Pen­sa­mien­to crí­ti­co. En el capi­ta­lis­mo el ham­bre aumen­ta, pero los ricos no pagan impuestos

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de enero de 2021. 

Los ins­ti­tu­tos de esta­dís­ti­ca difun­den las cifras de la cri­sis pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus, una mues­tra de la cri­sis sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo. Le espe­ran san­gre y lágri­mas a las cla­ses popu­la­res, en los paí­ses que más se han bene­fi­cia­do de sus explo­ta­ción en estas déca­das de gobier­nos neo­li­be­ra­les. Según la Cepal, en Amé­ri­ca Lati­na, la pobre­za extre­ma podría afec­tar has­ta a 45 millo­nes de per­so­nas. La lis­ta de los hom­bres más ricos del pla­ne­ta, que publi­ca la revis­ta For­bes, por su par­te, indi­ca quié­nes se han bene­fi­cia­do tam­bién de la pan­de­mia: los gran­des gru­pos que con­tro­lan la web y las ven­tas por inter­net, y que no pagan impues­tos en los paí­ses don­de obtie­nen bene­fi­cios. Toda­vía, a dife­ren­cia de lo que aca­ba de hacer Boli­via, en los paí­ses capi­ta­lis­tas no es posi­ble apro­bar una ley para apli­car impues­tos a las gran­des rique­zas. Un estu­dio rea­li­za­do por la Red Lati­no­ame­ri­ca­na por Jus­ti­cia Eco­nó­mi­ca y Social (Latin­dadd) en 20 paí­ses de la región mues­tra cómo, duran­te la cua­ren­te­na más estric­ta, en 2020 los super­ri­cos incre­men­ta­ron su for­tu­na en 48.200 millo­nes de dóla­res. Latin­dadd lamen­ta la ausen­cia de una refor­ma tri­bu­ta­ria en el con­ti­nen­te duran­te trein­ta años, que debe­ría tam­bién aumen­tar los impues­tos sobre todas las ren­tas de capi­tal, como los divi­den­dos de los accio­nis­tas. Se obten­drían así al menos 26.504 millo­nes de dóla­res que cubri­rían tan­to el cos­te del tra­ta­mien­to por la covid como la vacu­na. El man­tra que repi­ten en los paí­ses capi­ta­lis­tas, según el cual todos esta­mos en el mis­mo bar­co ante la covid, es obvia­men­te una men­ti­ra. Sin embar­go, como saben los mar­xis­tas por los aná­li­sis de Lenin y Grams­ci, las con­se­cuen­cias de la cri­sis, aun­que mayo­res que las de 1929, no pro­du­cen revo­lu­cio­nes mecá­ni­ca­men­te. En ausen­cia de una orga­ni­za­ción de cla­ses y en un sis­te­ma-mun­do en el que los gobier­nos que se refie­ren al socia­lis­mo son una peque­ña mino­ría, exis­ten con­tra­me­di­das que el capi­tal pue­de poner en prác­ti­ca para tra­tar de con­so­li­dar los vie­jos pode­res, con el res­pal­do de los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos de con­trol, que pin­tan un «mun­do al revés». Aquí cita­mos sólo tres ejem­plos: la teo­ría del goteo, según la cual al otor­gar bene­fi­cios eco­nó­mi­cos, espe­cial­men­te en tér­mi­nos de des­gra­va­ción fis­cal, a las cla­ses pudien­tes, tan­to la cla­se media como los sec­to­res popu­la­res se bene­fi­cia­rían, mien­tras que estos años de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les tam­bién han pro­vo­ca­do un empo­bre­ci­mien­to a la baja de la cla­se media. El segun­do se refie­re a una inter­pre­ta­ción par­ti­cu­lar de la «eco­no­mía expan­si­va», pero en tér­mi­nos de finan­cia­ción del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, cuyas empre­sas, en Euro­pa, son con­si­de­ra­das «socios reales de los gobier­nos» que, con el covid, han aumen­ta­do tan­to el gas­to mili­tar como el uso de apa­ra­tos repre­si­vos. El ter­ce­ro se refie­re al papel de la «segun­da finan­cia­ri­za­ción», cuya ges­tión sin escrú­pu­los, con alto ries­go de capi­tal y aumen­to de «fon­dos bui­tres», se ins­pi­ra en los prin­ci­pios del liber­ta­ris­mo, para lo cual la liber­tad de acu­mu­lar es un impe­ra­ti­vo cate­gó­ri­co. Acto­res que finan­cia­ron más del 90% de la cam­pa­ña del refe­rén­dum del Bre­xit en Gran Bre­ta­ña: por­que con­si­de­ran dema­sia­do vin­cu­lan­tes tam­bién las reglas finan­cie­ras de la Unión Euro­pea, y quie­ren con­ver­tir la City en un paraí­so fis­cal incontrolado.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *