Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go. Lo más tris­te de los trópicos

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de enero de 2021-.

Mien­tras el mun­do expec­tan­te se apro­xi­ma al cam­bio de man­do en los Esta­dos Uni­dos, y se rego­dea en las nue­vas olas del Covid-19, como si solo fue­ra un cas­ti­go celes­tial y no obra de la irres­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal de muchos, en lo más pro­fun­do y remo­to de ese mis­mo mun­do, en la sole­dad más abso­lu­ta, un pue­blo o los muchos que con­for­man la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go, con casi 85 millo­nes de habi­tan­tes, no deja de abis­mar­se en la violencia.

De mane­ra cons­tan­te masa­cres, cuyos res­pon­sa­bles jamás son alcan­za­dos por la jus­ti­cia, al tiem­po que ni siquie­ra se pue­de des­en­tra­ñar los ver­da­de­ros moti­vos de ellas, ya que los intere­ses avie­sos de los más impor­tan­tes juga­do­res de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, les intere­sa que esos crí­me­nes se pro­lon­guen en el tiem­po. Lo que suce­de prác­ti­ca­men­te sin inte­rrup­ción, des­de el comien­zo del colo­nia­lis­mo. Para muchos exper­tos, la pro­li­fe­ra­ción de gru­pos insur­gen­tes, más que una inten­ción polí­ti­ca, encu­bren intere­ses eco­nó­mi­cos de dife­ren­tes car­te­les cri­mi­na­les, obvia­men­te siem­pre vin­cu­la­dos los pode­res polí­ti­cos, de los paí­ses limí­tro­fes del este con­go­lés y des­de el cora­zón del poder en Kinsha­sa, con los que inten­tan disi­mu­lar la depre­da­ción de las infi­ni­tas rique­zas natu­ra­les del país. Solo en 2013, fue­ron saca­dos de con­tra­ban­do del este del Con­go, unos 400 millo­nes de dóla­res en oro, en una alian­za entre coman­dan­tes, de gru­pos arma­dos, fun­cio­na­rios estatales.

Por lo que pen­sar en la actual Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, es pen­sar en una gue­rra, como en un jue­go de mamush­kas, que des­de sus entra­ñas siem­pre emer­ge otra, más bru­tal y san­grien­ta. Ese terri­to­rio pare­ce con­de­na­do a vivir en la vio­len­cia y la pobre­za extre­ma, jus­ta­men­te por ser uno de los más pró­di­gos de la tie­rra, en mine­ra­les oro, dia­man­tes, esta­ño y tan­ta­lio; ade­más de la mitad de las reser­vas cono­ci­das en el mun­do de cobal­to y el 70 % de las de col­tán, ade­más de sus con­di­cio­nes para la pro­duc­ción agrí­co­la, tras el Con­gre­so de Ber­lín aquel ubé­rri­mo terri­to­rio cayó en las atro­ces manos de Leo­pol­do II de Bél­gi­ca, res­pon­sa­ble direc­to de la muer­te, en tan solo 23 años (1885−1908), de entre cin­co, diez o vein­ti­dós millo­nes de nati­vos, como si el deta­lle tuvie­ra impor­tan­cia. Las cifras, dado la fal­ta de regis­tros de la épo­ca gene­ran toda­vía discusiones.

Hablar de la his­to­ria de la RDC es hablar de la vio­len­cia como se habla de un dato turís­ti­co, un acci­den­te geo­grá­fi­co o una nota de color… local. Gue­rras que solo han cam­bia­do de nom­bres, para seguir matán­do­se per­si­guen al país afri­cano. Se esti­ma que entre las que se cono­cen como la Pri­me­ra (1996−1997) que dejó 200 mil muer­tos y la Segun­da gue­rra del Con­go (1998−2003) en la que se esti­ma murie­ron unos cin­co millo­nes y medios de per­so­nas, y que ha deja­do nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes arma­das, algu­nos estu­dios hablan de unos 140 gru­pos de mayor y menor por­te, que se deba­ten entre lo ideo­ló­gi­co y lo mera­men­te cri­mi­nal, aun­que algo es segu­ro, siguen pro­du­cien­do san­grías de mane­ra per­ma­nen­te y ponien­do al país entre lo que más des­pla­za­dos tie­ne por cau­sa de la vio­len­cia, con más de 2 millo­nes de personas.

La últi­ma de estas matan­zas se pro­du­jo con­tra una aldea de la tri­bu Mbu­ti, cono­ci­dos vul­gar­men­te como pig­meos, en la que fue­ron ase­si­nos 46 de ellos y casi un cen­te­nar resul­tó heri­do. Los hechos que se pro­du­je­ron el pasa­do jue­ves cator­ce en el terri­to­rio de Iru­mu, jefa­tu­ra de Wale­se Von­ku­tu, en la pro­vin­cia de Itu­ri, jun­to a la fron­te­ra con la pro­vin­cia de Kivu del Nor­te, epi­cen­tro del accio­nar de estas ban­das, ubi­ca­do a 1700 kiló­me­tros al este de Kinsha­sa, la capi­tal del país. La recien­te matan­za fue adju­di­ca­da al gru­po Fuer­zas Demo­crá­ti­cas Alia­das (ADF), musul­ma­nes de ori­gen ugan­de­ses, fun­da­do en 1989, que des­de 1995, se han esta­ble­ci­do en la RCD, tenien­do como san­tua­rio la cade­na mon­ta­ñas de Rowe­zo­ri, jun­to a la fron­te­ra con Ugan­da, don­de se esti­ma tie­nen unos quin­ce cam­pa­men­tos. En esos terri­to­rios tam­bién se encuen­tra, des­de hace vein­te años, la mayo­ría de los 18 mil efec­ti­vos de la MONUSCO (Misión de las Nacio­nes Uni­das en la RDC) que no solo han sido inep­tos para con­tro­lar a la insur­gen­cia, sino tam­bién a las Fuer­zas Arma­das de la RDC (FARDC), res­pon­sa­ble de innu­me­ra­bles ase­si­na­tos con­tra la pobla­ción civil, y de incon­ta­bles vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos. Las muje­res se han con­ver­ti­do en las víc­ti­mas pro­pi­cia­to­rias, en el actual con­flic­to, ya que como un arma más, se ha esta­ble­ci­do la vio­la­ción masi­va, regis­trán­do­se de mane­ra cons­tan­te este tipo de asal­tos que ya suman cien­to de miles. En Paris aca­ba de ser dete­ni­do para ser enjui­cia­do por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad Roger Lum­ba­la, anti­guo líder de la Agru­pa­ción Con­go­le­ña para la Demo­cra­cia Nacio­nal (RCD‑N), un gru­po arma­do fun­da­do en 1998.

El domin­go, ante­rior al ata­que a la aldea Mbu­ti, en una embos­ca­da ten­di­da por ele­men­tos toda­vía no indi­vi­dua­li­za­dos, habían ase­si­na­do a por lo menos seis guar­da­bos­ques del Par­que Nacio­nal Virun­ga, decla­ra­do Patri­mo­nio de la Huma­ni­dad en 1979, que se suman a los ya casi 200, ase­si­na­dos en los últi­mos vein­te años, en ese san­tua­rio para gori­las de mon­ta­ña, que se encuen­tran en gra­ve peli­gro de extin­ción. Aun­que las ADF se atri­bu­ye­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de ambos hechos, las auto­ri­da­des no han encon­tra­do el nexo entre ellos.

El cre­ci­mien­to de tak­fi­ris­mo entre la mino­ri­ta­ria comu­ni­dad musul­ma­na de RDC, poco más del dos por cien­to, de la tota­li­dad de la pobla­ción, mayor­men­te cris­tia­na con casi el ochen­ta. se com­prue­ba con el asen­ta­mien­to de nue­vas mez­qui­tas, en Kik­wit, de cer­ca de dos millo­nes de habi­tan­tes, de los que solo cua­tro mil son musul­ma­nes, en la región sur orien­tal de la pro­vin­cia de Ban­dun­du, se mul­ti­pli­có por cin­co, en tres años, sus­ten­ta­das por una orga­ni­za­ción musul­ma­na lla­ma­da Aso­cia­ción Cari­ta­ti­va para la pro­mo­ción y desa­rro­llo de la Comu­ni­dad (ACPDEC).

Vein­ti­cin­co años de soledad.

La vio­len­cia casi endé­mi­ca, no solo ocu­pa el este con­go­lés, sino en un área mucho mayor don­de orga­ni­za­cio­nes arma­das ope­ran entre las fron­te­ras del este de la RDC, Ugan­da, Ruan­da y Burun­di. La mayo­ría de estas orga­ni­za­cio­nes en reali­dad no son más que “patru­llas per­di­das” de las gue­rras de las últi­mas dos déca­das, ofi­cial­men­te ter­mi­na­das en 2003. Aun­que las ADF, con­si­de­ra­da como la más letal de ellas y que en la actua­li­dad ope­ra en la región de Kivu y en el sur de Itu­ri, por don­de se fil­tran a Kivu del Nor­te, fue fun­da­da el emir waha­bi­ta, Jamil Muku­lu, naci­do en Ugan­da en 1964, en una fami­lia cris­tia­na con el nom­bre de David Ste­ven: Dete­ni­do en Tan­za­nia en 2015, y en espe­ra del jui­cio de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal jun­to otros 37 muyahi­di­nes por diver­sos crí­me­nes. Su mili­tan­cia se ori­gi­na en per­te­ne­cien­te al gru­po Tablighi Jamaat (Socie­dad de los pre­di­ca­do­res) una orga­ni­za­ción con pre­sen­cia en unos 150 paí­ses con varios millo­nes de segui­do­res, que no que se defi­ne como polí­ti­ca y cuyo lema se resu­men en “orde­nar en bien y com­ba­tir el mal”. Muku­lu en los años noven­ta duran­te una lar­ga esta­día en Jar­tum (Sudán) cono­ce­ría nada menos que al fun­da­dor de al-Qae­da, Osa­ma bin Laden.

La ADF, se unió a la fuer­za resi­dual del disuel­to Ejér­ci­to Nacio­nal de Libe­ra­ción de Ugan­da (ENLU), tras la caí­da de Idi Amin, en pro­cu­ra de derro­car el gobierno de pre­si­den­te ugan­dés Yowe­ri Muse­ve­ni, en el poder des­de 1986, envuel­to en estos días en un nue­vo escán­da­lo, tras las denun­cias de un nue­vo frau­de en las últi­mas elec­cio­nes, para la crea­ción de un esta­do fun­da­men­ta­lis­ta islá­mi­co. Con la ayu­da de “her­ma­nos” de Tan­za­nia y Soma­lia, comen­zó a finan­ciar­se con el pro­duc­to de la mine­ría ile­gal, según fuen­tes de inte­li­gen­cia las ADF cuen­tan la estre­char rela­cio­nes con el gru­po inte­gris­ta soma­lí al-Shab­bab y el Lord´s Resis­tan­ce Army (Ejér­ci­to de la Resis­ten­cia del Señor) o LRA, del alu­ci­na­do Joseph Kony.

La ADF, en 1998, fue res­pon­sa­ble del ata­que a la Kich­wam­ba Tech­ni­cal Colle­ge de Kaba­ro­le, Ugan­da, don­de que­ma­ron vivos a ochen­ta estu­dian­tes, atra­pa­dos en sus habi­ta­cio­nes y secues­tra­ron a otros cien. Para el 2002, las ope­ra­cio­nes con­ti­nuas del ejér­ci­to ugan­dés, for­za­ron a las ADF a refu­giar­se en la veci­na RDC, des­de don­de sus accio­nes se suce­die­ron en peque­ña esca­la has­ta qué en 2013, el gru­po empren­dió una fuer­te cam­pa­ña de reclu­ta­mien­to y una serie de accio­nes mili­ta­res que atra­je­ron la aten­ción de muchos jóve­nes volun­ta­rios, a los que se les pro­me­te una paga de 250 dóla­res por cada muerte.

Las accio­nes de las ADF en estos últi­mos dos años han sido inten­sas y degra­dan­te tan­to para las auto­ri­da­des como para la pobla­ción civil, aun­que el hecho más sig­ni­fi­ca­ti­vo del ver­da­de­ro poder de fue­go de estos supues­tos muyahi­di­nes, fue el asal­to a la pri­sión cen­tral de Kang­ba­yi, en la pro­vin­cia de Kivu Nor­te, de don­de fue­ron res­ca­ta­dos alre­de­dor de 1300 “her­ma­nos” de la ADF el pasa­do 20 de octu­bre. Ope­ra­ción que desa­rro­lló con un plan minu­cio­so, per­fec­ta­men­te eje­cu­ta­do y en la que demos­tra­ron un gran des­plie­gue tác­ti­co y estra­té­gi­co. En abril de 2019 el Daesh se adju­di­có lo que se cuen­ta como el pri­mer ata­que en tie­rras con­go­le­sa, con­tra un cuar­tel del ejér­ci­to con­go­le­ño pró­xi­mo a la remo­ta aldea de Bovo­ta, en el nor­te del país. Lo que le per­mi­tió al actual pre­si­den­te con­go­lés, Félix Tshi­se­ke­di, en su pri­me­ra gira ofi­cial a los Esta­dos Uni­dos a prin­ci­pios de abril de 2019, esgri­mir la pala­bra terro­ris­mo en pro­cu­ra del apo­yo norteamericano.

La vie­ja teo­ría que las ADF eran un fenó­meno mar­gi­nal y des­cri­to como caren­te de una agen­da polí­ti­ca pre­ci­sa. Sin ante­ce­den­tes, ni ideo­lo­gía, de la que se des­co­no­cía su orga­ni­za­ción inter­na, capa­ci­dad mili­tar, líneas de sumi­nis­tro y can­ti­dad de mili­tan­tes ha logra­do impo­ner­se por sobre el res­to de las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas que ope­ran en el país, lo que pro­me­te con­ti­nuar hacien­do que la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, se per­pe­túe como lo más tris­te de los trópicos.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *