre de la empre­sa off sho­re INA Inves­ment, en honor de las tres hijas del man­da­ta­rio: Iri­na, Cris­ti­na y Kari­na, lo que habría ori­gi­na­do un enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, que inclui­ría una lujo­sa man­sión en la ciu­dad de Ali­can­te Espa­ña. Todo ello efec­tua­do a nom­bre de Lenin Moreno por su her­mano, Edwin Moreno Gar­cés, quien habría actua­do de testaferro.

Muy pocas certezas

El pano­ra­ma para el 7 de febre­ro es aún muy incier­to, con una fuer­te cam­pa­ña con­tra el correís­mo, en que a pesar de estar inha­bi­li­ta­do, la influen­cia de Rafael Correa se deja sen­tir hacien­do un para­le­lo con Evo Mora­les en Boli­via, quien influ­yó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te para que el can­di­da­to del MAS fue­ra su ex Minis­tro de Eco­no­mía, Luis Arce Cata­co­ra, quien triun­fo por amplio mar­gen con­tra las fuer­zas de la dere­cha boli­via­na. En el caso de Ecua­dor, Andrés Arauz tam­bién fue minis­tro de Rafael Correa y a pesar de “tener aún con poco relie­ve a nivel regio­nal; sin embar­go, es cono­ci­do en su país, don­de fue minis­tro de Correa. Ade­más posee un amplio baga­je aca­dé­mi­co y en la actua­li­dad rea­li­za un doc­to­ra­do en eco­no­mía en la pres­ti­gio­sa Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co (UNAM). Blan­co, cate­drá­ti­co, insos­pe­cha­do de haber come­ti­do actos de corrup­ción”. La figu­ra de Correa des­pier­ta amo­res y odios sin inter­me­dios y en estos días el pro­pio CNE defi­nió que todas las imá­ge­nes publi­ci­ta­rias de UNES debían sacar de sus imá­ge­nes al ex pre­si­den­te, inha­bi­li­ta­do políticamente.

Ecua­dor tie­ne desa­fíos de enor­me enver­ga­du­ra y que serán par­te del baga­je que debe­rá por­tar el pró­xi­mo gobierno tras los fra­ca­sos del gobierno de Moreno de dar­les solu­ción o con­ten­der con­tra ellos. Tal es el caso de la lucha con­tra la pan­de­mia del Covid 19 que ha gene­ra­do una catás­tro­fe sani­ta­ria, no sólo por el esca­so papel del esta­do en la lucha con­tra este fla­ge­lo, sino por las cifras que mues­tras esca­so núme­ro de ven­ti­la­do­res mecá­ni­cos, fra­ca­so de las polí­ti­cas de con­ten­ción, fal­ta de camas hos­pi­ta­la­rias, inclu­so las más sen­ci­llas y la toma de medi­das que impli­can un fuer­te freno a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca del país. El pro­pio Arauz sufrió el con­ta­gio del Covid 19.

Una intere­san­te opi­nión, al del direc­tor de la pla­ta­for­ma de inves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca Cen­tro de Dere­chos Eco­nó­mi­cos y Socia­les (CIDES) en Qui­to, Pablo José Itu­rrial­de seña­la, una serie de pun­tos que com­par­to ple­na­men­te y defi­nen una cam­pa­ña elec­to­ral ten­sio­na­da por el Covid 19 y los ata­ques al correis­mo “Noto tres par­ti­cu­la­ri­da­des polí­ti­cas en la actual elec­ción, lo pri­me­ro es el des­en­can­to gene­ral ante la polí­ti­ca elec­to­ral; de hecho, a un mes de la elec­ción entre el 40% y 50% de la socie­dad aún no ha deci­di­do su voto. En segun­do lugar, los comi­cios están sig­na­dos por la pros­crip­ción del movi­mien­to Revo­lu­ción Ciu­da­da­na. Hay una noto­ria per­se­cu­ción jurí­di­ca y un nota­ble cer­co mediá­ti­co con­tra el correís­mo; es más, todos los can­di­da­tos han coin­ci­di­do en ata­car con per­sis­ten­cia a Andrés Arauz. En ter­cer lugar, la elec­ción está mar­ca­da por el esta­lli­do social de octu­bre de 2019 y, dado el pro­ta­go­nis­mo del indi­ge­nis­mo en ese levan­ta­mien­to, por pri­me­ra vez el movi­mien­to Pacha­ku­tik es una impor­tan­te opción elec­to­ral con su pre­si­den­te Yaku Pérez. No se pue­de obviar tam­po­co el impor­tan­te pro­ta­go­nis­mo que ha ido adqui­rien­do la figu­ra de Xavier Her­baz de Izquier­da Demo­crá­ti­ca. Ambas agru­pa­cio­nes con más simi­li­tu­des que dife­ren­cias, pero que sue­len no unir­se en fun­ción de intere­ses, ren­ci­llas per­so­na­les y no el bien del país.

El esce­na­rio polí­ti­co ecua­to­riano, a pesar de las 16 fór­mu­las en dispu­ta sigue enca­jo­na­do por la ya vie­ja dispu­ta entre correís­mo y su antí­te­sis toda­vía y don­de gran par­te de los con­ten­dien­tes lan­zan sus dar­dos con­tra el bino­mio Arauz-Rabas­call. El desa­fío del correís­mo es triun­far en pri­me­ra vuel­ta, so pena de ver un ballo­ta­ge con una opi­nión uni­fi­ca­da gri­tan­do al uní­sono “todos con­tra el correís­mo”. Ade­más de triun­far en pri­me­ra vuel­ta se debe­ría triun­far por un amplio mar­gen para evi­tar que Lenin Moreno y los suyos lan­cen la mani­da acu­sa­ción res­pec­to a frau­de o impug­nen esa vic­to­ria bajo los más disí­mi­les argumentos.

Y hablo de una opo­si­ción uni­da a pesar que el movi­mien­to indi­ge­nis­ta Pacha­ku­tik, que pare­cie­ra estar más cer­cano a la posi­cio­nes del correís­mo ha sido esqui­vo en esa Uni­dad. El pro­pio Itu­rral­de nos da luces del por qué no se ha logra­do la unión con esta fuer­za que per­mi­ti­ría pen­sar en un triun­fo sin dis­cu­sión algu­na “La unión no fue posi­ble por­que, pri­me­ro, duran­te la déca­da pasa­da el boom de los com­mo­di­ties gene­ró una exa­cer­ba­ción del mode­lo eco­nó­mi­co extrac­ti­vis­ta, al que Correa adhi­rió, y que pre­ci­pi­tó ade­más cho­ques y con­flic­tos entre el Esta­do y los movi­mien­tos socia­les. Pero, en segun­do lugar, hay una razón más his­tó­ri­ca y pro­fun­da: el pro­yec­to plu­ri­na­cio­nal de los pue­blos indí­ge­nas tie­ne una mira­da del país dife­ren­te a la matriz nacio­nal y popu­lar, que hoy repre­sen­ta el correís­mo. El indi­ge­nis­mo no solo se pre­sen­ta como anti­neo­li­be­ral, sino como un pro­yec­to anti­co­lo­nial”. A pesar de este pesi­mis­mo hay algu­nos indi­cios que seña­lan algún tipo de acer­ca­mien­to, que per­mi­ta pen­sar en una alian­za estra­té­gi­ca. Por el bien de Ecua­dor y Suda­mé­ri­ca tal hecho sería de enor­me importancia.

Los aná­li­sis del correís­mo y aque­llos con­sul­ta­dos por este cro­nis­ta argu­men­tan que la posi­ción de la pobla­ción indí­ge­na ecua­to­ria­na (como suce­dió bajo el gobierno de Rafael Correa) podría comen­zar a mejo­rar de nue­vo, bus­car solu­cio­nes efec­ti­vas y medu­la­res a sus pro­ble­mas socia­les, así como tam­bién el tema de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca en el poder, temas de creen­cias inclui­das, lo que avi­zo­ra que la Repú­bli­ca del Ecua­dor tra­ta­ría de vol­ver a un camino de esta­bi­li­dad y desa­rro­llo pro­gre­si­vo que bajo el man­da­to de Lenin Moreno sufrió un pro­ce­so de dis­ca­pa­ci­dad, de echar a andar el país, de levan­tar­lo de su silla, que más allá de difi­cul­ta­des moto­ras sumer­gió al país en pro­ble­mas mora­les. No en bal­de se ha con­vo­ca­do para el día 28 de enero pró­xi­mo una movi­li­za­ción nacio­nal con­tra Moreno y su labor nefas­ta para el país, que inclu­ye pro­tes­tas por el tema pen­sio­nes y la idea de aumen­tar los años para jubi­lar­se y opo­ner­se a la even­tual pri­va­ti­za­ción de las áreas estra­té­gi­cas del Esta­do, entre otras, el petró­leo, la tele­fo­nía, la mine­ría y las empre­sas eléctricas.

Cedi­do por www​.segun​do​pa​so​.es

1. Se ha con­sig­na­do en diver­sos medios perio­dís­ti­cos, tan­to de Ecua­dor como del extran­je­ro que Gui­ller­mo Las­so (que se pre­sen­ta a su ter­cer inten­to pre­si­den­cial) esta­ría impe­di­do de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes por tener víncu­los con paraí­sos fis­ca­les. Acu­sa­ción que fue dese­cha­da por el Con­se­jo nacio­nal Elec­to­ral por fal­ta de prue­bas pero, sin haber pro­fun­di­za­do mucho en labo­res inves­ti­ga­ti­vas. Por su par­te la Alian­za UNES de Arauz y Cara­ball debió sor­tear las acu­sa­cio­nes por la pre­sen­ta­ción de Arauz de una licen­cia de iden­ti­dad que no es la suya y tener que sacar a Rafael Correa, por la inha­bi­li­ta­ción de 8 años que pesa sobre el ex man­da­ta­rio por acu­sa­cio­nes de soborno.

2. La can­di­da­tu­ra del sem­pi­terno can­di­da­to Álva­ro Noboa gene­ró una situa­ción que los medios deno­mi­na­ron de impas­se jurí­di­co que inclu­so dejó la impre­sión de las pape­le­tas elec­to­ra­les sin el nom­bre de Noboa en ellas gene­ran­do dudas sobre la pro­pia ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Con­se­jo nacio­nal Elec­to­ral (CNE). Cua­tro d ellos cin­co miem­bros de este Con­se­jo fue­ron des­ti­tui­dos por un juez del lla­ma­do Tri­bu­nal Con­ten­cio­so Elec­to­ral. Esto, por no aca­tar una reso­lu­ción que per­mi­tía a un can­di­da­to par­ti­ci­par en las elec­cio­nes pese a no haber cum­pli­do todos los requi­si­tos de pos­tu­la­ción a tiem­po, como fue el caso de Noboa del movi­mien­to Jus­ti­cia Social, que ha sig­ni­fi­ca­do un par de meses de con­tro­ver­sias que siem­bra dudas sobre la pro­pia legi­ti­mi­dad de los comicios.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *