Argen­ti­na. Infla­ción como expre­sión del poder

Por Julio Gam­bi­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de enero de 2021.

La infla­ción es una mani­fes­ta­ción del poder, del poder que tie­nen los que pue­den incre­men­tar los pre­cios de los bie­nes y ser­vi­cios que se ofre­cen en el mer­ca­do. Solo “pue­de” aumen­tar pre­cios el que “pue­de”, no el que quie­re, para ser más pre­ci­sos, el que tie­ne el poder de hacer­lo. Cual­quie­ra me dirá que la ase­ve­ra­ción es una tau­to­lo­gía y cla­ro, solo pue­de el que pue­de. Vale pen­sar si la mayo­ría de las per­so­nas pue­den defen­der sus ingre­sos incre­men­tan­do su fuen­te de gene­ra­ción de ingre­sos; caso de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res. No, no pue­den, inclu­so aque­llos que están den­tro de con­ve­nios colec­ti­vos de tra­ba­jo, que, aun nego­cian­do ingre­sos, no siem­pre le ganan a la carre­ra entre pre­cios y salarios.


El sala­rio es tam­bién un pre­cio. Ape­nas un cuar­to de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra pue­de nego­ciar su ingre­so sala­rial bajo la moda­li­dad de la nego­cia­ción colec­ti­va, por lo que la mayo­ría de la fuer­za de tra­ba­jo no está com­pren­di­da en esas nego­cia­cio­nes colec­ti­vas. La mayo­ría de la fuer­za labo­ral pier­de en la puja dis­tri­bu­ti­va, con su pre­cio con ten­den­cia a la baja con­tra el pro­me­dio de los pre­cios de su canas­ta de con­su­mo en alza, espe­cial­men­te los ali­men­tos. Es simi­lar lo que ocu­rre con la masa labo­ral jubi­la­da, sea la fór­mu­la de actua­li­za­ción que se apli­que, siem­pre pier­den con­tra la canas­ta de con­su­mo de las y los mayo­res. No es dife­ren­te de quie­nes viven de pla­nes o bene­fi­cios socia­les. Entre tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras regu­la­res e irre­gu­la­res, jubi­la­das y jubi­la­dos más perceptores/​as de bene­fi­cios socia­les, remi­ti­mos a la mayo­ría de per­so­nas que viven de ingre­sos fijos, deva­lua­dos ante la infla­ción de precios.

Se tra­ta de una carre­ra des­igual por la apro­pia­ción del Ingre­so, base indis­pen­sa­ble para el acce­so al mer­ca­do de bie­nes y ser­vi­cios para satis­fa­cer nece­si­da­des his­tó­ri­ca­men­te deter­mi­na­das. Por eso el inte­rro­gan­te es si alguien gana con la infla­ción, o si todas/​os per­de­mos. Cla­ro que hay ganadores/​as, y son bene­fi­cia­rios del alza pro­me­dio de los pre­cios quie­nes pue­den defen­der el pre­cio del bien o ser­vi­cio de su fuen­te prin­ci­pal y/​o regu­lar de sus ingre­sos. Los ingre­sos son esen­cial­men­te el sala­rio, la ganan­cia (indus­trial, comer­cial, finan­cie­ra) y la ren­ta; sub­je­ti­va­da en las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res (sala­rio), las pro­pie­ta­rias y pro­pie­ta­rios de medios de pro­duc­ción (ganan­cia) y los propietarios/​as de la tie­rra (ren­ta). Alu­di­mos a la fór­mu­la tri­ni­ta­ria en que dis­tri­bu­ye el pro­duc­to social­men­te gene­ra­do. Para la eco­no­mía tra­di­cio­nal, el Ingre­so es la expre­sión idén­ti­ca del Pro­duc­to. El pro­duc­to es igual al Ingre­so, por lo que el equi­va­len­te del Pro­duc­to se expre­sa en la tota­li­dad de los sala­rios, de las ganan­cias en sus dis­tin­tas for­mas, y de la ren­ta del sue­lo, petro­le­ra, minera.

Ahí pode­mos enten­der el por qué la defen­sa del pre­cio inter­na­cio­nal en el mer­ca­do interno que sos­tie­nen los gran­des expor­ta­do­res de com­mo­di­ties. Las com­mo­di­ties son pro­duc­tos cuyo pre­cio se esta­ble­ce inter­na­cio­nal­men­te con indi­fe­ren­cia del cos­to de pro­duc­ción local. El petró­leo, la soja, el maíz, o el oro, entre otros pro­duc­tos mer­can­cías tie­nen pre­cio inter­na­cio­nal, con inde­pen­den­cia de su mayor o menor cos­to de pro­duc­ción local. Las gran­des empre­sas que con­tro­lan la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de las prin­ci­pa­les com­mo­di­ties que hacen a la pro­duc­ción en la Argen­ti­na y en cual­quier terri­to­rio, defien­den su capa­ci­dad de obte­ner ingre­sos (ganan­cias o ren­ta), sea por que actúan en el mer­ca­do de mane­ra mono­pó­li­ca y esta­ble­cen pre­cios por sí mis­mos, o por­que aún, exis­tien­do “pre­cios regu­la­dos”, tie­nen capa­ci­dad para inci­dir sobre el ente regu­la­dor, que es el pro­pio Esta­do capi­ta­lis­ta, que por defi­ni­ción, está al ser­vi­cio del régi­men del capi­tal. En todo caso, tie­ne la capa­ci­dad de “com­pen­sar” con polí­ti­cas palia­ti­vas de con­ten­ción del con­flic­to social.

Pre­cios y pro­duc­to es lo que está en deba­te, con un 2020 don­de la capa­ci­dad de pro­du­cir cayó entre un 11 y un 12%, un dato a veri­fi­car. Según el pro­yec­to de Pre­su­pues­to 2021, la esti­ma­ción era de ‑12,1% y para varios orga­nis­mos inter­na­cio­na­les ron­da entre ‑10% y ‑12%. El pro­duc­to fue menor que en el 2019, no hay dudas, y por ende, los ingre­sos a repar­tir fue­ron meno­res. Si el ingre­so es igual al pro­duc­to y éste fue menor que el año ante­rior por la rece­sión, la de arras­tre del macris­mo y la resul­tan­te por efec­to pan­de­mia, los ingre­sos a repar­tir fue­ron meno­res. Eso no quie­re decir que la mer­ma se dis­tri­bu­yó equi­ta­ti­va­men­te entre propietarios/​as de medios de pro­duc­ción y propietarios/​as de fuer­za de tra­ba­jo. La mer­ma de los ingre­sos exa­cer­bó la puja dis­tri­bu­ti­va a favor de la ganan­cia y la ren­ta, en con­tra de los ingre­sos fijos. El resul­ta­do es la mayor con­cen­tra­ción del ingre­so entre los/​as menos que son propietarios/​as de los medios de pro­duc­ción y en con­tra de los/​as más, que solo son propietarios/​as de su fuer­za de tra­ba­jo. Agre­gue­mos que la fuer­za de tra­ba­jo no siem­pre encuen­tra deman­da en el mercado.

En esta con­di­ción es que el Esta­do capi­ta­lis­ta inten­ta con­te­ner el con­flic­to social y apli­ca polí­ti­cas socia­les masi­vas. Se tra­ta de una polí­ti­ca glo­bal, caso de EEUU, que en diciem­bre 2020 anun­ció un plan de sub­si­dios millo­na­rios de 900.000 millo­nes de dóla­res, para las fami­lias y empre­sas con pro­ble­mas. Aho­ra, en enero, el pre­si­den­te elec­to enun­cia un paque­te de estí­mu­lo para sacar al país de la peor cri­sis des­de 1930 por 1,9 billo­nes de dóla­res, y así con­te­ner la deman­da de los sec­to­res más per­ju­di­ca­dos en momen­tos en que recru­de­ce la pan­de­mia por el coro­na­vi­rus y los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de des­ace­le­ra­ción y desempleo.

La infla­ción remi­te a los pre­cios y su evo­lu­ción, y estos se expli­can en torno a la ley del valor, la que expli­ca esen­cial­men­te el inter­cam­bio de equi­va­len­tes en el capi­ta­lis­mo. Una ley del valor aso­cia­da a la pro­duc­ción mer­can­til capi­ta­lis­ta, median­te la cual el capi­tal subor­di­na a la fuer­za labo­ral en el pro­ce­so de pro­duc­ción del exce­den­te que es apro­pia­do por los pro­pie­ta­rios de medios de pro­duc­ción, median­te ganan­cias y renta.

Esto que esen­cial­men­te rige para cual­quier país capi­ta­lis­ta se agi­gan­ta como pro­ble­ma en dispu­ta y por ende en la suba de pre­cios ante los lími­tes para ejer­cer el poder de una frac­ción domi­nan­te, caso recien­te del con­flic­to por el cie­rre tem­po­ral de las expor­ta­cio­nes de maíz. Fue­ron sec­to­res del poder los que empu­ja­ron el loc­kout agra­rio para defen­der el pre­cio inter­na­cio­nal del maíz en el mer­ca­do local, pero tam­bién fue­ron otros sec­to­res del poder agra­rio, en todo caso, agra­rio-indus­trial los que acor­da­ron el moni­to­reo con el gobierno e hicie­ron evi­den­te los lími­tes al poder de la SRA y el sec­tor más tra­di­cio­nal de la bur­gue­sía oli­gár­qui­ca en la Argen­ti­na. Cla­ro que tam­bién inter­vie­ne la capa­ci­dad de dispu­tar con­sen­so social, medios de comu­ni­ca­ción median­te, amplian­do el espa­cio de la dispu­ta de sen­ti­dos, con­tri­bu­yen­do a gene­rar con­fu­sión sobre las cau­sas de la infla­ción en el país, una de las más ele­va­das del mun­do. De hecho, diciem­bre cerró con un 4% de infla­ción y un 36,1% para todo el año, menor que el 53,1% del 2019, pero deja un piso de acu­mu­la­ción para el 2021 que acre­cien­ta las preo­cu­pa­cio­nes en cues­tión de dis­tri­bu­ción del ingre­so y de la riqueza.

¿Pue­de fre­nar­se la infla­ción en la Argen­ti­na o en otros paí­ses en don­de tam­bién es ele­va­da? No en vano, la infla­ción apa­re­ce en aque­llos paí­ses don­de la dispu­ta polí­ti­ca esta exa­cer­ba­da, caso de Vene­zue­la en la región. La res­pues­ta está en la polí­ti­ca y en la eco­no­mía, en un enfo­que de Eco­no­mía Polí­ti­ca y más aún, de crí­ti­ca a la “eco­no­mía polí­ti­ca” del capi­ta­lis­mo. Ello supo­ne la crí­ti­ca al orden eco­nó­mi­co y social y la pro­mo­ción de polí­ti­cas en con­tra y más allá del capi­ta­lis­mo, a favor del ingre­so fijo y en con­tra de la ganan­cia y la renta.

Cla­ro que eso supo­ne defi­nir un rum­bo de con­fron­ta­ción con el sen­ti­do común impe­ran­te. De lo con­tra­rio, la infla­ción solo podrá resol­ver­se cuan­do un gru­po del poder pue­da ter­mi­nar de impo­ner su lógi­ca pro­duc­ti­va. Es lo que siem­pre se dis­cu­tió en el país, en el 30 del siglo pasa­do con la incur­sión de los mili­ta­res vía gol­pes de Esta­do, reite­ra­do en varias oca­sio­nes has­ta la últi­ma del 76, con secue­las como la ley de enti­da­des finan­cie­ras que aun rige en el país, o la lógi­ca del sem­pi­terno endeu­da­mien­to públi­co para favo­re­cer la acu­mu­la­ción en el mun­do de la lógi­ca pro­duc­ti­va ges­ta­da en el país. Es lo que se dis­cu­tió en los 90 con la rup­tu­ra de la bipo­la­ri­dad y la inser­ción subor­di­na­da en la libe­ra­li­za­ción mun­dial de la mano del pero­nis­mo con Menem en la pre­si­den­cia, con­ti­nua­do por el radi­ca­lis­mo y el Fre­pa­so, en la Alian­za a fines de los 90 y reite­ra­do y poten­cia­do en el macris­mo entre 2015 y 2019. Son dispu­tas que gene­ran un sal­do de mayor pobre­za y pre­ca­rie­dad, don­de la infla­ción es uno de los meca­nis­mos de dis­tri­bu­ción regre­si­va del ingre­so, y con ello, de la riqueza.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *