COVID 19. Dete­ner la masacre.

Por Gui­ller­mo Cie­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de enero de 2021.

Y de pron­to lle­gó una enfer­me­dad mis­te­rio­sa de alcan­ce glo­bal pero que no afec­ta a todos por igual. El virus no cir­cu­la por un pla­ne­ta ideal, de fan­ta­sía.
Se difun­de en un mun­do don­de una bue­na par­te de la pobla­ción no pue­de cúm­plir nor­mas ele­men­ta­les y pre­ven­ti­vas de higie­ne, por­que no dis­po­ne del agua para lavar­se perió­dia­men­te las manos.
Se pasea por barrios sin espa­cios ver­des, don­de no hay calles sino pasi­llos y viven fami­lias haci­na­das en vivien­das húme­das.
Cami­na por una socie­dad con millo­nes de per­so­nas con una salud pre­ca­ria. Por­que tie­nen las defen­sas bajas, pade­cen enfer­me­da­des cró­ni­cas o estan tran­si­tan­do los últi­mos años de su vida.
Tran­si­ta por paí­ses con sis­te­mas públi­cos de salud inexis­ten­tes o des­fi­nan­cia­dos. Por regio­nes don­de no lle­gan los hos­pi­ta­les públi­cos, ni los médi­cos.
El virus tie­ne pre­sen­cia glo­bal pero dis­cri­mi­na, a la hora de la muer­te.
Bas­ta leer las noti­cias de los últi­mos días: «Las mayo­res mani­fes­ta­cio­nes del rebro­te de la epi­de­mia en la Argen­ti­na se regis­tra entre jóe­nes de cla­se media y en los barrios pudien­tes de CABA, como Bel­grano, Paler­mo y La Reco­le­ta. El nume­ro de falle­ci­mien­tos ha sido sen­sí­ble­men­te menor»
El virus des­nu­da al capi­ta­lis­mo, pero tam­bié hace lim­pie­za social. Se mue­ren mucho má los pobres, los enfer­mos cró­ni­cos y los ancia­nos.
Plan­tea­das así las cosas resul­ta abso­lu­ta­men­te cohe­ren­te que la dere­cha mun­dial por un lado alien­te la des­con­fian­za sobre cual­quier solu­ción médi­ca al pro­ble­ma y por otro tra­te de con­cen­trar las vacu­nas dis­po­ni­bles. Un infor­me de la OMS seña­la que un puña­do de paí­ses ricos con­cen­tra el 90% de las vacu­nas. En la Argen­ti­na en los dia­rios de la dere­cha los colum­nis­tas políi­cos des­es­ti­man cual­quier ini­cia­ti­va para poner lími­te a la epi­de­mia y los colum­nis­tas turís­ti­cos comen­tan que se han pues­to de moda los via­jes a Mia­mi, que inclu­yen vacu­na­ción.
Pare­ce obvio decir­lo pero el coro­na­vi­rus es un pro­ble­ma de salud públi­ca, y el hecho de no dis­po­ner los res­cur­sos má efec­ti­vos para enfren­tar­lo da luz ver­de para que se pro­duz­can muchas muer­tes que serían evi­ta­bles.
La epi­de­mia del coro­na­vi­rus pone sobre el tape­te muchos temas: el lími­tes que impo­ne la pro­pia natu­ra­le­za al desa­rro­llo pro­duc­ti­vo capi­ta­lis­ta; la per­ver­si­dad de las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­ceu­ti­cas más preo­cu­pa­das por el lucro que por la salud ; el apro­ve­cha­mien­to de la pan­de­mia para avan­zar en la vigi­lan­cia digi­tal y per­fec­cio­nar meca­nis­mos opre­si­vos de con­trol esta­tal sobre la pobla­ción. Pero estos temas no debe­rían oscu­re­cer una cues­tión cen­tral: se está pro­du­cien­do una ver­da­de­ra masa­cre, con carac­te­rís­ti­cas de lim­pie­za social, que en algu­nos paí­ses como Bra­sil ya alcan­za núme­ros esca­lo­frian­tes.
Para dete­ner esa masa­cre son nece­sa­rias medi­das pre­ven­ti­vas sani­ta­rias que debe asu­mir la pobla­ción, pero tam­bién es nece­sa­ria la vacu­na­ción. La vacu­na­ción no es un pro­ble­ma del gobierno o un tema de dispu­ta entre el ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción de dere­cha. La vacu­na­ción es una cues­tión de salud públi­ca. Todas las fuer­zas de izquier­da y pro­gre­sis­ta ten­drían que unir fuer­zas para exi­gir que toda la pobla­ción sea vacu­na­da en un pla­zo peren­to­rio.
El hecho de que las vacu­nas sean pro­du­ci­das por mul­ti­na­cio­na­les far­ma­cé­ti­cas o en paí­ses que pue­dan caer­nos más o menos sim­pá­ti­cos, no pue­de hacer­nos retro­ce­der a posi­cio­nes medie­va­les. No recuer­do que se dis­cu­tie­ra sobre qué far­ma­ceú­ti­ca pro­du­ce el Miso­pros­tol. La cues­tión sobre la vacu­na es si resul­ta útil o no en la emer­gen­cia. Y con res­pec­to a los tiem­pos para deba­tes sobre los otros temas, recor­de­mos que los tiem­pos y las urgen­cias no son igua­les para todos. Por ejem­plo los bien nutri­dos, con defen­sas altas y bue­na obra social o ser­vi­cios con­tra­ta­dos de medi­ci­na pre­pa­ga, tie­nen tiem­pos dife­ren­tes a los de los que son más vul­ne­ra­bles.
La epi­de­mia del coro­na­vi­rus expo­ne los males del capi­ta­lis­mo pero tam­bién pone a prue­ba el buen sen­ti­do de quie­nes deci­mos que que­re­mos cam­biar el sis­te­ma. Resul­ta­rá difi­cil que nos legi­ti­men como crei­bles si no somos capa­ces de hacer­nos car­go de lo inme­dia­to: del dolor y de los pade­ce­res de nues­tro pue­blo. Y tener propuestas.

18 de enero 2021.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *