Gua­te­ma­la. Ante la cara­va­na de migran­tes, la xeno­fo­bia es una acción ins­ti­tu­cio­nal y social

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de enero de 2021.

“Xeno­fo­bia es una pala­bra que pro­vie­ne del con­cep­to grie­go com­pues­to por xénos (“extran­je­ro”) y phó­bos (“mie­do”). La xeno­fo­bia, por lo tan­to, hace refe­ren­cia al odio, rece­lo, hos­ti­li­dad y recha­zo hacia los extran­je­ros”. Se extien­de a la fobia hacia los gru­pos étni­cos dife­ren­tes o hacia las per­so­nas cuya fiso­no­mía social, cul­tu­ral y polí­ti­ca se des­co­no­ce.1

Para la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes (OIM) la xeno­fo­bia se evi­den­cia en acti­tu­des, pre­jui­cios o con­duc­tas que recha­zan, exclu­yen y, muchas veces des­pre­cian a otras per­so­nas, basa­do en la con­di­ción de extran­je­ro o extra­ño a la iden­ti­dad de la comu­ni­dad, de la socie­dad o del país.

El gobierno de Gua­te­ma­la emplea prác­ti­cas y dis­cur­sos basa­dos en la xeno­fo­bia con­tra las per­so­nas que for­man par­te de la Cara­va­na Migran­te, con seña­la­mien­tos como “mare­ros, cri­mi­na­les o nar­co­tra­fi­can­tes” con­tra quie­nes la inte­gran, por el hecho de ser ciu­da­da­nos hon­du­re­ños. Este extre­mo se reafir­ma cuán­do el 14 de enero Giam­mat­tei decre­ta un Esta­do de Pre­ven­ción para dete­ner­los y depor­tar­los jus­ti­fi­can­do que la Cara­va­na Migran­te es un “pro­ble­ma de segu­ri­dad nacional”.

La xeno­fo­bia liga­da al odio con­tra los migran­tes des­de Méxi­co has­ta Hon­du­ras se for­ta­le­ció con dis­cur­sos como los del pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos Donald Trump, cuan­do seña­ló a los lati­no­ame­ri­ca­nos que viven en su país como “delin­cuen­tes, nar­co­tra­fi­can­tes y ase­si­nos”. Gobier­nos como el de Giam­mat­tei ins­ti­tu­cio­na­li­zan estas prác­ti­cas xenófobas.

Gua­te­ma­la y Hon­du­ras com­par­ten con­di­cio­nes socia­les y terri­to­ria­les simi­la­res; extrac­ti­vis­mo, corrup­ción, impu­ni­dad, vio­len­cia polí­ti­ca, pobre­za, inse­gu­ri­dad, fal­ta de tra­ba­jo, des­nu­tri­ción, nar­co­trá­fi­co y de ser paí­ses de ori­gen, trán­si­to y posi­ble­men­te des­tino de la migra­ción. Según datos del Ban­co Mun­dial, Hon­du­ras es uno de los paí­ses de bajo ingre­so eco­nó­mi­co para las fami­lias, el 66 por cien­to de la pobla­ción vive en la pobre­za. Uno de cada cin­co hon­du­re­ños viven en la extre­ma pobre­za o sobre­vi­ven con menos de US$1.90 al día. Gua­te­ma­la por su par­te es la quin­ta eco­no­mía más pobre de Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be con las mas altas tasas de pobre­za, racis­mo, des­igual­dad y des­nu­tri­ción cró­ni­ca. Esta infor­ma­ción pre­vio a la pan­de­mia de la covid-19 y las dos tor­men­tas tro­pi­ca­les que impac­ta­ron duran­te el 2019 que agu­di­zan estas condiciones.

A pesar de eso, los gobier­nos de ambos paí­ses más que ata­car y resol­ver los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les que pro­du­je­ron estas con­di­cio­nes, las pro­fun­di­zan con sus accio­nes y polí­ti­cas, expul­san­do de mane­ra for­za­da a miles de sus ciu­da­da­nos. Esta situa­ción se expan­de a El Sal­va­dor que for­ma par­te del mal lla­ma­do por los Esta­dos Uni­dos como “trián­gu­lo nor­te” de Centroamérica.

La mayo­ría de la pobla­ción vivi­mos en cada uno de estos paí­ses, somos con­si­de­ra­das ins­tru­men­to para los par­ti­dos polí­ti­cos y las cla­ses domi­nan­tes, para finan­cia­mien­to de sus cam­pa­ñas y votos elec­to­ra­les, así como para gene­rar ingre­sos a tra­vés de las reme­sas; que en Gua­te­ma­la repre­sen­tan el 13.8 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB), según el Ban­guat2, Hon­du­ras con el 20 por cien­to y El Sal­va­dor con el 16 por cien­to según el SICA3.

La bru­tal repre­sión guber­na­men­tal en con­tra de la Cara­va­na Migran­te, mues­tra una mayor esca­la­da del tra­to coti­diano a migran­tes de otros paí­ses, irres­pe­tan­do y vio­len­tan­do los dere­chos huma­nos, leyes nacio­na­les, el Códi­go de Migra­ción, el Con­ve­nio cen­tro­ame­ri­cano de libre movi­li­dad CA4, la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de la Repú­bli­ca y otros tra­ta­dos inter­na­cio­na­les en mate­ria de dere­chos huma­nos y pobla­ción migrante.

En esa mis­ma línea se impo­ne el esta­do de pre­ven­ción, que no sola­men­te res­trin­ge las garan­tías del pue­blo gua­te­mal­te­co en sie­te depar­ta­men­tos, sino que ade­más mili­ta­ri­za los terri­to­rios. La repre­sión del 17 y 18 de enero, en la que se usó al ejér­ci­to, la Poli­cía Nacio­nal Civil (PNC) y fun­cio­na­rios de Migra­ción, es res­pon­sa­bi­li­dad del pre­si­den­te Ale­jan­dro Giam­mat­tei, del Minis­tro de la Defen­sa Nacio­nal, Minis­tro de Gober­na­ción y el direc­tor del Ins­ti­tu­to Gua­te­mal­te­co de Migra­ción y la auto­ri­dad migra­to­ria como ins­tan­cia de alto nivel pre­si­di­da por el Vice­pre­si­den­te Gui­ller­mo Cas­ti­llo Reyes.

Lo más preo­cu­pan­te es el uso de leyes obso­le­tas como la ley de Orden Públi­co, que crea las con­di­cio­nes para esta­ble­cer des­de un esta­do de pre­ven­ción, el uso de la vio­len­cia con­tra la Cara­va­na Migran­te, con­ci­bien­do la migra­ción como un pro­ble­ma de segu­ri­dad nacio­nal y no un asun­to huma­ni­ta­rio, des­de la pers­pec­ti­va de los dere­chos humanos.

El ope­ra­ti­vo imple­men­ta­do des­de el 14 de enero por este gobierno demos­tró el carác­ter repre­si­vo que esta dis­pues­to a uti­li­zar con­tra el pro­ble­ma migra­to­rio, mis­mo que se cen­tra en el inte­rés y prio­ri­da­des de los Esta­dos Uni­dos, des­tino final de las cara­va­nas. El blo­queo de las carre­te­ras, la uti­li­za­ción de la fuer­za para dete­ner, repri­mir y per­se­guir a los ciu­da­da­nos en la cara­va­na se pue­den con­si­de­rar arbi­tra­rias, las depor­ta­cio­nes de miles de per­so­nas que fue­ron rea­li­za­das el 18 de enero tam­bién lo son. Ade­más de los ries­gos a la salud, ya que las fuer­zas de segu­ri­dad pusie­ron a los migran­tes en ries­go, al no res­pe­tar los pro­to­co­los sani­ta­rios del Minis­te­rio de Salud por la pan­de­mia de la covid-19.

A la luz de las denun­cias del Pro­cu­ra­dor de los Dere­chos Huma­nos (PDH) Jor­dán Augus­to Rodas Andra­de y de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH), el uso de la fuer­za públi­ca sin garan­ti­zar el dere­cho a migrar y el prin­ci­pio de no devo­lu­ción como lo esta­ble­ce el Códi­go de Migra­ción, no se pue­den permitir.

La xeno­fo­bia fue refor­za­da por las auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les al momen­to de afir­mar que los migran­tes hon­du­re­ños son por­ta­do­res de Covid19, que den­tro de la Cara­va­na hay miem­bros de pan­di­lla infil­tra­dos y, que están entran­do al país sin con­trol legal. Este dis­cur­so se ha inten­ta­do pro­mo­ver y repro­du­cir en redes socia­les, y va per­mean­do en la men­ta­li­dad con­ser­va­do­ra de la socie­dad. Esto pue­de ser gra­ve y peli­gro­so ya que se pro­vo­ca y pro­mue­ve un con­tex­to de vio­len­cia con­tra las per­so­nas migrantes.

El recha­zo a los migran­tes hon­du­re­ños hoy, des­de la fal­sa idea de la “Sobe­ra­nía nacio­nal” se pone por enci­ma de la cri­sis huma­ni­ta­ria que implica.

1Con­cep­to de Xeno­fo­bia. Cecí­lia De La Gar­zahttps://​doi​.org/​1​0​.​4​0​0​0​/​l​a​b​o​r​e​a​l​.​7​916

2Pro­duc­to Interno Bru­to ‑PIB-. Reme­sas. Ban­co de Gua­te­ma­la ‑Ban­guat-. https://​www​.ban​guat​.gob​.gt/

3Pro­gra­ma de Sis­te­mas de Infor­ma­ción para la Resi­lien­cia en Segu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nutri­cio­nal de la Región SICA. El Sal­va­dor incre­men­ta a $3,700 millo­nes flu­jo de reme­sas en ocho meses de 2019 . https://​www​.sica​.int/​c​o​n​s​u​l​t​a​/​n​o​t​i​c​i​a​.​a​s​p​x​?​i​d​n​=​1​1​9​7​3​5​&​i​d​m​=​1​&​i​d​e​n​t​=​1​461

Fuen­te: Edi­to­rial de Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *