Esta­dos Uni­dos. Disfraces

Por San­dra Rus­so, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de enero de 2021. 

La ima­gen de Jake Ange­li, con su gorro de piel con cuer­nos, su cara pin­ta­da de rojo, azul y blan­co, y su tor­so tatua­do, no fue casual­men­te la más difun­di­da del inten­to de copa­mien­to del Capi­to­lio por par­te de miem­bros de Qanon, uno de los gru­pos que ali­men­tó y fogo­neó el odio trumpista.

Hubo deba­te sobre a qué remi­tían los sím­bo­los ele­gi­dos por esos des­cen­tra­dos cuya irrup­ción vio­len­ta pro­vo­có cua­tro muer­tos. Este últi­mo núme­ro, cua­tro, es el pri­mer dato a des­ta­car, por­que los asal­tan­tes eran blan­cos supre­ma­cis­tas. Si hubie­ran sido los negros que Trump estu­vo ins­tan­do a aplas­tar en todas las pro­tes­tas que se vinie­ron des­atan­do en los últi­mos años, des­pués de cada ase­si­na­to a man­sal­va de ciu­da­da­nos negros por par­te de la poli­cía, los hubie­ran mata­do a todos.

Mucha gen­te aven­tu­ra­ba si esos supre­ma­cis­tas habían ele­gi­do evo­car a Daniel Boom, si ape­la­ban a dis­fra­ces para ser “neo-ori­gi­na­rios”, si toma­ban sím­bo­los vikin­gos para ade­lan­tar­se inclu­so a la pri­me­ra colo­ni­za­ción. Entre los dis­fra­za­dos, posa­ban tam­bién los que lle­va­ban reme­ras que decían que “6 millo­nes no fue sufi­cien­te”: neo­na­zis­mo explícito.

Rober­to Paga­ni, un his­to­ria­dor ita­liano que se espe­cia­li­za, en una uni­ver­si­dad de Islan­dia, en los estu­dios sobre la Edad Media nór­di­ca, publi­có esta sema­na en un sitio espe­cia­li­za­do en his­to­ria, un artícu­lo en el que des­me­nu­za los sím­bo­los dis­per­sos en las imá­ge­nes del Capi­to­lio. Cuen­ta allí que los estu­dios filo­ló­gi­cos ger­má­ni­cos comen­za­ron a tener auge en el siglo XIX, ya enton­ces moti­va­dos por la bús­que­da ideo­ló­gi­ca en sen­ti­do racial: los pro­pios nazis no ubi­ca­ron su supre­ma­cía aria en el terri­to­rio de lo que enton­ces era Ale­ma­nia, sino pre­ci­sa­men­te en Islan­dia. Ale­ma­nia era ya un entra­ma­do de suce­si­vas migra­cio­nes des­de la Edad Media. El ideal lo colo­ca­ron en una pre­his­to­ria anto­ja­di­za pero como era des­co­no­ci­da, pasi­ble de ima­gi­ne­rías: la supre­ma­cía blan­ca tenía su ori­gen en el supre­ma­cis­mo nór­di­co, espe­cial­men­te el islan­dés. Sólo allí exis­tían vie­jos docu­men­tos sobre la mito­lo­gía paga­na germánica.

De allí saca­ron el bio­ti­po étni­co que pro­pul­sa­ron y que estos nue­vos gru­pos como Qua­non reto­man: hom­bres y muje­res altos, de piel trans­pa­ren­te y ojos celes­tes muy cla­ros, resis­ten­tes a los cli­mas adver­sos y ansio­sos por más con­quis­tas. Ya enton­ces esos ante­ce­den­tes eran vis­co­sos: esos pri­me­ros docu­men­tos sobre los ger­má­ni­cos habían sido escri­tos dos­cien­tos años des­pués por auto­res nór­di­cos con­ver­ti­dos al cris­tia­nis­mo. Pero el rigor his­tó­ri­co nun­ca fue un obs­tácu­lo para los nazis, ni los de antes ni los de ahora.

En esa mito­lo­gía cons­trui­da al ser­vi­cio de una ideo­lo­gía supre­ma­cis­ta, se encuen­tra el cas­co con cuer­nos. Muchos de los tatua­jes de los Qua­non, afir­ma el his­to­ria­dor, como el sím­bo­lo veg­vi­sir y leyen­das en alfa­be­to rúni­co, tam­bién sur­gen de ese pasa­do que no exis­tió tal como lo relatan.

De hecho, seña­la Paga­ni, a fines del año pasa­do la revis­ta Scien­ce publi­có un tra­ba­jo incon­ve­nien­te para estos nue­vos supre­ma­cis­tas que rei­vin­di­can el medie­va­lis­mo nór­di­co: se pro­bó que ni siquie­ra enton­ces había nin­gu­na “pure­za”, y que los habi­tan­tes de las tie­rras hela­das no eran una mayo­ría rubia, sino una mix­tu­ra con muchos habi­tan­tes cas­ta­ños de tez mate.

Vol­vien­do al Capi­to­lio, Ange­li vol­vió lue­go a ser noti­cia: se negó a comer nada que no sea vegano. Pura bana­li­dad. Pura come­dia. Dis­fra­ces. Ese eje es importante.

Las ultra­de­re­chas, como los nazis en su momen­to, no tie­nen argu­men­tos ni pue­den dar los deba­tes para dar a cono­cer un pro­yec­to polí­ti­co. Son pura anti­po­lí­ti­ca y lo dicen con sus dis­fra­ces. Son anti­de­mo­crá­ti­cos, natu­ral­men­te, aun­que su líder se sir­vió de la polí­ti­ca para ayu­dar a des­truir el sis­te­ma polí­ti­co más hipó­cri­ta del mun­do, y gene­rar pseu­do­mi­li­cias arma­das. No con­ci­ben nada que no impli­que la eli­mi­na­ción de otros.

Se dis­fra­zan por­que el dis­fraz es el uni­for­me de estos sol­da­di­tos que el plo­mo no lo lle­van pues­to sino lis­to para dis­pa­rar sobre otros cuer­pos. Se dis­fra­zan como algu­nos que vemos por acá. El dis­fraz de lo pri­me­ro que habla es de neo­li­be­ra­lis­mo, des­de un baño de inmer­sión con pati­tos, o des­de aba­jo de pei­na­dos que labo­rio­sa­men­te son pelu­cas bizarras.

A nin­guno de estos expo­nen­tes en todo el mun­do les impor­tan tres bali­nes las cosas públi­cas, aun­que quie­nes los alen­ta­ron a jun­tar­se y armar­se sí están intere­sa­dos en que­dar­se con todo. El líder ins­pi­ra­dor de estos mama­rra­chos los habi­li­tó como fuer­za de cho­que. Los ubi­có en un bor­de des­de don­de tar­de o tem­prano sal­dría la vio­len­cia, aun­que los demó­cra­tas pon­gan caras de asombro.

¿Y Trump, con su jopo de cana­rio y su mujer bar­bie-flo­re­ro no era un dis­fraz de polí­ti­co que se puso un hom­bre de nego­cios con otras inten­cio­nes? ¿Y Bol­so­na­ro no es él mis­mo un dis­fraz de ener­gú­meno que todos podría­mos imi­tar, impos­tan­do la voz has­ta la dis­fo­nía para decir cosas como que los bra­si­le­ños no sir­ven para nada? ¿Carrió no es un dis­fraz de lo que fue ella mis­ma, cuan­do usa­ba otros dis­fra­ces, como el de la mís­ti­ca de la cruz exa­ge­ra­da? ¿Su repu­bli­qui­ta no es un dis­fraz de la repú­bli­ca que ayu­da a des­truir? ¿Y Macri? ¿No era un dis­fraz de pre­si­den­te ése que des­pre­ció a des­ta­jo a docen­tes y a alum­nos pero aho­ra pide que se vuel­van ya, en un pico pan­dé­mi­co, las cla­ses presenciales?

La ultra­de­re­cha no ven­drá nun­ca a decir­nos que tie­ne pen­sa­do copar el poder para alzar­se con lo poco que que­da, cues­te las vidas que cues­te. Con la ultra­de­re­cha no se pue­de pen­sar en deba­te, diá­lo­go o inter­cam­bios armó­ni­cos. Su fuer­te es el cinis­mo y su capa­ci­dad para atraer hacia su pro­pia are­na toda la luz mediá­ti­ca posi­ble. La tienen.

No quie­ren nada pare­ci­do a la razón, por­que su lógi­ca es la del dis­fraz y no tie­nen idea de cómo con­tes­tar­le a un argu­men­to. Aho­ra mis­mo los vemos escu­pir sobre vacu­nas que la enor­me mayo­ría del mun­do espe­ra ansiosamente.

Es men­ti­ra que des­creen de la vacu­na rusa o de la chi­na. Pue­de que sus acó­li­tos lo hagan pero los ideó­lo­gos de esas corrien­tes se podrían una de Corea del Nor­te si la hubie­ra por­que tam­bién saben que la pan­de­mia exis­te. Lo saben aba­jo del dis­fraz. Tam­po­co creen en lo que dicen. Repi­ten cual­quier cosa que les con­ven­ga, sin pru­ri­tos por la ver­dad. Quie­ren inyec­tar todo el veneno posi­ble, toda la con­fu­sión y el des­equi­li­brio posi­ble, por­que es su lla­ve del éxito.

Las ultra­de­re­chas apues­tan por el dis­fraz, que es foto­gé­ni­co. Muy pron­to Jake Ange­li ten­drá un club de fans. Así fun­cio­na la socie­dad occi­den­tal que bro­tó al calor de la bru­ta­li­dad neo­li­be­ral, como un cir­co en el que a veces pare­ce que hay paya­sos, pero se tra­ta de otro cir­co: casi siem­pre hay escla­vos a los que ellos les suel­tan los leones.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *