Líbano. La his­to­ria de Hiz­bu­llah con­ta­da por CounterPunch

Resu­men Medio Orien­te, 18 de enero de 2021-.

Des­pués de derro­tar al esta­do sio­nis­ta en suce­si­vos con­flic­tos, obtu­vo un gran apo­yo masi­vo en la esfe­ra elec­to­ral y aho­ra cons­ti­tu­ye una fuer­za polí­ti­ca clave.

Como resul­ta­do, al Par­ti­do de Dios lo desig­nan orga­ni­za­ción terro­ris­ta en 25 paí­ses, inclui­dos Cana­dá, Esta­dos Uni­dos, Rei­no Uni­do, Ale­ma­nia y la coa­li­ción del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, enca­be­za­da por Ara­bia Saudita.

Fran­cia y la Unión Euro­pea (UE) desig­nan terro­ris­tas las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de Hiz­bu­llah, pero no la de sus ope­ra­cio­nes polí­ti­cas

La mera men­ción de la Resis­ten­cia liba­ne­sa o de su secre­ta­rio gene­ral, Has­san Nas­ra­llah, es sufi­cien­te para que los usua­rios sean exclui­dos de las pla­ta­for­mas de redes sociales.

Sin embar­go, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU nun­ca la ha inclui­do entre las terro­ris­tas, ni apro­ba­do san­cio­nes con­tra el gru­po

Cuan­do la Liga Ára­be, lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta, se movió para desig­nar­la como gru­po terro­ris­ta, Arge­lia, Iraq y Líbano se nega­ron a res­pal­dar esa posi­ción.

Hiz­bu­llah se dis­tin­gue de otros par­ti­dos polí­ti­cos, por­que posee una fuer­za mili­tar sepa­ra­da del Ejér­ci­to libanés. 

A tra­vés de su tele­vi­so­ra por saté­li­te Al-Manar, sitios web de noti­cias y esta­cio­nes de radio, todos prohi­bi­dos en Esta­dos Uni­dos, el Par­ti­do de Dios se pre­sen­ta como «La Resis­ten­cia».

Hiz­bu­llah sur­gió en 1982 a raíz de la inva­sión israe­lí al Líbano

Con el obje­ti­vo osten­si­ble de ata­car a los refu­gia­dos pales­ti­nos den­tro de las fron­te­ras del Líbano, el régi­men de Tel Aviv inva­dió el peque­ño país con 60.000 sol­da­dos, 800 tan­ques, heli­cóp­te­ros de ata­que, bom­bar­de­ros y avio­nes de com­ba­te, apo­ya­dos por lan­chas de misi­les y arra­só áreas habi­ta­das por musulmanes. 

Más de 15.000 liba­ne­ses murie­ron en la inva­sión, en su mayo­ría civiles. 

Pos­te­rior­men­te, recla­mó par­tes del terri­to­rio liba­nés y colo­có mili­cias den­tro del Líbano. 

Por tan­to, Hiz­bu­llah nació de la nece­si­dad de resis­tir con­tra la ocu­pa­ción israe­lí y defen­der las vidas y los recur­sos de la pobla­ción liba­ne­sa, en par­ti­cu­lar la pobla­ción del sur del país en su mayo­ría musul­ma­nes chii­tas, blan­co pre­fe­ri­do de los ata­ques israe­líes.

Los musul­ma­nes chii­tas cons­ti­tu­yen alre­de­dor de 40 por cien­to de la pobla­ción de Líbano, el gru­po demo­grá­fi­co más gran­de en tér­mi­nos de afi­lia­ción religiosa. 

Como con­se­cuen­cia de un sis­te­ma polí­ti­co sec­ta­rio con­fe­sio­nal impues­to en 1943 por Fran­cia a cam­bio de la inde­pen­den­cia, los chii­tas estu­vue­ron infra­rre­pre­sen­ta­dos en el cam­po polí­ti­co del país y, como resul­ta­do, eco­nó­mi­ca­men­te pri­va­dos

Hiz­bu­llah no se dis­cul­pa por su leal­tad a Irán lide­ra­do por chii­tas que, des­pués de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca de 1979, se con­vir­tió en una ins­pi­ra­ción para los musul­ma­nes que luchan con­tra los dos ejér­ci­tos de Esta­dos Uni­dos e «Israel»

Aun­que todos sus miem­bros son liba­ne­ses, Hiz­bu­llah afir­ma que el líder supre­mo de la revo­lu­ción ira­ní, Aya­to­láh Ali Kha­me­nei, es su guía espiritual.

En 1996, «Israel» inva­dió otra vez El Líbano, con más de mil ata­ques aéreos, en los cua­les lan­zó 25 mil bom­bas como par­te de la Ope­ra­ción Raci­mos de la Ira, esta vez con más aten­ción sobre la Resis­ten­cia, pero no pudo debi­li­tar­la

En el 2000, Hiz­bu­llah obtu­vo su pri­me­ra gran vic­to­ria en el cam­po de bata­lla cuan­do el régi­men de Tel Aviv se reti­ró del Líbano de mane­ra uni­la­te­ral, aun­que insis­tió en ocu­par dos áreas en dispu­ta, las Sie­te Aldeas y las Gran­jas de She­baa.

Otra vez en 2006, «Israel» lan­zó un ata­que mucho mayor con­tra Líbano, con la jus­ti­fi­ca­ción de que tra­ta­ba de neu­tra­li­zar a Hiz­bu­llah y libe­rar a dos sol­da­dos cap­tu­ra­dos para lo cual el ejér­ci­to israe­lí cubrió áreas pobla­das con millo­nes de mini­bom­bas, lan­zan­do bom­bas de raci­mo «en medio de ciu­da­des y pue­blos».

La Fuer­za Aérea israe­lí reali­zó 12.000 vue­los sobre El Líbano, mucho más que los de 1973, 1978, 1982 o 1996 y se con­cen­tró en áreas habi­ta­das por musul­ma­nes en el cam­po, en el sur de Bei­rut y en las ciu­da­des sure­ñas liba­ne­sas de Tiro y Sidón.

“El gobierno cal­cu­ló que se des­tru­ye­ron 125.000 casas y apar­ta­men­tos en todo el país”, según Nicho­las Blanford. 

Has­ta 80 por cien­to de algu­nas aldeas del sur que­da­ron redu­ci­das a escom­bros. Noven­ta y un puen­tes fue­ron vola­dos, y las carre­te­ras, cami­nos y carri­les fue­ron des­tro­za­dos e intran­si­ta­bles des­de el sur has­ta el remo­to dis­tri­to de Akkar en el extre­mo nor­te del Líbano”, refie­re Blanford.

En 2006, Hiz­bu­llah dis­po­nía de una serie de bún­ke­res sub­te­rrá­neos secre­tos, des­de los que lan­zó un con­tra­ata­que impla­ca­ble de misi­les en terri­to­rio israe­lí y obli­gó a los israe­líes a refu­giar­se

El nivel de repre­sa­lias hizo insos­te­ni­ble los ata­ques de los sio­nis­tas y la gue­rra duró solo 33 días antes de que «Israel» acor­da­ra un alto el fue­go

En los últi­mos días de esa gue­rra, el Ejér­ci­to israe­lí mul­ti­pli­có fre­né­ti­ca­men­te sus ata­ques, al lan­zar más de cua­tro millo­nes de bom­bas de raci­mo sobre Líbano en los tres días pos­te­rio­res a la apro­ba­ción del alto el fue­go de la ONU el 11 de agos­to, pero antes de que entra­ra en vigor el 14 de agosto.

Las muni­cio­nes de raci­mo israe­líes con­ta­mi­na­ron más de 4,3 millo­nes de metros cua­dra­dos de áreas urba­nas y peque­ñas bom­bas sin deto­nar en todo el país.

El 11 de agos­to, el Ejér­ci­to israe­lí tam­bién lan­zó la nefas­ta Ope­ra­ción Cam­bio de Direc­ción 11, una ofen­si­va final que tri­pli­có la can­ti­dad de sus fuer­zas terrestres.

Con una pla­ni­fi­ca­ción meticu­losa, tác­ti­cas en el cam­po de bata­lla, cora­je en el com­ba­te y sor­pren­den­tes capa­ci­da­des de inte­li­gen­cia y comu­ni­ca­cio­nes, Hiz­bu­llah derro­tó al ejér­ci­to sio­nis­ta y esta­ble­ció una esta­tu­ra heroi­ca para la Resis­ten­cia, no solo entre los chii­tas en Líbano o Irán, sino en todo el mun­do ára­be y musul­mán y más allá.

«Lejos de faci­li­tar los esfuer­zos de Washing­ton y sus sgen­tes ára­bes para abrir una bre­cha más pro­fun­da entre suni­tas y chii­tas», escri­bie­ron Ach­char y Warshaws­ki, «lle­vó a muchos pre­di­ca­do­res suni­tas pro­mi­nen­tes a pro­cla­mar su apo­yo abier­to a Hizbullah».

El bar­niz de inven­ci­bi­li­dad del Ejér­ci­to israe­lí se hizo añi­cos y, por exten­sión, el mito del pode­río mili­tar de Esta­dos Uni­dos que con­tri­bu­yó con 2.300 millo­nes de dóla­res en ayu­da mili­tar a «Israel» solo en 2006, y más de 100.000 millo­nes des­de 1967.

“La derro­ta mili­tar de «Israel» fue deci­si­va”, con­clu­ye­ron Croo­ke y Perry, “pero la derro­ta polí­ti­ca en Esta­dos Uni­dos que se puso al lado de «Israel» duran­te el con­flic­to y se negó a poner­le fin, fue catas­tró­fi­ca con un impac­to dura­de­ro sobre su pres­ti­gio en la región”, apun­ta Coun​ter​Punch​.org

La otra cara de la espa­da de Hiz­bu­llah, no menos temi­ble, es su ascen­so en el cam­po polí­ti­co, don­de aho­ra jue­ga un papel deci­si­vo en El Líbano.

Ori­gi­nal­men­te rece­lo­so de entrar en el pan­tano de la polí­ti­ca liba­ne­sa, en los años 90 un con­se­jo interno de Hiz­bu­llah votó para entrar en polí­ti­ca y se for­mó el Blo­que de Leal­tad a la Resistencia. 

En 1992, ocho repre­sen­tan­tes de Hiz­bu­llah fue­ron ele­gi­dos al Par­la­men­to.

“Nues­tra par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes y nues­tra entra­da en el (par­la­men­to) no alte­ra el hecho de que somos un par­ti­do de Resis­ten­cia”, dijo Nas­ra­llah en 1992.

“De hecho, tra­ba­ja­re­mos para con­ver­tir a todo Líbano en un país de Resis­ten­cia y al Esta­do en un Esta­do de Resistencia”.

En 2006, Hiz­bu­llah for­mó una coa­li­ción con Michel Aoun, exco­man­dan­te del ejér­ci­to liba­nés y fun­da­dor del par­ti­do polí­ti­co Corrien­te Patrió­ti­ca Libre (CPL). 

Aoun renun­ció a su pos­tu­ra anti-Siria y se unió a la Alian­za del 8 de mar­zo dedi­ca­da a pre­ser­var la inte­gri­dad del país fren­te a los ata­ques de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia e «Israel». 

En 2016, Aoun fue ele­gi­do para ocu­par el car­go de pre­si­den­te, un pues­to que siem­pre debe ocu­par un cris­tiano maronita. 

Hiz­bu­llah tie­ne actual­men­te 12 miem­bros en el Par­la­men­to, solo ante­ce­di­do por la CPL.

Con sus alia­dos y ali­nea­dos con su polí­ti­ca, el Par­ti­do de Dios ganó al menos 70 por cien­to de los esca­ños del par­la­men­to en las elec­cio­nes de 2018.

«La mayo­ría de los liba­ne­ses apo­ya a Hiz­bu­llah y su Resis­ten­cia a la ocu­pa­ción israe­lí y sus pla­nes de domi­nar El Líbano», dijo Laith Marouf, ana­lis­ta polí­ti­co de Beirut. 

«Hiz­bu­llah sim­bo­li­za la sobe­ra­nía para la mayo­ría de los liba­ne­ses, sin impor­tar cuál sea su sec­ta», aseguró

Des­pués de la des­truc­ción del Líbano por «Israel» en 2006, Hiz­bu­llah donó 300 millo­nes de dóla­res para res­tau­rar la infra­es­truc­tu­ra del país, recons­truir escue­las y cen­tros comu­ni­ta­rios, y remi­tió 10.000 dóla­res en efec­ti­vo a los ciu­da­da­nos cuyas casas habían sido arrasadas.

“Los guar­dias de Hiz­bu­llah, lle­van­do dis­cre­ta­men­te sus rifles AK-47 en fun­das de sua­ve piel de ove­ja, rodea­ron la escue­la secun­da­ria Mah­di en los subur­bios del sur de Bei­rut, don­de cien­tos de deman­dan­tes entra­ron por las puer­tas para reco­ger sus dádi­vas en efec­ti­vo”, des­cri­be Blanford. 

“La alta segu­ri­dad no fue sin una bue­na razón. Debe haber habi­do millo­nes de dóla­res api­la­dos en mesas y cajas de car­tón. Los car­te­les en las pare­des ins­ta­ban a los soli­ci­tan­tes a ser pacien­tes, man­te­ner­se orga­ni­za­dos y seguir las instrucciones».

“La velo­ci­dad y la orga­ni­za­ción con la que Hiz­bu­llah se diri­gió al esfuer­zo de ayu­da y recons­truc­ción sub­ra­yó cuán pode­ro­so había cre­ci­do en el Líbano”, deta­lla Blanford. 

“Su ala de cons­truc­ción, Jihad al-Binaa, había sal­ta­do ade­lan­te mien­tras el gobierno seguía enfras­ca­do en dis­cu­sio­nes sobre qué Minis­te­rio o agen­cia mane­ja­ría el pro­ce­so y qué com­pa­ñías, gene­ral­men­te pro­pie­dad de polí­ti­cos, gana­rían los lucra­ti­vos con­tra­tos para lim­piar el desas­tre”, recuer­da Coun​ter​Punch​.org

Hiz­bu­llah tam­bién fun­dó una red de orga­ni­za­cio­nes comer­cia­les y socia­les que la pobla­ción liba­ne­sa nece­si­ta desesperadamente. 

En muchos casos, Hiz­bu­llah pro­por­cio­na la úni­ca red de segu­ri­dad para los liba­ne­ses aban­do­na­dos por un Esta­do ase­dia­do que aho­ra enfren­ta san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses y de la UE, lo que resul­ta en hiper­in­fla­ción y des­or­den económico.

Como expli­ca Marouf: “Una de las cosas más impor­tan­tes que hizo Hiz­bu­llah, más allá de la libe­ra­ción del Líbano en 2000 de la ocu­pa­ción israe­lí y de la ocu­pa­ción de los waha­bíes con­tras o terro­ris­tas de DAESH, lo que ellos lla­man la segun­da libe­ra­ción, en 2016, es la red de ser­vi­cios socia­les que pro­por­cio­na, no solo a las comu­ni­da­des chií­tas, pue­blos y aldeas, sino a la mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, por­que ofre­ce todos estos ser­vi­cios a cual­quie­ra sin impor­tar su sec­ta

Eso es un gran logro. Hiz­bu­llah creó una eco­no­mía para­le­la fue­ra del con­trol de los esta­dou­ni­den­ses. Recuer­de que el ban­co cen­tral del Líbano está bási­ca­men­te con­tro­la­do por Esta­dos Uni­dos”, pre­ci­sa CounterPounch.

“Algu­nos de los ser­vi­cios socia­les, más allá de la salud, la edu­ca­ción y la vivien­da, que ofre­ce Hiz­bu­llah son la ban­ca, con prés­ta­mos sin inte­rés para la cla­se tra­ba­ja­do­ra e inclu­so las gaso­li­ne­ras”, con­ti­núa Marouf. 

“En los últi­mos años, los pre­cios del gas subie­ron, bajo la pre­sión de Esta­dos Uni­dos y la lira liba­ne­sa colap­só. Pero fue la red de gaso­li­ne­ras de Hiz­bu­llah la que siguió sumi­nis­tran­do gaso­li­na”.

Los éxi­tos de Hiz­bu­llah, tan­to en el cam­po de bata­lla como en el cam­po elec­to­ral, demues­tran que la Resis­ten­cia con­tra el impe­ria­lis­mo no es inú­til. En la dimi­nu­ta nación del Líbano, la Resis­ten­cia orga­ni­zó y derro­tó el pode­río mili­tar de «Israel» y sus patro­ci­na­do­res esta­dou­ni­den­ses y euro­peos, y de los terro­ris­tas waha­bíes y sala­fis­tas res­pal­da­dos por las ricas nacio­nes del Gol­fo Árabe. 

Con gran apo­yo popu­lar, la Resis­ten­cia logró avan­ces a tra­vés del pro­ce­so elec­to­ral, qui­zás su éxi­to más ame­na­zan­te para los “cam­peo­nes de la demo­cra­cia” que desean destruirlos.

Fuen­te: Al Mayadeen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *