Nación Mapu­che. Una ter­ce­ra peri­cia ase­gu­ra que el pro­yec­til que mató a Rafael Nahuel salió del arma de otro Albatro

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de enero de 2021

Se rea­li­za­ron tres peri­cias balís­ti­cas en el expe­dien­te, todas con resul­ta­dos dife­ren­tes. ¿A quién bene­fi­cian esas con­tra­dic­cio­nes? La Jus­ti­cia en torno al caso, cada vez más lejos.

Un vie­jo chis­te por­te­ño dice que la mejor for­ma de escon­der un ele­fan­te en la calle Flo­ri­da es lle­nar la calle Flo­ri­da de ele­fan­tes. Es decir, en tér­mi­nos de res­pon­sa­bi­li­dad, si fue­ron todos, no fue nadie.

Ese es el camino que pare­ce seguir el expe­dien­te por el ase­si­na­to esta­tal de Rafael Nahuel, lue­go que se con­fir­ma­ra que la ter­ce­ra peri­cia balís­ti­ca arro­jó como resul­ta­do que el dis­pa­ro mor­tal fue rea­li­za­do por un inte­gran­te del gru­po Alba­tros has­ta aho­ra no men­cio­na­do como posi­ble res­pon­sa­ble del hecho.

Se tra­ta del Cabo Pri­me­ro Ser­gio Cavia, quien, jun­to a otros cin­co Alba­tros ingre­só aquel 25 de noviem­bre de 2017 al terri­to­rio de la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapu y des­ató una per­se­cu­ción y bala­ce­ra que cul­mi­nó con dos heri­dos y la muer­te de Nahuel.

Una pri­me­ra peri­cia rea­li­za­da pocos días des­pués del ase­si­na­to y bajo la con­duc­ción del reco­no­ci­do peri­to Rober­to Nigris, deter­mi­nó de mane­ra indu­bi­ta­ble que el dis­pa­ro mor­tal pro­vino del sub­fu­sil MP iden­ti­fi­ca­do con el núme­ro de serie B 05-C335508. Es decir el arma que por­ta­ba el Cabo Pri­me­ro Fran­cis­co Javier Pintos.

Pin­tos argu­men­tó ante la Jus­ti­cia que no subió la mon­ta­ña con esa arma de gue­rra, pero ni siquie­ra los jue­ces que, en dis­tin­tas ins­tan­cias favo­re­cie­ron con fallos a los uni­for­ma­dos, cre­ye­ron esa teoría.

El Juez Gus­ta­vo Villa­nue­va, quien subro­ga­ba al momen­to del hecho el Juz­ga­do Fede­ral de Bari­lo­che, des­es­ti­mó ini­cial­men­te soli­ci­tar la peri­cia balís­ti­ca a la Gen­dar­me­ría ya que, tal como que­dó asen­ta­do en el expe­dien­te judi­cial al que acce­dió este medio, des­con­fió de la inde­pen­den­cia de esa fuer­za, tenien­do en cuen­ta su víncu­lo con la Pre­fec­tu­ra y con el Minis­te­rio de Segu­ri­dad que con­du­cía Patri­cia Bullrich.

Sin embar­go, pro­du­ci­da la pri­me­ra peri­cia, el magis­tra­do orde­nó una segun­da y des­di­cién­do­se se la soli­ci­tó a la Gendarmería.

Los abo­ga­dos de la fami­lia de Rafael Nahuel y de los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos que­re­llan­tes ava­la­ron la rea­li­za­ción, y que­da­ron atra­pa­dos en la pre­vi­si­ble con­tra­dic­ción: los peri­tos de la Gen­dar­me­ría ase­gu­ra­ron que no era posi­ble deter­mi­nar la pro­ce­den­cia del dis­pa­ro que aca­bó con la vida del joven mapuche.

Gra­cie­la y Ale­jan­dro, madre y padre de Rafael

Ese infor­me per­mi­tió que la Sala III de la Cáma­ra Fede­ral de Casa­ción Penal de Como­do­ro Py, tum­ba­ra el pro­ce­sa­mien­to por “homi­ci­dio agra­va­do” que pesa­ba sobre Pintos.

Así, tras varias ins­tan­cias de ape­la­ción, el nue­vo Juez subro­gan­te del Juz­ga­do Fede­ral de Bari­lo­che ‑y por tan­to, al fren­te del expe­dien­te por el asesinato‑, Gus­ta­vo Zapa­ta soli­ci­tó que se efec­túe una ter­ce­ra peri­cia, que encar­gó al Cuer­po de Inves­ti­ga­cio­nes Fis­ca­les del Minis­te­rio Públi­co de Salta.

Este mar­tes fina­li­zó esa tarea que arro­jo como resul­ta­do el sor­pren­den­te dato de que, supues­ta­men­te, el pro­yec­til 9 mm. que mató a Rafael Nahuel salió de la pis­to­la Pie­tro Beret­ta mode­lo 92, núme­ro de serie 05-P83332Z, que por­ta­ba el Cabo Pri­me­ro Ser­gio Cavia.

Has­ta el momen­to Cavia goza­ba de la “fal­ta de méri­to” dic­ta­da por la Cáma­ra Fede­ral de Gene­ral Roca, con una inte­gra­ción de jue­ces dis­tin­ta a la que, en mayo de 2018, había pro­ce­sa­do a Pin­tos por “homi­ci­dio agravado”.

Es decir que Cavia seguía sien­do inves­ti­ga­do en la ins­truc­ción que se desa­rro­lla en el Juz­ga­do Fede­ral de Bari­lo­che, pero no exis­tían ele­men­tos como para com­pro­me­ter­lo de mane­ra direc­ta en la res­pon­sa­bi­li­dad mate­rial del asesinato.

Aho­ra la situa­ción cam­bia, y el abo­ga­do de la APDH ‑que­re­llan­te- en el expe­dien­te, Sebas­tián Feu­dal, dijo a ElDia­rioAr que soli­ci­ta­rán nue­vas medi­das y la cons­tras­ta­ción de los resul­ta­dos de esta peri­cia con los auto­res de la pri­me­ra, de mane­ra de des­car­tar cual­quier tipo de futu­ra dife­ren­cia téc­ni­ca que com­pli­que el pedi­do de pro­ce­sa­mien­to de Cavia.

El cam­bio de orien­ta­ción de la inves­ti­ga­ción ya fue apro­ve­cha­da por el abo­ga­do de Pin­tos, Mar­ce­lo Rochet­ti, quien dijo a Data­Cla­ve que “ini­cia­rá accio­nes civi­les y pena­les con­tra los peri­tos de Río Negro que fal­sea­ron la peri­cia, con­tra el ex juez de Bari­lo­che Leó­ni­das Mol­des que arbi­tra­ria­men­te y con dos peri­cias con­tra­dic­to­rias orde­nó la pri­sión pre­ven­ti­va de Pin­tos, y con­tra los inte­gran­tes de la Cáma­ra Fede­ral de Gene­ral Roca que fue­ron apar­ta­dos por Casa­ción Federal”.

Rochet­ti fue desig­na­do defen­sor de Pin­tos con el aval o impul­so del Gobierno nacio­nal de Mau­ri­cio Macri. De hecho, el abo­ga­do per­te­ne­ce al cora­zón del macris­mo: fue Jefe de Gabi­ne­te de Cris­tian Riton­do en el minis­te­rio de Segu­ri­dad de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires y abo­ga­do defen­sor de Rafael Di Zeo mien­tras Daniel Ange­li­ci era Pre­si­den­te de Boca.

Una peri­to de reco­no­ci­da tra­yec­to­ria y que par­ti­ci­pó en todo el pro­ce­so de aná­li­sis de la bala que mató a Nahuel, dijo a este medio que “cuan­do salió (el pro­yec­til) de la autop­sia, el médi­co que esta­ba ahí era Rober­to Nigris y Kari­na Uri­be, ellos lo lle­va­ron en mano a peri­tar. Eso es lo más con­cre­to y real del tra­yec­to y de la vida de ese pro­yec­til y la cir­cu­la­ción”. Y repa­só que “des­pués ese pro­yec­til fue a Gen­dar­me­ría, vaya a saber por qué o por quié­nes; quié­nes lo reci­bie­ron en Gen­dar­me­ría no se sabe por­que no esta­ba nin­guno de los tres peri­tos que hicie­ron la pri­me­ra peri­cia, así que si fue el mis­mo pro­yec­til o no, no se sabrá nun­ca. ¿Y qué pasó des­pués cuan­do tar­dó una sema­na en lle­gar a Sal­ta, dón­de estu­vo, quién lo tuvo, en qué con­di­cio­nes lle­gó?, ¿es el mis­mo?, ¿está adul­te­ra­do?”, se pre­gun­tó. La expe­ri­men­ta­da peri­to ‑que pre­fi­rió no dar su nom­bre- sen­ten­ció: “El pro­yec­til indem­ne de la autop­sia fue el que se peri­tó pri­me­ro. Lo demás, no sé si es el mis­mo, o el mis­mo alte­ra­do. La pri­me­ra peri­cia devino direc­ta­men­te de la mano de la autop­sia de Rafael, las otras vaya a saber de dónde”.

FUENTE: enes­tos­Días

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *