Pen­sa­mien­to crí­ti­co, Sin­de­mia, pan­de­mia… ¿Impor­ta el nom­bre que le demos?

Por María Tere­sa Teje­dor Jun­co, , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de enero de 2021. 

Nos hemos pasa­do gran par­te de 2020 hablan­do de la pan­de­mia de covid-19. La enfer­me­dad pare­cía reu­nir todos los requi­si­tos para ser con­si­de­ra­da pan­dé­mi­ca. Se tra­ta de una epi­de­mia que afec­ta a un enor­me núme­ro de per­so­nas y se ha exten­di­do a zonas de todo el mundo.

En sep­tiem­bre, la pres­ti­gio­sa revis­ta The Lan­cet publi­ca­ba un artícu­lo don­de expli­ca­ba que la covid-19 no es una pan­de­mia, sino una sindemia.

¿Que sig­ni­fi­ca sindemia?

Este tér­mino fue pro­pues­to en los años 90 por Merril Sin­ger, un antro­pó­lo­go médi­co. Deri­va de “siner­gia” y “epi­de­mia”. Ini­cial­men­te se refe­ría a dos epi­de­mias que se retro­ali­men­ta­ban, cau­san­do un efec­to supe­rior a la suma de ambas.

La teo­ría sin­dé­mi­ca pro­po­ne que las enfer­me­da­des ocu­rren simul­tá­nea­men­te en deter­mi­na­das épo­cas o zonas geo­grá­fi­cas. La cau­sa es la exis­ten­cia de con­di­cio­nan­tes socia­les nega­ti­vos. Las enfer­me­da­des inter­ac­túan a nivel indi­vi­dual y gru­pal, poten­cian­do sus efec­tos per­ju­di­cia­les sobre la salud.

Actual­men­te, una sin­de­mia se defi­ne como una siner­gia de epi­de­mias que coexis­ten en un tiem­po y lugar. Ade­más, inter­ac­túan entre sí y com­par­ten fac­to­res socia­les sub­ya­cen­tes. Estos aumen­tan la sus­cep­ti­bi­li­dad de un gru­po pobla­cio­nal a una enfer­me­dad o empeo­ran su pronóstico.

Va mucho más allá de la comor­bi­li­dad. Esta se refie­re exclu­si­va­men­te a enfer­me­da­des o tras­tor­nos que sue­len dar­se de for­ma con­jun­ta. Cuan­do habla­mos de sin­de­mia, sin embar­go, inclui­mos cues­tio­nes socia­les, eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, eco­ló­gi­cas, etc.

En algu­nos casos, la exis­ten­cia de una sin­de­mia está cla­ra. En otros, no se ha podi­do demos­trar si los pro­ble­mas co-ocu­rren inde­pen­dien­te­men­te, si exis­te una rela­ción cau­sa-efec­to o si real­men­te se ampli­fi­can mutuamente.

Sín­dro­me de SAVA

Sin­ger y sus cola­bo­ra­do­res inves­ti­ga­ban el uso de dro­gas en comu­ni­da­des de bajos ingre­sos en Esta­dos Uni­dos (EEUU).

Des­cu­brie­ron que muchas per­so­nas que se inyec­ta­ban dro­gas pade­cían tam­bién otras enfer­me­da­des (tubercu­losis, enfer­me­da­des de trans­mi­sión sexual, sida). En deter­mi­na­dos casos, la com­bi­na­ción ampli­fi­ca­ba el daño.

Las inves­ti­ga­cio­nes de Sin­ger lle­va­ron a pro­po­ner el sín­dro­me de SAVA, en el que incluían el abu­so de dro­gas, la vio­len­cia y el sida. Estos fac­to­res inter­ac­tua­ban entre sí, cau­san­do una sin­de­mia en los gru­pos más pobres de los cen­tros urbanos.

¿Es la actual pan­de­mia de COVID-19 una sindemia?

En la covid-19 hay una cla­ra inter­ac­ción con otras enfer­me­da­des no trans­mi­si­bles, como la hiper­ten­sión, la obe­si­dad, la dia­be­tes y otras enfer­me­da­des cró­ni­cas. Estas son espe­cial­men­te fre­cuen­tes en deter­mi­na­dos gru­pos de pobla­ción, como los ancia­nos o las per­so­nas con bajos ingre­sos económicos.

Por otra par­te, sabe­mos que el ori­gen de la pan­de­mia se encuen­tra en el con­tac­to con ani­ma­les sal­va­jes. Por lo tan­to, la pre­ven­ción debe ana­li­zar tam­bién cues­tio­nes ecológicas.

Sin embar­go, hay auto­res que pro­po­nen que el con­tex­to impor­ta. Por ejem­plo, la situa­ción en EEUU es total­men­te dife­ren­te a la de Nue­va Zelanda.

En EEUU, las altas tasas de obe­si­dad, dia­be­tes e hiper­ten­sión, uni­das al pro­ble­ma racial, la ausen­cia de un sis­te­ma de salud acce­si­ble, y la fal­ta de lide­raz­go polí­ti­co han con­ver­ti­do a la covid-19 en una sindemia.

Pero en Nue­va Zelan­da, la situa­ción ha sido total­men­te dis­tin­ta. Su impac­to ha sido mucho menor y no pue­de con­si­de­rar­se una enfer­me­dad sindémica.

Otras sin­de­mias

Varios auto­res han ana­li­za­do diver­sos pro­ble­mas de salud glo­bal des­de la pers­pec­ti­va sindémica.

Pero tam­bién influ­yen en el cam­bio cli­má­ti­co, ya que pro­duc­ción de ali­men­tos gene­ra más del 30% de las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro. Por otra par­te, el cam­bio cli­má­ti­co cau­sa sequías e inun­da­cio­nes que aca­ban con las cose­chas. De este modo, muchas per­so­nas pier­den los pocos ali­men­tos de que disponían.

Las accio­nes orien­ta­das a mejo­rar los sis­te­mas de pro­duc­ción y luchar con­tra el cam­bio cli­má­ti­co serán tan impor­tan­tes como las inter­ven­cio­nes sani­ta­rias para evi­tar los pro­ble­mas de salud deri­va­dos de la malnutrición.

Tam­bién se ha des­cri­to una sin­de­mia de depre­sión y dia­be­tes. Estas dos enfer­me­da­des man­tie­nen una rela­ción bidireccional.

La depre­sión en las per­so­nas dia­bé­ti­cas se aso­cia con una menor adhe­ren­cia al tra­ta­mien­to de la dia­be­tes. Tam­bién con nume­ro­sas com­pli­ca­cio­nes de la enfer­me­dad y un con­trol glu­cé­mi­co deficiente.

Por otro lado, la pre­va­len­cia de la depre­sión en per­so­nas con dia­be­tes es dos veces supe­rior a la de la pobla­ción general.

En ambas pato­lo­gías influ­yen fac­to­res eco­nó­mi­cos y socia­les. Éstos lle­van a una die­ta inade­cua­da, fal­ta de ejer­ci­cio físi­co, ansie­dad y estrés. Fac­to­res que hacen que el ciclo se retroalimente.

¿Qué apor­ta el con­cep­to sindemia?

En Romeo y Julie­ta, Sha­kes­pea­re escri­bió que “la rosa no deja­ría de ser rosa, y de espar­cir su aro­ma, aun­que se lla­ma­se de otro modo”. Por otro lado, en su poe­ma El Golem, Bor­ges expre­sa­ba que “el nom­bre es el arque­ti­po de la cosa, en las letras de ‘rosa’ está la rosa y todo el Nilo en la pala­bra ‘Nilo”.

Coin­ci­dien­do con lo que escri­bía Bor­ges, ele­gir la pala­bra ade­cua­da es impor­tan­te, ya que las pala­bras evo­can ideas y conceptos.

Cuan­do habla­mos de sin­de­mia, pone­mos el énfa­sis en cues­tio­nes que van más allá de las pura­men­te bio­mé­di­cas. Nos hace pen­sar en otros fac­to­res que pue­den con­di­cio­nar la evo­lu­ción de la enfermedad.

Cómo evi­tar futu­ras sindemias

La pre­ven­ción y la solu­ción de las sin­de­mias no pue­den abor­dar­se úni­ca­men­te des­de el pun­to de vis­ta del pató­geno o de la cau­sa bio­ló­gi­ca. Van más allá de tra­tar a los pacien­tes o bus­car una vacuna.

Para evi­tar futu­ras sin­de­mias hace fal­ta un enfo­que inte­gral, y para ello hay que solu­cio­nar tam­bién los pro­ble­mas subyacentes.

Debe­mos abor­dar los fac­to­res estruc­tu­ra­les que hacen que a deter­mi­na­dos colec­ti­vos les resul­te más difí­cil acce­der a los sis­te­mas de salud o seguir una die­ta adecuada.

Luchar con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y la defo­res­ta­ción, con­ser­var la bio­di­ver­si­dad, son accio­nes que con­tri­bui­rán a dis­mi­nuir el ries­go de zoonosis.

Los tra­ta­mien­tos y vacu­nas son evi­den­te­men­te impor­tan­tes. Pero tam­bién es fun­da­men­tal lle­var a cabo actua­cio­nes para corre­gir los fac­to­res socia­les, eco­nó­mi­cos y eco­ló­gi­cos que ampli­fi­can el efec­to de estas enfermedades.

Actual­men­te esta­mos cen­tra­dos en la covid-19. Eso sí, ya hay ini­cia­ti­vas orien­ta­das a evi­tar futu­ras pan­de­mias o sin­de­mias. La mejor for­ma de luchar con­tra ellas es evi­tar que aparezcan.

Fuen­te: The Conversation

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *