Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Las cru­za­das en la épo­ca del Imperio

Por Sil­via Dome­nech y Nico­la Had­wa. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de enero de 2021.

La situa­ción impe­ran­te en el mun­do actual lle­va a refle­xio­nar en la his­to­ria de la huma­ni­dad, la cual con­fir­ma que las simi­li­tu­des en las socie­da­des no son casua­li­dad, sino que obe­de­cen a la pro­pia his­to­ria. Y esa his­to­ria, sin duda, es la his­to­ria de la lucha de clases.

Qui­zás a algu­nos lo dicho les recuer­de la afir­ma­ción de incal­cu­la­ble valor rea­li­za­da lue­go de un exhaus­ti­vo aná­li­sis, por uno de los más gran­des pen­sa­do­res de la huma­ni­dad, aun­que para otros no sea más que un eslo­gan. Pero lo cier­to es que, en los momen­tos actua­les, y a pesar de que teó­ri­ca­men­te debía­mos estar más pre­pa­ra­dos en tér­mi­nos de cono­ci­mien­tos y medios para enfren­tar­la, nues­tras socie­da­des se han vis­to ata­ca­das por una terri­ble y muy agre­si­va pandemia. 

Y el coro­na­vi­rus, al igual que la pes­te negra muchos siglos atrás, está dejan­do un tris­te ras­tro de dolor y muer­te. Pero, mien­tras que un gru­po de paí­ses se empe­ñan a fon­do tra­tan­do de sal­var a toda su pobla­ción, el gobierno de Esta­dos Uni­dos, al igual que el papa Urbano II en el Con­ci­lio de Pia­cen­za (5 de mar­zo de 1095), inten­ta con­vo­car la “Gue­rra San­ta” con­tra Chi­na para sobre­vi­vir a toda cos­ta, lide­rar la cru­za­da de los ricos y man­te­ner la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta en el mundo.

En efec­to, recor­de­mos en la his­to­ria de las socie­da­des huma­nas el ejem­plo del Medioe­vo. Allí la explo­ta­ción feu­dal fue la con­di­ción de semi­es­cla­vi­tud que ancla­ba a la tie­rra a sus ocu­pan­tes, pri­ván­do­les de todo tipo de dere­chos y garan­tías. Las nue­vas fuer­zas que lo sobre­pa­san y ame­na­zan esta­ban aso­cia­das, sin embar­go, a la nacien­te manu­fac­tu­ra que reem­pla­za el escla­vo por el asa­la­ria­do, la cual sur­ge pro­duc­to del pro­pio desa­rro­llo de la pro­duc­ción, que no solo ofre­cía un halo de liber­tad asa­la­ria­da, algo así como una pan­de­mia de “liber­tad”, sino el impul­so de las capa­ci­da­des téc­ni­cas y el desa­rro­llo de la cien­cia, con­di­ción que no podría acep­tar ni sos­te­ner el feu­da­lis­mo agu­di­zan­do, a su vez, sus con­tra­dic­cio­nes. Para poder man­te­ner la explo­ta­ción feu­dal exis­ten­te fren­te a estas nue­vas fuer­zas, los pode­res feu­da­les domi­nan­tes crean dos meca­nis­mos de control.

Uno fue la Inqui­si­ción, dado que para la Igle­sia cató­li­ca y los seño­res feu­da­les era nece­sa­rio dete­ner toda nue­va crea­ción des­de el pun­to de vis­ta inte­lec­tual, cien­tí­fi­co o téc­ni­co. Sur­ge, enton­ces, esta maca­bra enti­dad como un meca­nis­mo repre­si­vo, una for­ma más de domi­nio y terror. Quien inven­ta­ba una máqui­na o hicie­ra un des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co era sim­ple­men­te “alia­do del dia­blo, poseí­do por satán” y, por lo tan­to, con­de­na­do a morir en la hogue­ra, como ocu­rrió con Nico­lás Copér­ni­co, que por decir que Tie­rra no era inmó­vil ni el cen­tro del Uni­ver­so, sino que este últi­mo era el Sol, y los pla­ne­tas (entre ellos la Tie­rra) giran a su derre­dor, fue con­de­na­do a morir quemado.

La Inqui­si­ción como “solu­ción”, que hace entrar a la huma­ni­dad en una épo­ca de oscu­ran­tis­mo y retro­ce­so sal­va­je, no resuel­ve, sin embar­go, la pan­de­mia social que este modo de pro­duc­ción enfren­ta­ba aso­cia­do, entre otros aspec­tos, a las cre­cien­tes nece­si­da­des de sus ham­brien­tas pobla­cio­nes, ni los pro­ble­mas de con­cen­tra­ción pobla­cio­nal que enfren­ta­ba Euro­pa, ni los demo­grá­fi­cos cuya solu­ción reque­ría, pre­ci­sa­men­te, nue­vas crea­cio­nes (cien­cia y téc­ni­ca), reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y dis­po­si­ción de recursos.

El segun­do meca­nis­mo de con­trol adop­ta­do fue, no obs­tan­te, las Cru­za­das. Este meca­nis­mo idea­do para eli­mi­nar el peli­gro al feu­da­lis­mo y sus for­mas de domi­nio bus­ca­ba varios efec­tos, el pri­me­ro, era des­ocu­par de los sin tie­rras y ham­brien­tos la Euro­pa feu­dal, así eli­mi­na­ban la pre­sión social y al mis­mo tiem­po se adue­ña­rían del comer­cio del medi­te­rrá­neo y de nue­vas tie­rras.[i] 

El deta­lle está en que el lla­ma­mien­to a las Cru­za­das no lo hace un empe­ra­dor, sino un Papa. Un Papa, ade­más, guia­do por un idea­rio polí­ti­co-reli­gio­so que lo hace creer­se un sobe­rano abso­lu­to, como señor supre­mo del mun­do al cual todos deben some­ti­mien­to, inclui­dos los demás jerar­cas lai­cos y reli­gio­sos. Y lo hace no por­que repre­sen­te la Igle­sia, sino por­que, como Igle­sia, era la orga­ni­za­ción feu­dal más poten­te y cen­tra­li­za­da y, por ende, la fuer­za más direc­ta­men­te intere­sa­da en el máxi­mo for­ta­le­ci­mien­to del régi­men feu­dal. Y esta­ba intere­sa­do y pre­ten­día algo más que defen­der los intere­ses mate­ria­les de la Igle­sia; pre­ten­día tam­bién ser el cen­tro aglu­ti­na­dor de las des­per­di­ga­das fuer­zas feu­da­les, logran­do el for­ta­le­ci­mien­to del régi­men des­vian­do la aten­ción hacia la lucha con­tra otro obje­ti­vo que pudie­ra ser común a todos ellos. Las san­cio­nes (léa­se exco­mu­nión), las indul­gen­cias y los pri­vi­le­gios tem­po­ra­les, fue­ron los meca­nis­mos en la base de las alian­zas de acción entre el poder de la Igle­sia y el de los seño­res feu­da­les que no podían enfren­tar el cre­cien­te des­con­ten­to social y las pro­pias rebel­días en sus feudos. 

Las Cru­za­das fue­ron inva­sio­nes al Medio Orien­te para el supues­to res­ca­te del San­to Sepul­cro. Un Medio Orien­te que tenía un avan­za­do sis­te­ma comer­cial y, al mis­mo tiem­po, cien­tí­fi­co y edu­ca­cio­nal, con uni­ver­si­da­des, escue­las de medi­ci­na, hos­pi­ta­les. Y, para Occi­den­te, con una peli­gro­sa sepa­ra­ción del poder reli­gio­so del poder del Esta­do, que tenían un par­la­men­to ele­gi­do el may­lis, un mun­do musul­mán muy avan­za­do en todos los aspec­tos de la vida huma­na fren­te a un mun­do occi­den­tal que, pro­duc­to de la Inqui­si­ción, atra­só a sus pue­blos en más de mil años.

En ellas, cier­ta­men­te, par­ti­ci­pa­ron los gran­des seño­res, las ansias de rique­za y poder fue el gran estí­mu­lo. Pero el grue­so de los miles de las tro­pas estu­vo cons­ti­tui­do por escla­vos, cam­pe­si­nos y gen­te de las ciu­da­des y pue­blos que huían así de la opre­sión feu­dal. Pero ellas fue­ron un gigan­tes­co “holo­caus­to” de los pue­blos de Occi­den­te. Así, por ejem­plo, de los cien mil hom­bres que en su mayo­ría no per­te­ne­cían a la cla­se feu­dal en la gran cru­za­da de 1096 a 1099 dC solo la míni­ma par­te lle­gó a Jeru­sa­lén, mien­tras que la mayo­ría pere­ció en los com­ba­tes o murió de ham­bre y de las epi­de­mias. En la olea­da del año 1100 dC de 200 mil la gran mayo­ría pere­ció en Asia Menor.[ii] La muer­te de ellos no era impor­tan­te. Urbano II lo había dicho: “Si triun­fáis, serán vues­tro galar­dón las ben­di­cio­nes del cie­lo y los rei­nos del Asia, y si sucum­bís, con­se­gui­réis la glo­ria de morir en los mis­mos sitios que Jesu­cris­to, y Dios no olvi­da­rá que os ha vis­to en su mili­cia santa”.

Esta­ble­ci­do el rei­no cris­tiano de Jeru­sa­lén y ter­mi­na­das las Cru­za­das regre­sa­ron a Euro­pa. Solo olvi­da­ron el San­to Sepul­cro, el cual se supo­nía debían haber res­ca­ta­do, y por el cual murie­ron millo­nes de seres huma­nos para ter­mi­nar hoy en día entre­gán­do­se­lo a la ocu­pa­ción sio­nis­ta, don­de la per­se­cu­ción y expul­sión de los cris­tia­nos pales­ti­nos no pue­de más que hacer recor­dar los obje­ti­vos y resul­ta­dos de las cruzadas.

En este siglo XXI una pan­de­mia bio­ló­gi­ca de ori­gen des­co­no­ci­do, si bien sos­pe­cho­so –en tér­mi­nos de la socie­dad capi­ta­lis­ta en que vivi­mos las cons­tan­tes gue­rras de usur­pa­ción y ocu­pa­ción de otros pue­blos con el obje­ti­vo decla­ra­do de apro­piar­se de sus recur­sos natu­ra­les y comer­cia­les y sus desas­tro­sos resul­ta­dos socia­les – , está ata­can­do de nue­vo nues­tras socie­da­des. Y si bien algu­nos paí­ses, como Cana­dá, han esta­ble­ci­do enfo­ques dis­tin­tos en sus res­pues­tas a la pan­de­mia, habien­do prio­ri­za­do la pre­ser­va­ción de la salud de todos sus ciu­da­da­nos por enci­ma de cual­quier otro inte­rés, impri­mien­do a su ges­tión con­tra el Covid-19 un pro­fun­do sen­ti­do humano, otros, como Sue­cia, han pre­fe­ri­do dejar que sus ciu­da­da­nos con­trai­gan el virus para inmu­ni­zar­se, le lla­man “inmu­ni­dad de reba­ño”. Al pare­cer, se ha escri­to, es un che­que en blan­co para que los gobier­nos bási­ca­men­te se des­ha­gan de los ancia­nos y otros gru­pos vul­ne­ra­bles. Así tan cru­do como se lee, algo deli­be­ra­do para dejar­los de lado, como si fue­ran una incó­mo­da pobla­ción inú­til, dese­cha­bles, al igual que el Medioevo.

Por el momen­to, esta pan­de­mia ha deja­do al des­nu­do una reali­dad abso­lu­ta­men­te indes­men­ti­ble, que los paí­ses con eco­no­mías neo­li­be­ra­les son los que han res­pon­di­do de la peor mane­ra a la lucha con­tra ella, Esta­dos Uni­dos, Espa­ña, Ita­lia, Rei­no Uni­do y Fran­cia, entre otros, con un índi­ce de falle­ci­dos por millón de habi­tan­tes de 262, 584, 519, 495 y 420 res­pec­ti­va­men­te para mayo de 2020. Es decir, aque­llos que se deno­mi­nan del pri­mer mun­do, mien­tras que otros con menos desa­rro­llo, pero don­de la medi­ci­na no es un nego­cio que des­ti­na a la muer­te a los más pobres, como Cuba, Irán y Pales­ti­na, pre­sen­tan índi­ces con cifras de 7, 82 y 0.4 en la mis­ma fecha.

Lo cier­to es que millo­nes de seres huma­nos han sido con­ta­gia­dos y cien­tos de miles han per­di­do la vida. En su enor­me mayo­ría per­so­nas de la ter­ce­ra edad y los más pobres. Las cifras, cuan­do sean fina­les, dirán algu­nas cosas sobre esto y qui­zás has­ta deve­lan algu­nas ver­da­des. Tam­bién qui­zás los gran­des cen­tros eco­nó­mi­cos y de poder ven con bue­nos ojos el cre­cien­te aumen­to de las muer­tes de pobres y ancia­nos, con­si­de­ra­dos car­gas inú­ti­les y espe­ran con ello un ali­vio en sus arcas. Pero lo impor­tan­te para Esta­dos Uni­dos es con­vo­car la Cruzada.

Muchos dicen de mane­ra tajan­te que nun­ca este mun­do vol­ve­rá a ser igual. El asun­to es que hoy más que nun­ca cobra fuer­za y reali­dad aque­lla afir­ma­ción de que la his­to­ria de las socie­da­des es la his­to­ria de las luchas entre los explo­ta­do­res y los explo­ta­dos, cual­quie­ra que sea la for­ma en que esta se expre­se. Y la lucha con­tra el coro­na­vi­rus, aun­que no lo parez­ca, tam­bién lo es. 

[i] Meca­nis­mo de con­trol es tam­bién, por cier­to, la gue­rra. Así, tene­mos en la his­to­ria muchos ejem­plos, entre ellos la Gue­rra de Sece­sión en Esta­dos Uni­dos. El sur, de eco­no­mía agra­ria prin­ci­pal­men­te, desea­ba man­te­ner la escla­vi­tud y el nor­te el tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do. Esas dife­ren­cias las solu­cio­na­ron median­te la guerra. 

[ii] Ver sobre este tema: Mijail Zabo­rov. His­to­ria de las cru­za­das. Edi­cio­nes AKAL.

Fuen­te: Correo del Alba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *