Bra­sil. MST: sem­bran­do soli­da­ri­dad y cose­chan­do espe­ran­za para un 2021 de luchas y con­quis­tas para el pueblo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de enero de 2021.

2021 está empe­zan­do y des­de el MST que­re­mos, en pri­mer lugar, expre­sar nues­tra soli­da­ri­dad y nues­tro afec­to por las/​os miles de bra­si­le­ñas y bra­si­le­ños que han per­di­do a sus entes que­ri­dos y por todos y todas los/​as que sufren los efec­tos de la pan­de­mia y el des­cui­do de los gobier­nos bajo el man­do del capital.

En estos tiem­pos difí­ci­les, como lucha­do­ras y lucha­do­res comprometidas/​os con la jus­ti­cia social y los dere­chos his­tó­ri­cos del pue­blo bra­si­le­ño, nos toca com­pren­der el momen­to que vivi­mos y con­tri­buir en la cons­truc­ción de los cami­nos a seguir en los tiem­pos veni­de­ros en bus­ca de con­quis­tas para la cla­se trabajadora.

La huma­ni­dad se enfren­ta a una cri­sis pro­fun­da y estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo mun­dial, con gra­ves con­se­cuen­cias para las per­so­nas, el medio ambien­te, la eco­no­mía, los Esta­dos y los valo­res huma­nos de la sociedad.

En Bra­sil, la cri­sis eco­nó­mi­ca que comen­zó en 2014 se desa­rro­lló en la cri­sis polí­ti­ca, ambien­tal y social en la que esta­mos sumer­gi­dos. Des­de enton­ces, la cri­sis polí­ti­ca ha sido una cons­tan­te y se ha vis­to agra­va­da por el sur­gi­mien­to de un gobierno geno­ci­da y neo­fas­cis­ta que, a pesar de no haber gana­do la hege­mo­nía en la socie­dad, aún se sos­tie­ne con el apo­yo de par­te de la bur­gue­sía, los mili­ta­res y la extre­ma dere­cha faná­ti­ca que siem­pre ha exis­ti­do en el país.

En este gobierno, esta­mos vivien­do la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis ambien­tal con las polí­ti­cas de des­man­te­la­mien­to de los órga­nos de pro­tec­ción e ins­pec­ción, nega­ción de datos cien­tí­fi­cos, incen­ti­vo de las auto­ri­da­des a los deli­tos de made­re­ros y mine­ros, exter­mi­nio de la pobla­ción indí­ge­na, expan­sión de las empre­sas del agro­ne­go­cio y mine­ras, espe­cial­men­te en el Cerra­do y en la región ama­zó­ni­ca. Por tan­to, la degra­da­ción de aguas y bos­ques y los devas­ta­do­res incen­dios ocu­rri­dos el año pasa­do en varios bio­mas bra­si­le­ños no son una cues­tión de azar. Aquí, la ense­ñan­za de Boff sos­tie­ne: ata­can­do nues­tro pla­ne­ta, nues­tra Casa Común, nos ata­ca­mos a noso­tros mis­mos que somos Tie­rra Pensante.

Crue­les e igual­men­te gra­ves son los efec­tos socia­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra. El con­ge­la­mien­to de las inver­sio­nes en salud y edu­ca­ción duran­te vein­te años, el cre­ci­mien­to del des­em­pleo y el tra­ba­jo pre­ca­rio, la des­truc­ción de la pro­tec­ción de la segu­ri­dad social, el fomen­to y pro­tec­ción legal de la vio­len­cia poli­cial, el racis­mo y el exter­mi­nio de la pobla­ción joven y negra, la vio­len­cia con­tra las muje­res y la pobla­ción LGBTQI +, el regre­so del ham­bre y la mili­ta­ri­za­ción de la vida coti­dia­na, esta­ble­ció una épo­ca de mie­dos e ines­ta­bi­li­dad en la vida de millo­nes de bra­si­le­ños y brasileñas.

A estas con­se­cuen­cias se suma la des­truc­ción por par­te del gobierno de la refor­ma agra­ria y las polí­ti­cas de agri­cul­tu­ra fami­liar, con inten­tos de des­mo­ra­li­zar al MST, repre­sión, ame­na­zas de des­alo­jos for­zo­sos en medio de una pan­de­mia, accio­nes guber­na­men­ta­les para trans­for­mar la polí­ti­ca públi­ca de refor­ma agra­ria en mer­ca­de­ría y repar­to del poder esta­tal en manos de repre­sen­tan­tes de los terra­te­nien­tes más atra­sa­dos y vio­len­tos del país.

La bana­li­za­ción de la vida huma­na pro­fun­di­za en cada acto, pala­bra, ges­to y asfi­xia de los valo­res huma­nos y cul­tu­ra­les en la socie­dad, la pre­ca­rie­dad y des­truc­ción del Sis­te­ma Úni­co de Salud, la edu­ca­ción, la cien­cia y el medio ambiente.

Sin embar­go, más que nun­ca, es nece­sa­rio res­ca­tar la ense­ñan­za de José Mar­tí: solo es posi­ble ser feliz ayu­dan­do a los demás.

Duran­te todos estos meses que ya ha dura­do la pan­de­mia del Covid 19, en las accio­nes soli­da­rias lle­va­das a cabo por el MST en con­jun­to con los movi­mien­tos popu­la­res invo­lu­cra­dos en las diver­sas arti­cu­la­cio­nes de la socie­dad se dis­tri­bu­ye­ron 3800 tone­la­das de ali­men­tos y 700 mil comi­das a la pobla­ción más vul­ne­ra­ble, reafir­man­do la impor­tan­cia y la nece­si­dad de la refor­ma agra­ria popu­lar como vía para resol­ver el pro­ble­ma del ham­bre y la injus­ti­cia social en Brasil.

En este sen­ti­do, como MST, resis­ti­mos acti­va­men­te. Y el acto de resis­tir se cons­tru­ye día a día en la cons­truc­ción y reafir­ma­ción del cui­da­do, el cari­ño y la soli­da­ri­dad huma­na sobre todo como acción prác­ti­ca, que pro­te­ge vidas ante el aban­dono de gobier­nos y capi­ta­les. Resis­ti­mos acti­va­men­te plan­tan­do millo­nes de árbo­les, pro­du­cien­do ali­men­tos salu­da­bles, com­par­tien­do el pan que pro­du­cen la tie­rra y el sudor humano en nues­tros cam­pa­men­tos, asen­ta­mien­tos y cooperativas.

En el 2021 tra­ba­ja­re­mos incan­sa­ble­men­te para cons­truir un gran fren­te con todas las for­mas de orga­ni­za­ción popu­lar exis­ten­tes y con una agen­da común: vacu­na aho­ra, defen­sa del Sis­te­ma Úni­co de Salud – SUS, ayu­da de emer­gen­cia, empleo y ali­men­ta­ción salu­da­ble para todos, con­tra las pri­va­ti­za­cio­nes, tasa­ción a los más ricos y Fue­ra Bolsonaro.

Desea­mos un año de muchas luchas, orga­ni­za­ción y for­ma­ción popu­lar en el cam­po y en las ciu­da­des, muchas vic­to­rias y vida en abun­dan­cia para todos y todas.

¡Segui­re­mos juntas/​os, plan­tan­do soli­da­ri­dad para cose­char esperanzas!

Fuen­te: Movi­men­to dos Tra­balha­do­res Rurais Sem Terra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *