Bra­sil. Reve­lan que una mujer fue escla­vi­za­da como sir­vien­ta por 38 años

Por Máxi­mo Paz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de enero de 2021.

A tra­vés de una inves­ti­ga­ción perio­dís­ti­ca de “Fan­tás­ti­co” – pro­gra­ma del pri­me time de la tele­vi­sión bra­si­le­ña – se denun­ció que una mujer fue redu­ci­da a la ser­vi­dum­bre a lo lar­go de 38 años den­tro de una aco­mo­da­da resi­den­cia ubi­ca­da en Minas de Gerais. Allí, en la trans­mi­sión, Mada­le­na Gior­dano, la pro­ta­go­nis­ta, des­cri­bió su his­to­ria: “fui a pedir pan por­que tenía ham­bre, pero ella me dijo que no me lo daba si no me que­da­ba a vivir con ella”, con­tó la víc­ti­ma, que por enton­ces con­ta­ba solo con ocho años. Por casi cua­tro déca­das, la mujer se dedi­có a rea­li­zar la tota­li­dad de las tareas domés­ti­cas del hogar sin sala­rio, vaca­cio­nes, ni segu­ri­dad social. Tam­bién decla­ró que fue obli­ga­da a casar­se con un miem­bro de la fami­lia para que ésta siga cobran­do una pen­sión. Tal acu­sa­ción ya se encuen­tra en la Jus­ti­cia y pue­de incluir la pri­sión efec­ti­va para las y los cul­pa­bles del delito. 


El hecho con­mo­cio­nó a la opi­nión públi­ca y se dio lue­go de que en junio del año pasa­do tras­cen­die­ra un hecho en los medios de simi­la­res carac­te­rís­ti­cas. Allí, en el pro­gra­ma, Mada­le­na Gior­dano, la pro­ta­go­nis­ta, de 46 años de edad, des­cri­bió su his­to­ria que, por su pavor, aca­pa­ró la aten­ción de las audiencias.

Allí rela­tó que su expe­rien­cia atroz comen­zó hace 38 años, cuan­do jun­to con su madre se acer­có al domi­ci­lio en cues­tión a pedir pan y un inte­gran­te de la fami­lia la invi­tó a pasar al hogar“Fui a pedir pan por­que tenía ham­bre, pero ella me dijo que no me lo daba si no me que­da­ba a vivir con ella”, con­tó la víc­ti­ma, que por enton­ces con­ta­ba solo con ocho años.

En ese epi­so­dio, la seño­ra de la casa logró con­ven­cer a la madre para que su hija pase a vivir con ellos bajo la pro­me­sa de que iba a adop­tar legal­men­te a la niña para que de ese modo se le ase­gu­re los bie­nes y como­di­da­des de los que care­cía has­ta el momen­to. La madre acep­tó y la niña que­dó casa aden­tro de la fami­lia Rigueira.

Lo cier­to es que nun­ca fue adop­ta­da. Ni siquie­ra vol­vió a la escue­la. Barrer, lim­piar, lavar pla­tos, ten­der camas, fre­gar baños, orde­nar habi­ta­cio­nes y plan­char ropa aje­na fue lo úni­co que supo hacer Mada­le­na de domin­go a domin­go por 38 años corridos.

La his­to­ria no que­dó allí. La dam­ni­fi­ca­da tam­bién reve­ló que fue obli­ga­da a casar­se con un parien­te anciano de la fami­lia – vete­rano de la Segun­da Gue­rra Mun­dial – para que pudie­ran seguir reci­bien­do su pen­sión des­pués de su muer­te. Mada­le­na no reci­bió nun­ca un solo cen­ta­vo de aque­lla pen­sión que hoy ron­da los 8.000 reales (2.000 dóla­res) y que, por fuer­za de ley y des­pués del escán­da­lo, pasó a rete­ner la víctima.

En la entre­vis­ta Gior­dano pre­sen­tó cla­ras difi­cul­ta­des en el habla y en su expre­si­vi­dad. Entre otras cosas, dijo que nun­ca tuvo celu­lar y que su úni­co queha­cer dis­trac­ti­vo se tra­tó de ir a misa cató­li­ca los días domin­gos. A su vez, allí tam­bién la víc­ti­ma acla­ró que duran­te todo el reco­rri­do de con­fi­na­mien­to, le tocó hacer­lo habi­tan­do una pie­za minús­cu­la y sin ventanas.

Según con­tó la trans­mi­sión, el hecho cobró tras­cen­den­cia lue­go de que veci­nos y veci­nas comu­ni­ca­ran a auto­ri­da­des per­ti­nen­tes de reci­bir notas de la mujer de 46 años soli­ci­tán­do­les que com­pra­ran ali­men­tos y pro­duc­tos de higie­ne ya que ella no tenía dine­ro. Mada­le­na tenía prohi­bi­do hablar con gen­te del barrio.

Una nota rugo­sa y mal escri­ta fue mos­tra­da ante las cáma­ras por Fan­tás­ti­co: “Prés­ta­me jabón para duchar­me. Reci­bi­rás una ora­ción. Mada­le­na”, decía en portugués.

Tras la libe­ra­ción, la víc­ti­ma fue reubi­ca­da en una casa-refu­gio don­de está sien­do asis­ti­da por psi­có­lo­gos y tra­ba­ja­do­res sociales.

Ante la con­sul­ta por el hecho, acto­res de la jus­ti­cia labo­ral que atien­den el caso ase­gu­ra­ron que están tra­tan­do de con­se­guir un arre­glo indem­ni­za­to­rio con la fami­lia. De per­sis­tir el jui­cio que inclu­ye la acción ile­gal de emplear mano de obra escla­va, los Riguei­ra enfren­ta­rán un jui­cio que pue­de incluir has­ta ocho años de cárcel.

“Ella no sabía qué era un sala­rio míni­mo, aho­ra está apren­dien­do a usar una tar­je­ta de cré­di­to. Sabe que todos los meses se le paga­rá una can­ti­dad sus­tan­cial”, ase­gu­ra­ron.

La pro­ble­má­ti­ca que abor­da este fenó­meno tie­ne sus aris­tas com­ple­jas. Por caso, los agen­tes del Esta­do, des­ti­na­dos a exa­mi­nar los ámbi­tos labo­ra­les pro­pug­na­ron argu­men­tos que, de algún modo, los excu­san, al ase­gu­rar que si bien los ins­pec­to­res pue­den visi­tar los luga­res de tra­ba­jo a volun­tad para veri­fi­car la escla­vi­tud en Bra­sil, estos deben obte­ner el per­mi­so de un juez para ingre­sar a una casa, y, por con­si­guien­te, su ges­tión se encuen­tra suje­ta a una denun­cia pre­via. Algo difí­cil de pro­veer, pues­to que las víc­ti­mas rara vez se ven a sí mis­mas como escla­vos modernos.

De 3.513 tra­ba­ja­do­res encon­tra­dos en con­di­cio­nes simi­la­res a la escla­vi­tud entre 2.017 y 2.019, solo 21 fue­ron rete­ni­dos en ser­vi­dum­bre domés­ti­ca, demos­tra­ron en el pro­gra­ma de O’Globo.

“Mucha gen­te dirá que aco­ger una niña para que haga las tareas domés­ti­cas a cam­bio de comi­da y cama es mucho mejor que dejar­la en la calle. Es un pac­to social que está tan nor­ma­li­za­do que la gen­te no lo encuen­tra ofen­si­vo”, comen­tó para el caso la his­to­ria­do­ra Clau­die­lle Pavão, a la vez que lo con­si­de­ró “un caso extre­mo de racis­mo estruc­tu­ral que expo­ne de mane­ra muy didác­ti­ca lo que es la blan­qui­tud bra­si­le­ña, for­ja­da en un sis­te­ma escla­vis­ta”, ase­gu­ró la cien­tis­ta para el dia­rio espa­ñol El País.

En gran par­te, el adve­ni­mien­to del régi­men capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción pudo avan­zar de acuer­do a sus pos­tu­ras y deter­mi­na­cio­nes que resul­ta­ron pro­gre­si­vas en su momen­to. Una de ellas se basó en la clau­su­ra de los res­qui­cios del sis­te­ma escla­vis­ta para dar paso a los gran­des bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos. Aún en el Siglo XXI, el esta­do capi­ta­lis­ta bra­si­le­ño con­ti­núa man­te­nién­do­se iner­te ante esta pro­cla­ma, tan­to des­de su com­ba­te en lo social como en lo legal.

Ello no ter­mi­na allí: hace días, un infor­me de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), advir­tió que por la cri­sis eco­nó­mi­ca, atra­ve­sa­da por la pan­de­mia de Covid-19, incre­men­ta­rá sus­tan­cial­men­te la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo. En ello, la labor en tér­mi­nos escla­vis­tas no que­da­rá afue­ra. Y no solo en Bra­sil, sino en el todo el planeta.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *