Cuba. Home­na­je, en la san­gre de Rober­to Diago

Por Mari­bel Acos­ta Damas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de enero de 2021.

Un perio­dis­ta euro­peo, de izquier­da por más señas, me ha preguntado

hace unos días: “¿Exis­te una cul­tu­ra lati­no­ame­ri­ca­na?” Conversábamos,

como es natu­ral, sobre la recien­te polé­mi­ca en torno a Cuba,

que aca­bó por enfren­tar, por una par­te, a algu­nos intelectuales

bur­gue­ses euro­peos (o aspi­ran­tes a ser­lo), con visi­ble nos­tal­gia colonialista;

y por otra, a la pla­na mayor de los escri­to­res y artis­tas latinoamericanos

que recha­zan las for­mas abier­tas o vela­das de coloniaje

cul­tu­ral y polí­ti­co. La pre­gun­ta me pare­ció reve­lar una de las raíces

de la polé­mi­ca, y podría enun­ciar­se tam­bién de esta otra manera:

“¿Exis­ten ustedes?”

Ensa­yo Cali­ban, Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar, 1971

Home­na­je: Expo­si­ción dedi­ca­da a Juan Rober­to Dia­go Que­rol, artis­ta insig­ne de la van­guar­dia cuba­na del siglo XX, leyen­da del arte cubano. Otro Dia­go, su nie­to, Juan Rober­to Dia­go Durruthy, artis­ta cubano con­tem­po­rá­neo y tam­bién impres­cin­di­ble en el arte de la isla, pen­sa­dor, lucha­dor anti­rra­cis­ta; dia­lo­ga des­de el hoy con su abue­lo y el tiem­po de la Cuba que trans­cu­rre… ¿Cómo vini­mos a parar de isla a nación?

Mari­bel Acos­ta- Home­na­je es esta expo­si­ción… En la Gale­ría Villa Manue­la de la Unión de Escri­to­res y Artis­tas de Cuba (UNEAC).

Rober­to Dia­go–  Es un home­na­je a mi abue­lo por sus cien años de vida cum­pli­da. Es algo fami­liar y cer­cano. Mi abue­la me edu­có para ver­me a mí en él. O a él en mí…

MA– Tú has dicho otras veces que tu voca­ción por el arte venía de tu abue­la, de lo que fue sem­bran­do en ti…

RD– Sí, fue mi abue­la quien me toma­ba de la mano y me lle­va­ba los sába­dos a los círcu­los de inte­rés del Museo Nacio­nal de Bellas Artes. Allí cono­cí a Oscar Morri­ña, a Mer­ce­des Peña­ran­da… Así fue todo. ¡Yo que­ría era ser pelo­te­ro! ¡Ima­gí­na­te! naci­do y cria­do en el barrio haba­ne­ro de Pogo­lot­ti. Y ella, mi abue­la, poco a poco… todos los sába­dos me lle­va­ba al museo y me habla­ba del mun­do que vivió al lado de mi abue­lo, al lado de sus padres… Era la hija de José Urfé, uno de los gran­des del dan­zón en Cuba. Eso me fue con­for­man­do como hom­bre, como artista…

MA– Tú de un modo u otro has pasa­do la vida home­na­jean­do a tu abuelo…en esa espe­cie de puen­te de con­ti­nui­dad con la obra de un hom­bre, un gran artis­ta que murió muy joven…

RD- 34 años… no lle­gó a los 35 años…

MA-¿Qué dis­tin­gue este home­na­je a ese de la vida que le has hecho siempre?

RD- He teni­do dos mues­tras con obras de él, El negro y el puro, en la sede de la revis­ta Revo­lu­ción y Cul­tu­ra, en el Museo pro­vin­cial de Cama­güey y en ferias de arte. En Chica­go se orga­ni­zó una mues­tra, en Pit­ts­burg en Esta­dos Uni­dos… Lam, mi abue­lo y yo… y des­pués yo decía: … ¡pero tie­ne que estar Men­di­ve! ¡No pue­de faltar!

Auto­rre­tra­to.

Para esta expo­si­ción en los cien años de mi abue­lo, lo úni­co que tra­je de él fue su auto­rre­tra­to y un retra­to que le hizo la pin­to­ra Loló Sol­de­vi­lla, quien fue su gran ami­ga. Y lo demás son pie­zas ale­gó­ri­cas… Mira, este es el prin­ci­pio de la mues­tra, casi fren­te a la puer­ta de la gale­ría… Es el paño mági­co, que con­du­ce al res­to de la obra, que hil­va­na la mues­tra… Y es que a la hora de curar la mues­tra Vir­gi­nia Alber­di, la cura­do­ra y direc­to­ra de esta gale­ría, esco­gió más pie­zas pero el espa­cio siem­pre dic­ta la últi­ma palabra…

MA- ¿Y cómo con­cep­to, este home­na­je qué es?… ¿dón­de via­ja en sus ideas…?

RD- No que­ría pasar por alto los cien años de mi abue­lo por­que el vie­jo está un poco olvi­da­do… las nue­vas gene­ra­cio­nes cono­cen de él muy poco y enton­ces me dije: voy a poner a hil­va­nar las pie­zas sobre él, el auto­rre­tra­to y el retra­to de Loló, con un con­jun­to de pie­zas mías… y ese es mi homenaje…

MA- ¿Tú sien­tes que eres mejor artis­ta que tu abuelo?

RD- No. Para nada, para nada… En arte nadie es mejor que nadie por­que el arte es muy libre… unos pue­den apos­tar por una cosa, otros por otra… y cuan­do alguien me ha dicho a mí la obra tuya sí, la de tu abue­lo no, de hecho has­ta me he moles­ta­do… Esas son pos­tu­ras de mer­ca­de­res, díga­se gale­ris­tas, cura­do­res e intere­ses espu­rios… no… no… no… Mi abue­lo hizo en su épo­ca lo que tuvo que hacer y yo estoy hacien­do en la mía lo que ten­go que hacer… creo yo…

MA- Tú no eres un hom­bre que se pavo­nea… ¿cómo haces para poner a dia­lo­gar esa acti­tud que se per­ci­be y el ego pro­pio de los artistas?

RD- Hay un pata­kí yoru­ba, yo más bien le lla­mo filo­so­fía afri­ca­na, que dice: Si no sabes hacia dón­de vas, mira para atrás para que sepas de dón­de vie­nes… Y yo ven­go de la nada… de una fami­lia negra de cla­se media. Mi abue­la era maes­tra, que per­dió a su espo­so, mi abue­lo Dia­go, a los trein­ta y cua­tro años, que se que­dó con dos niños… que luchó mucho para for­mar a mi padre perio­dis­ta y a mi tía inge­nie­ra fores­tal… mi mamá, bió­lo­ga… y eso se logró luchan­do, luchan­do… y lo que he apren­di­do de la fami­lia es que la vida es el día a día… Eso de pen­sar los pro­yec­tos hechos es vani­dad. La vida es el día a día, poco a poco… No somos dio­ses ¡Oja­lá! Yo siem­pre le digo a mi equi­po de tra­ba­jo, ¡Oja­lá yo tuvie­ra una vari­ta mági­ca para ven­cer al tiem­po, a las difi­cul­ta­des!, esas que a los huma­nos nos hacen huma­nos… Mira aho­ra mis­mo, con esta pan­de­mia… por un lado es malo por­que mucha gen­te ha muer­to, pero por otro lado, nos ha pues­to en nues­tro jus­to lugar. Somos seres huma­nos… la enfer­me­dad no cree en cosas como que si el blan­qui­to es mejor que el negri­to o si el negri­to tie­ne una deter­mi­na­da pos­tu­ra con el blan­qui­to… Ya ves, somos seres huma­nos, tene­mos que cui­dar­nos… y que­rer­nos, por­que todos somos pol­vo… Yo pro­ven­go de una tra­di­ción que me tras­cien­de… que es la escue­la cuba­na de arte, que es antiquísima…

MA- … Reco­rra­mos la expo­si­ción des­de el principio…

RD- Esta pie­za es Paños mági­cos. Es una for­ma de ren­dir cul­to al paño que te pone el Baba­la­wo cuan­do lle­gas a la este­ra y te tiras y te con­sul­tas… Era sacar del espa­cio ritual ese paño que está en el piso… voy a mag­ni­fi­car­lo a tra­vés de mi crea­ción… Está hecho de peda­zos de made­ra este tra­ba­jo… Igual defino “mi tra­ba­jo”, no mi obra por­que con­si­de­ro que la obra es el con­jun­to de tra­ba­jos a tra­vés del tiem­po… y me fal­ta mucho tiem­po… Este paño lo hago con recor­te­ría, con cosas que encuen­tro… Una de las carac­te­rís­ti­cas de mi tra­ba­jo es esa… salir y bus­car cosas que supues­ta­men­te han per­di­do el valor… reva­lo­ri­zar­las y reac­tua­li­zar­las…. De ahí sale mi trabajo.

Paños mági­cos.

MA– ¿Y este paño mági­co que sig­ni­fi­ca para ti?

RD- Es una ola, es el mar… ¡son tan­tas cosas! Con mi tra­ba­jo yo tam­bién quie­ro que el públi­co inter­ac­túe, que le pon­ga la otra mitad que lle­va. No me gus­tan los dis­cur­sos cerra­dos. Me gus­ta que el públi­co inter­pre­te el tra­ba­jo por­que así dia­lo­ga, crea…

MA- A mí este paño se me pare­ce un poco a Cuba…

RD- Eso es lo intere­san­te del tra­ba­jo artís­ti­co, que es polisémico…

MA- Es la ola que se tuer­ce, lle­na de peque­ñas sal­pi­ca­du­ras de espu­ma y de lo que trae el mar y el tiem­po… y que se pare­ce un poco al deve­nir de la isla…

RD– Sí. No te voy a qui­tar tu lec­tu­ra… para nada…

MA– Nos move­mos a este tra­ba­jo…. Hom­bre de lucha

Hom­bre de lucha.

RD- Es el tipo de indi­vi­duo que yo repre­sen­to, que me carac­te­ri­za y que tra­ba­jo des­de hace tiem­po… es el ros­tro más­ca­ra. Es el indi­vi­duo que te mira, te reta con su mira­da. No habla por­que no tie­ne boca. Le han roba­do el dis­cur­so pero así y todo se impo­ne… con las cade­nas de la escla­vi­tud que yo las con­vier­to en colla­res reli­gio­sos que muchos usa­mos… yo se lo pon­go siem­pre en el cue­llo y hago la inter­pre­ta­ción de los colla­res de los san­tos… Tie­ne una car­ga sim­bó­li­ca: la reli­gio­si­dad… rojo y negro es Ele­guá… el niño tra­vie­so de la reli­gión yoru­ba que abre los cami­nos. Y siem­pre vas a ver que es un tra­ba­jo frag­men­ta­do, es el mun­do roto, el pan­afri­ca­nis­mo… Áfri­ca que vive fue­ra de Áfri­ca… vive en el Cari­be, en Euro­pa, en Asia…

MA– ¿Y eso cómo lo ves en Cuba?

RD- Igual… tene­mos un país ultra afri­ca­ni­za­do… noso­tros somos afri­ca­ni­za­dos des­de el len­gua­je, de muchas mane­ras; musi­cal­men­te, la culi­na­ria… Recuer­do que una vez un fes­ti­val culi­na­rio en Expo­cu­ba… y a mí me daba gra­cia por­que la comi­da era pla­ta­ni­to fri­to, con­grí, pollo en fri­ca­sé… ¡y yo decía… jaja­ja!!!! ¿Y esto? ¡Esto es lo que come­mos todos los días! Y me res­pon­die­ron: ¿Pero se te olvi­dó que eran las negras las que coci­na­ban? ¡Ah bueno!!!!! Yo me reía por­que decía ¡Esto es Cuba! ¡Somos tan afri­ca­nos que no los sabemos!

MA-¿Des­de tu mira­da del afri­ca­nis­mo, cómo crees que ha con­tri­bui­do a la con­for­ma­ción de nación en Cuba?

RD- Cien­to por cien­to. Como dije­ra Fer­nan­do Ortiz, sin el negro no hubie­ra Cuba. Somos una mez­cla… Fíja­te, en oca­sio­nes yo adop­to una pos­tu­ra de resis­ten­cia por­que afri­cano no soy. Cuan­do he esta­do en Áfri­ca me doy cuen­ta de que no soy afri­cano… A veces uno por roman­ti­cis­mo o por recrear­se un mun­do roto que no cono­ció, que pudo haber sido pero no es, enton­ces uno tira mucho hacia allá. Pero soy cubano, ten­go una heren­cia afri­ca­na pero ten­go muchí­si­mo de espa­ñol. De hecho hablo cas­te­llano… mis ideas se expre­san en mi len­gua… A veces les digo a algu­nos cole­gas… Sí… Sí… sua­ve con tema de la resis­ten­cia. Es cier­to que hay injus­ti­cias pero somos lo que somos. No es ese pasa­do el que vivi­mos. Ese pasa­do nos legó algo…

MA- Es como expre­sa el Cali­ban de Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar… Con la len­gua que nos legó el con­quis­ta­dor Prós­pe­ro hici­mos la patria…. ¿Tú te lo has leído?

RD- ¡Cla­ro! ¿Con quién habla­ba hace poco de eso? No he deja­do de som­brar­me de la edad en que Reta­mar escri­bió ese ensa­yo… Yo lo leí muy joven, esta­ba en la Base Aérea de San Anto­nio de los Baños pasan­do el Ser­vi­cio Mili­tar cuan­do leí Cali­ban… De eso se tra­ta ese ensa­yo, de pura resis­ten­cia… Sí, Sí… deci­si­vo… ¡jaja­ja­ja­ja yo soy un negro ilustrado….jajajaja….!!!!!

MA- Cali­ban es pre­ci­sa­men­te eso… el sím­bo­lo de la resis­ten­cia… Decía Cali­ban que con las pro­pias herra­mien­tas que le die­ra Prós­pe­ro para la injus­ti­cia, se las apro­pió para la lucha por jus­ti­cia. ¿Cómo lo miras tú en tu con­cep­to de vida y en tu ima­gi­na­rio de Cuba?

RD-Como El sue­ño del pon­go del escri­tor peruano José María Arguedas…

Y así pasa­ron varios días, has­ta que una tar­de, a la hora del rezo habi­tual, cuan­do el corre­dor esta­ba reple­to de la gen­te de la hacien­da, el pon­go le dijo a su patrón: “Gran señor, dame tu licen­cia; padre­ci­to mío, quie­ro hablar­te” (…) Cuan­do le tocó su turno al pon­go, San Fran­cis­co orde­nó a un ángel vie­jo: “Oye vie­jo. Emba­dur­na el cuer­po de este hom­bre­ci­to con el excre­men­to que hay en esa lata que has traí­do: (…) Has­ta allí pare­cía que esa era la jus­ta retri­bu­ción de ambos y así cre­yó enten­der el hacen­da­do, que escu­cha­ba aten­to tal rela­to. Sin embar­go, el pon­go advir­tió rápi­da­men­te que allí no ter­mi­na­ba la his­to­ria, sino que San Fran­cis­co, lue­go de mirar fija­men­te a ambos, orde­nó que se lamie­ran el uno al otro, en for­ma len­ta y por mucho tiem­po. El vie­jo ángel reju­ve­ne­ció y que­dó vigi­lan­do para que la volun­tad de San Fran­cis­co se cumpliera…

JMA

RD- … Es que los inte­lec­tua­les cari­be­ños de la negri­tud, todos aque­llos que estu­dia­ron en París como Frantz Fanon, Aimé Césai­re… todos pro­fun­da­men­te anti­co­lo­nia­les, defen­die­ron el mis­mo con­cep­to de la resis­ten­cia… Sin embar­go, en Cuba lamen­ta­ble­men­te con­vi­ve un pen­sa­mien­to retró­gra­do que no quie­re que se hable de esto… En Cuba se han gana­do muchas cosas, eso no se pue­de negar… pero de esto hay que hablar…

MA– Es intere­san­te que en Cuba no se dice afro­cu­bano, sino cubano…

RD- Sí, por­que a pesar de todos los pro­ble­mas de nues­tro país, hay una dig­ni­dad que tie­ne el negro en Cuba que no la tie­ne en muchos luga­res. Me ha pasa­do en Esta­dos Uni­dos, en Fran­cia, en otros sitios en que he con­vi­vi­do con comu­ni­da­des negras. Los negros allí no miran a los ojos del otro y cuan­do me ven a mí, cómo yo me lle­vo con todo el mun­do o cómo se lle­van los blan­cos cuba­nos con­mi­go, dicen… ¿pero cómo es eso? Y yo digo, pero es que noso­tros los cuba­nos somos así… Ten­go una anéc­do­ta en Sudá­fri­ca con el artis­ta José Bedia en que fui­mos a un baño y le dicen a Bedia, ¡pasa! Y a mí no me deja­ban… y Bedia dijo ¿cómo que a él no? ¡Aquí ori­na­mos todos o mea­mos en la calle! jaja­ja­ja­jaj­ja… La gen­te no entien­de eso… Cuba es otra cosa… Por eso me encan­ta Cuba…

MA- ¿Y tú, negro cubano, cómo te sien­tes? ¿Negro, cubano, afrocubano…?

RD- Yo me sien­to un hom­bre. Yo he tra­ta­do de reba­sar esas auto­li­mi­ta­cio­nes. Yo me sien­to un hom­bre… y te veo a ti como una mujer, no como una blan­qui­ta… jajajajaj

MA- ¿Eso tú lo cons­truis­te a lo lar­go de tu vida?

RD- Sí, sí… lo tuve que cons­truir… mi fami­lia tam­bién con­tri­bu­yó a eso por­que des­de que eres niño, la socie­dad te seña­la con pre­jui­cios… ¡Ay que negri­to más lin­do! ¡Qué negri­to más edu­ca­do! En Cuba no se dice ¡Qué blan­qui­to más edu­ca­do! Sin embar­go, se dice ¡Qué negri­to más edu­ca­do! Por­que siem­pre se remi­te al con­cep­to blan­co… Mira, hay una fra­se que a mí no me gus­ta mucho, que se emplea a menu­do, por­que somos racis­tas incons­cien­te­men­te… La fra­se eso es deni­gran­te, que eti­mo­ló­gi­ca­men­te sig­ni­fi­ca, cosa de negro… Enton­ces se uti­li­za para deva­luar… Y no… ¡el espa­ñol es tan rico y tie­ne tan­tas pala­bras….! ¿Por qué usar esa? Se que­dó en el habla, como el mula­to, el hijo de la mula… las muje­res blan­cas que sus mari­dos tenían hijos con las negras y salió aquel que era lla­ma­do hijo de la mula, la que no fue al pese­bre a ver al niño Jesús… hoy es algo incor­po­ra­do, natu­ra­li­za­do… pero esos fue­ron los orígenes…

MA- ¿Cómo com­bi­nas sen­tir­te un HOMBRE con tu acti­vis­mo visi­ble y mili­tan­te con­tra el racismo?

RD- Ten­go que tener ese acti­vis­mo. Ten­go hijo, ten­go hijas y soy un ser humano… A lo mejor si hubie­ra sido rubio y retró­gra­do no fue­ra par­te de esa lucha, no tuvie­ra este pen­sa­mien­to… pero No, no… ¿Por qué mi pelo no es bueno, por qué pasas…? Como me dijo una vez una doc­to­ra… ¡por­que esas pasas estánnnnnn…! Y yo le dije… No doc­to­ra… ese no es un tér­mino correc­to… eso es des­pec­ti­vo… ñata, bem­ba… estos son mis labios y mi nariz es mi nariz… Enton­ces esos atri­bu­tos de la esté­ti­ca blan­ca que quie­ren impo­ner, no se pue­den per­mi­tir. Recuer­do un artícu­lo en el perió­di­co Tra­ba­ja­do­res don­de entre­vis­ta­ban a una tra­ba­ja­do­ra negra que decía ¿Por qué la empre­sa Suchel Cama­cho no coge tam­bién emble­mas de la mujer negra para el cham­pú, para el jabón….? Cuan­do ves la ima­gen de la cos­mé­ti­ca, es blan­ca; niños blan­cos… en un país afro­ca­ri­be­ño como el nues­tro es muy triste…

MA- ¿En ese sen­ti­do cómo miras la Cuba de hoy?

RD- Tene­mos que seguir dan­do la bata­lla por­que a tra­vés de los medios se cons­tru­ye una sub­je­ti­vi­dad, a tra­vés de una tele­no­ve­la, del cine, de la pren­sa impre­sa… y si solo ves blan­cos y en los luga­res pro­ta­gó­ni­cos… eso es lo que quie­res ser… Mi hija quie­re ser Rapun­zel, el per­so­na­je del cuen­to infan­til que tie­ne el pelo muy lar­go y lacio… me dice que quie­re ser ella y se pone una toa­lla para tener el pelo lar­go… y le ten­go que decir…!nooooooooooooooo!!!! … y eso crea trau­ma… En Esta­dos Uni­dos hay estu­dios impor­tan­tes del trau­ma… Aho­ra están estu­dian­do el ADN cul­tu­ral del trau­ma. Aquí, la inves­ti­ga­do­ra Gise­la Aran­dia vie­ne estu­dian­do tam­bién el trau­ma… por­que ya eso es gené­ti­co… es un mie­do incor­po­ra­do gene­ra­ción tras gene­ra­ción…. Hay que qui­tar ese las­tre para real­men­te vivir en una socie­dad libre. No pue­de haber- y más en el caso de Cuba- un socia­lis­mo prós­pe­ro con esos prejuicios.

MA- ¿Tú crees que en ese sen­ti­do ha habi­do retro­ce­sos en la Cuba de hoy?

RD- La socie­dad es una cosa, los deci­so­res hablan de ter­mi­no­lo­gías eco­nó­mi­cas y cifras y creen muchas veces que ya resol­vie­ron el pro­ble­ma. Fue algo que Fidel Cas­tro reco­no­ció que no se había resuel­to… En el libro Cien horas con Fidel de Igna­cio Ramo­net, Fidel dijo: Es un pro­ble­ma sub­je­ti­vo y eso no es fácil de erra­di­car. Tie­ne que haber una polí­ti­ca con­cre­ta, como se ha hecho con­tra la homo­fo­bia, tam­bién en el caso de la vio­len­cia con­tra la mujer. Tie­ne que haber una polí­ti­ca, un depar­ta­men­to real que atien­da el pro­ble­ma. No sola­men­te aquí en la UNEAC en la Comi­sión Apon­te con inte­lec­tua­les, don­de todos sabe­mos del tema, habla­mos y de ahí no sale… Este es un tema polí­ti­co, de la calle. Tie­ne que salir del con­tex­to de espa­cio cerrado…

MA- ¿El ser par­te de una mili­tan­cia acti­va con­tra el racis­mo no podría deve­nir posi­cio­nes tan racis­tas como las que son el pun­to de partida?

RD- No. Hay una defi­ni­ción cla­ra. El racis­mo vie­ne del poder, no del apa­lea­do. El apa­lea­do pue­de estar resen­ti­do, doli­do, pero no pue­de adop­tar una posi­ción racis­ta por­que no te sir­ve como con­cep­to… Aun­que qui­sie­ra ser racis­ta, no pue­do. No ten­go el poder de deci­sión. El poder es blan­co, nos gus­te o nos dis­gus­te. Aho­ra hay un deba­te tre­men­do sobre lo que pasó en el Capi­to­lio en los Esta­dos Uni­dos… Con el movi­mien­to de las vidas negras no impor­tó. Allí estu­vo el ejér­ci­to, gases lacri­mó­ge­nos… Sin embar­go, en torno al movi­mien­to de apo­yo a Trump, fue lo con­tra­rio, ¡has­ta los poli­cías tomán­do­se sel­fies….! Por­que al final lo sien­ten, son así, es un poder anti negro…

MA- ¿Pero así es inexo­ra­ble­men­te el poder?

RD- No tie­ne que ser así pero es la reali­dad… es lo que exis­te ante nues­tros ojos…

MA- ¿Cómo lo miras en Cuba?

RD- Es dife­ren­te. Aquí gra­cias a Dios tuvi­mos un Fidel Cas­tro que dijo en mar­zo de 1959 en una de sus alo­cu­cio­nes, que ese era tal vez el pro­ble­ma más difí­cil a resol­ver… Sin embar­go, curio­sa­men­te este tema no lo men­cio­nó en el pro­gra­ma del Moncada…Estuvieron los pro­ble­mas de la edu­ca­ción, la salud, la tie­rra… Cier­to que eran líneas más gene­ra­les pero inme­dia­ta­men­te des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción reco­no­ce que tal vez sea el pro­ble­ma más difí­cil de resolver…

Chi­ri­bo­ga

Suel­ta mi trenza/​para que dance/​en el moja­do viento…/ Vue­la, bai­lo­tea, /​con asus­ta­das alas/

y al revolotear/​revela su ori­gen africano.

Nancy More­jón

MA- …. Aho­ra nos acer­ca­mos al abue­lo Rober­to Dia­go miran­do la sala o el paño… o la entra­da de la calle… como les gus­ta hacer a los cuba­nos… ¿Cómo te lo ima­gi­nas, al abuelo?

Paños mági­cos.

RD- ¡Ima­gí­na­te tú! ¡Fue­ron tan­tas anéc­do­tas! Que si lo mata­ron, que si se cayó del bal­cón… que si esta­ba con una mucha­cha espo­sa del inten­den­te de la poli­cía… Yo estu­ve allí, en Balles­ta no. 6 en Madrid… ¡y nada el pobre! Se chi­vó… pero dejó una luz en mi ambien­te fami­liar muy boni­ta, ade­más que él mis­mo fue el hijo de Vir­gi­lio Dia­go, ¡el pri­mer vio­lín de la sin­fó­ni­ca! ¡…jaja­ja­ja la fami­lia es fuer­te! Hay un libro de per­so­na­li­da­des de la fami­lia cuba­na don­de la mía apa­re­ce dos veces, por Dia­go y por Urfé… y ade­más se con­fun­die­ron en la foto­gra­fía de mi abue­lo y pusie­ron la mía jaja­ja­ja­jaj… y yo dije… No impor­ta. Sir­ve. Esta­mos aquí.

MA- Y esta pie­za tuya… Es par­te de la serie Des­de el silen­cio… este es el Dia­go de la resistencia….

Des­de el silencio.

RD- Cuan­do vas a muchos barrios pre­ca­rios verás que las cer­cas son de latón. Se va colo­can­do un latón a con­ti­nua­ción del otro… Cuan­do veía eso me decía: El artis­ta Richard Serra pone sus meta­les… ¡y qué va!!!! ¡Mira lo mío aquí…!!!

MA- Tú has dicho que tú empe­zas­te a uti­li­zar este tipo de mate­ria­les en los 90…

RD- Esto venía muy bien a mi for­ma de crear…. En los años ante­rio­res a los 90 en las escue­las tenía­mos todo tipo de mate­ria­les para tra­ba­jar… el cam­bio fue tre­men­do en los 90 y había que seguir crean­do, yo nun­ca he para­do… y empe­cé con este tipo de mate­ria­les, usan­do cemen­to, car­to­nes… Hay un movi­mien­to que es el arte pove­ra o arte pobre, que sus­ten­ta el uso de este tipo de mate­ria­les como reac­ción a la socie­dad indus­trial… y me dije… yo por dere­cho no, por izquier­do lo tomo de mi reali­dad que es lo que ten­go a mano… y a par­tir de ahí, ¡a expre­sar­me! No podía dejar de hacer­lo y me ha veni­do muy bien….

MA- ¿Y por qué no lo aban­do­nas­te nun­ca más?

RD- ¡Es que toda­vía hay tan­to que decir!!! Cuan­do haces un pro­yec­to se te ocu­rre otro y otro… y no he podi­do salir de este con­cep­to… toda­vía ten­go boce­tos y pro­yec­tos para hacer…

MA- ¿Y al uti­li­zar estos mate­ria­les, al aso­mar­te a esta for­ma de crear que vie­ne de mirar la reali­dad, cam­bias­te tú?

RD- La mira­da y la socie­dad pue­den cam­biar… y la mane­ra de mirar­la… uno se rein­ter­pre­ta pero en esen­cia que­da ese núcleo que es como el esti­lo de la escri­tu­ra… pasan los años pero va que­dan­do tu hue­lla y tu caligrafía…

MA- Aho­ra tú tie­nes recur­sos, podrías usar otros materiales…

RD- No. Este modo de hacer me lle­na y ten­go muchas cosas que decir a par­tir de ahí…

MA- ¿Cuá­les?

RD- Aho­ra con lo que está pasan­do… con los movi­mien­tos de la reali­dad, ahí están las fuen­tes… Con lo que está pasan­do en Cuba, el tema de las des­igual­da­des me preo­cu­pa mucho en Cuba… La fami­lia que está bien, con bue­na vivien­da, con reme­sas… y es que la reme­sa es fun­da­men­tal­men­te blan­ca. De eso se hizo un estu­dio y ese es el resul­ta­do… Ima­gi­na un mucha­cho que entró a la uni­ver­si­dad… ¡por­que la Revo­lu­ción le ha dado la opor­tu­ni­dad a todos de lle­gar a los sitios pero si detrás no hay con­du­mio, te que­das…! Inves­ti­ga­cio­nes des­pués de los años 90 arro­ja­ron que todos vamos a la pri­ma­ria, a la secun­da­ria que es obli­ga­to­ria pero a par­tir del pre­uni­ver­si­ta­rio se empie­zan a ver las dife­ren­cias… la fami­lia negra empie­za a bus­car carre­ras téc­ni­cas y ofi­cios para sus hijos…

MA- Aquel pro­yec­to de prin­ci­pios de los 2000 de la Bata­lla de ideas que tenía la uni­ver­sa­li­za­ción de la ense­ñan­za, tenía jus­ta­men­te ese sen­ti­do, de cerrar las bre­chas, de luchar con­tra el blan­quea­mien­to de la uni­ver­si­dad cuba­na… Un pro­yec­to de Fidel Castro…

RD-Ese fue un pro­yec­to de Fidel. Él esta­ba con­ten­tí­si­mo con una mucha­cha de Guan­tá­na­mo que tenía dos hijos, y cómo esa mucha­cha salió ade­lan­te con el apo­yo que se le esta­ba dan­do… Pero es duro. La reali­dad es dura…

MA- Yo di cla­ses en ese pro­yec­to, a jóve­nes del muni­ci­pio 10 de octu­bre… fui pro­fe­so­ra… casi toda mis alum­nos eran negros o blan­cos humil­des, o mucha­chas divor­cia­das y con hijos… y a la gran mayo­ría de ellos los vi graduarse…

RD- Ahí está lo que vale­mos noso­tros. Cuan­do yo hago mi tra­ba­jo con el gre­mio, con jóve­nes les digo…. ¿qué es para ti mejor, estar en pri­sión per­dien­do tu juven­tud o estu­diar duran­te 7 años? Y me res­pon­den… No… no padrino… estu­diar… Es que me dicen Padrino o Papá… Y les digo que hay que esfor­zar­se… Y recuer­do aho­ra cuan­do Fidel me pre­gun­tó una vez que cómo yo había lle­ga­do a ser el artis­ta que era… Yo le hablé de mi fami­lia… y me dijo ¡Ves que la edu­ca­ción es impor­tan­te!!!! Así mis­mo. Mi abue­la es mi luz, mi abue­lo mi guía espi­ri­tual… mi fami­lia toda… negros inte­lec­tua­les unos, otros tenían un ofi­cio, lucha­ron mucho…El papá de mi abue­la era zapa­te­ro pero no dejó de hacer exce­len­tes dan­zo­nes… Hay que echar palan­te… A veces yo les digo a todos mis cole­gas y her­ma­nos de raza… Si no apro­ve­cha­mos lo que nos dejó Fidel esta­mos jodi­dos… ¡por­que este país ten­drá millo­nes de pro­ble­mas, pero hay una can­ti­dad de escuelas!!!!

Un eco de un eco

Nada más que una marim­ba, /​un gua­sá, un bombo/

y la asti­lla de un grito/​para poner el cielo/​al nivel de mis pies.

/​Sube un temblor/​asentado/​en la raíz misma/​de mi ancestro.

Nancy More­jón

MA- Este es el retra­to de Loló… ¡Era lin­do Dia­go abue­lo! ¿eh?

RD- Sí. Era un negro tipo­so… jaja­ja­jaj Este retra­to siem­pre estu­vo en casa…

MA- …. El poder de tu alma… ¡Esta es una obra bellísima!!!!

El poder de tu alma.

RD- Esta serie vie­ne de una expo­si­ción para el cen­tro Wifre­do Lam. Ahí me adap­té a la expo­si­ción que había esta­do antes… Se había expues­to la colec­ción de Ella Cis­ne­ros y las pare­des habían sido pin­ta­das de negro por­que ella expu­so mucho video y me ser­vía esa base que había para un con­cep­to esce­no­grá­fi­co… Y tra­ba­jé El poder de tu alma con el con­cep­to de la dei­dad yoru­ba Obba­ta­lá, que es el color blan­co como refe­ren­cia jugan­do con el pei­na­do y el que­loi­de. Lo inter­pre­ta­ba en este tipo de pie­za semi abs­trac­ta que tie­ne toda la car­ga con­cep­tual detrás, jugan­do tam­bién con la som­bra que me da la luz…

MA– El que­loi­de es una cons­tan­te en tu tra­ba­jo… es trans­ver­sal… inclu­so, cuan­do uno mira los lato­nes… en todas par­tes están…

RD- Es que en nues­tra raza una de las carac­te­rís­ti­cas, por la mela­ni­na, es que cual­quier heri­da deja una cica­triz muy fuer­te… y en la escla­vi­tud, cuan­do daban lati­ga­zos a los escla­vos esa hue­lla que­da­ba en la espal­da… de ahí que yo me apro­pie de eso para inter­pre­tar para que a par­tir de ese len­gua­je la gen­te vaya enten­dien­do el pro­ble­ma de la racia­li­dad, unas veces con gra­fi­tos y tex­tos… otras no…

MA- Tú te has refe­ri­do varias veces al con­cep­to raza… pero las razas no exis­ten… es una cons­truc­ción sociocultural…

RD- Es cier­to…. Recuer­do cuan­do era joven que leía El enga­ño de las razas de Fer­nan­do Ortiz… Sí. La raza es una cons­truc­ción socio­cul­tu­ral pero des­gra­cia­da­men­te se cons­tru­ye para unas cosas y se decons­tru­ye para otras… Es así. Las razas no exis­ten pero cuan­do coges el car­né de iden­ti­dad están datos como color de la piel… es una for­ma sutil de exclusión…

Pre­so.

MA- Estoy de acuer­do. Pien­so que ano­tar color de la piel, raza etc… es una for­ma de para­me­trar… (nos move­mos a otra pie­za…)… ¿Esta es una espal­da lle­na de que­loi­des, ver­dad? ¿Se le pue­de pasar la mano al cuadro?…

RD- ¡Sí, cla­ro….! Cuan­do vi la pelí­cu­la 12 años de escla­vi­tud a mí me impac­tó mucho y me dije que tenía que hacer una pie­za así… ten­go que hacer­me una espal­da… ¿Sabes…? lo úni­co que no se nos olvi­da­ba a noso­tros los negros jóve­nes cuan­do íba­mos al barrio del Veda­do era el car­né de iden­ti­dad… el negro y el car­né tene­mos un trauma…

MA- …Lle­ga­mos al final de la gale­ría… Esta obra es inmen­sa de hon­du­ra… Un bar­co me tra­jo. En mi opi­nión, en esta serie está la sín­te­sis de todos tus con­cep­tos de isla, de racia­li­dad, de cubanidad…

Un bar­co me trajo.

RD- Cuan­do yo ter­mi­né de leer al des­ta­ca­do inte­lec­tual cubano Elías Entral­go hace años, me iden­ti­fi­qué mucho con su refe­ren­cia de que el blan­co vino a bus­car for­tu­na y al negro lo tra­je­ron… Es la dis­pa­ri­dad de cómo lle­ga­mos al terru­ño; unos que vinie­ron a hacer for­tu­na y otros traí­dos a la fuer­za… Y a par­tir de ahí, Entral­go desa­rro­lla todo su con­cep­to de la cuba­ni­dad… Otro autor que creo impres­cin­di­ble para abor­dar el sur­gi­mien­to de la nación es Wal­te­rio Car­bo­nell con un libro que debe­ría ser obli­ga­do estu­diar, Crí­ti­ca: Cómo Sur­gió la Cul­tu­ra Nacio­nal… Y otros como Moreno Fra­gi­nals y su obra El inge­nio, que debe­ría ser libro de cabe­ce­ra para saber cómo la pro­duc­ción azu­ca­re­ra nos hizo Cuba. Como dicen los vie­jos, sin azú­car no habría país… Es impre­sio­nan­te cómo inter­vi­nie­ron ahí las fuer­zas, los bra­zos, los sue­ños… Enton­ces, un bar­co me tra­jo… Y heme aquí, hecho poe­sía, hecho hombre…

MA- ¿Para ti qué es Cuba?

RD- Cuba es amor y dolor… Es como cuan­do estás con una novia o un ami­go, a quien le pides más y más y ver más allá de lo que hay… ¡En Cuba yo qui­sie­ra ver tan­tas cosas!!!! Soy un suje­to social vivo, actuan­te, qui­sie­ra ver a mi país como pro­ce­so ter­mi­na­do… pero te das cuen­ta que es poco a poco… que es el día a día… ¡qué es una nación muy joven y zoque­ta! ¡por­que a lo lar­go de tan­tos años crear un pro­ce­so social con enemi­gos reales…!!!! Habla­mos del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y de los otros imperialismos…

MA– ¿Tú y tus ances­tros qué le augu­ran a Cuba?

RD- Que si no logra­mos la empa­tía entre todos lo per­de­mos todo por­que la injus­ti­cia es como un virus… se enmas­ca­ra, toma for­ma y pue­de derro­tar un pro­ce­so dejan­do atrás a los des­fa­vo­re­ci­dos… ese es el reto… hay que estu­diar todo aho­ra, los pre­cios, la vida de la gen­te, empo­de­rar más a los muni­ci­pios, al tra­ba­jo local… tene­mos que ser osa­dos, atre­vi­dos y como decía el Che, pode­mos equi­vo­car­nos, pode­mos meter la pata pero no las manos…

MA– Tú haces mucho tra­ba­jo social…

RD- Sí. Aho­ra mis­mo en Soroa don­de vivo lo estoy hacien­do. Lo hice en Tri­ni­dad, en Arro­yo Are­nas… El gran inte­lec­tual peruano meji­cano Juan Acha, decía que el inte­lec­tual lati­no­ame­ri­cano tenía que ser un hace­dor. Sí, por­que aquí tene­mos que hacer­lo todo… la escue­la euro­pea lo tie­ne todo nor­ma­do des­de su euro­cen­tris­mo. Noso­tros tene­mos que hacer y ayu­dar a las nue­vas gene­ra­cio­nes… hay que pre­pa­rar a ese públi­co… Allá en Soroa todos han vis­to un piano… hay una pro­fe­so­ra de piano que lle­vo todos los mar­tes y los jue­ves a dar cla­ses a los niños… En artes plás­ti­cas toda­vía no… Quie­ro empe­zar a hacer cerá­mi­ca, es una zona don­de hay mucho barro, zona de anti­guos cafe­ta­les fran­ce­ses cuyas casas seño­ria­les se cons­tru­ye­ron con el barro del lugar… allí tam­bién se hace car­bón por­que es una región fores­tal muy rica, y ten­go la inten­ción de en el pro­ce­so de la que­ma del car­bón poner la cerá­mi­ca en el cen­tro, que es una téc­ni­ca muy pare­ci­da a la téc­ni­ca cerá­mi­ca del raku.

MA- Detrás de cada pie­za, de cada tra­ba­jo tuyo, hay letras… muchos susu­rros de libros, de lec­tu­ras… ¿qué pre­fie­res leer?

RD- Poe­sía… Es que el ensa­yo trae siem­pre pos­tu­ras ¡y la poe­sía es tan abier­ta! Y para diver­tir­me mi escri­tor de cabe­ce­ra es el cubano Samuel Fei­jó… y me gus­ta mucho la poe­sía Alek­sandr Ser­gué­ye­vich Push­kin tra­du­ci­da por Samuel Fei­jó que tam­bién fue un gran tra­duc­tor… Fue un hom­bre genio, llano, de pue­blo… Y me gus­ta mucho tam­bién Eli­seo Diego…

MA-¿Te intere­sa la poe­sía negra cubana?

RD- Cuan­do habla­mos ya del negris­mo, me intere­sa por ejem­plo José Zaca­rías Tallet… pero pre­fie­ro ir más allá… Me que­do con Nico­lás Gui­llén por la sono­ri­dad, es un son cuan­do lo lees… hay que hacer­lo en voz alta para sen­tir­lo… Sin embar­go, de Gui­llén me gus­ta más su poe­sía social…

MA- ¿Y el soni­do en tu obra?

RD- Siem­pre está… Cuan­do pin­to, cuan­do tra­ba­jo escu­cho jazz… como uti­li­zo tex­tos en mis pie­zas, pre­fie­ro escu­char músi­ca sin tex­tos por­que sin que­rer se invo­lu­cran en el tra­ba­jo que hago…

MA- ¡Y qué raro que no hayas hecho tra­ba­jo con soni­dos pro­pia­men­te para cons­truir tus piezas…!

RD- He esta­do gra­ban­do soni­dos en París, en La Haba­na, en Roma, en don­de­quie­ra que lle­ga­ba, para hacer una espe­cie de soni­dos del mun­do… pero son pro­yec­tos ambi­cio­sos que hay que cons­truir poco a poco… Na… Hago como hizo Víc­tor Hugo, voy guar­dan­do la idea y des­pués al cabo del tiem­po cuan­do sea que sal­ga, sale… Siem­pre pro­yec­to boce­tos… ando con mi agen­di­ta y voy escri­bien­do y pen­sa­do en ideas, cómo hacer­las… y así voy per­fi­lan­do el pro­ce­so creativo…

MA- Tú eres un hom­bre más bien ais­la­do, es como si mira­ras el mun­do des­de lejos…

RD- ¿Qué pasa? Empie­za el mer­ca­do, la crí­ti­ca… y son cosas que se cue­lan en tu reali­dad… no todos los días, sino cada diez minu­tos… ¡y enton­ces hay que tomar dis­tan­cia por­que la vida es tan bre­ve…! Para mí lo más impor­tan­te es mi fami­lia y mi entorno… por eso hay una expre­sión que yo he usa­do que es mi lugar en el mun­do… y estar tran­qui­lo. El gale­ris­ta cubano Luis Miret, que en paz des­can­se, me decía Tran­qui­lino

MA- Tran­qui­lino San­da­lio fue un gran sabio arte­mi­se­ño… mi terru­ño también…

RD- Bueno, yo lo ado­ro… el mogo­te que está fren­te a mi casa en Soroa fue él quien lo nom­bró… Y José Mar­tí lo lla­mó sabio… fue agri­men­sor, des­cu­brió los peces cie­gos, habla­ba muchos idio­mas y fue un gran inves­ti­ga­dor autodidacta…

MA- Tú tie­nes varios hijos…

RD- Tres hijos, el varón es más gran­de, estu­dia vio­lín… actual­men­te es pro­fe­sor en la escue­la ele­men­tal de músi­ca Pau­li­ta Con­cep­ción… Está hacien­do allí el ser­vi­cio social… en la mis­ma escue­la don­de yo estu­die… mi hija estu­dia che­lo y la más peque­ñi­ta estu­dia en su escue­la en la mon­ta­ña y jun­to al res­to de los niños en las cla­ses de piano que se dan allí dos veces a la semana…

MA- Y a esas hijas hem­bras, por­que siguen sien­do las muje­res las de las gran­des bata­llas… ¿qué les deseas para la vida?

RD- Que sean autó­no­mas, que luchen por ellas, que apren­dan todo lo que pue­dan, que sean úti­les, que nos sean obje­tos de nadie y que sean felices…

MA- ¿Tú eres romántico?

RD- Hay quien dice que es un cli­ché… pero sí. Yo me con­si­de­ro un román­ti­co. ¡Llo­ro y todo a veces con tele­no­ve­las! Jaja­jaj Pero….

MA- Miran­do la pie­za Lo que tra­jo el bar­co… ese bar­co que tra­jo, ese, el que vino hacia aquí, en aquel tiem­po, con aque­llos escla­vos y un futu­ro pin­ta­do… ¿aho­ra qué misión ten­dría ese barco?

Un bar­co me trajo.

RD- A la gene­ra­ción acti­va nos toca hacer del bar­co, un bar­co moral, no solo para Cuba, sino para muchas nacio­nes… por­que hemos demos­tra­do al mun­do que sí se pue­de…. Ape­nas con nada… ¡por­que si te pones a pen­sar en Cuba, en esta isli­ta, tan peque­ña, de poca pobla­ción… y todo lo que se está hacien­do!!! Tam­bién están los desa­fíos y los tro­pe­zo­nes… ¡se hacen tan­tas cosas que unas salen bien y otras salen pési­mas…! es un gran bar­co y tene­mos que ir con una línea y seguir pro­po­nién­do­nos metas, pero que poda­mos tocar con nues­tras manos… a veces los sue­ños los pone­mos tan altos que solo vemos el cie­lo… hay que hacer día a día… Aho­ra en el cam­po en que todas las maña­nas ten­go que echar­le la comi­da a los pollos, cul­ti­vo tam­bién un peda­zo de tie­rra en que ten­go mis vege­ta­les… te das cuen­ta de que es el día a día… y lo impor­tan­te que es que llue­va, pero que llue­va con mesu­ra por­que si llue­ve mucho se echa a per­der la cose­cha… si hay mucho vien­to se secan los cul­ti­vos y la tie­rra se pone dura… he apren­di­do el pro­ce­so del cui­da­do, de cul­ti­var, de levan­tar­te tem­prano… del día a día por­que cuan­do en el cam­po pier­des el rit­mo del día lo per­dis­te todo… Eso me ayu­da mucho para la crea­ción por­que tra­ba­jo allí con la luz del día… Eso es lo mis­mo para una nación…

MA– ¿Y aho­ra en qué estás trabajando?

RD- Tra­ba­jo en una nue­va serie… Me gus­ta con­fron­tar las series que voy haciendo…

MA- ¿Y esta serie de qué es?

RD- No, no… si te lo digo… Cuan­do estés ahí, lo verás… verás el pro­ce­so y habla­mos… Eso se lo ten­go pro­me­ti­do tam­bién a Nancy More­jón que es una escri­to­ra que leo mucho su obra… es una gran ensa­yis­ta pero sobre todo la poe­sía de ella me fascina…

MA-¿Crees que el arte avizora?

RD- Sí, sí, sí… por­que el artis­ta tie­ne un nivel de sen­si­bi­li­dad… es una espon­ja, un niño que reco­ge todo y a par­tir de ahí crea… la reali­dad se impo­ne pero hay un sis­te­ma de co-crea­ción, de tomar ele­men­tos que al final siem­pre te remi­ten a la reali­dad… una reali­dad tami­za­da, inter­pre­ta­da poé­ti­ca­men­te… pero está ahí la reali­dad… Cuan­do en el mun­do polí­ti­co no se habla­ba de los pro­ble­mas medioam­bien­ta­les, los artis­tas avi­zo­ra­ban ya que la tie­rra nece­si­ta­ba paz y des­can­so… esa liber­tad solo la pue­de atra­par el arte… y aun­que pue­de no ser enten­di­do en su momen­to, tie­ne la posi­bi­li­dad del redes­cu­bri­mien­to… ese es el poder del arte…

MA- ¿Tú haces gui­ños a la reali­dad o la miras con los ojos abiertos?

RD- Yo miro a la reali­dad de fren­te, sin mie­do… lo que te gus­ta y no te gus­ta hay que ver­lo… ana­li­zas los pro­ce­sos de por qué son así… Mira, cuan­do tie­nes hijos, en el caso de la racia­li­dad te das cuen­ta de que las niñas empie­zan a hacer cier­to recha­zo a cosas ele­men­ta­les… Uno dice por qué… en el caso de las niñas negras el tema del pelo es muy fuer­te… Solo una for­ma, una mane­ra de ser bella… te tie­nes que ver así… y el reto es hacer­las enten­der que hay otras mane­ras y otras belle­zas… ¡pero es tre­men­do!!! Esas son realidades…los mode­los de belle­za, de éxi­to… Cuba hacía muñe­cas mes­ti­zas her­mo­sas… Ya no… Y lo que no asu­mi­mos noso­tros, lo asu­men otros en los espa­cios de cons­truc­ción de sím­bo­los… Tene­mos que ser cau­te­lo­sos, no ir a los esque­mas para ver cómo logra­mos influir en nues­tras comu­ni­da­des, cómo tra­ba­jar con los niños, con la juven­tud, con las nue­vas gene­ra­cio­nes… para ir de for­ma sutil… no impo­nien­do… pero hay que dar el ejem­plo, estar ahí mano a mano… ni des­de un buró ni des­de un pleno de la UNEAC… Tene­mos que robar­nos la calle… nuestra…

Y así podremos

pre­pa­rar­nos para entrar sin temor en la ame­na­za­da casa del futuro,

aun­que ella no sea aún la Hou­se Beau­ti­ful que qui­so Wal­ter Pater;

debe­mos pre­pa­rar­nos para entrar en esa casa hecha de tiem­po y esperanza,

a cuya edi­fi­ca­ción fue­ron dedi­ca­das las vidas y las muertes

de hom­bres y muje­res como Ernes­to Che Gue­va­ra, el más calibanesco

de los Arie­les que per­so­nal­men­te he cono­ci­do y ama­do. Si luchamos

jun­tos con valor, inte­li­gen­cia, pasión y com­pa­sión a fin de merecerlo,

en tal casa, para glo­sar a Herá­cli­to el Oscu­ro y a San­ta Tere­sa la iluminada,

tam­bién esta­rán los Dioses.

Cali­ban, Rober­to Fer­nán­dez Retamar

Fuen­te: Cuba Perio­dis­tas – Fotos: Yai­mí Ravelo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *