Chi­le. Pau­li­na Agui­rre Tobar: Una flor roja en resistencia

Por Gui­ller­mo Correa Cami­roa­ga, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de enero de 2021.

Pau­li­na Agui­rre pre­sen­te en las luchas de hoy.

En la pági­na de Face­book Arci Media­te­rro­nia Tv, un sitio web de noti­cias y medios de comu­ni­ca­ción de la ciu­dad de Cosen­za (ubi­ca­da en la región ita­lia­na de Cala­bria), la escri­to­ra Chan­tal Cas­ti­glio­ne publi­ca hoy domin­go 17 de enero una cró­ni­ca titu­la­da “Pau­li­na Agui­rre Tobar:
Una Flor Roja de Resis­ten­cia” en memo­ria de esta joven mili­tan­te del MIR, com­ba­tien­te revo­lu­cio­na­ria ase­si­na­da por agen­tes de la dic­ta­du­ra el 29 de mar­zo de1985 en San­tia­go.
Esta cró­ni­ca cons­ta de dos par­tes, en la pri­me­ra de ellas Chan­tal Cas­ti­glio­ne median­te un for­ma­to tipo car­ta tes­ti­mo­nial res­ca­ta la memo­ria de esta joven lucha­do­ra popu­lar, tra­yén­do­la meta­fó­ri­ca­men­te al pre­sen­te y hacién­do­nos escu­char su voz rebel­de a tra­vés de este ins­tru­men­to lite­ra­rio. Esta “Car­ta de Pau­li­na” está tra­du­ci­da al espa­ñol en dicho sitio, pero la segun­da par­te de la cró­ni­ca, en don­de la escri­to­ra ita­lia­na hace una rese­ña de la vida de Pau­li­na y rela­ta los ante­ce­den­tes y hechos rela­ti­vos a su eje­cu­ción en un fal­so enfren­ta­mien­to, está en ita­liano, por lo que me he toma­do la liber­tad de tra­du­cir­la para trans­cri­bir y difun­dir com­ple­ta­men­te este her­mo­so home­na­je y res­ca­te de este tro­zo memo­ria his­tó­ri­ca popu­lar.
_​_​_​_​_​Ch_​MIR
PRIMERA PARTE: HABLA PAULINA
“Resis­ten­cia, Revo­lu­ción, Rebe­lión a la dic­ta­du­ra. Una misión. Lucha, gue­rri­lla. No quie­ro vivir más de rodi­llas duran­te el régi­men. La resis­ten­cia en Chi­le tie­ne el ros­tro de tan­tas muje­res que como yo nun­ca se han ren­di­do. Vamos ade­lan­te con nues­tras ideas y valo­res. Cami­na­mos por la calle. Somos el pue­blo que mar­cha hacia un maña­na hecho de liber­tad y Dere­chos Huma­nos garan­ti­za­dos para todas y todos.
Un maña­na sin eje­cu­ta­dos, sin terror, sin repre­sión masi­va, sin des­apa­re­ci­dos. Por­que la des­apa­ri­ción for­za­da no es una men­ti­ra sino una prác­ti­ca habi­tual efec­tua­da sis­te­má­ti­ca­men­te por la hor­da cívi­co-mili­tar fas­cis­ta y pino­che­tis­ta.
Mi gene­ra­ción ensan­gren­ta­da por las tor­tu­ras, los gol­pes, las vio­la­cio­nes físi­cas y psi­co­ló­gi­cas, tras­la­da­dos a cam­pos clan­des­ti­nos de deten­ción o de exter­mi­nio. Ten­go el deber moral de gri­tar que lo que ocu­rrió a miles de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros: ¡fue un geno­ci­dio!
Yo tam­bién soy víc­ti­ma de la máqui­na de la dic­ta­du­ra. Con­ta­ré mi his­to­ria, mi cor­ta, inten­sa y dig­na vida con el puño en alto, mis pasos orgu­llo­sos y lle­nos de espe­ran­za. La mili­tan­cia polí­ti­ca como el lazo que me ata aún más a mis fami­lia­res: a mi papá Luis, a mis tíos Pedro y Car­los, este últi­mo fusi­la­do en Anto­fa­gas­ta.
Me lla­mo Pau­li­na Ale­jan­dra Agui­rre Tobar, “Lui­sa”. Soy una mili­tan­te del MIR. No podría ser de otra mane­ra. Me acuer­do cuan­do, des­de niña, acom­pa­ña­ba cada domin­go a mi papá por las pobla­cio­nes a ven­der copias de “El Rebel­de”. Su com­pro­mi­so polí­ti­co, su leal­tad, su sacri­fi­cio por los idea­les, un ejem­plo para mí de lo que debe­ría ser un hom­bre y tam­bién un com­pa­ñe­ro. Por eso esco­gí el nom­bre de “Lui­sa” duran­te mi mili­tan­cia para ren­dir home­na­je a él, a Luis.
Des­de peque­ña asu­mí una pos­tu­ra fir­me y una fuer­te con­vic­ción para ter­mi­nar con la dic­ta­du­ra.
Tenía 14 años, los años seten­ta esta­ban ter­mi­nan­do mien­tras la dic­ta­du­ra con­ti­nua­ba con sus mal­di­tos y sinies­tros pla­nes de ani­qui­la­ción. Vio­len­cia polí­ti­ca y odio en con­tra de quie­nes la dic­ta­du­ra eti­que­ta­ba como sub­ver­si­vos. Éra­mos solo mucha­chos y mucha­chas lle­nos de sue­ños que salían de los cajo­nes de los guar­da­rro­pas de nues­tra juven­tud. Un guar­da­rro­pa hecho de aspi­ra­cio­nes, de colo­res fuer­tes y bri­llan­tes, de com­pro­mi­so, de estu­dio, de luchas, de pasio­nes, de vida, de amis­tad, de amor, de ideas como alas de pape­les para des­ple­gar el vue­lo hacia la liber­tad.
Soy una estu­dian­te del liceo Valen­tín Lete­lier en los cur­sos ves­per­ti­nos en Reco­le­ta. Ten­go 20 años. Amo tocar la gui­ta­rra, dibu­jar, escri­bir poe­mas. Mis poe­mas no tras­cien­den mi com­pro­mi­so polí­ti­co: pala­bras como balas, como pis­to­las, como fusi­les para des­truir la cul­tu­ra dic­ta­to­rial del mie­do, del terror y del olvi­do.
El MIR me envió a San­tia­go como mili­tan­te de gue­rri­lla urba­na. Via­je a Cuba para rea­li­zar algu­nos cur­sos de for­ma­cio­nes. Tra­ba­jé cin­co años en la clan­des­ti­ni­dad. Me sen­tía par­te de una gran fami­lia soli­da­ria, idea­lis­ta y com­ba­ti­va. Nues­tro enfo­que y esfuer­zo con­ver­gen en la orga­ni­za­ción y en el desa­rro­llo de la Resis­ten­cia Popu­lar. Nues­tras hue­llas jamás logra­ron borrar­las.
Inte­gran­tes de la CNI me ase­si­na­ron el 29 de mar­zo del 1985. Espe­ra­ron que regre­sa­ra del liceo.
Abrí la puer­ta, me dis­pa­ra­ron a san­gre fría y mon­ta­ron un supues­to enfren­ta­mien­to. Una prác­ti­ca fre­cuen­te duran­te la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar. Me pusie­ron en la mano izquier­da, yo no soy zur­da, una pis­to­la que nun­ca he dis­pa­ra­do. Los res­pon­sa­bles de mi ase­si­na­to y del con­si­guien­te mon­ta­je son Miguel Soto “el paco Ara­ve­na” quien mate­rial­men­te me acri­bi­lló, Álva­ro Cor­ba­lán y Kranz Bauer que alte­ra­ron el sitio del suce­so para simu­lar un enfren­ta­mien­to que nun­ca suce­dió.
Dejo estas pala­bras en for­ma de poe­sía a mi padre, como un lega­do tam­bién para las y los jóve­nes de mi tiem­po y los que ven­drán, per­se­ve­ran­do en la Revo­lu­ción y en la Resis­ten­cia a cada for­ma de régi­men tota­li­ta­rio y de repre­sión ins­ti­tu­cio­na­li­za­da y lega­li­za­da:
«Cuan­do el dolor,
la san­gre, el odio y la muer­te
son nece­sa­rios,
miles de manos se tien­den
para tomar las armas.
Acuér­den­se uste­des de mi
Siem­pre»

SEGUNDA PARTE DE LA CRÓNICA DE CHANTAL CASTIGLIONE:
“Pau­li­na Ale­jan­dra Agui­rre Tobar, estu­dian­te, tie­ne 20 años, es mili­tan­te del MIR cuan­do es ase­si­na­da por la CNI (Cen­tral Nacio­nal de Infor­ma­cio­nes).
En Chi­le la Resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra cívi­ca-mili­tar de Pino­chet tie­ne tam­bién el ros­tro de las muje­res que como Pau­li­na deci­den no aga­char la cabe­za y com­pro­me­ter­se acti­va­men­te para ter­mi­nar con el régi­men.
Es una estu­dian­te en los cur­sos ves­per­ti­nos del Liceo Valen­tín Lete­lier en Reco­le­ta. Toca la gui­ta­rra, le gus­ta dibu­jar, pero sobre todo escri­bir. Escri­be sin olvi­dar su com­pro­mi­so polí­ti­co, más aún, para ella eso cons­ti­tu­ye una fuen­te de ins­pi­ra­ción.
Moti­va­da por su situa­ción fami­liar, des­de peque­ña deci­de cuál es su lugar, se colo­ca a ros­tro des­cu­bier­to y con la mira­da fir­me en con­tra de la dic­ta­du­ra que tan­to sufri­mien­to había pro­vo­ca­do a su fami­lia.
Luis, su padre, fue tor­tu­ra­do en Cala­ma y lue­go tras­la­da­do a San­tia­go. Su tío Pedro fue encar­ce­la­do en Chu­qui­ca­ma­ta y su otro tío, Car­los, fue eje­cu­ta­do en Anto­fa­gas­ta. Por eso no sor­pren­de su com­pro­mi­so y la pasión con la que empren­de la lucha.
Ingre­sa al Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria a los 14 años, al final de los años seten­ta.
Gra­cias a su padre, que la lle­va­ba des­de peque­ña con él cada domin­go por los pue­bli­tos a ven­der “El Rebel­de” cono­ce a este Movi­mien­to. Des­pués, cuan­do su padre es expul­sa­do al exi­lio, se inte­gra al MIR y en su honor eli­ge lla­mar­se Lui­sa.
Es trans­fe­ri­da a San­tia­go como mili­tan­te de la gue­rri­lla urba­na. Es tam­bién la encar­ga­da de reci­bir a los mili­tan­tes des­ti­na­dos al pro­yec­to gue­rri­lle­ro de Nel­tu­me, como par­te de la cons­truc­ción de la Resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra. Cuan­do el pro­yec­to fra­ca­sa la joven com­ba­tien­te tra­ba­ja cin­co años en la clan­des­ti­ni­dad y des­pués va a Cuba para asis­tir a cur­sos espe­cia­les de for­ma­ción, don­de se reen­cuen­tra con su padre.
El 29 de mar­zo de 1985 Pau­li­na deci­de regre­sar a casa, una casi­ta de made­ra ubi­ca­da al inte­rior de un terreno en El Arra­yán, en la comu­na de Lo Bar­ne­chea. Ha pasa­do seis días en casa de su abue­la en Macul, por­que des­pués del terre­mo­to la caba­ña había sufri­do daños en sus muros. El 27 de mar­zo, los tra­ba­ja­do­res que esta­ban rea­li­zan­do las repa­ra­cio­nes encuen­tran muni­cio­nes en una divi­sión de la mura­lla. Advier­ten a la pro­pie­ta­ria que vive en otra casa en el mis­mo terreno, la que avi­sa al Minis­te­rio de Defen­sa y se le infor­ma a la CNI. En reali­dad, la joven es víc­ti­ma de un mon­ta­je orques­ta­do por los agen­tes.
Dos días des­pués, Pau­li­na, ape­nas fina­li­za las cla­ses ves­per­ti­nas en el liceo de Reco­le­ta, toma el auto­bús y regre­sa a su casa en Lo Bar­ne­chea. Lo que ella no sos­pe­cha ni remo­ta­men­te es que los hom­bres de la CNI la siguen des­de hace días. En casa la espe­ran los inte­gran­tes de la Bri­ga­da Azul, bajo el man­do de Álva­ro Cor­ba­lán, encar­ga­dos de eli­mi­nar todos los y las miris­tas.
Según la “ver­sión ofi­cial” de enton­ces, cuan­do la joven abre la puer­ta, los agen­tes le habrían orde­na­do dete­ner­se e iden­ti­fi­car­se. Pau­li­na, en cam­bio, habría des­en­fun­da­do la pis­to­la y dis­pa­ra­do en con­tra de ellos. Así, siem­pre según la ver­sión del régi­men, no les habría deja­do otra opción que res­pon­der el fue­go.
Es nece­sa­rio recor­dar que los apa­ra­tos repre­si­vos chi­le­nos recu­rren reite­ra­da­men­te a la escu­sa fan­ta­sio­sa del enfren­ta­mien­to arma­do para jus­ti­fi­car lo que en reali­dad son ver­da­de­ras eje­cu­cio­nes.
Quien ase­si­nó a la joven miris­ta fue Miguel Soto, alias “El Paco Ara­ve­na”. Inme­dia­ta­men­te lle­gan has­ta el lugar Álva­ro Cor­ba­lán y Kranz Bauer para modi­fi­car la esce­na del cri­men y dar paso al plan del mon­ta­je.
Una inves­ti­ga­ción judi­cial pos­te­rior demos­tró que la estu­dian­te no esta­ba arma­da y no tenía res­tos de pól­vo­ra en sus manos, lo que puso aun más en relie­ve la mani­pu­la­ción que exis­tía detrás de este homi­ci­dio, tam­bién gra­cias a los erro­res come­ti­dos por los ase­si­nos. Le colo­ca­ron un arma en la mano izquier­da, pero Pau­li­na no era zur­da y la pis­to­la no había sido dis­pa­ra­da. La mata­ron a san­gre fría. El cer­ti­fi­ca­do de la autop­sia habla cla­ro: el cuer­po pre­sen­ta­ba ocho ori­fi­cios de entra­da de pro­yec­ti­les, dos de los cua­les le tras­pa­sa­ron el crá­neo. Muer­te ins­tan­tá­nea.
La dic­ta­du­ra es mise­ra­ble por­que escon­de sus pro­pios deli­tos y crí­me­nes. Pone en esce­na un espec­tácu­lo indig­nan­te, espar­tano y gro­tes­co acu­rru­ca­do por la cubier­ta cáli­da de la impu­ni­dad.
En el fon­do ellos se han creí­do Dios, deci­dien­do la muer­te de miles de chi­le­nos y chi­le­nas, han juga­do con las víc­ti­mas como jue­ga el gato con el ratón, cone­ji­llos de indias sobre las cua­les expe­ri­men­tar y saciar su sed de odio y de vio­len­cia, para des­pués vol­ver a sus tibias casas don­de su mujer y sus hijos como si nada hubie­se pasa­do, sin remor­di­mien­tos, sin arre­pen­ti­mien­tos de nin­gún tipo. Su gue­rra san­ta en con­tra de la “sub­ver­sión” debía ser com­ba­ti­va de cual­quier modo y con cual­quier medio.
Así barrie­ron con una gene­ra­ción de jóve­nes y mucha­chas dig­nas y valio­sas que no se rin­die­ron jamás a la volun­tad del dic­ta­dor y de sus secua­ces civi­les y mili­ta­res.
Deci­die­ron resis­tir cons­cien­te e incons­cien­te­men­te arries­gan­do su pro­pia vida.
¡PAULINA AGUIRRE PRESENTE AHORA Y SIEMPRE! “
Chan­tal Cas­ti­glio­ne
IMG_​7728
NOTA ADICIONAL:
Para cono­cer un poco acer­ca de la auto­ra de esta cró­ni­ca, res­ca­té los siguien­tes ele­men­tos de des­de algu­nas pági­nas en inter­net:
En el sitio web “enci­clo­pe­die­de­lle­don­ne”, se mani­fies­ta lo siguien­te: “Chan­tal Cas­ti­glio­ne nació en Cosen­za el año 1986. Estu­dió en la Uni­ver­si­dad de Cala­bria don­de obtu­vo una Maes­tría en Cien­cias Polí­ti­cas con una Tesis expe­ri­men­tal res­pec­to a la Socio­lo­gía de los Movi­mien­tos Socia­les titu­la­da “Entre Espe­ran­za e ilu­sión: una gene­ra­ción en movi­mien­to”, ana­li­zan­do las his­to­rias y los per­so­na­jes de la izquier­da joven extra­par­la­men­ta­ria, la repre­sión, las masa­cres de Esta­do, las tra­mas ocul­tas, la lucha arma­da y el papel de la memo­ria. Temas de los cua­les se ocu­pa des­de hace diver­sos años por razo­nes de estu­dio, y des­de hace apro­xi­ma­da­men­te un año a tra­vés de su blog.”
Es auto­ra de los libros: “Entre espe­ran­za e ilu­sión: Ita­lia en los años de plo­mo” y “Can­to para un rebel­de, car­tas de lucha y des­obe­dien­cia”
En una entre­vis­ta hecha por Anna Zupi el 20 junio 2020, ante la pre­gun­ta ¿cómo nace tu pasión por la escri­tu­ra?, Chan­tal Cas­ti­glio­ne res­pon­de: “Des­de peque­ña siem­pre he ama­do escri­bir, rela­tar. En el cole­gio los temas eran mi espe­cia­li­dad. Des­pués, con los años, esta pasión se fue trans­for­man­do cada día más en una nece­si­dad para hacer sen­tir mi voz, para expre­sar quien soy y tam­bién para mos­trar y resal­tar a quien, por uno u otro moti­vo, no pue­de hacer sen­tir su voz.
Me dejé secues­trar por el micro­cos­mos de lo vivi­do. Sobre todo gra­cias a la pelí­cu­la “Los Cien Pasos”, don­de con la his­to­ria de Pep­pino Impas­ta­to enten­dí que escri­bir quie­re decir tam­bién luchar, que las pala­bras son un arma pode­ro­sa a las cua­les cual­quier tipo de poder les teme. Y des­de ese día no he para­do más. Escri­bir es tam­bién una tera­pia, un que­rer­se bien, ir más allá de todo y de todos. Las pala­bras como un escu­do, como una defen­sa tam­bién…”
(Pep­pino Impas­ta­to fue un lucha­dor popu­lar ita­liano, fun­da­dor de la radio comu­ni­ta­ria auto­ges­tio­na­da “Radio Aut” en la ciu­dad sici­lia­na de Cini­si, des­de don­de denun­ció las acti­vi­da­des y nego­cios ilí­ci­tos de la mafia. Fue ase­si­na­do a la edad de 30 años por la mafia sici­lia­na en la noche y madru­ga­da del 8 al 9 de de mayo del 1978, hacien­do explo­tar su cuer­po en la vía férrea en un bru­tal, sinies­tro y vil mon­ta­je, con la inten­ción de hacer apa­re­cer su muer­te como un sui­ci­dio, meca­nis­mo que for­ma tam­bién dolo­ro­sa­men­te par­te de nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca chilena)

Fuen­te: Red Lati­na sin Fronteras

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.