Argen­ti­na. Obser­va­to­rio gre­mial. La pan­de­mia calien­te y los años que vivi­re­mos en peli­gro: des­em­pleo, des­igual­dad y fosilización/​Lock out agro­pe­cua­rio, la buro­cra­cia sin­di­cal y la nece­si­dad de recu­pe­rar el man­do de la polí­ti­ca … (+info)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de enero de 2021.

.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

.

La pan­de­mia calien­te y los años que vivi­re­mos en peli­gro: des­em­pleo, des­igual­dad y fosilización

El 2020 se aca­ba de ir, pero que­da­rá en el recuer­do como el año en que la pan­de­mia puso en ries­go al mun­do ente­ro. 2021 empe­zó, pero no deja muchas cer­te­zas de avan­zar en una direc­ción opues­ta. Se agra­vó la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, subió el des­em­pleo, aumen­tó la pobre­za y se pro­fun­di­zó la des­igual­dad. Todas las segu­ri­da­des médi­cas y cien­tí­fi­cas que se tenían comen­za­ron a tam­ba­lear. Las úni­cas herra­mien­tas cer­te­ras para enfren­tar al virus ter­mi­na­ron sien­do un peda­zo de tela como tapa­bo­ca y la dis­tan­cia al bor­de del indi­vi­dua­lis­mo extre­mo. Los paí­ses bus­can salir de la pará­li­sis pla­ne­ta­ria con más ener­gías fósi­les, se ale­ja la recon­ver­sión a las reno­va­bles y el cam­bio cli­má­ti­co se poten­cia al extre­mo. Por Mar­ce­lo Gar­cía /​El Extre­mo Sur.


El año de la pan­de­mia le legó incer­ti­dum­bre a 2021, y habrá que ver cómo se recon­vier­te a par­tir de la apa­ri­ción de algu­nas vacu­nas. Lo cier­to es que el mun­do ingre­só de lleno en el año que se fue en una pro­fun­di­za­ción de su cri­sis capi­ta­lis­ta de con­su­mo, pre­sa­gian­do la pro­pa­ga­ción de pla­gas que vie­nen de la mano del Coronavirus.

Más allá de que se logre ami­no­rar, con­tro­lar o fra­ca­sar fren­te al avan­ce del COVID-19, el mun­do ingre­só de lleno en un nue­vo pro­ce­so de rece­sión que trae­rá con­si­go más cri­sis, des­em­pleo, des­igual­dad y don­de los gran­des paí­ses indus­tria­li­za­dos tie­nen en la mira pro­fun­di­zar la uti­li­za­ción de ener­gías fósi­les como posi­bi­li­dad de vol­ver a inun­dar al pla­ne­ta de mer­can­cías ‑muchas de ellas inne­ce­sa­rias- para su consumo.

Si 2020 fue el año de la pan­de­mia que gol­peó a la huma­ni­dad des­pre­ve­ni­da y sin cla­ri­dad de cómo res­pon­der, el 2021 podrá ser el año de la con­ti­nui­dad de ese des­con­cier­to o el de la bús­que­da de una sali­da don­de el capi­ta­lis­mo tie­ne casi siem­pre las mis­mas recetas.

En mate­ria cien­tí­fi­ca y de cono­ci­mien­to en pos de la salud, las falen­cias son enor­mes. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en mate­ria sani­ta­ria esta­lla­ron por los aires fren­te al COVID-19 y, más allá de tan­tas idas y vuel­tas, la úni­ca res­pues­ta que ter­mi­nó sien­do efec­ti­va fue el uso del tapa­bo­cas, el dis­tan­cia­mien­to social y los con­fi­na­mien­tos entre las gran­des muche­dum­bres. Esas res­pues­tas que la huma­ni­dad ya cono­cía des­de hace más de un siglo, cuan­do se pre­sen­tó la gri­pe española.

El ser humano nece­si­ta de espe­ran­zas para seguir cre­yen­do que tie­ne sen­ti­do la vida, aun­que al mis­mo tiem­po sabe que tar­de o tem­prano la exis­ten­cia es fini­ta. Por eso, este fin de año muchas copas se levan­ta­ron en el mun­do ente­ro desean­do un 2021 mejor.

Qui­zás sea tan solo un anhe­lo, como los que se pre­anun­cia­ban cuan­do arran­có la pan­de­mia y pre­sa­gia­ban el mun­do podía cam­biar, mejo­rar y trans­for­mar en una socie­dad más jus­ta, igua­li­ta­ria y fraternal.

Un año des­pués de aque­llos anhe­los nihi­lis­tas casi nada de eso suce­dió y todo pare­ce enca­mi­nar­se, a pesar de que el SARS-CoV‑2 pue­da ser con­tro­la­do o inmu­ni­za­do por una vacu­na, en un pano­ra­ma que no trae bue­nas noti­cias para el futu­ro cer­cano; tam­po­co pro­fe­ti­za un mun­do mejor que al de la pan­de­mia o al de la pre pan­de­mia y todo hace pen­sar que el ser humano ‑en espe­cial los pode­ro­sos y los ricos- se han vuel­to peo­res que los albo­res de este virus.

Pan­de­mia de cri­sis y desempleo

Todos los paí­ses del mun­do ingre­sa­ron de lleno en un nue­vo pro­ce­so rece­si­vo. La eco­no­mía mun­dial cayó abrup­ta­men­te como con­se­cuen­cia de la pan­de­mia y los confinamientos.

El pro­pio Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) pro­yec­tó que para 2020 la eco­no­mía pla­ne­ta­ria se con­trae­rá en pro­me­dio un 4,4%, asen­tan­do su mayor gol­pe en los paí­ses avan­za­dos (-5,8%) que en los emer­gen­tes (-3,3%).

Espa­ña (-12,8%), Ita­lia (-10,6%), jun­to al Rei­no Uni­do y Fran­cia (-9,8%) serán el foco de la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca del mun­do pan­dé­mi­co desa­rro­lla­do; mien­tras que entre en los que están en vías de desa­rro­lló el gol­pe más duro del año pasa­do se lle­va­rían India (-10,3%), Méxi­co (-9%) y Sudá­fri­ca (-8%).

A esa caí­da mun­dial del 4,4% del 2020, el FMI le con­tra­po­ne una recu­pe­ra­ción del 5,2% en todo el pla­ne­ta para el 2021, trac­cio­na­da por los paí­ses emer­gen­tes. Las nacio­nes desa­rro­lla­das cre­ce­rían ape­nas un 3,9% y las sub­de­sa­rro­lla­das un 6%; con Chi­na (8,2%) e India (8,8%) como loco­mo­to­ras del pro­ce­so de repun­te económico.

Los cos­tos eco­nó­mi­cos y socia­les de la pan­de­mia inclui­rán un fuer­te impac­to por el empleo mun­dial, gene­ran­do enor­mes masas de tra­ba­ja­do­res que no podrán ingre­sar el mer­ca­do labo­ral en bue­na par­te del planeta.

El des­em­pleo segui­rá cre­cien­do de mane­ra galo­pan­te, así lo advier­te la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT). En el 2018, la can­ti­dad de des­em­plea­dos mun­dia­les alcan­zó los 185,8 millo­nes de tra­ba­ja­do­res y en el 2019 subió a 187,7 millo­nes; para este para se pro­yec­ta­ron 190,3 millo­nes de des­ocu­pa­dos y para el 2021 la cifra ascen­de­ría a los 193,7 millo­nes de per­so­nas. Pero los már­ge­nes esta­ble­ci­dos como techo y como piso para este 2021 serán de 234 y 162 millo­nes de emplea­dos sin tra­ba­jo; para el 2023 la OIT pre­vé que la des­ocu­pa­ción abar­que a casi 200 millo­nes de per­so­nas en el mun­do entero.

La suba de 3 millo­nes nue­vos de des­ocu­pa­dos para este 2021 es impac­tan­te, pero peor resul­ta si se la com­pa­ra con las últi­mas déca­das. Los 193,7 millo­nes de des­em­plea­dos pre­vis­tos para este año son 7,7 millo­nes más que los de 2011; 29,2 millo­nes más que los exis­ten­tes en 2001 y 80,5 millo­nes más de des­ocu­pa­dos que los que había en 1991. Des­de 2008 la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res sin empleo en el mun­do no baja de los 186 millo­nes de personas.

Fuen­te: OIT

El des­em­pleo duran­te 2021 en los paí­ses desa­rro­lla­dos está pre­vis­to que lle­gue a 30,4 millo­nes de per­so­nas y que en los paí­ses en desa­rro­llo ascien­da a los 12,4 millo­nes de per­so­nas. Para los paí­ses con ingre­sos media­nos y altos ascen­de­ría a 85,6 millo­nes de per­so­nas y para los de ingre­sos mediano-bajos a 65,2 millones.

Muchos de esos empleos per­di­dos en 2020 fue­ron de algu­na mane­ra con­te­ni­dos con los sub­si­dios que imple­men­ta­ron los Esta­dos, pero de la for­ma en que se extien­den las dife­ren­tes olea­das de Covid las nacio­nes han ido recor­tan­do dichos fon­dos y los que se que­da­ron sin tra­ba­jo tam­bién se que­da­ron sin ingresos.

Fuen­te: OIT

Vul­ne­ra­bi­li­dad extre­ma y más desigualdad

La tasa de par­ti­ci­pa­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, según la OIT, lle­ga­rá en 2021 a su pun­to más bajo en déca­das y ahon­da­rá ese pro­ce­so con vis­tas a los pró­xi­mos años. Los jóve­nes y las muje­res ten­drán cada vez menos posi­bi­li­da­des de inser­tar­se en el mer­ca­do labo­ral; mien­tras que la tasa de los «Ni-Nis» ‑los jóve­nes que no tra­ba­jan ni estu­dian- segui­rá cre­cien­do por enci­ma de +22% y englo­ba­rá a 280,1 millo­nes en el pla­ne­ta. Serán 13 millo­nes más que los con­ta­bi­li­za­dos en 2019.

El COVID-19 ha pro­fun­di­za­do las des­igual­da­des para la OIT y es por eso que afir­mó que 2.000 millo­nes de tra­ba­ja­do­res del sec­tor infor­mal son espe­cial­men­te vulnerables.

«Las muje­res son las más afec­ta­das por la cri­sis del COVID-19, ya que tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de per­der su fuen­te de ingre­sos y menos pro­ba­bi­li­da­des de estar cubier­tas por medi­das de pro­tec­ción social», ase­ve­ró Achim Stei­ner, titu­lar del Pro­gra­ma de la ONU para el Desa­rro­llo (PNUD).

En un infor­me difun­di­do en noviem­bre reve­ló que la tasa de pobre­za entre las muje­res aumen­tó más de un 9%, lo que equi­va­le a unos 47 millo­nes de muje­res. El dato repre­sen­ta el retro­ce­so más sig­ni­fi­ca­ti­vo en las últi­mas décadas.

Fuen­te: OIT

La des­igual­dad se poten­ció en tiem­pos de pan­de­mia, no sólo entre per­so­nas ricas y pobres, sino tam­bién entre paí­ses de esas dos cate­go­rías. Como expre­sa el tra­ba­jo de Manuel Valen­ti Ran­di (CLACSO), «en todos los nive­les los débi­les son cada vez más débi­les y los fuer­tes cada vez más fuer­tes. El orden injus­to y caó­ti­co que rige a nivel glo­bal es cada vez más con­flic­ti­vo y volá­til, y nues­tra región es una de las más afectadas».

Para el cita­do ana­lis­ta, «la pan­de­mia de COVID-19 ace­le­ró las ten­den­cias mun­dia­les que se venían dan­do des­de la cri­sis del 2008: aumen­to de la des­igual­dad, con­cen­tra­ción de la rique­za y des­truc­ción de empleos; mayor endeu­da­mien­to de los Esta­dos y pri­va­dos; mayor ten­sión geo­po­lí­ti­ca y geo­eco­nó­mi­ca; aumen­to del pro­tec­cio­nis­mo en las poten­cias; cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial empu­ja­do por Asia ‑par­ti­cu­lar­men­te Chi­na- y estan­ca­mien­to o caí­da de EE.UU. y Europa».

Ran­di agre­ga que «mien­tras que cer­ca de mil millo­nes de per­so­nas corren ries­go de per­der su tra­ba­jo o caer en la pobre­za, o ambas cosas simul­tá­nea­men­te, hay un peque­ño gru­po de billo­na­rios que se están vien­do bene­fi­cia­dos de la pan­de­mia y la cri­sis. De acuer­do con los datos de Bloom­berg, los 5 hom­bres (si, son todos hom­bres y 4 de ellos son blan­cos y esta­dou­ni­den­ses) más ricos del mun­do han aumen­ta­do su patri­mo­nio per­so­nal en lo que va del año en 201.000 millo­nes de dóla­res. Jeff Bezos, el hom­bre más rico del mun­do, aumen­tó su rique­za par­ti­cu­lar en 72.000 millo­nes de dóla­res. Cua­tro de estos cin­co empre­sa­rios están liga­dos a las indus­trias tec­no­ló­gi­cas y el comer­cio elec­tró­ni­co, gran­des bene­fi­cia­rios de la pan­de­mia. Para com­pren­der cuán colo­sal es la con­cen­tra­ción de la rique­za en el con­tex­to de la pan­de­mia, las 50 per­so­nas más ricas del mun­do aumen­ta­ron sus ingre­sos este año en 413.000 millo­nes de dóla­res, prác­ti­ca­men­te el PBI de Argen­ti­na en 2019 (449.663 millones)».

El pro­pio FMI aler­tó que en la medi­da que se extien­da la pan­de­mia se irá ensan­chan­do la bre­cha entre ricos y pobres en el mun­do, así lo refle­jó al ana­li­zar las últi­mas cin­co pan­de­mias ya exis­ten­tes ‑SRAS (2003), H1N1 (2009), MERS (2012), ébo­la (2014) y Zika (2016)-; por lo que habría de espe­rar que la del Covid poten­cie expo­nen­cial­men­te las desigualdades.

A pesar de los datos más que con­tun­den­tes, los sec­to­res enri­que­ci­dos y bene­fi­cia­dos con la pan­de­mia se han nega­do sis­te­má­ti­ca­men­te en todo el mun­do y tam­bién en la Argen­ti­na a que se apli­que un impues­to a las gran­des for­tu­nas; por­que ni siquie­ra miga­jas están dis­pues­tos a regar sobre un mun­do empo­bre­ci­do. Para ellos, la ambi­ción y la acu­mu­la­ción pue­den más que cual­quier valor de la vida humana.

El otro con­ta­gio: La olea­da de pobreza

Avan­za de mane­ra tan silen­cio­sa como el pro­pio Covid, pero es mucho menos invi­si­ble que la enfer­me­dad cuan­do gol­pea a la socie­dad. El otro virus que cir­cu­la de la mano del Coro­na­vi­rus y que acre­cien­ta su impac­to es el de la pobre­za. A cau­sa de la pan­de­mia el 1,2% de toda la pobla­ción mun­dial se hun­dió en la mise­ria que inun­da a los pobres.

El Ban­co Mun­dial espe­cu­la que en el 2020 la pobre­za extre­ma mun­dial aumen­tó por pri­me­ra vez en más que lo que había cre­ci­do en 20 años, como con­se­cuen­cia de los efec­tos de la pan­de­mia. Vale acla­rar que se tra­ta de pobres que no alcan­zan a jun­tar 1,9 dóla­res dia­rios para vivir, es decir 285 pesos por día o 8.550 pesos mensuales.

Se esti­ma que la pan­de­mia de COVID-19 empu­jó a entre 88 millo­nes y 115 millo­nes de per­so­nas a la pobre­za extre­ma el año pasa­do, pero sus efec­tos devas­ta­do­res se segui­rán sin­tien­do en el 2021 cuan­do la cifra total lle­gue a los 150 millo­nes para 2021.

La pobre­za extre­ma, defi­ni­da como la situa­ción de quie­nes viven con menos de USD 1,90 al día, pro­ba­ble­men­te afec­te a entre un 9,1% y un 9,4% de la pobla­ción mun­dial en 2020, de acuer­do con el tra­ba­jo «Poverty and Sha­red Pros­pe­rity Report» (Infor­me sobre pobre­za y pros­pe­ri­dad com­par­ti­da), que se publi­ca cada dos años.

Esa tasa repre­sen­ta­ría una regre­sión a la regis­tra­da en 2017, que fue del 9,2%. Si la pan­de­mia no hubie­ra con­vul­sio­na­do el mun­do, se pro­yec­ta­ba que la tasa de pobre­za habría des­cen­di­do al 7,9% en 2020.

Las zonas del mun­do más afec­ta­das por la pobre­za Covid son Asia meri­dio­nal y Áfri­ca del sur. En la región asiá­ti­ca inte­gra­da por India, Pakis­tán, Afga­nis­tán, Ban­gla­desh, Nepal y Sri Lan­ka la suma­to­ria de pobres ron­da entre los 49,3 y 56,5 millo­nes de nue­vas per­so­nas empo­bre­ci­das. Mien­tras que en los paí­ses afri­ca­nos loca­li­za­dos al sur del Saha­ra se pro­yec­ta­ba el ingre­so a la pobre­za en el 2020 de entre 26,2 y 40 millo­nes de personas.

La ter­ce­ra región del mun­do más gol­pea­da ha sido la de Asia orien­tal y pací­fi­co (com­pues­ta por Chi­na, Indo­ne­sia, Fili­pi­nas, Corea, Mala­sia, Mon­go­lia, Sin­ga­pur, Viet­nam, Cam­bo­ya y Lao) con la caí­da en el empo­bre­ci­mien­to de entre 5,3 y 9 millo­nes de personas.

Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be osci­la­rán en la suma­to­ria de entre 3,6 y 4,8 millo­nes de nue­vos pobres en la región. Por detrás se ubi­ca­rán los paí­ses de Medio Orien­te y el nor­te de Áfri­ca con otros 2,8 a 3,4 millo­nes de pobres más que en tiem­pos de pre pandemia.

Según los nive­les de ingre­sos con que cuen­te la pobla­ción que se encuen­tra el lími­te de la pobre­za, el Ban­co Mun­dial esti­mó que para los que con­si­gan obte­ner 3,2 dóla­res dia­rios (480 pesos por día y 14.400 al mes) la nue­va can­ti­dad pobres que se suma­ría en tiem­pos de pan­de­mia lle­ga­ría a entre los 175 y los 223 millo­nes de personas.

Si se toma como base un ingre­so dia­rio de 5,5 dóla­res (825 pesos por día y 24.750 al mes) lo valo­res de los nue­vos empo­bre­ci­dos en el mun­do se dis­pa­ran entre 172 y 226 millo­nes de per­so­nas arras­tra­das por el Covid a la pobre­za duran­te el 2020.

La sali­da fosilizada

Mucho se ha habla­do duran­te el año pasa­do del úni­co efec­to posi­ti­vo que habría teni­do la pan­de­mia de Coro­na­vi­rus en el mun­do, hacien­do refe­ren­cia a la baja de los nive­les de emi­sión de CO2 y el efec­to con­ta­mi­nan­te sobre el planeta.

Si bien eso fue cier­to como pro­duc­to de la vir­tual para­li­za­ción de la pro­duc­ción y el comer­cio mun­dial dis­mi­nu­yó la con­ta­mi­na­ción ambien­tal en 2020, no menos cier­to es que el mun­do se pre­pa­ra a reto­mar sus rit­mos pro­duc­ti­vos y de con­su­mo basán­do­se más que nun­ca en la uti­li­za­ción de la ener­gía fósi­les como el petró­leo, el car­bón y el gas natural.

La dis­mi­nu­ción de los gases del efec­to inver­na­de­ro fue noto­ria­men­te mar­ca­da en el 2020 como con­se­cuen­cia de la casi para­li­za­ción del mun­do, pero a cien­cia cier­ta no lle­vó la con­ta­mi­na­ción pro­vo­ca­da por el CO2 por deba­jo de los nive­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca del 2008.

Más allá de que habrá que espe­rar el deve­nir de la pan­de­mia y el con­su­mo mun­dial, lo cier­to es que la eco­no­mía capi­ta­lis­ta glo­ba­li­za­da se encuen­tra lejí­si­mo de la tan decla­ma­da recon­ver­sión ener­gé­ti­ca hacia las ener­gías reno­va­bles; por el con­tra­rio, sigue fuer­te­men­te ata­da a los recur­sos natu­ra­les fósi­les que mue­ven y segui­rán movien­do al mun­do por varias déca­das más.

Este pro­ce­so indu­da­ble­men­te no es nue­vo. Lle­va casi un siglo de cons­tan­te desa­rro­llo des­de el ini­cio de la era moder­na vin­cu­la­da a la indus­tria­li­za­ción; pero ade­más no ha dado mues­tras sig­ni­fi­ca­ti­vas de cam­bios en los últi­mos 50 años. Mucho se habla de la recon­ver­sión ener­gé­ti­ca y las ener­gías lim­pias, pero el mun­do sigue fun­cio­nan­do esen­cial­men­te a com­bus­ti­bles fósi­les y no hay indi­cios de que vaya a cam­biar en un lar­go tiempo.

Hoy en día ‑a 2019- 0084,31% de toda la ener­gía que se con­su­me en el mun­do es apor­ta­da por el petró­leo (33,1%); el car­bón (27%) y el gas natu­ral (24,2%).

Esa rela­ción ha teni­do cam­bios abso­lu­ta­men­te míni­mos en los últi­mos 30 años, ya que en el 2010 las fósi­les repre­sen­ta­ban el 86,6% de toda la ener­gía con­su­mi­da, en el 2000 el 86,1% y en 1990 el 87,4% del total.

Hay que remon­tar­se 50 años atrás para encon­trar en 1970 un peque­ño pun­to de cam­bio en esa matriz ener­gé­ti­ca mun­dial com­ple­ta­men­te fósil. En aque­lla déca­da, el petró­leo, el car­bón y el gas repre­sen­ta­ban el 93,7% del total; un 10% más que en la actualidad.

Ela­bo­ra­ción pro­pia sobre datos de BP Sta­tis­ti­cal Review 2019.

Las ener­gías reno­va­bles han teni­do un incre­men­to en los últi­mos 20 años, pero su inci­den­cia sigue sien­do com­ple­ta­men­te mar­gi­nal y ape­nas lle­ga­ron a repre­sen­tar en el 2019 un 5% de toda la ener­gía que con­su­me el capi­ta­lis­mo en el pla­ne­ta. A ese rit­mo de cam­bio, qui­zás hagan fal­ta 100 años para que el mun­do se recon­vier­ta ener­gé­ti­ca­men­te para pre­ser­var a la huma­ni­dad y evi­tar el colap­so anun­cia­do del cam­bio climático.

Es por eso que resul­ta falaz hacer­le a creer a los pue­blos y a las per­so­nas de bue­na volun­tad e inten­cio­nes que la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co esta en sus manos. Más allá que sepa­rar los resi­duos, no tirar coli­llas de ciga­rri­llos a las calles, reuti­li­zar los reci­cla­bles, lim­piar las pla­yas son con­duc­tas correc­tas, eso no alcan­za ni impac­ta fuer­te­men­te para rever­tir el cam­bio climático.

A pesar de los com­pro­mi­sos de las gran­des poten­cias por fir­mar acuer­dos para defen­der el ambien­te; el mun­do sigue sien­do voraz­men­te fósil y allí radi­ca la madre de todos los pro­ble­mas de una con­ta­mi­na­ción poten­cia­da por un capi­ta­lis­mo inne­ce­sa­ria­men­te con­su­mis­ta y codi­cio­sa­men­te despreciativo/​destructivo de la natu­ra­le­za. Se fir­man pape­les que lue­go no se con­di­cen con las accio­nes de las nacio­nes y las industrias.

Para salir de esta nue­va cri­sis gene­ra­da por la pan­de­mia de Coro­na­vi­rus no se vis­lum­bra al capi­ta­lis­mo apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad para inver­tir y desa­rro­llar una tran­si­ción ener­gé­ti­ca de mane­ra seria y sos­te­ni­da; sino que por el con­tra­rio todo hace pen­sar que se segui­rá ali­men­tan­do de los recur­sos natu­ra­les fósi­les para rein­ven­tar­se y seguir deten­tan­do la ren­ta­bi­li­dad que poten­cia las des­igual­da­des en el mundo.

Sólo el paso del tiem­po y las ten­sio­nes socia­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas irán res­pon­dien­do las pre­gun­tas que ace­chan en un mun­do que cada vez se hun­de más en su pro­pia cri­sis, aho­ra poten­cia­da por el virus que puso a la huma­ni­dad en peligro.

Fuen­te: El Extre­mo Sur

.

.

EL COVID-19, ENFERMEDAD PROFESIONAL

Las ART se des­en­tien­den de su res­pon­sa­bi­li­dad con la com­pli­ci­dad de la Super­in­ten­den­cia de Ries­gos del Trabajo

POR BETO PIANELLI Y LILIAN CAPONE

La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) es un orga­nis­mo espe­cia­li­za­do de las Nacio­nes Uni­das que se ocu­pa de los asun­tos rela­ti­vos al tra­ba­jo y las rela­cio­nes laborales.

El Minis­te­rio de Tra­ba­jo, Empleo y Segu­ri­dad Social de la Argen­ti­na está a car­go de la ges­tión de las polí­ti­cas del Poder Eje­cu­ti­vo Nacio­nal en mate­ria de rela­cio­nes labo­ra­les, empleo y segu­ri­dad social. Fue crea­do en 1949 por deci­sión del pre­si­den­te Juan Domin­go Perón.

Un com­bo de contradicciones

La dis­cre­cio­na­li­dad con que las empre­sas deci­den los pro­to­co­los con­tra­di­ce las reco­men­da­cio­nes de la OIT sobre for­mar Comi­tés Mix­tos de Salud y Segu­ri­dad al no con­si­de­rar­los obli­ga­to­rios. Un esti­ma­do del fra­ca­so de los pro­to­co­los arma­dos por las pro­pias empre­sas pue­de cons­ta­tar­se en cifras ofi­cia­les, que reco­no­cen el gra­dien­te de con­ta­gios en la indus­tria en un 15% en las gran­des empre­sas. En las pymes es peor aún, por­que la deses­pe­ra­ción por con­ser­var el tra­ba­jo expo­ne exa­ge­ra­da­men­te a los ope­ra­rios, que son pri­sio­ne­ros de su pro­pio des­tino en luga­res don­de hay gran can­ti­dad de emplea­dos informales.

La eva­sión de res­pon­sa­bi­li­dad médi­ca y fun­da­men­tal­men­te eco­nó­mi­ca de las ART está demos­tra­da por sus inmen­sos aho­rros que se pro­du­cen por el des­vío de la aten­ción inte­gral de los tra­ba­ja­do­res infec­ta­dos a las obras socia­les sin­di­ca­les y los hos­pi­ta­les públi­cos. Des­de que se pasó de ASPO a DISPO (ais­la­mien­to a dis­tan­cia­mien­to) las ART deja­ron de rea­li­zar cober­tu­ras. ¿Cómo expli­can que en las esta­dís­ti­cas haya más casos pero menos coberturas?

¿Los fun­cio­na­rios de la Super­in­ten­den­cia a car­go nece­si­tan que las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les le recuer­den ele­men­ta­les dere­chos de los tra­ba­ja­do­res? La inac­ción de la Super­in­ten­den­cia de Ries­gos del Tra­ba­jo a car­go del macris­ta todo terreno Gus­ta­vo Morón la colo­có en la zona gris de las ges­tio­nes de “fun­cio­na­rios que no fun­cio­nan”. Lle­gó al final de su reco­rri­do en el Minis­te­rio de Tra­ba­jo. La nue­va ges­tión de la SRT debe­ría incor­po­rar como una de sus pri­me­ras reso­lu­cio­nes el Covid-19 al lis­ta­do de enfer­me­da­des profesionales.

El Espa­cio Inter­sin­di­cal Salud, Tra­ba­jo y Par­ti­ci­pa­ción de los Tra­ba­ja­do­res, con­for­ma­do por orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les del ámbi­to públi­co y pri­va­do de la CGT, la Corrien­te Fede­ral y la CTA de los Tra­ba­ja­do­res para la defen­sa de la salud de las y los tra­ba­ja­do­res, expre­só la nece­si­dad de incor­po­rar al Covid-19 al Lis­ta­do de Enfer­me­da­des Pro­fe­sio­na­les de la Ley 24.557 de Ries­gos del Trabajo.

Una línea rec­ta, no de derecha

Es de dere­cha una línea con­tra los intere­ses de las mayo­rías des­po­seí­das y más des­guar­ne­ci­das ante enfer­me­da­des y caren­cias socia­les de todo tipo. Se debe tener en cuen­ta que alre­de­dor del 35% de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra es infor­mal, no está inclui­da en el Sis­te­ma de Ries­gos del Tra­ba­jo y no cuen­ta con nin­gún tipo de cobertura.

El Covid-19 cum­ple con los requi­si­tos nece­sa­rios para ser con­si­de­ra­da enfer­me­dad pro­fe­sio­nal según la Ley de Ries­go del Tra­ba­jo. Los datos epi­de­mio­ló­gi­cos ofi­cia­les han demos­tra­do que el incre­men­to de tra­ba­ja­do­res con­ta­gia­dos se pro­du­jo tan­to en ASPO como en DISPO, al momen­to de libe­rar dife­ren­tes acti­vi­da­des. El cos­to eco­nó­mi­co del impac­to sani­ta­rio del Covid-19 debe ser absor­bi­do por las Ase­gu­ra­do­res del Ries­gos del Tra­ba­jo para que no recai­ga en el Sis­te­ma Públi­co ni de las obras Sociales.

El incre­men­to de las enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les a cau­sa del Covid-19 demues­tra la rela­ción de cau­sa­li­dad entre los dis­tin­tos tipos de acti­vi­da­des labo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos. Los datos de la mor­ta­li­dad (75% de las muer­tes labo­ra­les fue­ron por Covid-19) y las inca­pa­ci­da­des subeva­lua­das demues­tran que es nece­sa­rio evi­tar ins­tan­cias admi­nis­tra­ti­vas que res­trin­jan y retar­den una jus­ta cober­tu­ra con repa­ra­ción de los daños ocasionados

No miren hacia otro lado

Las ART reci­ben las denun­cias de afec­ta­dos por el Covid-19 pero no reco­no­cen sus obli­ga­cio­nes lega­les en for­ma inte­gral al no ser incor­po­ra­da la enfer­me­dad como pro­fe­sio­nal ya que eso debe hacer­se en una segun­da ins­tan­cia ante las Comi­sio­nes Médi­cas de la SRT. De los 200.000 casos regis­tra­dos solo 400 fue­ron a dichas Comi­sio­nes. La dife­ren­cia entre denun­cias acep­ta­das y enfer­me­da­des reco­no­ci­das como pro­fe­sio­na­les se expli­ca por­que el 80% de los afec­ta­dos igno­ran que la denun­cia cons­ta de dos eta­pas para con­se­guir la cober­tu­ra de las secue­las (encues­ta sobre infor­ma­ción hacia los tra­ba­ja­do­res en con­tex­to Covid-19 rea­li­za­da por el Espa­cio Inter­sin­di­cal Salud y Tra­ba­jo, noviem­bre de 2020).

Estu­dios recien­tes han cons­ta­ta­do a nivel mun­dial que no son pocos los daños resi­dua­les: neu­ro­ló­gi­cos, car­día­cos, res­pi­ra­to­rios y gra­ves afec­cio­nes psi­co­ló­gi­cas. ¿Quien se hará car­go de las secue­las post Covid-19 en los tra­ba­ja­do­res con­ta­gia­dos en sus luga­res de tra­ba­jo si no son reconocidos?

Es nece­sa­rio y urgen­te que el Covid-19 sea reco­no­ci­da e inclui­da en el Lis­ta­do de Enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les para que las y los tra­ba­ja­do­res ten­gan su res­guar­do sani­ta­rio y legal des­de el momen­to del con­ta­gio has­ta su rein­ser­cion laboral.

* El autor es secre­ta­rio gene­ral de la Aso­cia­ción Gre­mial de los Tra­ba­ja­do­res del Sub­te y Pre­me­tro (Metro­de­le­ga­dos).

** La auto­ra es secre­ta­ria de Salud Labo­ral de la CTA pro­vin­cia de Bue­nos Aires y coor­di­na­do­ra del Espa­cio Inter­sin­di­cal Salud, Tra­ba­jo y Par­ti­ci­pa­ción de los Trabajadores.

.

.

EL AÑO QUE VIVIMOS SIN EL INCAA

Aso­cia­cio­nes y colec­ti­vos del cam­po audio­vi­sual cues­tio­nan a la nue­va ges­tión del Ins­ti­tu­to de Cine

POR COLECTIVOS DEL CAMPO AUDIOVISUAL

Acto fren­te al INCAA, el 14 de diciem­bre pasado.

Lue­go de cua­tro años de polí­ti­cas regre­si­vas ten­dien­tes a favo­re­cer a los núcleos más con­cen­tra­dos de la pro­duc­ción audio­vi­sual argen­ti­na, la ges­tión de Luis Puen­zo comen­zó con un amplio apo­yo de todo el sec­tor y pro­me­sas de diá­lo­go. Un año des­pués, la situa­ción no pue­de ser más dis­tan­te a esa realidad.

La pan­de­mia obli­gó a inte­rrum­pir roda­jes, cerrar salas de cine y dejó a miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras sin empleo, agra­van­do la situa­ción del sec­tor que, ante seme­jan­te pano­ra­ma, reque­ría la inter­ven­ción esta­tal para miti­gar los efec­tos de la cri­sis. Sin embar­go, el INCAA no impul­só polí­ti­cas de emer­gen­cia y cerró muchos cana­les de diá­lo­go y otros que abrió no tuvie­ron corre­la­to con las deci­sio­nes toma­das por la ges­tión. En los momen­tos en que más se reque­ría del Esta­do, nues­tro Ins­ti­tu­to se ausen­tó con fal­ta de ges­tión y demos­tran­do tam­bién su fal­ta de sensibilidad.

El cie­rre de salas de cine reper­cu­tió sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los ingre­sos del fon­do de fomen­to cine­ma­to­grá­fi­co, ponien­do en ries­go la posi­bi­li­dad de una rápi­da reac­ti­va­ción cuan­do las con­di­cio­nes sani­ta­rias per­mi­tan retor­nar a la acti­vi­dad. Pese a la insis­ten­cia y al tra­ba­jo de gran par­te de la comu­ni­dad, y pese a exis­tir un pro­yec­to en el Con­gre­so, no se gra­vó a las OTT (Over The Top, las pla­ta­for­mas) para garan­ti­zar los recur­sos para la pro­duc­ción audio­vi­sual en el mediano plazo.

Igno­ran­do las diver­sas pro­pues­tas ela­bo­ra­das por dis­tin­tas aso­cia­cio­nes, la ges­tión lan­zó, tar­día­men­te, con­cur­sos insu­fi­cien­tes en can­ti­dad y deva­lua­dos en sus mon­tos, de los cua­les aún no se cono­cen los resul­ta­dos. En estas con­vo­ca­to­rias se nega­ron a esta­ble­cer cupos que con­tem­plen equi­dad de géne­ros en los pro­yec­tos gana­do­res, des­oyen­do nue­va­men­te múl­ti­ples recla­mos y des­li­gán­do­se de la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do en impul­sar polí­ti­cas para ampliar dere­chos y supe­rar des­igual­da­des de géne­ro, cla­se y territorio.

En tér­mi­nos de exhi­bi­ción, su polí­ti­ca más visi­ble fue poner en ries­go los fes­ti­va­les nacio­na­les, cla­ves para el acce­so a un cine diver­so en todo el país y para el inter­cam­bio pro­fe­sio­nal en las regio­nes. Ante la cri­sis sani­ta­ria, sal­vo la publi­ci­dad de la pla­ta­for­ma Cine​.Ar, nues­tro Ins­ti­tu­to no impul­só polí­ti­cas de exhi­bi­ción, no arti­cu­ló con los Espa­cios INCAA, ni pen­só polí­ti­cas para el mediano pla­zo ten­dien­tes a impul­sar la pre­sen­cia de cine nacio­nal en las salas cuan­do se supere la situa­ción de pandemia.

La ges­tión demo­ró ocho meses en con­vo­car a la Asam­blea Fede­ral, entre otras cosas para apro­bar el últi­mo balan­ce de la ges­tión anterior.

Ade­más, a un año de asu­mi­da la admi­nis­tra­ción, no se ha nom­bra­do aún al Con­se­jo Ase­sor que reúne a repre­sen­tan­tes de todos los sec­to­res de la indus­tria y de las cin­co regio­nes del país, cuya tarea es, entre otras, desig­nar los comi­tés de eva­lua­ción de proyectos.

En sín­te­sis, la ges­tión del INCAA aban­do­nó a la comu­ni­dad cine­ma­to­grá­fi­ca en gene­ral y al cine inde­pen­dien­te en par­ti­cu­lar en su peor momen­to. No acom­pa­ñó al sec­tor en la cri­sis, no se pagó o se pagó con retra­so lo adeu­da­do a las pelí­cu­las, no pen­só polí­ti­cas urgen­tes para la reac­ti­va­ción, no impul­só el pedi­do por la reaper­tu­ra de salas ni el pedi­do para gra­var a las OTT y ni siquie­ra tuvo la sen­si­bi­li­dad de reci­bir a sus representantes.

Esto no pue­de seguir así.

Que­re­mos una ges­tión del INCAA que se com­pro­me­ta a:

  • Impul­sar un pro­yec­to de ley que engro­se el Fon­do de Fomen­to Cine­ma­to­grá­fi­co (FFC) a tra­vés de apor­tes pro­ve­nien­tes de las pla­ta­for­mas de strea­ming.
  • Esta­ble­cer un nue­vo sis­te­ma de acce­so a los fon­dos públi­cos que supere las res­tric­cio­nes e inequi­da­des del actual sis­te­ma de puntajes.
  • Garan­ti­zar la dis­tri­bu­ción Fede­ral del fomen­to del INCAA a tra­vés de, por ejem­plo, la cons­ti­tu­ción de una ven­ta­ni­lla con­ti­nua fede­ral, con­cur­sos espe­cí­fi­cos por región, cupos pro­vin­cia­les en con­cur­sos y en la con­for­ma­ción de los jurados.
  • Garan­ti­zar la equi­dad de géne­ros en los pro­yec­tos selec­cio­na­dos en todos los con­cur­sos y jura­dos. Que reali­ce con­cur­sos espe­cí­fi­cos (ata­dos a un por­cen­ta­je del cos­to medio y con pre­su­pues­tos seme­jan­tes a las ven­ta­ni­llas con­ti­nuas medias) para muje­res y diversidades.
  • Esta­ble­cer incen­ti­vos eco­nó­mi­cos para las pro­duc­cio­nes de ven­ta­ni­lla con­ti­nua que ten­gan equi­dad de géne­ros en equi­po téc­ni­co, cabe­zas de equi­po y aprendices.
  • Esta­ble­cer herra­mien­tas de finan­cia­ción para las pro­duc­cio­nes equi­va­len­tes a la Audien­cia Media actual.
  • Actua­li­zar semes­tral y auto­má­ti­ca­men­te el Cos­to Medio de una Pelí­cu­la Nacio­nal (CMPN) ata­do al aumen­to de la infla­ción según el INDEC, per­mi­tien­do así sus­ten­ta­bi­li­dad y pre­vi­sión a las producciones.
  • Esta­ble­cer el sub­si­dio de Vía Digi­tal como el 10% del CMPN, y actua­li­zar las moda­li­da­des de Desa­rro­llo al 1% del CMPN y de Post-pro­duc­ción al 3% del CMPN, sin ajus­tar su producción.
  • Esta­ble­cer una línea de sub­si­dio para el lan­za­mien­to y la dis­tri­bu­ción de las Vías Digi­ta­les del 1,5 % del CMPN.
  • Crear una vía de fomen­to de fic­ción del 27% del CMPN, para pro­duc­cio­nes con esque­mas alter­na­ti­vos de pro­duc­ción, que atien­da las siguien­tes par­ti­cu­la­ri­da­des: equi­pos de roda­je acor­de a las con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas de pro­duc­ción y a las nor­ma­ti­vas sin­di­ca­les; roda­jes dis­con­ti­nuos y narra­ti­vas no convencionales.
  • For­ta­le­cer los Espa­cios INCAA exis­ten­tes a tra­vés de recur­sos eco­nó­mi­cos, equi­pa­mien­to y con­so­li­dar­los como sedes cul­tu­ra­les, espa­cios de encuen­tro, for­ma­ción y refe­ren­cia del INCAA en los diver­sos terri­to­rios. Impul­sar un pro­gra­ma de amplia­ción de la red inclu­yen­do a los gran­des cen­tros urbanos.
  • Esta­ble­cer un máxi­mo de 20% de las pan­ta­llas exis­ten­tes en el terri­to­rio nacio­nal a la can­ti­dad de copias con las que pue­de lan­zar­se una pelí­cu­la con­tra­rres­tan­do la cre­cien­te ten­den­cia a la con­cen­tra­ción y garan­ti­zan­do al públi­co una ofer­ta cine­ma­to­grá­fi­ca diversa.
  • Esta­ble­cer una cuo­ta de pan­ta­lla del 25% de cine nacio­nal por sala por tri­mes­tre calen­da­rio y con­tro­les nece­sa­rios para cum­pli­men­tar­la. De igual modo para emi­sio­nes tele­vi­si­vas y en pla­ta­for­mas web (strea­ming), exten­dien­do el reco­no­ci­mien­to de estre­nos a esas ventanas.
  • Rea­li­zar con­cur­sos a pro­yec­tos de exhi­bi­ción, dis­tri­bu­ción y con­ser­va­ción de cine nacio­nal que incen­ti­ven, pro­mue­van y apo­yen pro­yec­tos gene­ra­dos des­de los Espa­cios INCAA y alien­ten el com­pro­mi­so de pri­va­dos en la gene­ra­ción de públi­cos para nues­tro cine.
  • Man­te­ner en la órbi­ta del INCAA a los fes­ti­va­les nacio­na­les garan­ti­zan­do su exis­ten­cia y su valio­so tra­ba­jo de for­ma­ción de audien­cias crí­ti­cas y difu­sión en nues­tro terri­to­rio de un cine diverso.
  • Impul­sar a la Cine­ma­te­ca y Archi­vo de la Ima­gen Nacio­nal (CINAIN) para la pre­ser­va­ción y con­ser­va­ción del Cine Argen­tino y que pon­ga en mar­cha el pro­yec­to de Cinemateca.

ACCIÓN – Muje­res de Cine
ACCOR – Aso­cia­ción de Cineas­tas de Cór­do­ba
ADN – Aso­cia­ción Argen­ti­na de Direc­to­res y Pro­duc­to­res de Cine Docu­men­tal
APIMA – Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res Inde­pen­dien­tes de Medios Audio­vi­sua­les
APPAS – Aso­cia­ción de pro­duc­to­ras y pro­duc­to­res audio­vi­sua­les de San­ta Fe
ASA – Aso­cia­ción Argen­ti­na de Soni­dis­tas Audio­vi­sua­les
APAC – Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res Audio­vi­sua­les de Cór­do­ba
CAF – Coor­di­na­ción Audio­vi­sual Fede­ral
CAAR – Corre­dor Audio­vi­sual Argen­tino
CAIC – Cáma­ra Argen­ti­na de la Indus­tria Cine­ma­to­grá­fi­ca
CIAT – Cáma­ra de la Indus­tria Audio­vi­sual de Tucu­mán
CPA – Cineas­tas Pata­gó­nicxs Auto­con­vo­cadxs
CDC – Colec­ti­vo de Cineas­tas
Colec­ti­vo de Cineas­tas Cór­do­ba
Colec­ti­vo de Cineas­tas de Neu­quén
Colec­ti­vo de Téc­ni­cas de Cine y Publi­ci­dad
DOCA, Docu­men­ta­lis­tas de Argen­ti­na
DIC – Direc­to­res Inde­pen­dien­tes de Cine
FAVA – Fede­ra­ción Audio­vi­sual Argen­ti­na
FILMANDES Clus­ter Audio­vi­sual Men­do­za
FOA Fren­te de Orga­ni­za­cio­nes de la Ani­ma­ción (Inte­gra­do por APA, RAMA, AOBA y RAR)
Gana­dorxs Con­cur­so Incu­ba­do­ra INCAA Auto­con­vo­cadxs
Mesa Audio­vi­sual NOA
RAD – Red Argen­ti­na de Docu­men­ta­lis­tas
RAFMA – Red Argen­ti­na de Fes­ti­va­les y Mues­tras Audio­vi­sua­les
Rea­li­za­do­res audio­vi­sua­les pam­pea­nos
Red de Exhi­bi­do­res del Cine Argen­tino
Red de Rea­li­za­do­res de Misio­nes
RDI – Rea­li­za­do­res Inte­gra­les de Cine Docu­men­tal.
TASJ – Tra­ba­ja­dorxs Audio­vi­sua­les de San Juan
Tucu­mán Audio­vi­sual – Aso­cia­ción Civil de Tra­ba­ja­dorxs Audio­vi­sua­les de Tucumán

* Este docu­men­to se leyó duran­te la movi­li­za­ción que se reali­zó el INCAA el 14 de diciem­bre pasado.

.

.

UNIVERSIDAD Y PANDEMIA

Apor­tes aca­dé­mi­cos para enten­der los efec­tos de la pandemia

POR ALBERTO MOYA

Las uni­ver­si­da­des de Argen­ti­na han juga­do un rol tan deci­di­do como acti­vo ante la pan­de­mia. Ya en la quin­ce­na que siguió al 20 de mar­zo en que comen­zó la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria el Ins­ti­tu­to del Conur­bano (ICO) de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Gene­ral Sar­mien­to (UNGS) había medi­do la evo­lu­ción del “ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo obli­ga­to­rio” en los cor­do­nes que rodean a la Ciu­dad Autó­no­ma, tra­ba­jo que los lec­to­res de El Cohe­te pudie­ron cono­cer el 5 de abril.

En este 2021 en que se dis­cu­ten medi­das ante el rela­ja­mien­to social y el con­si­guien­te rebro­te de con­ta­gios, la UNGS apor­ta un resu­men pre­vio a tres exten­sos tra­ba­jos –que suman casi tres­cien­tas hojas– que des­me­nu­zan el pri­mer año de pan­de­mia en lo que cons­ti­tu­ye la segun­da eta­pa de su inves­ti­ga­ción.

La inves­ti­ga­ción “Pre­ven­ción y moni­to­reo del COVID-19 en muni­ci­pios del Conur­bano Bonae­ren­se des­de una pers­pec­ti­va mul­ti­di­men­sio­nal” fue rea­li­za­da con el apo­yo Agen­cia Nacio­nal de Pro­mo­ción de la Inves­ti­ga­ción, el Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co y la Inno­va­ción (Agen­cia I+D+i) en el mar­co de un estu­dio mar­co que invo­lu­cra a uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes del país.

Más de 30 inves­ti­ga­do­res e inves­ti­ga­do­ras del Ins­ti­tu­to del Conur­bano (ICO) y del Ins­ti­tu­to de Cien­cias (ICI) de la UNGS reca­ban infor­ma­ción y ana­li­zan estra­te­gias e inter­ven­cio­nes duran­te la cri­sis sani­ta­ria con una mira­da que, en algu­nos de los ejes, se expan­de a muni­ci­pios de la Región Metro­po­li­ta­na de Bue­nos Aires.

El mate­rial pro­fun­di­za el moni­to­reo ini­cial con rela­ción a la vida hoga­re­ña; las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, pro­duc­ti­vas y labo­ra­les; y las capa­ci­da­des esta­ta­les fren­te a la cri­sis. Los avan­ces se sus­ten­tan con entre­vis­tas a refe­ren­tes barria­les, sin­di­ca­les, empre­sa­ria­les, de la eco­no­mía social y fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, más el aná­li­sis de fuen­tes secun­da­rias, docu­men­ta­les y perio­dís­ti­cas, a fin de enten­der los efec­tos de la pan­de­mia en sus múl­ti­ples aspectos.

El res­pon­sa­ble del pro­yec­to, Rodri­go Car­mo­na, seña­ló que esta eta­pa pro­fun­di­za el aná­li­sis “de modo de tener un diag­nós­ti­co pre­ci­so y actua­li­za­do de lo acon­te­ci­do con la pan­de­mia en el Conur­bano Bonae­ren­se, jun­to a un recor­te en regio­nes seleccionadas”.

El estu­dio se exten­de­rá has­ta julio del 2021. A par­tir de los avan­ces “se podrán gene­rar indi­ca­do­res y pro­pues­tas para arti­cu­lar con los acto­res socia­les, pro­duc­ti­vos e institucionales”.

Jun­to con los infor­mes, el equi­po de la UNGS con­ti­nuó el desa­rro­llo de un “table­ro de con­trol” para brin­dar infor­ma­ción pro­ce­sa­da sobre la situa­ción sani­ta­ria, el haci­na­mien­to crí­ti­co y el impac­to del COVID-19 en los barrios popu­la­res del Área Metro­po­li­ta­na de Bue­nos Aires, a la vez que actua­li­zó la car­to­gra­fía inter­ac­ti­va sobre empleo y pro­duc­ción ade­más de gene­rar otro mapa inter­ac­ti­vo de la asis­ten­cia social y ali­men­ta­ria.

Prin­ci­pa­les conclusiones

Según Car­mo­na “la pan­de­mia del COVID-19 pro­fun­di­zó ten­den­cias, agu­di­zó el cua­dro en tér­mi­nos socia­les y eco­nó­mi­cos en el Conur­bano”. La infor­ma­ción mues­tra cam­bios en “la inten­si­dad, las carac­te­rís­ti­cas y las diná­mi­cas del con­flic­to socio-terri­to­rial” entre el pri­mer y el segun­do cua­tri­mes­tre del Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio (ASPO).

Los recla­mos por asis­ten­cia ali­men­ta­ria (más rele­van­tes en la pri­me­ra eta­pa del ASPO) “per­die­ron sig­ni­fi­ca­ción en con­cor­dan­cia con la reac­ti­va­ción de fuen­tes de ingre­sos mone­ta­rios de los hoga­res y el mayor gra­do de estruc­tu­ra­ción que toma la asistencia”.

Aumen­ta­ron los recla­mos y las pro­tes­tas rela­cio­na­das al dere­cho a la vivien­da, las pro­ble­má­ti­cas socio ambien­ta­les y –en menor medi­da– las vin­cu­la­das al sumi­nis­tro de los ser­vi­cios públi­cos o por vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal que ya eran significativas.

Se pro­fun­di­zó el estu­dio de la diná­mi­ca de ocu­pa­ción del terri­to­rio, el acce­so a ser­vi­cios urba­nos y el rol de espa­cios comu­ni­ta­rios físi­cos y vir­tua­les en los muni­ci­pios selec­cio­na­dos. Se abor­da la “reor­ga­ni­za­ción” de la pres­ta­ción de ser­vi­cios de salud en el pri­mer nivel de aten­ción y los hos­pi­ta­les y la “(re)captación” de pacien­tes y se ana­li­za el des­plie­gue de dis­po­si­ti­vos de inter­ven­ción esta­tal en los casos de vio­len­cia de género.

Hubo un repun­te de la con­flic­ti­vi­dad labo­ral, en espe­cial des­de el sec­tor pri­va­do a medi­da que se fle­xi­bi­li­zó el ASPO y se reanu­dó la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Hacia el ter­cer tri­mes­tre del 2020 ganó peso el con­flic­to por rama y reapa­re­ció la deman­da sala­rial como eje de con­flic­to. (VerCon­di­cio­nes de la pro­duc­ción y el empleo fren­te al COVID-19”).

El tra­ba­jo y el acce­so a alimentos

En rela­ción a la con­di­cio­nes de la indus­tria manu­fac­tu­re­ra en el terri­to­rio, se cons­ta­ta que la emer­gen­cia sani­ta­ria pro­fun­di­zó ten­den­cias, lo que agu­di­zó el cua­dro. Car­mo­na des­ta­có que, lue­go de una pri­me­ra eta­pa de cua­ren­te­na con un ter­cio de la acti­vi­dad de las empre­sas fun­cio­nan­do (vin­cu­la­das a ali­men­tos y salud), se pasó en for­ma gra­dual a una ope­ra­to­ria que com­pren­de, con res­tric­cio­nes, a más de las dos ter­ce­ras par­tes de las firmas.

“Las accio­nes en los muni­ci­pios han sido múl­ti­ples; ade­más de la imple­men­ta­ción de los pro­to­co­los y de via­bi­li­zar los ins­tru­men­tos cre­di­ti­cios y de asis­ten­cia pro­duc­ti­va nacio­nal y pro­vin­cial, se han desa­rro­lla­do accio­nes de arti­cu­la­ción ins­ti­tu­cio­nal con cáma­ras, sin­di­ca­tos, uni­ver­si­da­des y otros acto­res del sis­te­ma cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­co, ini­cia­ti­vas de capa­ci­ta­ción labo­ral, digi­tal y comer­cia­li­za­ción a pymes, y apo­yos espe­cí­fi­cos para sec­to­res afec­ta­dos”, amplió.

La com­pren­sión del pano­ra­ma vin­cu­la­do al empleo y el acce­so a ali­men­tos requie­re la con­so­li­da­ción y sur­gi­mien­to de ini­cia­ti­vas de com­pras públi­cas por par­te del Esta­do a las orga­ni­za­cio­nes de la Eco­no­mía Social y Soli­da­ria (ESS) y de expe­rien­cias de este sec­tor y del ámbi­to esta­tal ten­dien­tes a for­ta­le­cer la pro­duc­ción coope­ra­ti­va de ali­men­tos agroecológicos.

El equi­po de inves­ti­ga­ción inda­gó sobre la ins­ta­la­ción públi­ca de la pro­ble­má­ti­ca del acce­so a la tie­rra en el periur­bano de Bue­nos Aires para la pro­duc­ción de ali­men­tos, que se hizo más intensa.

Con res­pec­to a la ges­tión de los mer­ca­dos fru­tihor­tí­co­las del GBA, los infor­mes reco­no­cen la mejo­ra de están­da­res sani­ta­rios y pro­ce­di­mien­tos de mani­pu­la­ción de ali­men­tos, nue­vas e iné­di­tas arti­cu­la­cio­nes entre acto­res socia­les, y enfa­ti­zan la frag­men­ta­ción que aún carac­te­ri­za al sis­te­ma de abas­to metropolitano.

El Esta­do

“El rol del Esta­do ha cobra­do par­ti­cu­lar rele­van­cia en el esce­na­rio de pan­de­mia”, según deta­llan los infor­mes “Capa­ci­da­des esta­ta­les: La asis­ten­cia social, la salud y la segu­ri­dad fren­te al COVID-19” y “Con­di­cio­nes de la pro­duc­ción y el empleo fren­te al COVID-19”.

Des­de el ICO com­ple­tan: “Las polí­ti­cas asis­ten­cia­les jue­gan un papel cen­tral de con­ten­ción, pero requie­ren de dis­cu­sio­nes más amplias en torno a la dis­tri­bu­ción de la rique­za, más sobre el régi­men impo­si­ti­vo y la nece­si­dad de avan­zar en esque­mas pro­gre­si­vos en tér­mi­nos tributarios”.

Fren­te a las pro­ble­má­ti­cas pro­duc­ti­vas y tec­no­ló­gi­cas, Car­mo­na con­clu­yó que “la pan­de­mia ha indu­ci­do un con­jun­to de dis­po­si­ti­vos de arti­cu­la­ción-coor­di­na­ción y polí­ti­cas de pro­mo­ción que per­mi­tie­ron enca­rar la emer­gen­cia y gene­rar mejo­ras, pero que requie­ren apo­yo sos­te­ni­do en el tiem­po y fuer­te arti­cu­la­ción ins­ti­tu­cio­nal para impul­sar ini­cia­ti­vas entre el sec­tor públi­co y pri­va­do, don­de las uni­ver­si­da­des públi­cas deben jugar un rol protagónico”.

Des­de la UNGS se des­ta­ca que, fren­te a la com­ple­ji­dad de los pro­ble­mas que enfren­ta el Conur­bano con mucha den­si­dad de pobla­ción y pobre­za estruc­tu­ral, el rol de los muni­ci­pios es cla­ve. Es nece­sa­rio “pen­sar des­de lo ins­ti­tu­cio­nal mayo­res com­pe­ten­cias y már­ge­nes de acción de los gobier­nos loca­les del Conur­bano, vis a vis el nivel pro­vin­cial y nacio­nal, jun­to a la reva­lo­ri­za­ción de la polí­ti­ca local como ámbi­to de ges­tión y cons­truc­ción política”.

Acce­da aquí a todos los infor­mes de la inves­ti­ga­ción Pre­ven­ción y moni­to­reo del COVID-19 en muni­ci­pios del Conur­bano Bonae­ren­se des­de una pers­pec­ti­va multidimensional.

.

.

EL MANDO DE LA POLÍTICA

Lock out agro­pe­cua­rio, la buro­cra­cia sin­di­cal y la nece­si­dad de recu­pe­rar el man­do de la política

POR VICTORIO PAULÓN

La ira pue­de con­ver­tir­se en ale­gría, y la cóle­ra pue­de con­ver­tir­se en pla­cer. Pero una nación jamás pue­de ser recons­trui­da, y una vida no pue­de vol­ver a nacer.

(Sun Tzu, El arte de la gue­rra)

Jine­te­ros de las 4×4

El men­sa­je se hace explí­ci­to debi­do a las cir­cuns­tan­cias en las que se emi­te antes que por el mis­mo con­te­ni­do que encie­rra. Jor­ge Che­mes, pre­si­den­te de Con­fe­de­ra­cio­nes Rura­les Argen­ti­nas, y Daniel Pele­gri­na de la Socie­dad Rural Argen­ti­na expli­ca­ron el moti­vo del lock out agro­pe­cua­rio en el pro­gra­ma “Des­de el Llano” que con­du­ce Joa­quín Mora­les Solá. El “paro” patro­nal se debe al mal humor de los “pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios” ante el anun­cio, final­men­te desis­ti­do, de prohi­bir las expor­ta­cio­nes de maíz. No con­for­me con la jus­ti­fi­ca­ción, Pele­gri­na ase­gu­ró que el áni­mo del sec­tor es con­ti­nuar con el boi­cot por­que el gobierno des­de que asu­mió se metió con el cam­po recrean­do el cli­ma de la pelea por la 125. A ello suma­ron la reso­lu­ción del Ban­co Nación que orde­nó como requi­si­to para pres­tar dine­ro a la acti­vi­dad haber liqui­da­do la cose­cha ante­rior, y sus pro­pias que­jas por “haber­se meti­do” (sic) en el caso Vicentin.

El entre­vis­ta­dor, lejos de poner en evi­den­cia la ale­vo­sía de las ame­na­zas, ani­mó a los rura­lis­tas para seguir ade­lan­te en la pelea. La hege­mó­ni­ca pren­sa y los pode­ro­sos hom­bres de nego­cios pre­ten­den que el poder polí­ti­co no avan­ce sobre el sta­tu quo que con­sa­gró el macris­mo y se limi­te a solu­cio­nar los desa­gui­sa­dos del gobierno ante­rior so pena de enfren­tar­se a las mili­cias cam­pe­ras y a 4×4 mon­ta­das por jine­tes jus­ti­cie­ros que dicen repre­sen­tar­las. Duras res­pues­tas para la con­vo­ca­to­ria al diá­lo­go que está per­ge­ñan­do Alber­to Fernández.

De aque­llos fue­gos, estos incen­dios. En la vere­da de enfren­te, el secre­ta­rio gene­ral del sin­di­ca­to de Cani­lli­tas, Omar Plai­ni, recla­mó al gobierno “replan­tear el comer­cio exte­rior y vol­ver a con­tro­lar­lo” y recor­dó que el país “algu­na vez tuvo una Jun­ta Nacio­nal de Gra­nos”. En decla­ra­cio­nes radia­les el diri­gen­te moya­nis­ta sos­tu­vo: “Tene­mos que repen­sar el Esta­do para lle­gar a la soña­da Jus­ti­cia Social.”

Que todo que­de como está

Coin­ci­den­te en el tiem­po y el espa­cio la CGT con­vo­có a una reu­nión de urgen­cia “en defen­sa de las Obras Socia­les” en res­pues­ta al comen­ta­rio de la vice­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez sobre la nece­si­dad de poner en agen­da una refor­ma al sis­te­ma de salud para racio­na­li­zar el gas­to per cápi­ta en el rubro de nues­tro país, uno de los más impor­tan­tes de la región. El comen­ta­rio de CFK no fue más allá de una sim­ple men­ción que seña­la­ba una nece­si­dad y plan­tea­ba un dere­cho, pero la oca­sión de la res­pues­ta de la vetus­ta buro­cra­cia sin­di­cal y los gol­pis­tas agro­ex­por­ta­do­res cons­tru­ye un fren­te de tor­men­ta per­fec­ta que bus­ca ame­dren­tar al gobierno en defen­sa del sta­tu quo. Héc­tor Daer, su adjun­to Andrés Rodrí­guez, José Luis Lin­ge­ri (Obras Sani­ta­rias y prin­ci­pal ope­ra­dor en la mate­ria den­tro de la cen­tral obre­ra), Arman­do Cava­lie­ri (comer­cio), Anto­nio Caló (meta­lúr­gi­cos) y Jor­ge Solá (segu­ros) die­ron el pre­sen­te. Todos tie­nen mejor diá­lo­go con la Mesa de Enla­ce cam­pe­ra que con el kirchnerismo.

Un vete­rano diri­gen­te de la UOM que fue­ra miem­bro del secre­ta­ria­do se que­ja­ba amar­ga­men­te de una reali­dad que cono­ce a fon­do: “Ellos están cui­dan­do su quin­ta por­que inter­pre­tan que Cris­ti­na se quie­re meter. Quie­ren seguir mane­jan­do cada uno su obra social de acuer­do a las socie­da­des que ten­gan esta­ble­ci­das. Vos como secre­ta­rio gene­ral si que­rés mane­jar tu obra social no nece­si­tas un socio capi­ta­lis­ta, nece­si­tas un buen equi­po de pro­fe­sio­na­les que garan­ti­cen lo mejor como bene­fi­cio para los afi­lia­dos, ade­más de alguien capa­ci­ta­do en el tema de la Admi­nis­tra­ción de Pro­gra­mas Espe­cia­les del Esta­do. Pero no nece­si­tás un socio capi­ta­lis­ta como tie­ne Anto­nio Caló, que aho­ra dice que es Alber­to el pre­si­den­te y que Cris­ti­na se tie­ne que dedi­car al Senado.

Anto­nio Caló: un alber­tis­ta sin con­vic­ción que odia a CFK mien­tras hace nego­cios en la UOM.

“Caló es ape­nas el voce­ro de otros que son mucho más inte­li­gen­tes que él: Lin­ge­ri, Rodrí­guez, Cava­lie­ri, son todos avio­nes al lado del ton­to que tene­mos noso­tros en la UOM, y lo uti­li­zan para decla­rar por­que le gus­ta figu­rar y siem­pre la odió a Cris­ti­na. La prue­ba fue aque­lla encues­ta en el con­gre­so nacio­nal de dele­ga­dos don­de la inmen­sa mayo­ría ter­mi­nó apo­yan­do a Cris­ti­na cuan­do él apo­ya­ba a Daniel Scio­li. Vol­vien­do al tema: ¿por qué lo tie­ne Caló a Olmos? Por­que es su socio, jue­gan a que se pelean pero son socios indes­truc­ti­bles por­que lo son en los nego­cios. ¿De dón­de sacó Olmos a Cró­ni­ca, las clí­ni­cas pri­va­das que tie­ne por todo el país? Lo hizo con los fon­dos de los apor­tes de los tra­ba­ja­do­res meta­lúr­gi­cos que mane­ja Caló”, fina­li­zó el entre­vis­ta­do meta­lúr­gi­co sin delicadeza.

Tren­zas y tran­sas del juego

Los diri­gen­tes sin­di­ca­les que con­fron­ta­ron con Macri, en sus dis­tin­tas ver­tien­tes, des­de el Fre­si­mo­na capi­ta­nea­do por los Moyano, pasan­do por la Corrien­te Fede­ral de Tra­ba­ja­do­res, ambas CTA y las regio­na­les de la pro­pia CGT en el inte­rior del país aspi­ran a un sin­di­ca­lis­mo uni­ta­rio para defen­der el pro­yec­to nacio­nal, pero tam­po­co acier­tan en la línea a seguir para lograrlo.

No sola­men­te la pan­de­mia des­nu­da las con­tra­dic­cio­nes que fre­nan el desa­rro­llo social del país sino las alian­zas pre­exis­ten­tes teji­das en la déca­da del noven­ta con el des­gua­ce bru­tal del Esta­do y los nego­cios entre­la­za­dos entre gran­des empre­sa­rios y la cúpu­la sin­di­cal que des­de esa épo­ca ha deve­ni­do en una suer­te de sin­di­ca­lis­mo empre­sa­rio. La caja de las obras socia­les ha sido des­de la recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia la prin­ci­pal fuen­te de finan­cia­ción de la polí­ti­ca con el duo­po­lio bipar­ti­dis­ta que la admi­nis­tró, con hom­bres y con­duc­ción del Coti Nosi­glia por el radi­ca­lis­mo y el pejo­tis­ta Luis Barrio­nue­vo. Es la expli­ca­ción de por qué el míni­mo comen­ta­rio sobre posi­bles cam­bios en el rubro obras socia­les irri­ta tan­to a la con­duc­ción cege­tis­ta. Tan­to como el anun­cio de la expro­pia­ción de la falli­da Vicen­tin exas­pe­ra a la Mesa de Enla­ce. Y ambos a sus man­dan­tes y a sus mandados.

Har­tos, exhaus­tos, castigados

Los tra­ba­ja­do­res de la salud, con su áni­mo aba­ti­do por tan­ta negli­gen­cia social, ampa­ra­da y fomen­ta­da por la opo­si­ción polí­ti­ca y los gran­des medios, sien­ten la sole­dad ante un sin­di­ca­lis­mo más ocu­pa­do en sus pro­pios nego­cios que en repre­sen­tar sus recla­mos sala­ria­les y de con­di­cio­nes de tra­ba­jo. La vacu­na­ción, un pro­ce­so más len­to de lo que se pien­sa, está dan­do sus pri­me­ros pasos y mues­tra una sali­da estre­cha y difi­cul­to­sa para la pan­de­mia. Pese a los esfuer­zos ofi­cia­les por el rápi­do acce­so a las vacu­nas, la inmu­ni­za­ción de reba­ño como estra­te­gia glo­bal está aún lejos de concretarse.

La bata­lla por el sen­ti­do común está entran­do en un cono de som­bra. Por un lado, un dis­cur­so triun­fa­lis­ta segui­do de la des­ca­li­fi­ca­ción bara­ta qui­ta toda posi­bi­li­dad de cons­truir una épi­ca colec­ti­va que le dé sen­ti­do al sacri­fi­cio. Los jóve­nes son des­acre­di­ta­dos como res­pon­sa­bles del con­ta­gio de sus abue­los y la trans­gre­sión con­de­na­da como una tra­ve­su­ra del día del estu­dian­te. ¿Será nece­sa­rio un ges­to de auto­ri­dad que orde­ne el des­bor­de? La mues­tra coti­dia­na de las con­se­cuen­cias de la segun­da ola no está gene­ran­do por sí mis­ma nin­gu­na res­pues­ta colectiva.

Chan­tas del odio y de la muerte

Para Lilian Capo­ne, secre­ta­ria de Salud Labo­ral de la CTA pro­vin­cia de Bue­nos Aires, “la vacu­na es una herra­mien­ta de carác­ter colec­ti­vo que dará un ali­vio en esta pan­de­mia que tie­ne al mun­do en jaque. Exis­ten varios tipos de vacu­na con méto­dos nue­vos y cono­ci­dos, pero la esqui­zo­fre­nia mez­qui­na de una par­te de la opo­si­ción polí­ti­ca ape­la y fomen­ta al des­co­no­ci­mien­to y a la con­fu­sión, que es lo que mejor les sale en este con­tex­to. Antes eran infec­tó­lo­gos, lue­go epi­de­mió­lo­gos y aho­ra son espe­cia­lis­tas en vacu­nas, o sea nada saben y sólo ofre­cen odio y muer­te. Pero gran par­te de la comu­ni­dad en gene­ral y la sani­ta­ria en par­ti­cu­lar defien­den el Plan Estra­té­gi­co para la vacu­na­ción con­tra la COVID-19”, dise­ña­do por el Minis­te­rio de Salud.

La segun­da olea­da sin cui­da­dos es la ante­sa­la de la tra­ge­dia con el per­so­nal agotado.

“En nues­tro país la vacu­na, el plas­ma de con­va­le­cien­tes y el sue­ro equino son estra­te­gias colec­ti­vas que dan cuen­ta de la bata­lla que esta­mos dan­do al coro­na­vi­rus. Estas dos últi­mas estra­te­gias de ori­gen nacio­nal ya cuen­tan con el aval cien­tí­fi­co inter­na­cio­nal. Esto debe ser un orgu­llo, pues par­tien­do de una deva­lua­da ‘Secre­ta­ría de Salud’, de inves­ti­ga­do­res des­pre­cia­dos, tra­ba­ja­do­res nin­gu­nea­dos y vacu­nas ven­ci­das se ha logra­do poner un sis­te­ma de salud de pie y estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias cuyo eje es la pobla­ción y no la con­cen­tra­ción finan­cie­ra y son plan­tea­das por el gobierno como dere­cho humano y no como bien de mer­ca­do, es decir que nue­va­men­te ejer­ce­mos dere­chos con igual­dad y equi­dad”, expli­ca Capone.

Para la coor­di­na­do­ra del Espa­cio Inter­sin­di­cal Salud, Tra­ba­jo y Par­ti­ci­pa­ción de los Tra­ba­ja­do­res, con­for­ma­do por la CGT, Corrien­te Fede­ral y CTA (T), “lo ideal es que la mayor par­te de la pobla­ción esté vacu­na­da (más del 60%) para lograr una con­ten­ción epi­de­mio­ló­gi­ca que per­mi­ti­rá menor hos­pi­ta­li­za­ción y muer­te con dis­mi­nu­ción de la cir­cu­la­ción viru­len­ta del coro­na­vi­rus, pero segui­re­mos aler­ta en las reco­men­da­cio­nes pila­res de pre­ven­ción: man­te­ner la dis­tan­cia, uso de cubre nariz-boca, lava­do de manos fre­cuen­te y ven­ti­la­ción de los ambien­tes. Esto segui­rá igual has­ta que este ger­men dimi­nu­to que nadie ve ni hue­le sea ven­ci­do por las socie­da­des bien infor­ma­das, orga­ni­za­das y vacunadas”.

No es que cual­quie­ra decida

La des­co­ne­xión entre los anun­cios que se piden y la evo­lu­ción de la pan­de­mia es asom­bro­sa. Se pre­ten­de garan­ti­zar el comien­zo de las cla­ses pre­sen­cia­les para comien­zos de mar­zo cuan­do todo seña­la que esta­re­mos en un nivel muy alto de con­ta­gios. Para Sonia Ales­so, secre­ta­ria gene­ral de la CTERA, “las y los docen­tes que­re­mos vol­ver a la pre­sen­cia­li­dad. Esto debe dar­se en con­di­cio­nes segu­ras. Garan­ti­zan­do la vacu­na­ción de docen­tes y per­so­nal de apo­yo en las escue­las. Tam­bién deben garan­ti­zar­se el cum­pli­mien­to de los pro­to­co­los de salud, segu­ri­dad y con­di­cio­nes de infra­es­truc­tu­ra ade­cua­das. Lla­ma­mos tam­bién la aten­ción a los gobier­nos pro­vin­cia­les que no han con­vo­ca­do a pari­ta­rias sala­ria­les, ni tra­ba­ja­do sobre la infraestructura”.

El gobierno de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta con­fir­mó que las cla­ses pre­sen­cia­les comen­za­rán el 17 de febre­ro y el inci­ne­ra­do Minis­te­rio de Edu­ca­ción de Sole­dad Acu­ña con­vo­có a los gre­mios docen­tes a una reu­nión para defi­nir cómo será el regre­so a las aulas. Fue lue­go de que Eduar­do López, secre­ta­rio gene­ral de CTA y adjun­to del gre­mio docen­te por­te­ños, anti­ci­pa­ra que por el aumen­to de con­ta­gios no comen­za­rían las cla­ses pre­sen­cia­les. Des­de el larre­tis­mo se baja­ron del caba­llo mar­ke­ti­ne­ro y aho­ra pro­yec­tan un “ini­cio de cla­ses con la mayor pre­sen­cia­li­dad posible”.

Man­te­ros, ven­de­do­res y migran­tes. Deses­pe­ra­ción ante la fal­ta de ayu­da ofi­cial de Ciudad.

Con el apo­yo de la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Eco­no­mía Popu­lar (CTEP) se sin­tió la pro­tes­ta de los “Man­te­ros de Flo­res”, que cor­ta­ron las vías del Sar­mien­to por más de tres horas con el apo­yo de ven­de­do­res ambu­lan­tes y orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas en un sóli­do fren­te con­tra el ecléc­ti­co con­jun­to cla­se­me­die­ro de seño­ras incó­mo­das para mirar las vidrie­ras, comer­cian­tes y poli­cías que no recau­dan. Fue en recha­zo a los ope­ra­ti­vos poli­cia­les que des­plie­ga Ciu­dad para impe­dir la ins­ta­la­ción de pues­tos ambu­lan­tes de ropa, jugue­tes y otros obje­tos. La sola idea de super­vi­ven­cia gana sim­pa­tía para migran­tes y pobres de todo tipo que bus­can el man­go a fal­ta de cual­quier ayu­da porteña.

Sub­si­dia­me o me voy

Irri­ta la noción de Patria la polí­ti­ca de los inten­den­tes man­da­dos por Gerar­do Mora­les en Jujuy a rea­li­zar des­pi­dos masi­vos de per­so­nal. El con­jun­to de muni­ci­pa­les cesan­tea­dos en cada muni­ci­pio son pre­ca­ri­za­dos (jor­na­li­za­dos y pla­nes en negro) que cobran entre 2.500 y 10.000 pesos men­sua­les, que cum­plen tareas de ser­vi­cios esen­cia­les (como reco­lec­ción de resi­duos) y son en su mayo­ría muje­res, úni­co sos­tén de fami­lia. Des­de el SEOM afir­man que están vio­lan­do decre­tos nacio­na­les que prohí­ben des­pi­dos en el mar­co de la decla­ra­ción de Emer­gen­cia Sani­ta­ria y que con­si­de­ran inacep­ta­ble que enci­ma de que les pagan sala­rios de indi­gen­cia los dejen sin tra­ba­jo en la pan­de­mia. Rea­li­za­ron un nue­vo paro acti­vo en las loca­li­da­des afec­ta­das con movi­li­za­ción a las rutas.

Se con­cre­tó la audien­cia entre los repre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res de Mina El Agui­lar, la patro­nal y el gober­na­dor Mora­les. La mul­ti­na­cio­nal Glen­co­re reali­zó una nue­va ofer­ta en la que reco­no­ce la doble indem­ni­za­ción, acce­de a man­te­ner el hos­pi­tal de la loca­li­dad duran­te seis meses has­ta que se haga car­go la pro­vin­cia, y el gober­na­dor se com­pro­me­tió a lle­var sus equi­pos de gobierno para ana­li­zar los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos posi­bles y tam­bién hacer­se car­go del tema de vivien­da de los tra­ba­ja­do­res no resi­den­tes en la loca­li­dad y ges­tio­nar la jubi­la­ción para quie­nes no ten­gan los requi­si­tos de edad o de apor­tes ante el ANSES. La reu­nión estu­vo pre­ce­di­da de una nue­va mar­cha has­ta la capi­tal de la pro­vin­cia. La abo­ga­da de HIJOS, Palo­ma Álva­rez Carre­ras, que lle­va ade­lan­te la cau­sa por vio­la­ción a los dere­chos huma­nos en la déca­da del ‘70 con­tra la mine­ra, comen­tó al final de la audien­cia: “A esta pelí­cu­la ya la vi en el cie­rre de Altos Hor­nos Zapla”. Glen­co­re tie­ne en su haber el cie­rre de Sul­fa­cid, en la san­ta­fe­si­na Fray Luis Bel­trán, para tras­la­dar la pro­duc­ción a Brasil.

El sin­di­ca­to acep­tó el acuer­do. El 95% del pue­blo depen­de de la mul­ti­na­cio­nal Glencore.

El cie­rre de empre­sas emble­má­ti­cas es par­te de la estra­te­gia de las mul­ti­na­cio­na­les que van adap­tan­do su esque­ma de pro­duc­ción a la polí­ti­ca de sub­si­dios que van obte­nien­do de los gobier­nos loca­les. El cie­rre de la Ford de Bra­sil, con sus plan­tas de Bahía y de Tau­ba­té, está en línea con esta polí­ti­ca y el impac­to en el mun­do sin­di­cal es muy fuer­te. La pro­duc­ción de la auto­mo­triz en Pache­co abas­te­ce­ría al mer­ca­do de ese país. Ford en Bra­sil nun­ca fue mar­ca domi­nan­te. Y está por detrás de GM y de Volks­wa­gen en ese mer­ca­do. El gobierno de Bol­so­na­ro eli­mi­nó una serie de sub­si­dios y esto ter­mi­nó por defi­nir la decisión.

Ansias de libertad

El cono­ci­do equi­li­brio inter­na­cio­nal va dan­do lugar a un des­co­no­ci­do mun­do de incer­ti­dum­bres. Los nue­vos fas­cis­tas del siglo XXI aca­ban de ata­car el Capi­to­lio y la supues­ta demo­cra­cia per­fec­ta está empan­ta­na­da bus­can­do res­pues­tas. El coro­na­vi­rus sigue hacien­do estra­gos y la cri­sis mun­dial pro­gre­sa rau­da­men­te. El escan­da­lo­so law­fa­re, herra­mien­ta de exce­len­cia para chan­ta­jear la demo­cra­cia, goza de muy bue­na salud y la impu­ni­dad una vez más ame­na­za con borrar el pasa­do. Mila­gro Sala (¡lle­va cin­co años dete­ni­da arbi­tra­ria­men­te!) y Ama­do Bou­dou son emble­mas de la liber­tad y la demo­cra­cia que debe­re­mos recon­quis­tar. No es amnis­tía o indul­to. Es sí o sí recu­pe­rar el man­do de la política.

Son momen­tos de fuer­tes defi­ni­cio­nes y de pocos lamen­tos. El movi­mien­to obre­ro debe reac­cio­nar hacia la uni­dad con un pro­gra­ma que garan­ti­ce sus dere­chos. Pro­du­cir lo nece­sa­rio y redis­tri­buir todo. Tra­ba­jar menos para que tra­ba­je­mos todos por un sala­rio digno y con­di­cio­nes de tra­ba­jo decentes.

.

Fuen­tes: ANRed /​/​El Cohe­te a la Luna



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *