Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo, el gru­po gue­rri­lle­ro que enfren­ta a la «demo­cra­cia oli­gár­qui­ca» y man­tie­ne secues­tra­do a un ex vicepresidente

Ves­ti­men­ta mili­tar, sel­va, una ban­de­ra ver­de y roja con un hacha, una esco­pe­ta y un mache­te cru­za­dos en el cen­tro, pasa­mon­ta­ñas, boi­nas esti­lo Che Gue­va­ra. Un gru­po de gue­rri­lle­ros, com­ba­tien­do el avan­ce de la con­cen­tra­ción terra­te­nien­te y las prác­ti­cas de una “demo­cra­cia oli­gár­qui­ca”, a la que iden­ti­fi­can como hija direc­ta ‑con todas sus prio­ri­da­des y ensa­ña­mien­tos- de la dic­ta­du­ra de 35 años de Alfre­do Stroess­ner (1954−1989).

Los suce­si­vos gobier­nos le endil­gan al Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo víncu­los con el nar­co­trá­fi­co y con el nego­cio de los secues­tros extor­si­vos mien­tras algu­nos medios lo cata­lo­gan como “ban­da delictiva”.

Uno de los casos con mayor reso­nan­cia que pro­ta­go­ni­zó la orga­ni­za­ción fue el secues­tro de María Edith Bor­dón de Deber­nar­di, quien per­ma­ne­ció cau­ti­va des­de el 16 de noviem­bre de 2001 y el 9 de enero de 2002, cuan­do fue libe­ra­da tras el pago de un res­ca­te de un millón de dóla­res. Miem­bro de una fami­lia rica y con cone­xio­nes direc­tas con la pata civil de la dic­ta­du­ra de Stroess­ner, la mujer pasó casi dos meses ence­rra­da. Por ese hecho, seis inte­gran­tes del gru­po cum­plen con­de­nas de pri­sión de más de 20 años.

En 2005, miem­bros del EPP secues­tra­ron a Ceci­lia Cubas, hija del expre­si­den­te Raúl Cubas. El cuer­po de Cubas fue encon­tra­do ente­rra­do en el lugar en el que estu­vo oculta.

El últi­mo hecho de alto impac­to pro­ta­go­ni­za­do por el Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo fue el ata­que, en 2016, a un camión mili­tar que cir­cu­la­ba por la zona don­de ope­ra el gru­po. Una bom­ba pro­vo­có la muer­te de ocho uniformados.

En la actua­li­dad, el gru­po man­tie­ne secues­tra­do hace cua­tro meses al ex vice­pre­si­den­te de ese país, Óscar Denis.

En 2018 Mario Abdo Bení­tez asu­mió la Pre­si­den­cia de la Nación. Abdo Bení­tez es hijo del ex Secre­ta­rio Pri­va­do del dic­ta­dor Alfre­do Stroess­ner y des­de el ini­cio de su ges­tión carac­te­ri­zó al EPP como un gru­po delic­ti­vo, ajeno a plan­tea­mien­tos polí­ti­cos. Al igual que sus ante­ce­so­res, habi­li­tó la tarea en la sel­va del Coman­do Sur de los Esta­dos Uni­dos, bajo el pre­tex­to de los supues­tos víncu­los de la gue­rri­lla con el nar­co­trá­fi­co. Fil­tra­cio­nes de Wiki­leaks reve­la­ron el pedi­do a la DEA para la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía nor­te­ame­ri­ca­na en el segui­mien­to y per­se­cu­ción del grupo.

A tra­vés de un video publi­ca­do hace unos años, el Coman­dan­te Javier Gon­zá­lez ‑según se pre­sen­tó- expli­có que el EPP “es un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de los pobres para huir de los atro­pe­llos y ase­si­na­tos de mato­nes, de gana­de­ros soje­ros y las fuer­zas repre­si­vas del Esta­do. La mise­ria y el olvi­do han lle­va­do a par­te del movi­mien­to popu­lar a hacer­se escu­char y a defen­der sus intere­ses de cla­se con las armas”. En el video se lo ve dis­ten­di­do, ves­ti­do con ropa mili­tar y con una metra­lle­ta com­ple­tan­do el cua­dro, expla­yán­do­se sobre los enemi­gos del movi­mien­to: “Los laca­yos impe­ria­les que vinie­ron alia­dos a las fuer­zas de ocu­pa­ción, a des­truir lo más ade­lan­ta­do y pro­gre­sis­ta del siglo XIX”, dice, por el Gobierno de Fran­cis­co Solano López, segun­do pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Repú­bli­ca del Para­guay ‑entre 1862 y 1870- y líder de la resis­ten­cia duran­te la Gue­rra de la tri­ple Alian­za. Seña­la tam­bién a “los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, colo­ra­dos y libe­ra­les” que “ofen­die­ron sobre las ceni­zas de lo que cons­ti­tu­yó lo más pre­cia­do. Hoy las vacas de los oli­gar­cas tie­nen más valor que muchas per­so­nas paraguayas.”

Según datos de la orga­ni­za­ción OXFAM, publi­ca­dos en julio de 2017, “Para­guay pre­sen­ta la dis­tri­bu­ción de la tie­rra más des­igual del mun­do, con una peque­ña éli­te lati­fun­dis­ta e impor­tan­te par­ti­ci­pa­ción de pro­pie­ta­rios extran­je­ros, que con­cen­tran casi toda la super­fi­cie agrí­co­la y gana­de­ra, mien­tras que la inmen­sa mayo­ría de fami­lias cam­pe­si­nas e indí­ge­nas care­cen de tie­rra sufi­cien­te para sub­sis­tir”. El 90% del terri­to­rio cul­ti­va­ble está en manos de 12 mil gran­des pro­pie­ta­rios, mien­tras que el 10 por cien­to res­tan­te se repar­te entre 280 mil peque­ños y media­nos productores.

Las demo­cra­cias naci­das en la déca­da del ‘90 no han rever­ti­do esa ten­den­cia. Por caso, lo suce­di­do duran­te los años ‘60 cuan­do el régi­men repar­tió tie­rras “entre mili­ta­res, fun­cio­na­rios, polí­ti­cos y gran­des empre­sa­rios del entorno del dic­ta­dor. La Comi­sión Ver­dad y Jus­ti­cia, tras revi­sar más de 200.000 adju­di­ca­cio­nes, con­clu­yó que duran­te los 35 años del régi­men stro­nis­ta fue­ron adju­di­ca­das irre­gu­lar­men­te cer­ca de sie­te millo­nes de hectáreas”.

El infor­me de OXFAM expli­ca que “esta prác­ti­ca frau­du­len­ta no ter­mi­nó con el final de la dic­ta­du­ra, pues entre 1989 y 2003 se adju­di­ca­ron irre­gu­lar­men­te casi un millón de hec­tá­reas más. En total, suman cer­ca de ocho millo­nes de hec­tá­reas de tie­rras mal­ha­bi­das entre 1954 y 2003, cua­tro veces más que lo que reci­bie­ron todas las fami­lias cam­pe­si­nas juntas.”

En ese con­tex­to, nació y se desa­rro­lló el Ejér­ci­to del Pue­blo Paraguayo.

Fuen­te: eldia​rioar​.com

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *