Esta­dos Uni­dos. Eisenho­wer, Trump y una medi­da de 60 años con­tra Cuba

Por Isau­ra Diez Millán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de enero de 2021.

Hace 60 años y a pocos días de entre­gar el man­da­to, el enton­ces pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Dwight Eisenho­wer (1953−1961) rom­pió rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Cuba y res­trin­gió los via­jes a la isla, una medi­da que hoy per­sis­te.
De ac
uer­do con inves­ti­ga­cio­nes his­tó­ri­cas, la rup­tu­ra de nexos bila­te­ra­les res­pon­dió a una esca­la­da de ten­sio­nes por ame­na­zas, coer­ción eco­nó­mi­ca y agre­sio­nes de Washing­ton con­tra los prin­ci­pa­les obje­ti­vos anun­cia­dos por Cuba.

Bajo el gobierno de Eisenho­wer ‑que vio triun­far a la Revo­lu­ción de 1959- se sus­pen­dió la cuo­ta azu­ca­re­ra cuba­na para el mer­ca­do esta­dou­ni­den­se, fir­mas nor­te­ñas inte­rrum­pie­ron el sumi­nis­tro de petró­leo y pro­ce­sa­mien­to del cru­do, y se limi­ta­ron las expor­ta­cio­nes, entre otras acc­cio­nes que dete­rio­ra­ron los vínculos.

En ese con­tex­to, Cuba pidió a Esta­dos Uni­dos que redu­je­ra a 11 los fun­cio­na­rios de la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na aquí para corres­pon­der con la mis­ma can­ti­dad de homó­lo­gos cari­be­ños que tenían per­mi­ti­do estar en Washington.

La res­pues­ta de Esta­dos Uni­dos fue la rup­tu­ra diplo­má­ti­ca con la isla el 3 de enero de 1961 y des­pués la res­tric­ción, por pri­me­ra vez, de las visi­tas de sus ciu­da­da­nos a la mayor de las Antillas.

El gobierno de ese país anun­ció el 16 de enero que debi­do al rom­pi­mien­to de rela­cio­nes y dada su inca­pa­ci­dad de exten­der ser­vi­cios de pro­tec­ción nor­ma­les, quie­nes desea­ran ir a Cuba debían obte­ner pasa­por­tes espe­cí­fi­ca­men­te endo­sa­dos por el Depar­ta­men­to de Estado.

Según la nota de pren­sa de la épo­ca, se excep­tua­ron de estas regu­la­cio­nes a las per­so­nas cuyo via­je pudie­ra ser con­si­de­ra­do ‘en el mejor inte­rés de los Esta­dos Uni­dos, tales como perio­dis­tas o comer­cian­tes con intere­ses de nego­cios pre­via­men­te establecidos’.

Seis déca­das des­pués, otro repu­bli­cano en la Casa Blan­ca, Donald Trump, limi­tó cuan­to pudo los inter­cam­bios entre ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses y cubanos.

Trump prohi­bió los via­jes turís­ti­cos a la isla, los vue­los chár­te­res, cru­ce­ros, avio­nes y embar­ca­cio­nes pri­va­das, e inclu­so cerró los lla­ma­dos con­tac­tos pue­blo a pue­blo, en afren­ta al dere­cho ciu­da­dano reco­no­ci­do en la Cons­ti­tu­ción de la Unión Americana.

De acuer­do con datos ofi­cia­les, en 2019 y 2020, Esta­dos Uni­dos apli­có 17 medi­das coer­ci­ti­vas para impe­dir que los nor­te­ame­ri­ca­nos y cuba­nos resi­den­tes en ese país vue­len a la isla.

Ade­más, a pocos días de entre­gar la Casa Blan­ca, el pre­si­den­te con­ti­núa con la impo­si­ción de nue­vas res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas y diplo­má­ti­cas que, según los espe­cia­lis­tas, bus­can entor­pe­cer una even­tual nor­ma­li­za­ción de rela­cio­nes bilaterales.

De hecho, el man­da­ta­rio elec­to, Joe Biden, anun­ció un nue­vo enfo­que de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Cuba, ya que en más de 60 años la hos­ti­li­dad ini­cia­da con Eisenho­wer (blo­queo, inva­sión, terro­ris­mo, coer­ción) no pro­vo­có los resul­ta­dos esperados.

Fuen­te Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *