Cuba. Sis­te­ma de Aten­ción a la Fami­lia: His­to­rias que valen más que un platillo

Por: Oscar Figue­re­do Rei­nal­do, Edil­ber­to Car­mo­na Tama­yo, Dine­lla Gar­cía Acos­ta, Ire­ne Pérez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de enero de 2021. 

Decía Serrat en el 87 que qui­zás lle­gar vie­jo sería más lle­va­de­ro si “el car­né de jubi­la­do abrie­se todas las puer­tas y si el ayer no se olvi­da­se tan apri­sa”. Hace 20 años, José Gallén Gue­rra solía vivir entre tin­ta y papel. Fue impre­sor casi toda su vida. Hoy vive solo, a cua­tro cua­dras del Latino y su mejor com­pa­ñía son un bas­tón, una jaba, un perió­di­co y unas mone­das que va sacan­do del bol­si­llo delantero.

Gallén tie­ne 85 años y su úni­ca hija murió hace tres. Su yerno lo lle­va al médi­co cuan­do hace fal­ta, pero poco más, su madre está muy enfer­ma. En el H. Upmann todos lo cono­cen. Es el que lle­ga pri­me­ro y se va rápi­do. Son las 10:30 de la maña­na y ya está para­do en la puer­ta, como lo ha hecho des­de el 2002, en que este cen­tro del Sis­te­ma de Aten­ción a la Fami­lia (SAF), ubi­ca­do en 20 de Mayo y Martha Abreu, se inauguró.

“Yo solo almuer­zo por­que es dema­sia­do caro. Me cues­ta ocho pesos y pico”, dice y saca par de pozue­los de una jaba. La comi­da hoy es arroz, chí­cha­ro, mor­ta­de­lla y ensa­la­da. Antes solía sen­tar­se y comer allí, pero la situa­ción epi­de­mio­ló­gi­ca ha cam­bia­do de nue­vo las cos­tum­bres y aho­ra se man­tie­ne solo el ser­vi­cio para lle­var. El SAF cuen­ta con men­sa­je­ros, pero Gallén pre­fie­re venir él mis­mo. “Hace fal­ta que bajen un poco los pre­cios y den más comi­da por­que dan muy poqui­to”, dice y lo echa todo a la jaba. “La cuen­ta no da”, se le oye decir mien­tras ya alcan­za la esquina.

Y es que este pri­me­ro de enero, cuan­do el país ini­ció el orde­na­mien­to mone­ta­rio, los bille­tes se hicie­ron más gran­des y los bol­si­llos más chi­cos para algu­nos, al regir en Cuba nue­vos pre­cios en el comer­cio mino­ris­ta. Los SAF no esca­pa­ron a esta lógi­ca, y algu­nos de sus bene­fi­cia­rios deci­die­ron reti­rar­se del servicio.

“Nada jus­ti­fi­ca que el pri­me­ro hubie­ra apa­re­ci­do en uno de estos luga­res alguien cobran­do un almuer­zo en 30 pesos, por­que todos esos almuer­zos se rea­li­za­ron con el inven­ta­rio que que­da­ba y con los pre­cios ante­rio­res”, afir­ma­ba recien­te­men­te en la Mesa Redon­da, Marino Muri­llo Jor­ge, jefe de la Comi­sión de Imple­men­ta­ción y Desa­rro­llo de los Lineamientos.

Ante esa reali­dad, Cuba­de­ba­te visi­tó dos SAF de La Haba­na y com­pro­bó que per­sis­ten dos preo­cu­pa­cio­nes entre los clien­tes: la subi­da de los pre­cios y la mala cali­dad del servicio.

Bea­triz Váz­quez, admi­nis­tra­do­ra del SAF H. Upmann. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

Un hecho que bien cono­ce Bea­triz Váz­quez, admi­nis­tra­do­ra del SAF H. Upmann, la cual ha vis­to en los últi­mos días como un silen­cio ensor­de­ce­dor ocu­pa las mesas vacías deja­das por sus habi­tua­les beneficiarios.

“Tene­mos cen­sa­dos en nues­tro cen­tro a un total de 112 per­so­nas. Antes del orde­na­mien­to venían a comer un máxi­mo de 100 y aho­ra solo lle­gan has­ta aquí el 50 o 60% de ellas. Algu­nos adu­cen que han deja­do de venir mayor­men­te por el pro­ble­ma del pre­cio y un poco tam­bién por la cali­dad, algo que esta­mos mane­jan­do”, comentó.

Unos pre­fie­ren lle­var el almuer­zo y la comi­da, otros solo uno de los dos. La mayo­ría de los habi­tua­les en este lugar son las per­so­nas mayo­res, aun­que tam­bién se dejan ver ros­tros más jóve­nes que tie­nen algu­na enfer­me­dad o cui­dan de alguien.

El pro­gra­ma del Sis­te­ma de Aten­ción a la Fami­lia — naci­do en 1996 — no solo está con­ce­bi­do para com­ple­men­tar la ali­men­ta­ción a adul­tos mayo­res, sino tam­bién para aque­llas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, emba­ra­za­das con alto ries­go y casos socia­les crí­ti­cos, los cua­les tie­nen insu­fi­cien­cia de ingre­sos o care­cen de fami­lia­res en con­di­cio­nes de pres­tar ayuda.

Yuris Mario Gar­cía, por ejem­plo, tie­ne 52 años y se ocu­pa de su mamá con demen­cia senil y pos­tra­da en cama. “Los nue­vos pre­cios están un poco apre­ta­dos. Noso­tros somos dos y com­pra­mos cua­tro comi­das dia­rias, así que me sale dia­ria­men­te en 32 pesos. La ayu­da que yo reci­bo está bien, pero entre la comi­da y todo lo demás, se me hace muy difícil”. 

Según cifras ofi­cia­les, en Cuba, los Sis­te­ma de Aten­ción a la Fami­lia (SAF) atien­den a 76 175 per­so­nas, de ellas 47,7% son jubi­la­dos (todos subie­ron sus ingre­sos), 21,9% casos socia­les, 15,9% pro­te­gi­dos por la Asis­ten­cia Social, 7,5% dis­ca­pa­ci­ta­dos, 6,8% no jubi­la­dos y 0,3% embarazadas.

“Ellos están acos­tum­bra­dos a que des­de que se inau­gu­ró el Sis­te­ma de Aten­ción a la Fami­lia los pre­cios eran muy bajos y se adap­ta­ron a eso. Al ver el cam­bio brus­co y lo que aho­ra tie­nen que pagar, dicen que si se hace un reajus­te como se está plan­tean­do por la tele­vi­sión, ellos ven­drán nor­mal­men­te, de lo con­tra­rio, ven­drán de vez en cuan­do”, lamen­ta la administradora.

Aun­que bien es cier­to que a un gru­po gran­de de estas per­so­nas le subie­ron sus ingre­sos y reci­ben la canas­ta fami­liar nor­ma­da, como diría el dicho popu­lar, la vida es más rica que cual­quier reali­dad pla­ni­fi­ca­da y por tan­to, se debe con­ti­nuar revi­san­do la situa­ción eco­nó­mi­ca de esas per­so­nas para que nadie que­de desamparado.

“Hemos habla­do con ellos y les diji­mos que ten­gan pacien­cia. Qui­zás como les ade­lan­ta­ron el sala­rio no pen­sa­ban que sería así. Les digo que les voy a man­te­ner la Asis­ten­cia Social y que por favor, no se pier­dan y ven­gan a bus­car su ali­men­ta­ción dia­ria”, pre­ci­só Bea­triz Váz­quez, admi­nis­tra­do­ra del SAF H. Upmann.

En la actua­li­dad, 12 000 per­so­nas que reci­ben ese ser­vi­cio lo hacen de mane­ra sub­si­dia­da por la asis­ten­cia social. “Por­que con la pres­ta­ción de la asis­ten­cia que tenían ante­rior­men­te no le era sufi­cien­te para rea­li­zar ese pago y ade­más asu­mir todos los otros gas­tos que tenían en el domi­ci­lio”, dio a cono­cer Mar­ta Ele­na Fei­tó Cabre­ra en la Mesa Redon­da.

Según dijo, los nue­vos pre­cios fija­dos osci­lan entre los 8 y los 13 pesos. La minis­tra seña­ló ade­más la nece­si­dad de velar por una bue­na cali­dad e higie­ne y reite­ró que “nadie pue­de aban­do­nar ese ser­vi­cio por­que con­si­de­re que su ingre­so no será sufi­cien­te. Que todas las per­so­nas sigan asis­tien­do, que será asu­mi­do por la asis­ten­cia social como suce­día has­ta ahora”.

Cali­dad de los ali­men­tos, otro talón de Aquiles

Car­los Gar­cía fue con­ta­dor públi­co, tie­ne 92 años y acu­de al SAF des­de su inau­gu­ra­ción en 2002. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

“Yo no me que­jo de la comi­da. Yo como cual­quier cosa. Me que­jo de lo poqui­to que dan, lo mal hecho que está, por­que no tie­ne con­di­men­tos, y que no sabe a comi­da”, es la opi­nión de Gallén y de muchos de los que reci­ben el ser­vi­cio. Cara y mal ela­bo­ra­da. Regu­lar para ese pre­cio. No muy bue­na. Fra­ses dichas rápi­da­men­te en la puer­ta del SAF. El lugar al que van todos los días, pero del que, a veces, no quie­ren hablar.

Car­los Pas­cual tie­ne 70 años y se está jubi­lan­do de cus­to­dio del Ins­ti­tu­to Cubano de Arte y Estu­dios Cine­ma­to­grá­fi­cos (Icaic). Ha tra­ba­ja­do toda su vida en el sec­tor de la Cul­tu­ra y está can­sa­do de las entre­vis­tas. “La comi­da está cara y no está bien ela­bo­ra­da”, dice cor­to y pre­ci­so. “Si el can­san­cio y la derro­ta no supie­sen tan amar­go. Si fue­sen ponien­do luces en el camino a medi­da que el cora­zón se aco­bar­da”, tam­bién decía Serrat.

“Todo lo que empie­za nue­vo ‑dice Ama­do Fer­nán­dez, jefe de la uni­dad bási­ca de gas­tro­no­mía del Cerro- siem­pre tie­ne sus incom­pren­sio­nes e imper­fec­cio­nes, pero eso hay que ir ajus­tán­do­lo sobre la mar­cha. Por supues­to la pri­me­ra reac­ción fue no venir o venir poco, por el cam­bio de pre­cios que fue muy brusco”.

“En la cali­dad ‑a su vez- influ­yen muchas cosas. Empie­za con la cali­dad de los pro­duc­tos con que se tra­ba­ja, uti­li­zar siem­pre con­di­men­tos, vian­das y hor­ta­li­zas, y des­pués con la dedi­ca­ción y el amor que tie­ne que dedi­car­le todo el per­so­nal que tra­ba­ja en este sistema”.

Yuris Mario Gar­cía con­si­de­ra que exis­te aten­ción y com­pren­sión por par­te de los tra­ba­ja­do­res, pero “no tie­nen recur­sos ni con­di­men­tos. Los fri­jo­les, por ejem­plo, que­dan duros y la can­ti­dad no es buena”.

¿A quien le corres­pon­de velar por­que no fal­ten los sumi­nis­tros en este tipo de cen­tros? ¿Qué rol desem­pe­ñan los direc­ti­vos del gobierno y las orga­ni­za­cio­nes de masas de los luga­res don­de están encla­va­dos los SAF para exi­gir la cali­dad? ¿Exis­te algún meca­nis­mo que prio­ri­ce estas instalaciones?

Según publi­ca en su pági­na web el Minis­te­rio de Comer­cio Inte­rior, “los abas­te­ci­mien­tos para el Sis­te­ma, se asig­nan cen­tra­li­za­da­men­te por el Minis­te­rio de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción a cada terri­to­rio. En el caso de las vian­das, fru­tas y vege­ta­les se garan­ti­zan en coor­di­na­ción con la agri­cul­tu­ra a tra­vés de las dife­ren­tes for­mas pro­duc­ti­vas; y se dis­tri­bu­yen de for­ma balan­cea­da, de mane­ra que el apor­te nutri­cio­nal cubra la nece­si­dad de 1 200 kilo­ca­lo­rías, de las pro­teí­nas, gra­sas y car­bohi­dra­tos nece­sa­rios en las dos inges­tas dia­rias (almuer­zo y comida)”.

No obs­tan­te, se requie­re apo­yo del gobierno muni­ci­pal. El espe­cia­lis­ta de la Unión de Comer­cio y Gas­tro­no­mía, Pedro Anto­nio Pérez Gutié­rrez, con­si­de­ra que no todo debe que­dar bajo la res­pon­sa­bi­li­dad y la auto­ges­tión del SAF: “El inten­den­te tie­ne poder, por ejem­plo, para pedir­le a la empre­sa cár­ni­ca El Miño, que está aquí cer­ca, un por cien­to peque­ño de sus recur­sos al SAF. Ade­más, que entró un camión de la agri­cul­tu­ra, pues pri­me­ro debe pasar por el SAF, no por la pla­ci­ta. Esto es lo que hay que hacer para que esto camine”.

Des­de el 2019 los SAF se rigen tam­bién por la reso­lu­ción No. 99 del Minis­te­rio de Comer­cio Inte­rior que ofre­ce la posi­bi­li­dad de com­prar por auto­ges­tión pro­duc­tos ali­men­ti­cios fres­cos o ela­bo­ra­dos, a per­so­nas natu­ra­les y jurí­di­cas. Una nor­ma­ti­va que, de acuer­do a la admi­nis­tra­do­ra del SAF, les ha per­mi­ti­do fir­mar con­ve­nios con hidro­pó­ni­cos para sus­ten­tar el sumi­nis­tro de vian­das y hortalizas.

¿A quien le corres­pon­de velar por­que no fal­ten los sumi­nis­tros en este tipo de cen­tros? ¿Qué rol desem­pe­ñan los direc­ti­vos del gobierno y las orga­ni­za­cio­nes de masas de los luga­res don­de están encla­va­dos los SAF para exi­gir la cali­dad? Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

La Tarea Orde­na­mien­to se ha rea­li­za­do en un ambien­te de enve­je­ci­mien­to pobla­cio­nal. Según el cen­so de 2012, el 18,3% de la pobla­ción cuba­na tenía 60 años o más y duran­te 2020, esta cifra cre­ció a un 21,3%. Datos ofre­ci­dos en la Mesa Redon­da reve­la­ron que el pasa­do año nacie­ron 105 000 niños y falle­cie­ron 111 000 per­so­nas, es decir la pobla­ción cuba­na, que lle­va años decre­cien­do, bio­ló­gi­ca­men­te no se está repro­du­cien­do. “Es algo que tenía­mos pre­vis­to que ocu­rrie­ra a par­tir de 2024, pero se han dete­rio­ra­do mucho los indi­ca­do­res y, ade­más, nacen más varo­nes que hem­bras”, expli­có Muri­llo Jor­ge en el espa­cio televisivo.

Aun­que bien es cier­to que no todas las per­so­nas que se auxi­lian del Sis­te­ma de Aten­ción a la Fami­lia son adul­tos mayo­res, este gru­po eta­rio repre­sen­ta el mayor núme­ro de bene­fi­cia­rios. Cada día reci­ben este ser­vi­cio miles de per­so­nas, cuya úni­ca com­pa­ñía en casa, a veces, es la sole­dad. Abue­los que no pue­den parar­se de la cama. Madres que no pue­den valer­se por sí mis­mas para coci­nar. Tías a quie­nes solo les que­da de fami­lia un parien­te lejano. Lle­gar a vie­jo, como decía Serrat, “sería un final con beso, si todos enten­dié­ra­mos que todos lle­va­mos un vie­jo encima”.

José Gallén Gue­rra tie­ne 85 años y su úni­ca hija murió hace tres. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

Ama­do Fer­nán­dez, jefe de la uni­dad bási­ca de gas­tro­no­mía del Cerro. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

SAF H. Upmann en 20 de Mayo. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

“En la cali­dad influ­yen muchas cosas. Empie­za con la cali­dad de los pro­duc­tos con que se tra­ba­ja, uti­li­zar siem­pre con­di­men­tos, vian­das y hor­ta­li­zas, y des­pués con la dedi­ca­ción y el amor que tie­ne que dedi­car­le todo el per­so­nal que tra­ba­ja en este sis­te­ma”. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

Lis­ta­do de pre­cios del SAF H. Upmann. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

Según el cen­so de 2012, el 18,3% de la pobla­ción cuba­na tenía 60 años o más y duran­te 2020, esta cifra cre­ció a un 21,3%. Foto: Ire­ne Pérez/​Cuba­de­ba­te.

En video

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *