Vene­zue­la. Cómo nos arre­ba­ta­ron Guyana

Por Luis Brit­to Gar­cía. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de enero de 2021.

Arbi­tra­je sin vene­zo­la­nos ni sobe­ra­nía El lar­go pro­ce­so de extra­li­mi­ta­cio­nes, usur­pa­cio­nes y abu­sos por par­te de Gran Bre­ta­ña lle­vó a Vene­zue­la al error de entre­gar la deci­sión sobre nues­tra pose­sión de la Gua­ya­na Ese­qui­ba a la jun­ta arbi­tral extran­je­ra que emi­tió el lla­ma­do Lau­do de París de 1899. Bas­ta exa­mi­nar las reglas del Tratado […]

Arbi­tra­je sin vene­zo­la­nos ni soberanía

El lar­go pro­ce­so de extra­li­mi­ta­cio­nes, usur­pa­cio­nes y abu­sos por par­te de Gran Bre­ta­ña lle­vó a Vene­zue­la al error de entre­gar la deci­sión sobre nues­tra pose­sión de la Gua­ya­na Ese­qui­ba a la jun­ta arbi­tral extran­je­ra que emi­tió el lla­ma­do Lau­do de París de 1899. 

Bas­ta exa­mi­nar las reglas del Tra­ta­do de Arbi­tra­je que pre­pa­ra dicho Lau­do para adi­vi­nar su resul­ta­do. Su artícu­lo II dis­po­ne que el Tri­bu­nal se com­pon­drá de cin­co juris­tas, dos de par­te de Vene­zue­la, nom­bra­dos uno por el Pre­si­den­te de Vene­zue­la y otro por los Jus­ti­cias de la Cor­te Supre­ma de Esta­dos Uni­dos; otros dos desig­na­dos por el Rei­no Uni­do, y un quin­to ele­gi­do por los cua­tro ante­rio­res. El Pre­si­den­te vene­zo­lano eli­ge a Mel­vi­lle Wes­ton Fuller, Jus­ti­cia Mayor de los Esta­dos Uni­dos; el quin­to árbi­tro resul­ta ser el ruso Fio­dor Mar­tens, fer­vo­ro­so par­ti­da­rio de la alian­za entre Rusia e Ingla­te­rra. Se nego­cian nues­tro terri­to­rio y nues­tra sobe­ra­nía sin que un solo vene­zo­lano esté presente.

La pose­sión pri­va­da mata la pública

En cuan­to a la meto­do­lo­gía para la deci­sión, el Artícu­lo IV, a) de las Reglas dis­po­ne que “Una pose­sión adver­sa o pres­crip­ción por el ter­mino de cin­cuen­ta años cons­ti­tui­rá un buen títu­lo, Los árbi­tros podrán esti­mar que la domi­na­ción polí­ti­ca exclu­si­va de un Dis­tri­to, así como la efec­ti­va colo­ni­za­ción de él son sufi­cien­tes para cons­ti­tuir una pose­sión adver­sa o crear títu­los de pres­crip­ción”. Se admi­te así que una pose­sión pri­va­da de medio siglo o sim­ple­men­te “efec­ti­va” pre­va­lez­ca sobre la públi­ca de cua­tro­cien­tos años; o que una usur­pa­ción polí­ti­ca o colo­ni­za­do­ra de fac­to val­ga más que cual­quier otro títu­lo. ¿Acep­ta­rían Esta­dos Uni­dos o Ingla­te­rra que incur­so­res ile­gal­men­te ingre­sa­dos pudie­ran des­po­jar­las del terri­to­rio que lle­ga­ran a ocu­par en for­ma pri­va­da en dichos paí­ses? Sedu­ci­das por la doc­tri­na Mon­roe, las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas acep­ta­ron tales con­di­cio­nes inaceptables. 

Arbi­tra­je del despojo

A tales reglas, tal resul­ta­do. En el Lau­do Arbi­tral de París de 1899, esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos que no sacri­fi­can nada inmo­lan todos los dere­chos de Vene­zue­la. Para ser váli­da, una sen­ten­cia requie­re una moti­va­ción: en el Lau­do no hay nin­gu­na. Fallos, actos admi­nis­tra­ti­vos o lau­dos sin moti­va­ción care­cen tam­bién de vali­dez. En el Lau­do de París ni hechos ni dere­chos son apre­cia­dos o eva­lua­dos. Sim­ple­men­te se enun­cia la lis­ta de pun­tos de refe­ren­cia de una línea de demar­ca­ción ente­ra­men­te favo­ra­ble a los intere­ses del Impe­rio inglés, sin apo­yo de argu­men­tos ni prue­bas, que ape­nas deja a los vene­zo­la­nos el con­trol de las bocas del Ori­no­co, pero esta­ble­ce la libre nave­ga­ción para los ríos Ama­cu­ro y Barima.

La letra del Despojo

Y así, el Lau­do dispone:

…en con­for­mi­dad con dicho Tra­ta­do de Arbi­tra­je, final­men­te deci­di­mos, falla­mos y deter­mi­na­mos por la pre­sen­te, que la línea de demar­ca­ción entre los Esta­dos Uni­dos de Vene­zue­la y la Gua­ya­na Bri­tá­ni­ca es como sigue: Prin­ci­pian­do en la Cos­ta a la Pun­ta Pla­ya la línea de demar­ca­ción corre­ra por línea rec­ta a la con­fluen­cia del Río Bari­ma con el Río Muru­ru­ma, y con­ti­nua­rá por el medio de la corrien­te de este Río has­ta su fuen­te, y de este pun­to a la unión del Río Haio­wa con el Ama­cu­ro, y con­ti­nua­rá por el medio de la corrien­te del Ama­cu­ro has­ta su fuen­te en la Sie­rra Ima­ta­ca, y de allí al Sudoes­te por la cima más alta del Espo­lón de la Sie­rra Ima­ta­ca has­ta el pun­to más ele­va­do de la Cor­di­lle­ra Prin­ci­pal, al Sudes­te, has­ta la fuen­te del Aca­ra­bi­si, y de este pun­to con­ti­nua­rá por el medio de la corrien­te de este Río has­ta el Cuyu­ní, y de allá corre­rá por la ori­lla sep­ten­trio­nal del Río Cuyu­ní al oes­te has­ta su con­fluen­cia en el Wena­mu, y de este pun­to segui­rá el medio de la corrien­te del Wena­mu has­ta su fuen­te más occi­den­tal, y de este pun­to por línea rec­ta a la cum­bre del Mon­te Rorai­ma, y del Mon­te Rorai­ma a la Fuen­te del Cotin­ga, y con­ti­nua­rá por el medio de la corrien­te de este

Río has­ta su unión con el Taku­tu, y segui­rá el medio de la corrien­te del Taku­tu has­ta su fuen­te, y de este pun­to por línea rec­ta al pun­to mas Occi­den­tal de la Sie­rra Aka­rai, con­ti­nua­rá por la cús­pi­de de la Sie­rra Aka­rai has­ta la fuen­te del Coren­tín lla­ma­do Río Cuta­ri. Que­da siem­pre enten­di­do que la línea de demar­ca­ción esta­ble­ci­da por este fallo exis­te sin per­jui­cio y con reser­va de cual­quier cues­tión que aho­ra exis­ta o que ocu­rrie­se para deter­mi­na­ción entre los Esta­dos Uni­dos de Vene­zue­la y la Repú­bli­ca del Bra­sil o entre esta Repú­bli­ca y el Gobierno de Su Majes­tad. Al fijar la men­cio­na­da línea de demar­ca­ción los Árbi­tros con­si­de­ran y deci­den que, en tiem­po de paz, los Ríos Ama­cu­ro y Bari­ma que­da­rán abier­tos a la nave­ga­ción de los buques de comer­cio de todas las Nacio­nes , sal­vo todo jus­to regla­men­to y el pago de dere­cho de faro u otros aná­lo­gos, a con­di­ción que los dere­chos exi­gi­dos por la Repú­bli­ca de Vene­zue­la y por el Gobierno de la Colo­nia de la Gua­ya­na Bri­tá­ni­ca con res­pec­to del trán­si­to de buques por las par­tes de dichos ríos que res­pec­ti­va­men­te les per­te­ne­cen, se fijen a la mis­ma tasa para los buques de Vene­zue­la y los de la Gran Bre­ta­ña, la cual no exce­de­rá a la que se exi­ja de cual­quie­ra otra Nación. Que­da tam­bién enten­di­do que nin­gún dere­cho de adua­na podrá ser exi­gi­do, ya por la Repú­bli­ca de Vene­zue­la, ya por la Colo­nia de la Gua­ya­na Bri­tá­ni­ca, con res­pec­to de mer­ca­de­rías tras­por­ta­das en los buques, navíos o botes pasan­do por dichos ríos; pero los dere­chos de adua­na serán exi­gi­bles sola­men­te con res­pec­to de las mer­ca­de­rías des­em­bar­ca­das res­pec­ti­va­men­te en el terri­to­rio de Vene­zue­la y en el de la Gran Bre­ta­ña. Hecho y publi­ca­do por dupli­ca­do por noso­tros, en París hoy el día 3 de octu­bre A. D. 1899.

Docu­men­tos. “El Lau­do Arbi­tral, des­po­jo ile­gal de la Gua­ya­na Ese­qui­ba. Revis­ta” Memo­rias de Vene­zue­la, (2015, 19 – 29).

Ultra peti­ta

Cabe seña­lar, ade­más, que entre las mate­rias a deci­dir en el Lau­do no esta­ba inclui­da la libre nave­ga­ción por los ríos Bari­ma y Ama­cu­ro, por lo cual al resol­ver sobre ella los árbi­tros incu­rrie­ron en ultra peti­ta, defec­to de la sen­ten­cia que con­ce­de más de lo soli­ci­ta­do, o bie­nes o dere­chos no com­pren­di­dos en el liti­gio. Por todo lo expues­to, se tra­ta de un lau­do nulo. El con­tu­ber­nio entre las gran­des poten­cias lo hará valer en con­tra nuestra. 

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *