Ecua­dor. Deba­tes y fal­ta de for­ma­ción política

Por Mau­ri­cio Galin­do, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de enero de 2021.

El deba­te pre­si­den­cial y fal­ta de for­ma­ción polí­ti­ca de los candidatos.

Séne­ca, el más gran­de filó­so­fo del Impe­rio Romano, decía: “Por sus accio­nes los cono­ce­réis”. Pues las accio­nes y pasio­nes que aca­ba­mos de ver en los últi­mos deba­tes, nos demues­tran la casi total fal­ta de for­ma­ción polí­ti­ca de la mayo­ría de los actua­les can­di­da­tos a la Pri­me­ra Magis­tra­tu­ra del país.

Lo más dolo­ro­so y asom­bro­so es que, ade­más, pre­su­man de esa fal­ta de edu­ca­ción en el arte de la polí­ti­ca, como que el no saber nada sobre ideo­lo­gía, filo­so­fía, his­to­ria y gober­nan­za los con­vir­tie­se en mejo­res “Can­di­da­tos”; y en las opcio­nes idea­les para salir del ato­lla­de­ro, gene­ra­do por pre­ci­sa­men­te un Gober­nan­te, que es segu­ra­men­te, el de peor ges­tión guber­na­men­tal en la His­to­ria repu­bli­ca­na ecuatoriana.

Los can­di­da­tos apolíticos

De mi par­te, si veo que un can­di­da­to se defi­ne como “Apo­lí­ti­co” no ten­drá mi aten­ción, peor mi voto. ¿Cómo alguien que pre­ten­de ser Pre­si­den­te de un país pue­de decir que no es polí­ti­co? ¿De qué mane­ra, enton­ces, va a iden­ti­fi­car, ana­li­zar, pro­ce­sar y res­pon­der a las gra­ví­si­mas ten­sio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, socia­les que arra­san al país? Es cier­to que muchos polí­ti­cos, a nivel mun­dial, han des­pres­ti­gia­do el ejer­ci­cio de los car­gos o la polí­ti­ca en sí mis­ma; esto es una con­se­cuen­cia del aban­dono de su ejer­ci­cio, por par­te de la ciudadanía.

La peor res­pues­ta que un ciu­da­dano pue­de dar­le a su fami­lia, a sus ami­gos, a su Patria, es “No me intere­sa la Polí­ti­ca”. Con esa acti­tud hemos entre­ga­do en ban­de­ja de pla­ta las deci­sio­nes que nos afec­tan a todos, a gru­pos de poder, a los que el bien­es­tar colec­ti­vo es lo que menos les interesa.

Un deba­te menos que vergonzoso.

Vol­vien­do al deba­te, exis­te una vario­pin­ta colec­ción de per­so­na­jes que van des­de un expre­si­den­te del ído­lo Bar­ce­lo­na, pasan­do por un pla­gia­dor wiki­pe­die­ro, a un exiz­quier­dis­ta, deve­ni­do en nego­cia­dor polí­ti­co; has­ta un agro­ex­por­ta­dor, un exco­ro­nel, un pas­tor evan­gé­li­co, un del­fín de un expre­si­den­te; un denun­ció­lo­go, un ban­que­ro dis­pues­to a ganar de cual­quier mane­ra y un diri­gen­te cam­pe­sino, rena­ci­do con pon­cho y aya­guas­ca. Es decir, opcio­nes para todos los gus­tos, colo­res, sabo­res y ade­re­zos… Lamen­ta­ble­men­te muchos de ellos, no saben, ni les intere­sa, for­mar­se polí­ti­ca­men­te. Sus res­pues­tas res­pon­den a un mar­ke­ting cal­cu­la­do, con regla, sin con­du­mio; que res­pon­de sólo a la espec­ta­cu­la­ri­dad y al coachis­mo extre­mo que hoy nos domina.

Las per­las del debate

Unas cuan­tas per­las del deba­te: el can­di­da­to evan­gé­li­co dice que el va empren­der una nue­va vía deno­mi­na­da “Prag­ma­tis­mo éti­co por la Vida” que men­cio­na que tras­cien­de a la izquier­da y a la dere­cha. Eso se inven­tó hace mucho y se lla­ma “Cen­tro Político”.

Otro el de la ID, pre­go­na que “son gen­te nue­va”, cuan­do vemos en su lis­ta a la eter­na can­di­da­ta Andra­de, que des­lin­dó a otro can­di­da­to pro­me­te­dor, que no per­mi­tió que le impon­gan a fami­lia y ami­gos de la gran empre­sa elec­to­re­ra naran­ja, como candidatos.

La corrup­ción no es solo robar, es eter­ni­zar­se en las can­di­da­tu­ras o en los pues­tos polí­ti­cos. Digá­mo­se­lo al eterno Gio­van­ni Ata­rihua­na, can­di­da­to a todo en el ex MPD, hoy Uni­dad Popu­lar, que apo­ya jun­to a Pacha­ku­tik a uno de los can­di­da­tos con reales opcio­nes de acce­der a la Segun­da Vuel­ta: Car­los Pérez Guar­tam­bel, rebau­ti­za­do Yaku, por su lucha hacia la pro­tec­ción del ambiente.

El can­di­da­to que no alcan­za la fuer­za de su mentor

Y men­cio­ne­mos a los dos más opcio­na­dos: Andrés Arauz, de la alian­za Cen­tro Demo­crá­ti­co, Lis­ta 1, con Fuer­za Com­pro­mi­so Social, Lis­ta 5. El can­di­da­to ele­gi­do por Correa care­ce de la fuer­za arro­lla­do­ra de su men­tor, arras­tra mucha de la car­ga nega­ti­va de los erro­res de la déca­da de AP; pero tam­bién con­den­sa el dolor y anhe­los de gran par­te de los sec­to­res popu­la­res y cla­se media depau­pe­ri­za­da has­ta el pol­vo por el irre­le­van­te More­nis­mo. Su elec­ción como can­di­da­to, sin duda, obe­de­ció a un refres­ca­mien­to de las hues­tes de Rafael Correa; pero tam­bién res­pon­de a una éli­te aca­de­mi­cis­ta fiel cre­yen­te que un doc­to­ra­do tras­for­ma auto­má­ti­ca­men­te a su posee­dor en un Iron Man que, dota­do del tra­je del car­tón uni­ver­si­ta­rio, pue­de sacar de cual­quier par­te de su cuer­po res­pues­tas a todo y para todos.

Cra­so error, sin for­ma­ción polí­ti­ca y comu­ni­ca­cio­nal, esa poten­cia de Correa se dilu­ye. Todo endo­so, tie­ne un tope, y si no se lo for­ta­le­ce con recur­sos pro­pios, pue­de deri­var en ingra­tas sor­pre­sas. Es muy pro­ba­ble que gane, pero la vía es ser un can­di­da­to que no parez­ca sim­ple­men­te un holo­gra­ma man­da­do des­de Euro­pa. Pare­ce que el camino se ha empren­di­do hacia ello, y va difí­cil­men­te anda­do, por alguien a quien muchos de los cua­dros del Pro­gre­sis­mo, no ven con la for­ta­le­za nece­sa­ria para derro­tar a la enor­me maqui­na­ria que en su con­tra se ha levantado.

El eterno can­di­da­to qui­zá en su últi­ma oportunidad

El otro opcio­na­do, Las­so, no enca­ja en nada. Es un per­so­na­je digno de Harry Pot­ter. Lo ha hecho todo por ganar, de cual­quier mane­ra. Ha men­cio­na­do que está de acuer­do con Romo y Moreno; que Mar­tí­nez, el ex minis­tro de Finan­zas, hizo lo correc­to, a pesar de su terri­ble­men­te mer­can­ti­lis­ta y FMIs­ta ges­tión. Lue­go se ale­ja, dice que no tie­ne nada que ver con Lenín Bol­tai­re y los suyos. Solo hay que revi­sar la His­to­ria pasa­da y pre­sen­te, para saber cuá­les con sus pre­ten­sio­nes y for­mas, tan­to huma­nas como polí­ti­cas. Ha sido, y es, el can­di­da­to de una Dere­cha que no logra posi­cio­nar nue­vos cuadros.

Para resu­mir el pro­ble­ma final de la polí­ti­ca nacio­nal, es que nos han hecho can­sar de ella, para hacer lo que les da la gana.

Vamos a empo­de­rar­nos de nue­vo de su ejer­ci­cio, exi­ja­mos reales Orga­ni­za­cio­nes Polí­ti­cas, demo­crá­ti­cas tan­to den­tro, como hacia afue­ra. No pode­mos seguir en un país en que Esta­do, se con­fun­de con Gobierno y Par­ti­do Polí­ti­co. Ahí hay un can­di­da­to, un ex mili­tar, que nos dejó como heren­cia algu­nos mara­vi­llo­sos datos macro­eco­nó­mi­cos, pero tam­bién nos dejó el nepo­tis­mo, que lue­go se ha con­ver­ti­do en polí­ti­ca de Estado.

Si no, vea­mos que una exmi­nis­tra de Gobierno, tuvo a su novio, hoy espo­so, como Minis­tro; a su cuña­do como Pre­si­den­te del IESS y a muchos de sus fami­lia­res en pues­tos de poder crean­do con ello lazos de san­gre, al esti­lo del feu­da­lis­mo medieval.

Fuen­te: Radioalacalle.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.