Bra­sil. Otro peli­gro a la vista

Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de enero de 2021.

Des­de que su ído­lo y mode­lo Donald Trump fue derro­ta­do por Joe Biden, el ultra­de­re­chis­ta pre­si­den­te bra­si­le­ño Jair Bol­so­na­ro se sin­tió aco­sa­do fren­te a sus aspi­ra­cio­nes elec­to­ra­les en 2022.

Entró con ganas en la absur­da cam­pa­ña de denun­cia de frau­de elec­to­ral lle­va­da a cabo por Trump, anti­ci­pan­do que una even­tual derro­ta suya en el inten­to de man­te­ner­se en el sillón pre­si­den­cial será fru­to del mis­mo meca­nis­mo, y que lo que ocu­rri­rá en Bra­sil podrá ser «mucho peor» de lo que ocu­rrió en Washing­ton, con la inva­sión del Congreso.

Bol­so­na­ro ame­na­zan­do a las ins­ti­tu­cio­nes y la demo­cra­cia no es nin­gu­na nove­dad: lo hizo a lo lar­go de sus 27 años como dipu­tado nacio­nal insig­ni­fi­can­te, vol­vió a hacer­lo ya como presidente.

Pero aho­ra se lan­zó en algo bas­tan­te más com­ple­jo y peli­gro­so. La lla­ma­da “ban­ca­da de la bala” en el Con­gre­so, cuya misión pri­mor­dial es incen­ti­var el arma­men­tis­mo de la pobla­ción, creó dos pro­yec­tos de ley – cla­ra­men­te ins­pi­ra­dos en Bol­so­na­ro, que ade­más ya pro­cla­mó su pleno res­pal­do – des­ti­na­dos a dis­mi­nuir casi al míni­mo el poder de gober­na­do­res pro­vin­cia­les sobre las fuer­zas poli­cia­les, tan­to civi­les (inves­ti­ga­ti­vas) como mili­ta­res (osten­si­bles y res­pon­sa­bles de la segu­ri­dad callejera).

Son pro­pues­tas cuyo obje­ti­vo es cam­biar de mane­ra drás­ti­ca la estruc­tu­ra del apa­ra­to poli­cial, y vin­cu­lar la poli­cía civil a un Con­se­jo Nacio­nal con­tro­la­do por Brasilia.

Con rela­ción a la poli­cía mili­tar, qui­zá la prin­ci­pal base elec­to­ral de Bol­so­na­ro, el obje­ti­vo es dis­mi­nuir al máxi­mo el con­trol de los gober­na­do­res. Con eso, se abri­ría espa­cio para movi­li­za­cio­nes en caso nece­sa­rio. Léa­se: para defen­der al presidente.

La idea aho­ra es ele­var las poli­cías mili­ta­res de las pro­vin­cias a otro nivel, acer­cán­do­las de las Fuer­zas Arma­das. Con eso, pasa­rían a obe­de­cer, tal como Ejér­ci­to, Fuer­za Aérea y Mari­na, al pre­si­den­te de la República.

Son pro­yec­tos de ley que fue­ron ela­bo­ra­dos a par­tir de aso­cia­cio­nes de poli­cías y mili­ta­res, y res­pon­den redon­da­men­te a las aspi­ra­cio­nes de Bol­so­na­ro: con­tar con fuer­zas de leal­tad abso­lu­ta para defen­der­lo si fue­ra necesario.

¿Y cuál sería la oca­sión en que nece­si­ta­ría de res­pal­do arma­do? Bueno, hay dos perspectivas.

La pri­me­ra sería que la nue­va direc­ción de la Cáma­ra de Dipu­tados, que será elec­ta aho­ra el pri­me­ro de febre­ro, se mues­tre míni­ma­men­te dis­pues­ta a acep­tar uno –uno solo– de los más de 60 pedi­dos de aper­tu­ra de un pro­ce­so de des­ti­tu­ción, con base a innu­me­ra­bles crí­me­nes de res­pon­sa­bi­li­dad pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción y que fue­ron come­ti­dos por Bolsonaro.

La otra: que él sea derro­ta­do en 2022.

Es cier­to que Bol­so­na­ro lite­ral­men­te mili­ta­ri­zó su gobierno. Son más de seis mil uni­for­ma­dos espar­ci­dos por minis­te­rios y orga­nis­mos fede­ra­les. Hay un capi­tán reti­ra­do de la Poli­cía Mili­tar de Bahia, por ejem­plo, ocu­pan­do un pues­to cla­ve en Cul­tu­ra, y que enca­jo­nó más de cien auto­ri­za­cio­nes para que pro­yec­tos apro­ba­dos y que habían obte­ni­do patro­ci­nio pudie­sen ser lle­va­dos a la práctica.

Fal­ta­ba úni­ca­men­te su fir­ma. Resul­ta­do: más de 40 millo­nes de dóla­res de mece­naz­go ofre­ci­do y perdido.

El ejem­plo más escan­da­lo­so es el minis­te­rio de Salud, en manos del úni­co gene­ral en acti­vi­dad que ocu­pa un pues­to en el gobierno. Par­te de la tra­ge­dia vivi­da por Bra­sil en la pan­de­mia se debe pre­ci­sa­men­te a su ineptitud.

Ocu­rre que a excep­ción de ese úni­co caso, todos los demás mili­ta­res boni­fi­ca­dos con robus­tos refuer­zos a sus suel­dos son reti­ra­dos, sin mayor influen­cia sobre el coman­do-gene­ral de las Fuer­zas Armadas.

De ahí la idea de Bol­so­na­ro de con­tar con más tro­pas a su lado, en ese caso las de la poli­cía militar.

A eso se debe sumar otro gru­po fuer­te­men­te arma­do: las lla­ma­das “mili­cias”, pan­di­llas sedi­cio­sas con víncu­los evi­den­tes con toda la fami­lia Bol­so­na­ro, padre e hijos. Y, para ter­mi­nar, la ven­ta de armas a la pobla­ción civil, fuer­te­men­te impul­sa­da por el pre­si­den­te, cre­ció un 90% en 2020.

Esas serían las “fuer­zas de defen­sa” del ultra­de­re­chis­ta si deci­de dar un gol­pe o recha­zar un resul­ta­do nega­ti­vo en las urnas del 2022.

Hay un ante­ce­den­te trá­gi­co en nues­tras comarcas.

En 1973, las fuer­zas arma­das chi­le­nas solo acep­ta­ron cum­plir las pre­sio­nes de Washing­ton para derro­car a Sal­va­dor Allen­de cuan­do los cara­bi­ne­ros – la ver­sión chi­le­na de la poli­cía mili­tar bra­si­le­ña – se suma­ron al golpe.

¿Sería ese el sue­ño de Bol­so­na­ro, inten­so admi­ra­dor de Pinochet?

Foto: José Dias (PR)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *