Esta­dos Uni­dos. Cono­cien­do al enemi­go: Per­fil de William Burns, nue­vo jede de la CIA

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de enero de 2021. 

Con un video pro­mo­cio­nal a ini­cios de sema­na, el pre­si­den­te elec­to de los Esta­dos Uni­dos, Joe Biden, anun­cia a tra­vés de su cuen­ta twit­ter la pos­tu­la­ción del diplo­má­ti­co de carre­ra William Burns como direc­tor de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA, según sus siglas en inglés).

Des­de los tar­díos resul­ta­dos elec­to­ra­les de los pasa­dos comi­cios elec­to­ra­les esta­dou­ni­den­ses, Biden ha anun­cia­do pro­gre­si­va­men­te a los miem­bros del equi­po que lo acom­pa­ña­rá pró­xi­ma­men­te en su perio­do de ges­tión, sien­do varios de ellos pie­zas que se man­tu­vie­ron tras bas­ti­do­res en la era de Barack Oba­ma y que aho­ra esta­rán al fren­te de car­gos admi­nis­tra­ti­vos de gobierno.

Res­pec­to a Burns, ami­go cer­cano de Bill Gates, su amplia tra­yec­to­ria data des­de antes de las épo­cas de la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton, ocu­pan­do car­gos medios en el Depar­ta­men­to de Esta­do, y lue­go, para el perio­do pre­si­den­cial de Geor­ge W. Bush, se man­tu­vo como Emba­ja­dor en Jor­da­nia y lue­go como Emba­ja­dor en Rusia des­de 2005 has­ta 2008, tenien­do un papel cru­cial en casi todas las prin­ci­pa­les ini­cia­ti­vas de polí­ti­ca exte­rior de Bush.

En con­ti­nui­dad con su carre­ra de ser­vi­cio exte­rior, des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, se des­ta­có como sub­se­cre­ta­rio de Esta­do con Barack Oba­ma has­ta 2014, par­ti­ci­pan­do en nego­cia­cio­nes secun­da­rias que pre­pa­ra­ron el esce­na­rio para el acuer­do de 2015 para limi­tar las capa­ci­da­des nuclea­res de Irán. Igual­men­te, fue el nego­cia­dor prin­ci­pal de un acuer­do nuclear con India y Rusia.

Al entrar Donald Trump en esce­na, se reti­ró de la pales­tra guber­na­men­tal por jubi­la­ción y se dedi­có a ejer­cer la pre­si­den­cia del think tank Car­ne­gie Endow­ment for Inter­na­tio­nal Pea­ce. Des­de ese espa­cio, escri­bió múl­ti­ples crí­ti­cas hacia Trump y, en espe­cí­fi­co, en 2019 recha­zó el des­pi­do a la emba­ja­do­ra en Ucra­nia, Marie Yova­no­vitch, expre­san­do que era “una peli­gro­sa for­ma de mala pra­xis diplo­má­ti­ca”.

A pesar de la crí­ti­ca, en una entre­vis­ta con Moi­sés Naím, coin­ci­dió con Trump, ya que, comen­tó que era correc­ta la mane­ra en que Trump esta­ba abor­dan­do el asun­to con Vene­zue­la, des­ta­can­do la impor­tan­cia en la pre­sión polí­ti­ca, es decir, Burns apues­ta al recru­de­ci­mien­to de medi­das coer­ci­ti­vas para que­brar al chavismo.

William Burns_Reuters.png

Burns fue un diplo­má­ti­co cla­ve en la era Oba­ma (Foto: Reuters)

Más allá de mos­trar el curri­cu­lum de Burns, que si bien mues­tra algu­nos aspec­tos impor­tan­tes para tener idea sobre su per­fil de acción, cabe des­ta­car datos cla­ves de sus fun­cio­nes en el cam­po inter­na­cio­nal, en el que siem­pre man­tu­vo la esen­cia del excep­cio­na­lis­mo esta­dou­ni­den­se y sus acen­tua­das prác­ti­cas de injerencia.

William Burns en cables de WikiLeaks

Es usual que los ser­vi­cios diplo­má­ti­cos se apo­yan en los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, y las ins­tan­cias esta­dou­ni­den­ses no nie­gan esos mane­jos, de hecho, en el video del anun­cio de su nue­vo car­go, Burns expre­só que ha desa­rro­lla­do un enor­me res­pe­to a los agen­tes de inte­li­gen­cia debi­do a que “ha tra­ba­ja­do con ellos en luga­res difí­ci­les alre­de­dor del mun­do”. Y tam­bién lo con­fir­mó el ex direc­tor de la CIA, John Bren­nan: «Bill tie­ne una repu­tación sobre­sa­lien­te. Tra­ba­jó con ope­ra­do­res duran­te años en el extran­je­ro como Jefe de Misión».

Si Trump expe­ri­men­tó algu­nos cho­ques con la CIA, Burns sabrá manio­brar en los espa­cios de la agen­cia, y se apo­ya­rá de las célu­las de inte­li­gen­cia para pul­sear los pla­nes que ten­gan deter­mi­na­dos. Su nom­bra­mien­to no es ajeno al modus ope­ran­di de la nue­va admi­nis­tra­ción en Washington.

Foto 1_​William Burns_​Departamento de Estado.jpg

La pro­pues­ta de Burns apues­ta a la res­tau­ra­ción de la sigi­lo­sa pero agre­si­va buro­cra­cia del par­ti­do demó­cra­ta (Foto: Reuters)

Con la inten­ción de sumar algu­nas impre­sio­nes sobre su idea­rio, se selec­cio­na­ron algu­nos docu­men­tos fil­tra­dos de Wiki­Leaks que invo­lu­cran a William Burns.

  • Visi­ta del pre­si­den­te Hugo Chá­vez a Rusia en 2007: Burns infor­ma que ese año los fun­cio­na­rios del gobierno de Rusia man­tu­vie­ron las nego­cia­cio­nes con el gobierno de Vene­zue­la para la ven­ta de com­po­nen­tes mili­ta­res, a pesar de las pre­sio­nes esta­dou­ni­den­ses, y en ese con­tex­to con­si­de­ró que “algu­nos ven el acti­vis­mo ruso en el patio tra­se­ro como un con­tra­ata­que a la inje­ren­cia que se per­ci­be de Esta­dos Unidos”.
  • Visi­ta a Colom­bia del sub­se­cre­ta­rio Burns en 2008: infor­ma­ron que las rela­cio­nes entre Vene­zue­la y Colom­bia para el momen­to habían mejo­ra­do, pero insi­nua­ban que Colom­bia debía pro­mo­ver “su demo­cra­cia” (en refe­ren­cia a Vene­zue­la). Asi­mis­mo, seña­la­ron que Colom­bia bus­ca­ba jugar un mayor rol en la arqui­tec­tu­ra de segu­ri­dad inter­na­cio­nal, demos­tran­do su volun­tad de con­tri­buir con tro­pas al esfuer­zo de la OTAN.
  • Visi­ta a Bra­sil del sub­se­cre­ta­rio Burns en 2008: rese­ñan el esce­na­rio pre­vio a la visi­ta de Burns a Bra­sil, advir­tien­do que el enton­ces pre­si­den­te Lula Da Sil­va se nega­ba a cri­ti­car el tema dere­chos huma­nos en Vene­zue­la y Cuba, como­dín que emplea EEUU para armar fal­sos expe­dien­tes a paí­ses que no comul­guen con su doctrina.
  • Asun­tos con Rusia 2010: expre­só su preo­cu­pa­ción por la ven­ta de armas de Rusia a los paí­ses de inte­rés para Esta­dos Uni­dos, y seña­la que la impo­si­ción de san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses no ha teni­do éxi­to en modi­fi­car el com­por­ta­mien­to ruso.

Ya son cono­ci­das las tác­ti­cas del esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se para impo­ner su posi­ción en el table­ro inter­na­cio­nal en un inter­ín de for­zar los esce­na­rios con la car­ta de las “preo­cu­pa­cio­nes”. Así, Burn es una ficha de la diplo­ma­cia coer­ci­ti­va silen­cio­sa, esa for­ma pru­den­te de nego­ciar, pre­sio­nan­do des­de varios fren­tes, has­ta lograr su come­ti­do. Nada nuevo.

A dife­ren­cia de los con­flic­tos de la Admi­nis­tra­ción Trump con el apa­ra­to de segu­ri­dad e inte­li­gen­cia, así como sus con­flic­tos con ele­men­tos de la estruc­tu­ra del Esta­do, Burns supo­ne el regre­so de la regu­la­ri­dad en estas ins­tan­cias, su rela­ción con Biden es cru­cial para la sobre­vi­ven­cia de la agen­cia. En este sen­ti­do, el Depar­ta­men­to de Esta­do y la CIA ten­drán un estre­cho víncu­lo pues, Anthony Blin­ken y William Burns son com­pa­ñe­ros des­de la admi­nis­tra­ción Obama.

Dis­tan­cián­do­se de la errá­ti­ca y “abier­ta polí­ti­ca agre­si­va” de la Admi­nis­tra­ción Trump —aun­que inclu­yó a Esta­dos Uni­dos en otra gue­rra como si lo hizo Barack Oba­ma— el gobierno esta­dou­ni­den­se podría aho­ra retor­nar a su habi­tual reper­to­rio de inten­tos de gol­pes polí­ti­cos, revo­lu­cio­nes de colo­res, misio­nes mer­ce­na­rias o para­mi­li­ta­res, ope­ra­cio­nes de ban­de­ra fal­sa, ade­más del cabil­deo silen­cio­so y rui­do­so, den­tro de la “mode­ra­ción” de la agen­da del par­ti­do demó­cra­ta. Este será otro perio­do en el que la CIA reto­ma­rá su rol en otra tras­tien­da geo­po­lí­ti­ca que está por venir.

Fuen­te Mision Verdad



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *