Nues­tra­mé­ri­ca. Los nego­cia­do­res de Colom­bia defien­den el papel de Cuba en los pro­ce­sos de paz

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de enero de 2021.

La deci­sión que tomó la admi­nis­tra­ción del pre­si­den­te salien­te de EE. UU., Donald Trump, de rein­te­grar a Cuba en la lis­ta de Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo des­ató todo un pul­so polí­ti­co en Colom­bia, el cual ha pro­vo­ca­do inclu­so que algu­nos sec­to­res empie­cen a pedir que el gobierno de Iván Duque tome “deci­sio­nes de fon­do” fren­te a las rela­cio­nes con la isla.

Pocos días antes de que Trump aban­do­ne la Casa Blan­ca, el secre­ta­rio de Esta­do, Mike Pom­peo, dio a cono­cer la deci­sión que pue­de poten­cial­men­te com­pli­car las posi­bi­li­da­des de que el man­da­ta­rio entran­te, Joe Biden, reanu­de rápi­da­men­te los acer­ca­mien­tos con La Habana.

Este hecho des­ató todo un pul­so en Colom­bia. Mien­tras la opo­si­ción res­pal­dó a Cuba y le pidió al gobierno de Duque reanu­dar las nego­cia­cio­nes con el Eln, la ban­ca­da del Cen­tro Demo­crá­ti­co ase­gu­ró en una car­ta envia­da al jefe de Esta­do que “esto demues­tra, una vez más, que el régi­men cas­tris­ta aus­pi­cia y alber­ga terroristas”.

Los con­gre­sis­tas del uri­bis­mo pidie­ron “una revi­sión cui­da­do­sa, y deci­sio­nes de fon­do, res­pec­to a las rela­cio­nes con el régi­men cubano lide­ra­do hoy por Miguel Díaz-Canel”.

No obs­tan­te, uno de los pro­nun­cia­mien­tos más vehe­men­te vino de par­te de los exne­go­cia­do­res de paz del Gobierno en La Haba­na Hum­ber­to de la Calle y Ser­gio Jara­mi­llo no solo defen­die­ron el papel de Cuba sino que argu­men­ta­ron que sin el com­pro­mi­so y el apor­te de ese país “no habría habi­do acuer­do de paz en Colombia”.

“Como repre­sen­tan­tes del gobierno de Colom­bia, con todas las dife­ren­cias que poda­mos tener con el régi­men de Cuba, esta­mos obli­ga­dos a reco­no­cer y agra­de­cer el espí­ri­tu gene­ro­so y el pro­fe­sio­na­lis­mo que des­ple­gó Cuba a favor de la paz de Colom­bia”, mani­fes­ta­ron los exne­go­cia­do­res de paz, en un comu­ni­ca­do cono­ci­do este viernes.

Esta­mos obli­ga­dos a reco­no­cer y agra­de­cer el espí­ri­tu gene­ro­so y el pro­fe­sio­na­lis­mo que des­ple­gó Cuba a favor de la paz

En el tex­to, De la Calle y Jara­mi­llo agre­gan que “es enton­ces un des­pro­pó­si­to y un acto de ingra­ti­tud esta­tal sin par con la Repú­bli­ca de Cuba que, en el mar­co de nego­cia­cio­nes simi­la­res con el Eln, el gobierno de Iván Duque haya exi­gi­do la entre­ga a las auto­ri­da­des colom­bia­nas de los miem­bros de esa dele­ga­ción, en con­tra de los pro­to­co­los fir­ma­dos por el gobierno de Colom­bia y los garan­tes inter­na­cio­na­les, que exi­gen regre­sar a los nego­cia­do­res del Eln a sus luga­res de ori­gen en caso de rom­pi­mien­to de las conversaciones”.

Para los exmiem­bros del equi­po nego­cia­dor del Gobierno en Cuba, la peti­ción de la ban­ca­da del Cen­tro Demo­crá­ti­co de “revi­sar de fon­do” las rela­cio­nes con la isla tie­ne “carac­te­rís­ti­cas de incoherencia”.

“Aho­ra el Cen­tro Demo­crá­ti­co, par­ti­do de gobierno, recla­ma con carac­te­rís­ti­ca incohe­ren­cia que se ‘tomen deci­sio­nes’ con­tra Cuba, olvi­dan­do que su jefe Álva­ro Uri­be como pre­si­den­te de Colom­bia soli­ci­tó a Cuba que reci­bie­ra una dele­ga­ción del Eln para ini­ciar con­ver­sa­cio­nes explo­ra­to­rias de paz. Entre 2005 y 2007, hubo ocho ron­das de nego­cia­cio­nes infruc­tuo­sas en La Haba­na ente el gobierno Uri­be y el Eln”, dice uno de los pun­tos del comunicado.

“Lo que está en jue­go no es enton­ces sola­men­te la paz con el Eln o las rela­cio­nes de los Esta­dos Uni­dos con Cuba, sino la posi­bi­li­dad mis­ma de lle­var a cabo nego­cia­cio­nes de paz”, agre­gan De la Calle y Jaramillo.

Los nego­cia­do­res de Colom­bia defien­den el papel de Cuba en los pro­ce­sos de paz

Hum­ber­to de la Calle y Ser­gio Jara­mi­llo repro­chan al Gobierno de Iván Duque ple­gar­se al pro­gra­ma ideo­ló­gi­co de la Admi­nis­tra­ción Trump, que desig­nó a la isla como patro­ci­na­dor del terrorismo

Por San­tia­go Torrado

La desig­na­ción de Cuba como un “Esta­do patro­ci­na­dor del terro­ris­mo”, una de las últi­mas movi­das de la Admi­nis­tra­ción de Donald Trump, ha teni­do reper­cu­sión en la polí­ti­ca de Colom­bia. Washing­ton ha jus­ti­fi­ca­do los pasos pre­vios a su deci­sión en un reite­ra­ti­vo recla­mo del Gobierno de Iván Duque, que resien­te que La Haba­na se haya nega­do a extra­di­tar a un gru­po de coman­dan­tes del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN), la últi­ma gue­rri­lla acti­va en el país andino. Lo que está en jue­go no es sola­men­te un even­tual acer­ca­mien­to con el ELN o las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con Cuba, “sino la posi­bi­li­dad mis­ma de lle­var a cabo nego­cia­cio­nes de paz”, han adver­ti­do este vier­nes Hum­ber­to de la Calle y Ser­gio Jara­mi­llo, los arqui­tec­tos del his­tó­ri­co acuer­do con las FARC, al defen­der el papel de la isla como garante.

El dete­rio­ro de las rela­cio­nes entre Colom­bia y Cuba se remon­ta al fin del diá­lo­go con el ELN lue­go del aten­ta­do con­tra una escue­la de cade­tes en Bogo­tá que cau­só 22 muer­tos, en enero de 2019, cuan­do Duque cum­plía su pri­mer semes­tre en el poder. La isla alber­gó el pro­ce­so, como ya lo había hecho con las FARC, y ampa­ra­da por los pro­to­co­los de rup­tu­ra ha nega­do la extra­di­ción de la cúpu­la nego­cia­do­ra del ELN. Como recla­mo por lo que cali­fi­ca como “actos hos­ti­les” de La Haba­na, Colom­bia inclu­so fue uno de los poquí­si­mos paí­ses que se abs­tu­vo de votar en la ONU a favor de levan­tar el blo­queo eco­nó­mi­co a la isla, pero la inclu­sión en la lis­ta de negra de Esta­dos Uni­dos es el momen­to más crí­ti­co de la cre­cien­te ten­sión entre las dos capi­ta­les latinoamericanas.

De la Calle y Jara­mi­llo, los máxi­mos repre­sen­tan­tes del Eje­cu­ti­vo de Juan Manuel San­tos en la mesa de nego­cia­cio­nes con las otro­ra Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, hoy con­ver­ti­das en un par­ti­do polí­ti­co con repre­sen­ta­ción en el Con­gre­so por cuen­ta del acuer­do sella­do a fina­les de 2016, reco­no­cen y agra­de­cen la gene­ro­si­dad y el pro­fe­sio­na­lis­mo que des­ple­gó el Gobierno cubano a favor de la paz de Colom­bia. Su papel fue tan deter­mi­nan­te que al pro­ce­so se le cono­ce sim­ple­men­te como los diá­lo­gos de La Haba­na. Como ya lo había seña­la­do Norue­ga, el otro garan­te del pro­ce­so con las FARC, argu­men­tan que, si los paí­ses que faci­li­tan esfuer­zos de paz corren el ries­go de ter­mi­nar desig­na­dos como patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo, lo van a pen­sar dos veces antes de respaldarlos.

“Es enton­ces un des­pro­pó­si­to y un acto de ingra­ti­tud esta­tal sin par con la Repú­bli­ca de Cuba que, en el mar­co de nego­cia­cio­nes simi­la­res con el ELN, el Gobierno de Iván Duque haya exi­gi­do la entre­ga a las auto­ri­da­des colom­bia­nas de los miem­bros de esa dele­ga­ción, en con­tra de los pro­to­co­los fir­ma­dos por el Gobierno de Colom­bia y los garan­tes inter­na­cio­na­les, que exi­gen regre­sar a los nego­cia­do­res del ELN a sus luga­res de ori­gen en caso de rom­pi­mien­to de las con­ver­sa­cio­nes”, seña­lan. “El hecho de que el ELN hubie­ra come­ti­do un acto de terro­ris­mo atroz en la Escue­la de Cade­tes de la Poli­cía Nacio­nal en Bogo­tá –que con­de­na­mos con la mayor vehe­men­cia– y de que el Gobierno, como es su dere­cho, hubie­ra aban­do­na­do la nego­cia­ción, no cam­bia los tér­mi­nos de lo acor­da­do for­mal­men­te por Colom­bia en el mar­co del pro­ce­so de paz”.

Tam­bién le repro­chan al Gobierno de Duque, quien fue un férreo opo­si­tor a los diá­lo­gos de La Haba­na, “pri­vi­le­giar la ideo­lo­gía y los intere­ses par­ti­dis­tas sobre el sen­ti­do común y los com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les”, así como “enmar­car­se en el pro­gra­ma ideo­ló­gi­co de la admi­nis­tra­ción Trump y dejar las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de Colom­bia en su pun­to más bajo”. Duque se juga­ba su con­di­ción de ínti­mo alia­do de Trump en Amé­ri­ca Lati­na en las elec­cio­nes de noviem­bre, y el Cen­tro Demo­crá­ti­co, el par­ti­do de Gobierno fun­da­do por el expre­si­den­te Álva­ro Uri­be, apo­yó indi­si­mu­la­da­men­te la reelec­ción del repu­bli­cano bajo la con­sig­na de poner freno al “cas­tro­cha­vis­mo”. La vic­to­ria de Joe Biden dejó a con­tra­pié a la diplo­ma­cia colom­bia­na, y el asal­to al Con­gre­so de los segui­do­res de Trump exa­cer­ba las difi­cul­ta­des de cara al inmi­nen­te reaco­mo­do de las rela­cio­nes con la nacien­te Admi­nis­tra­ción demócrata.

Hum­ber­to de la Calle y Ser­gio Jara­mi­llo res­pon­dían una car­ta de la ban­ca­da del Cen­tro Demo­crá­ti­co en la que le soli­ci­ta­ba al pre­si­den­te Duque, tras la desig­na­ción de los paí­ses patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo, “una revi­sión cui­da­do­sa, y deci­sio­nes de fon­do, res­pec­to a las rela­cio­nes con el régi­men cubano”. Entre sus fir­man­tes se des­ta­ca­ban el repre­sen­tan­te Juan David Vélez y la sena­do­ra María Fer­nan­da Cabal, dos de los polí­ti­cos colom­bia­nos más invo­lu­cra­dos en la cam­pa­ña de reelec­ción de Trump en la Flo­ri­da, sal­pi­ca­da por cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción y mie­do al “socia­lis­mo”.

En la direc­ción con­tra­ria, una vein­te­na de con­gre­sis­tas de dis­tin­tas fuer­zas polí­ti­cas, que incluía a los repre­sen­tan­tes del par­ti­do FARC, le recor­da­ron al man­da­ta­rio que “Cuba ha con­tri­bui­do en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a los pro­ce­sos de paz de Colom­bia” en las últi­mas cua­tro déca­das, y lo exhor­tan a reto­mar el diá­lo­go con el ELN. “De esta for­ma, Colom­bia avan­za­ría en el logro de la paz total y, al mis­mo tiem­po, lan­za­ría un cla­ro men­sa­je a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal sobre el sig­ni­fi­ca­do de la valio­sa con­tri­bu­ción que ha hecho Cuba para poner fin al con­flic­to arma­do interno”.

Fuen­tes: Colom​bia​no24​.com /​/​El País

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *