Ecua­dor. Deba­tes y fal­ta de for­ma­ción política

Por Mau­ri­cio Galin­do, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de enero de 2021.

El deba­te pre­si­den­cial y fal­ta de for­ma­ción polí­ti­ca de los candidatos.

Séne­ca, el más gran­de filó­so­fo del Impe­rio Romano, decía: “Por sus accio­nes los cono­ce­réis”. Pues las accio­nes y pasio­nes que aca­ba­mos de ver en los últi­mos deba­tes, nos demues­tran la casi total fal­ta de for­ma­ción polí­ti­ca de la mayo­ría de los actua­les can­di­da­tos a la Pri­me­ra Magis­tra­tu­ra del país.

Lo más dolo­ro­so y asom­bro­so es que, ade­más, pre­su­man de esa fal­ta de edu­ca­ción en el arte de la polí­ti­ca, como que el no saber nada sobre ideo­lo­gía, filo­so­fía, his­to­ria y gober­nan­za los con­vir­tie­se en mejo­res “Can­di­da­tos”; y en las opcio­nes idea­les para salir del ato­lla­de­ro, gene­ra­do por pre­ci­sa­men­te un Gober­nan­te, que es segu­ra­men­te, el de peor ges­tión guber­na­men­tal en la His­to­ria repu­bli­ca­na ecuatoriana.

Los can­di­da­tos apolíticos

De mi par­te, si veo que un can­di­da­to se defi­ne como “Apo­lí­ti­co” no ten­drá mi aten­ción, peor mi voto. ¿Cómo alguien que pre­ten­de ser Pre­si­den­te de un país pue­de decir que no es polí­ti­co? ¿De qué mane­ra, enton­ces, va a iden­ti­fi­car, ana­li­zar, pro­ce­sar y res­pon­der a las gra­ví­si­mas ten­sio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, socia­les que arra­san al país? Es cier­to que muchos polí­ti­cos, a nivel mun­dial, han des­pres­ti­gia­do el ejer­ci­cio de los car­gos o la polí­ti­ca en sí mis­ma; esto es una con­se­cuen­cia del aban­dono de su ejer­ci­cio, por par­te de la ciudadanía.

La peor res­pues­ta que un ciu­da­dano pue­de dar­le a su fami­lia, a sus ami­gos, a su Patria, es “No me intere­sa la Polí­ti­ca”. Con esa acti­tud hemos entre­ga­do en ban­de­ja de pla­ta las deci­sio­nes que nos afec­tan a todos, a gru­pos de poder, a los que el bien­es­tar colec­ti­vo es lo que menos les interesa.

Un deba­te menos que vergonzoso.

Vol­vien­do al deba­te, exis­te una vario­pin­ta colec­ción de per­so­na­jes que van des­de un expre­si­den­te del ído­lo Bar­ce­lo­na, pasan­do por un pla­gia­dor wiki­pe­die­ro, a un exiz­quier­dis­ta, deve­ni­do en nego­cia­dor polí­ti­co; has­ta un agro­ex­por­ta­dor, un exco­ro­nel, un pas­tor evan­gé­li­co, un del­fín de un expre­si­den­te; un denun­ció­lo­go, un ban­que­ro dis­pues­to a ganar de cual­quier mane­ra y un diri­gen­te cam­pe­sino, rena­ci­do con pon­cho y aya­guas­ca. Es decir, opcio­nes para todos los gus­tos, colo­res, sabo­res y ade­re­zos… Lamen­ta­ble­men­te muchos de ellos, no saben, ni les intere­sa, for­mar­se polí­ti­ca­men­te. Sus res­pues­tas res­pon­den a un mar­ke­ting cal­cu­la­do, con regla, sin con­du­mio; que res­pon­de sólo a la espec­ta­cu­la­ri­dad y al coachis­mo extre­mo que hoy nos domina.

Las per­las del debate

Unas cuan­tas per­las del deba­te: el can­di­da­to evan­gé­li­co dice que el va empren­der una nue­va vía deno­mi­na­da “Prag­ma­tis­mo éti­co por la Vida” que men­cio­na que tras­cien­de a la izquier­da y a la dere­cha. Eso se inven­tó hace mucho y se lla­ma “Cen­tro Político”.

Otro el de la ID, pre­go­na que “son gen­te nue­va”, cuan­do vemos en su lis­ta a la eter­na can­di­da­ta Andra­de, que des­lin­dó a otro can­di­da­to pro­me­te­dor, que no per­mi­tió que le impon­gan a fami­lia y ami­gos de la gran empre­sa elec­to­re­ra naran­ja, como candidatos.

La corrup­ción no es solo robar, es eter­ni­zar­se en las can­di­da­tu­ras o en los pues­tos polí­ti­cos. Digá­mo­se­lo al eterno Gio­van­ni Ata­rihua­na, can­di­da­to a todo en el ex MPD, hoy Uni­dad Popu­lar, que apo­ya jun­to a Pacha­ku­tik a uno de los can­di­da­tos con reales opcio­nes de acce­der a la Segun­da Vuel­ta: Car­los Pérez Guar­tam­bel, rebau­ti­za­do Yaku, por su lucha hacia la pro­tec­ción del ambiente.

El can­di­da­to que no alcan­za la fuer­za de su mentor

Y men­cio­ne­mos a los dos más opcio­na­dos: Andrés Arauz, de la alian­za Cen­tro Demo­crá­ti­co, Lis­ta 1, con Fuer­za Com­pro­mi­so Social, Lis­ta 5. El can­di­da­to ele­gi­do por Correa care­ce de la fuer­za arro­lla­do­ra de su men­tor, arras­tra mucha de la car­ga nega­ti­va de los erro­res de la déca­da de AP; pero tam­bién con­den­sa el dolor y anhe­los de gran par­te de los sec­to­res popu­la­res y cla­se media depau­pe­ri­za­da has­ta el pol­vo por el irre­le­van­te More­nis­mo. Su elec­ción como can­di­da­to, sin duda, obe­de­ció a un refres­ca­mien­to de las hues­tes de Rafael Correa; pero tam­bién res­pon­de a una éli­te aca­de­mi­cis­ta fiel cre­yen­te que un doc­to­ra­do tras­for­ma auto­má­ti­ca­men­te a su posee­dor en un Iron Man que, dota­do del tra­je del car­tón uni­ver­si­ta­rio, pue­de sacar de cual­quier par­te de su cuer­po res­pues­tas a todo y para todos.

Cra­so error, sin for­ma­ción polí­ti­ca y comu­ni­ca­cio­nal, esa poten­cia de Correa se dilu­ye. Todo endo­so, tie­ne un tope, y si no se lo for­ta­le­ce con recur­sos pro­pios, pue­de deri­var en ingra­tas sor­pre­sas. Es muy pro­ba­ble que gane, pero la vía es ser un can­di­da­to que no parez­ca sim­ple­men­te un holo­gra­ma man­da­do des­de Euro­pa. Pare­ce que el camino se ha empren­di­do hacia ello, y va difí­cil­men­te anda­do, por alguien a quien muchos de los cua­dros del Pro­gre­sis­mo, no ven con la for­ta­le­za nece­sa­ria para derro­tar a la enor­me maqui­na­ria que en su con­tra se ha levantado.

El eterno can­di­da­to qui­zá en su últi­ma oportunidad

El otro opcio­na­do, Las­so, no enca­ja en nada. Es un per­so­na­je digno de Harry Pot­ter. Lo ha hecho todo por ganar, de cual­quier mane­ra. Ha men­cio­na­do que está de acuer­do con Romo y Moreno; que Mar­tí­nez, el ex minis­tro de Finan­zas, hizo lo correc­to, a pesar de su terri­ble­men­te mer­can­ti­lis­ta y FMIs­ta ges­tión. Lue­go se ale­ja, dice que no tie­ne nada que ver con Lenín Bol­tai­re y los suyos. Solo hay que revi­sar la His­to­ria pasa­da y pre­sen­te, para saber cuá­les con sus pre­ten­sio­nes y for­mas, tan­to huma­nas como polí­ti­cas. Ha sido, y es, el can­di­da­to de una Dere­cha que no logra posi­cio­nar nue­vos cuadros.

Para resu­mir el pro­ble­ma final de la polí­ti­ca nacio­nal, es que nos han hecho can­sar de ella, para hacer lo que les da la gana.

Vamos a empo­de­rar­nos de nue­vo de su ejer­ci­cio, exi­ja­mos reales Orga­ni­za­cio­nes Polí­ti­cas, demo­crá­ti­cas tan­to den­tro, como hacia afue­ra. No pode­mos seguir en un país en que Esta­do, se con­fun­de con Gobierno y Par­ti­do Polí­ti­co. Ahí hay un can­di­da­to, un ex mili­tar, que nos dejó como heren­cia algu­nos mara­vi­llo­sos datos macro­eco­nó­mi­cos, pero tam­bién nos dejó el nepo­tis­mo, que lue­go se ha con­ver­ti­do en polí­ti­ca de Estado.

Si no, vea­mos que una exmi­nis­tra de Gobierno, tuvo a su novio, hoy espo­so, como Minis­tro; a su cuña­do como Pre­si­den­te del IESS y a muchos de sus fami­lia­res en pues­tos de poder crean­do con ello lazos de san­gre, al esti­lo del feu­da­lis­mo medieval.

Fuen­te: Radioalacalle.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *