Argen­ti­na. Pablo Ver­na: «Mi padre inyec­ta­ba a las per­so­nas en los vue­los de la muerte»

Por Juan Manuel Man­na­rino, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de enero de 2021.

La decla­ra­ción de Pablo Ver­na en el Tri­bu­nal fede­ral Oral N°4 de San Mar­tín don­de se desa­rro­lla el jui­cio Con­tra­ofen­si­va Mon­to­ne­ra don­de están impu­tados 9 repre­so­res del Ejér­ci­to, acu­sa­dos de pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la liber­tad, tor­men­tos y ase­si­na­tos de 94 víctimas

Pasa­das las nue­ve de la maña­na la sala de audien­cias del Tri­bu­nal Oral Fede­ral N°4 de San Mar­tín col­ma su capa­ci­dad. El pre­si­den­te del Tri­bu­nal toma la pala­bra y anun­cia la lis­ta de tes­ti­mo­nios. El olor a café sobre­vue­la el ambien­te y los fami­lia­res de las víc­ti­mas se salu­dan entre bufan­das y abri­gos pesa­dos mien­tras cum­plen con el ritual: mues­tran con los bra­zos en alto las fotos de sus parien­tes ape­nas los repre­so­res se sien­tan en el banquillo.

Lucia­na Mil­berg, sobri­na de Raúl Mil­berg, una de las víc­ti­mas del jui­cio, abrió el día con un exten­so tes­ti­mo­nio. «Asu­mo hablar por mi fami­lia, por­que mi padre, es decir el her­mano de Raúl, no está en con­di­cio­nes de poder decla­rar», dijo conmovida.

Como abo­ga­da, pon­de­ró la inves­ti­ga­ción que rea­li­za­ron los fami­lia­res de las víc­ti­mas antes del jui­cio. Y mos­tró docu­men­tos de inte­li­gen­cia que evi­den­cia­ron cómo el ejér­ci­to foca­li­zó su accio­nar en la Con­tra­ofen­si­va Mon­to­ne­ra a fines de 1970.

«Mi tío fue par­te de la mili­tan­cia mon­to­ne­ra, entró en la clan­des­ti­ni­dad muy joven y lue­go ha sido víc­ti­ma del secues­tro, de la tor­tu­ra y del pilla­je de los repre­so­res. Se ha pro­ba­do el ani­qui­la­mien­to de una for­ma feroz», acentuó.

Lue­go de su tes­ti­mo­nio fue el turno de la hija de una mili­tan­te des­pa­re­ci­da, que tam­bién fue víc­ti­ma direc­ta de la repre­sión: Veró­ni­ca Seis­de­dos, quien a los 18 años estu­vo dete­ni­da jun­to a su her­mano Manuel Fer­nán­dez, a Ben­ja­mín Ávi­la y a Die­go Men­di­zá­bal Zer­mo­glio, éstos últi­mos tam­bién hijos de mili­tan­tes montoneros.

El sába­do a la noche del 13 de octu­bre de 1979 tres hom­bres de civil irrum­pie­ron en su depar­ta­men­to por­tan­do armas en mano. La madre de Veró­ni­ca, Ele­na Cris­tal, y su com­pa­ñe­ro, Chi­che Fer­nán­dez, están des­apa­re­ci­dos des­de entonces.

«A mi mamá y a Chi­che no los vi más. Se los lle­va­ron y a mí se me acer­có un hom­bre y me dijo que aga­rra­ra al res­to de los chi­cos. Nos subie­ron a un Ford Fal­con y nos tabi­ca­ron. Y baja­mos en un lugar a las afue­ras de la ciu­dad, en una casa don­de nos deja­ron en una habi­ta­ción veni­da a menos. Tuvi­mos tres días y nos libe­ra­ron», con­tó en una expo­si­ción que duró más de una hora e inclu­yó el dibu­jo de un cro­quis de la casa de su secues­tro ante el silen­cio expec­tan­te del públi­co.Los familiares de las víctimas cumplen con el ritual de cada audiencia: muestran las fotos de sus parientes apenas los represores se sientan en el banquilloLos fami­lia­res de las víc­ti­mas cum­plen con el ritual de cada audien­cia: mues­tran las fotos de sus parien­tes ape­nas los repre­so­res se sien­tan en el banquillo

El jui­cio de Con­tra­ofen­si­va Mon­to­ne­ra comen­zó en abril des­pués de que pasa­ran 40 años de los hechos y se cree que dura­rá has­ta 2020. Están impu­tados 9 repre­so­res del Ejér­ci­to, acu­sa­dos de pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la liber­tad, tor­men­tos y ase­si­na­tos con­tra 94 víc­ti­mas. Los deli­tos fue­ron cara­tu­la­dos como crí­me­nes de lesa huma­ni­dad «por haber­se come­ti­do en el con­tex­to de un plan sis­te­má­ti­co de repre­sión des­de el apa­ra­to estatal».

En la sala, entre los pre­sen­tes, están Ana­lía Kali­nec y Lilia­na Furió del colec­ti­vo His­to­rias Des­obe­dien­tes, que nuclea a hijos e hijas de geno­ci­das, y Daniel Cabe­zas, sobre­vi­vien­te mon­to­ne­ro que decla­ró en las pri­me­ras audien­cias con­tan­do el cal­va­rio que sufrió en cen­tros clandestinos.

Des­de el colec­ti­vo His­to­rias Des­obe­dien­tes impul­sa­ron un pro­yec­to de ley para poder apor­tar infor­ma­ción en las cau­sas con­tra repre­so­res, algo que por aho­ra les está veda­do. Como el padre de Pablo Ver­na, el repre­sor Julio Ale­jan­dro Ver­na ‑médi­co con gra­do de Capi­tán Reti­ra­do del Ejer­ci­to argentino‑, no se encuen­tra impu­tado en el jui­cio de Con­tra­ofen­si­va Mon­to­ne­ra, los jue­ces per­mi­tie­ron que decla­ra­ra en cali­dad de tes­ti­go aun­que los abo­ga­dos de los repre­so­res inten­ta­ron impe­dir­lo tras un arduo deba­te.“Mi padre fue el anestesista de los vuelos de la muerte entre 1978 y 1983”, declaró Verna“Mi padre fue el anes­te­sis­ta de los vue­los de la muer­te entre 1978 y 1983”, decla­ró Verna

Enton­ces el ter­cer tes­ti­go de la jor­na­da entra en esce­na. Cer­ca de las dos y media de la tar­de, a paso sigi­lo­so y con la mira­da fija en el estra­do, Pablo Ver­na cami­na mochi­la en mano y des­pués se sienta.

-Mi padre fue el anes­te­sis­ta de los vue­los de la muer­te entre 1978 y 1983 ‑dice tran­qui­la­men­te, se saca un tapa­do gris y ajus­ta con las manos sus anteojos.

No es la pri­me­ra vez que un hijo de geno­ci­da tes­ti­mo­nia en un jui­cio por lesa huma­ni­dad. Como ejem­plo de ello en el últi­mo tiem­po, Eri­ka Lede­rer brin­dó su tes­ti­mo­nio en cali­dad de tes­ti­go, como hija. Su padre Ricar­do Lede­rer, médi­co obs­te­tra de pro­fe­sión, fue el segun­do jefe de la mater­ni­dad clan­des­ti­na de Cam­po de Mayo, don­de se cal­cu­la que unas 30 muje­res dete­ni­das des­apa­re­ci­das die­ron a luz en cautiverio.

Los tes­ti­mo­nios públi­cos de los hijos e hijas con­mo­vie­ron al mun­do y cau­sa­ron la reac­ción de sus mis­mos padres. Por ejem­plo, el repre­sor Eduar­do Kali­nec acu­só a su hija Ana­lía de «indig­na» por opo­ner­se públi­ca­men­te a los crí­me­nes que él come­tió duran­te la dic­ta­du­ra. Quie­re impe­dir, inclu­so, que acce­da a la heren­cia de su madre.

Pero nun­ca antes un hijo había habla­do en la jus­ti­cia con una poten­cia demo­le­do­ra como la de Pablo Ver­na, que reve­ló las con­fe­sio­nes que su padre tuvo con él.

«Lo que se resuel­va aquí es de una impor­tan­cia his­tó­ri­ca por­que es un antes y un des­pués en la jus­ti­cia argen­ti­na ‑dice el abo­ga­do que­re­llan­te Pablo Llon­to, en una inter­ven­ción ante los jue­ces-. Es el inte­rés de la huma­ni­dad el que tie­ne que estar por enci­ma de lo per­so­nal. Hoy se decla­ra la suer­te de los hijos y las hijas de los geno­ci­das que quie­ren decla­rar en pró­xi­mos jui­cios con­tra sus padres».

Pablo Ver­na, de pro­fe­sión abo­ga­do, se ani­mó a con­tar su caso en los medios pero esta es la pri­me­ra vez que lo hace ante la jus­ti­cia. «Mi mamá habla­ba con otros fami­lia­res de lo que hacía mi vie­jo, no con­mi­go. Un día, des­pués de tan­tas con­tra­dic­cio­nes que fui reco­pi­lan­do, lo inter­pe­lé y lo des­cu­brí», dice, mien­tras des­aro­lla el peri­plo familiar.

Años atrás, jun­to a su her­ma­na, Pablo denun­ció a su padre en la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos de la Nación. Allí expu­so que era el encar­ga­do de apli­car sedan­tes a los dete­ni­dos que iban a ser arro­ja­dos al mar en los vue­los de la muer­te, e inclu­so subía a los avio­nes por si des­per­ta­ban antes de tiem­po, para refor­zar la dosis: «Las per­so­nas que­da­ban des­pier­tas pero para­li­za­das por anes­te­sias», des­cri­be aho­ra en el jui­cio, mien­tras mues­tra unos pape­les ante los jue­ces.“Mi padre me dijo también que sabía cómo se interrogaba en la tortura. Y después que no estaba de acuerdo con que se desapareciera a lo que él llamaba como subversivos sino que había que fusilarlos en Plaza de Mayo y luego entregar los cuerpos a los familiares”, dijo ante el Tribunal“Mi padre me dijo tam­bién que sabía cómo se inte­rro­ga­ba en la tor­tu­ra. Y des­pués que no esta­ba de acuer­do con que se des­apa­re­cie­ra a lo que él lla­ma­ba como sub­ver­si­vos sino que había que fusi­lar­los en Pla­za de Mayo y lue­go entre­gar los cuer­pos a los fami­lia­res”, dijo ante el Tribunal

Pablo dice aho­ra que enfren­tó por pri­me­ra vez a su padre en 2013. Escu­chó de su boca deta­lles abe­rran­tes. «Pri­me­ro se negó a decir­me la ver­dad. Pero des­pués me con­tó deta­lles. Me dijo que vio a Men­di­zá­bal que esta­ba inter­na­do des­pués de haber reci­bi­do un bala­zo. Dijo que Men­di­zá­bal era alguien impor­tan­te en la orga­ni­za­ción. Que vio a madres emba­ra­za­das en un área que esta­ba a car­go del ale­mán Lede­rer, de acuer­do a sus pro­pias palabras».

En efec­to Hora­cio Men­di­zá­bal, ex líder de Mon­to­ne­ros, es víc­ti­ma en este jui­cio por Con­tra­ofen­si­va Mon­to­ne­ra. La decla­ra­ción de Pablo Ver­na, en efec­to, tie­ne una vali­dez pro­ba­to­ria direc­ta con los pro­ta­go­nis­tas, como el caso de Hora­cio Cam­pi­glia ‑otro ex cabe­ci­lla mon­to­ne­ro que apa­re­ce como víc­ti­ma y que el repre­sor reco­no­ció en Cam­po de Mayo-. De hecho, su padre tam­bién le habló de los ase­si­na­tos de Alfre­do Ber­li­ner, Susa­na Soli­mano, Julio Suá­rez y Dia­na Schatz, cua­tro mili­tan­tes de un gru­po de la Con­tra­ofen­si­va que fue­ron arro­ja­dos en un auto a un arro­yo de Esco­bar. La mecá­ni­ca fue la mis­ma que la de los vue­los de la muer­te: fue­ron secues­tra­dos y, tras ser ador­me­ci­dos con anes­te­sia, los arro­ja­ron al cur­so de agua y se aho­ga­ron, pero el cri­men fue simu­la­do como un acci­den­te automovilístico.

-Me decía que a Men­di­zá­bal lo tenían que sal­var de la muer­te. Y lo mis­mo con otros que lle­ga­ban heri­dos. Enton­ces le pre­gun­té si los tenían que sal­var para sacar­les infor­ma­ción. Y me con­tes­tó eufó­ri­co, «¡Pero cla­ro!» ‑dice el hijo del geno­ci­da en un tra­mo de su declaración.

En Cam­po de Mayo Julio Ver­na era subal­terno de Nor­ber­to Bian­co, apro­pia­dor de hijos de des­apa­re­ci­dos mien­tras fue jefe de la mater­ni­dad clan­des­ti­nad de Cam­po de Mayo.

-Mi padre me dijo tam­bién que sabía cómo se inte­rro­ga­ba en la tor­tu­ra. Y des­pués que no esta­ba de acuer­do con que se des­apa­re­cie­ra a lo que él lla­ma­ba como sub­ver­si­vos sino que había que fusi­lar­los en Pla­za de Mayo y lue­go entre­gar los cuer­pos a los fami­lia­res. Has­ta que en un momen­to me dijo que eran secre­tos de gue­rra y que ten­ga cui­da­do a quién le iría a con­tar todo eso, y se calló para siem­pre.“A mi hermana mi padre le contó que aplicó las vacunas para los vuelos de la muerte. Que la gente quedaba anestesiada y él viajaba en esos vuelos por si alguien se descomponía. Y después los arrojaban al mar”, declaró (Fotos: Leo Vaca)“A mi her­ma­na mi padre le con­tó que apli­có las vacu­nas para los vue­los de la muer­te. Que la gen­te que­da­ba anes­te­sia­da y él via­ja­ba en esos vue­los por si alguien se des­com­po­nía. Y des­pués los arro­ja­ban al mar”, decla­ró (Fotos: Leo Vaca)

Des­pués de esa char­la ínti­ma, su her­ma­na más chi­ca, que aten­día en un con­sul­to­rio psi­co­ló­gi­co, reci­bió un lla­ma­do de su padre. «A ella le con­tó que apli­có las vacu­nas para los vue­los de la muer­te. Que la gen­te que­da­ba anes­te­sia­da y él via­ja­ba en esos vue­los por si alguien se des­com­po­nía. Y des­pués los arro­ja­ban al mar», dice Pablo Ver­na ante el Tri­bu­nal y expo­ne un mail don­de cons­ta la con­ver­sa­ción de él con su hermana.

Hoy tie­ne 46 años y dice que recién de adul­to pudo des­cu­brir la ver­dad, aun­que des­de niño empe­zó a ver y a escu­char cosas raras. «Mi padre siem­pre anda­ba arma­do, para­noi­co. Decía que los sub­ver­si­vos nos que­rían sacar has­ta la Navi­dad. Fui cria­do en la ideo­lo­gía del exter­mi­nio y tar­dé tiem­po en saber de qué se tra­ta­ba«.

Pablo cuen­ta que des­de que se sumó al colec­ti­vo His­to­rias Des­obe­dien­tes –»algo mara­vi­llo­so que sur­gió des­pués de que vimos la nota de Maria­na, la ex hija de Etche­co­latz»– fue cons­cien­te de una trans­for­ma­ción: la de tomar una posi­ción éti­ca y polí­ti­ca con­tra los crí­me­nes que come­tió su padre.

Recor­dó, ade­más, que den­tro de su casa su padre se jac­ta­ba sobre su accio­nar en los escua­dro­nes de Cam­po de Mayo, el Cen­tro Clan­des­tino que secues­tró y mató a casi 5 mil per­so­nas y no dejó sobrevivientes.

-Cuan­do des­apa­re­ció Julio López me dijo que segu­ro que no iba a apa­re­cer nun­ca más. Que los poli­cías eran jodidos.

En sus últi­mas pala­bras, le pre­gun­tó al Tri­bu­nal: «¿Qué ten­go que hacer como hijo con un padre así»?

Rom­per el man­da­to de silen­cio con el que cre­ció en su fami­lia, para Pablo, no es sólo un mero ali­vio personal.

-Como hijo inter­pe­lo a mi padre para que se sien­te en la jus­ti­cia y diga lo que me con­tó en pri­va­do. Hay muchas fami­lias que toda­vía bus­can la ver­dad ‑dice, y se des­pi­de entre aplau­sos cerra­dos de un públi­co que sabe que el jui­cio nun­ca será el mis­mo de aho­ra en adelante.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *