Ucra­nia. Un signo de la deca­den­cia moral de la sociedad

Por Eduard Dolinsky. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de enero de 2021.

El 1 de enero de 2021 se cele­bró en Kiev una mar­cha de antor­chas en home­na­je al ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Ste­pan Ban­de­ra. En res­pues­ta, el emba­ja­dor de Israel en Ucra­nia con­de­nó el “enal­te­ci­mien­to de cola­bo­ra­cio­nis­tas Nazis” y acon­se­jó a Ucra­nia que lidie con su pasa­do. Estas decla­ra­cio­nes del repre­sen­tan­te israe­lí han cau­sa­do una ava­lan­cha de comen­ta­rios anti­se­mi­tas en la pren­sa y las redes socia­les ucranianas.

Algu­nos han pasa­do de las pala­bras a los hechos. Por ejem­plo, los radi­ca­les de extre­ma dere­cha del C14 con­vo­ca­ron una mani­fes­ta­ción fren­te a la emba­ja­da israe­lí en Kiev exi­gien­do que el Esta­do judío pida per­dón por orga­ni­zar el Holo­do­mor. Esa exi­gen­cia es una des­ver­gon­za­da pro­vo­ca­ción y una men­ti­ra, ya que obvia­men­te Israel, que nació en 1948 y está a miles de kiló­me­tros de Ucra­nia, jamás pudo tener algo que ver con Holodomor.

Algu­nos “comen­ta­ris­tas” lo han jus­ti­fi­ca­do ale­gan­do que los judíos par­ti­ci­pa­ron en la orga­ni­za­ción de Holo­do­mor, como, por ejem­plo, Lazar Kaga­no­vich. Pero eso hace sur­gir la pre­gun­ta de por qué esos acti­vis­tas no van tam­bién a la emba­ja­da de Geor­gia a exi­gir per­dón por Sta­lin o Beria. En cual­quier caso, la pre­gun­ta es si acu­sar a los judíos o a Israel por Holo­do­mor es sim­ple­men­te anti­se­mi­tis­mo o si es la con­ti­nua­ción de la pro­pa­gan­da anti­ju­día de la Ale­ma­nia Nazi: los judíos son comu­nis­tas, inva­so­res, impe­ria­lis­tas, trai­do­res, etc.

Es bien cono­ci­do a qué lle­vó todo aque­llo: seis millo­nes de judíos fue­ron bru­tal­men­te ase­si­na­dos en Euro­pa, un millón y medio de ellos en Ucra­nia. Esta peli­gro­sa ten­den­cia no solo se sub­es­ti­ma, sino que, en oca­sio­nes, se da más leña al fue­go para avi­var esos sen­ti­mien­tos. Por ejem­plo, recien­te­men­te los tra­ba­ja­do­res del Ins­ti­tu­to Ucra­niano de la Memo­ria Nacio­nal han cele­bra­do el ani­ver­sa­rio de Holo­do­mor uti­li­zan­do imá­ge­nes anti­se­mi­tas de per­so­nas judías dibu­ja­das por un artis­ta ale­mán antisemita.

El auge del anti­se­mi­tis­mo en Ucra­nia no se ha pro­du­ci­do en el vacío. Las auto­ri­da­des y la socie­dad civil, así como la pren­sa, nie­gan habi­tual­men­te que exis­ta un pro­ble­ma. Recor­de­mos Cuan­do el año pasa­do la Liga Anti­di­fa­ma­ción (ADL por sus siglas en inglés), la ins­ti­tu­ción más anti­gua del mun­do con­tra el anti­se­mi­tis­mo y el racis­mo, reali­zó un estu­dio en el que Ucra­nia apa­re­cía como segun­do país en Euro­pa en el ran­king de anti­se­mi­tis­mo. Inme­dia­ta­men­te lle­ga­ron las acu­sa­cio­nes de los “acti­vis­tas” de que ADL era un agen­te de Mos­cú, que se había ven­di­do al FSB, etc.

Cuan­do 52 sena­do­res fir­ma­ron una car­ta sobre el aumen­to del anti­se­mi­tis­mo y el enal­te­ci­mien­to de cola­bo­ra­cio­nis­tas Nazis en Ucra­nia, rápi­da­men­te sur­gie­ron los llan­tos de los “patrio­tas” y se acu­mu­la­ron las acu­sa­cio­nes de odio a Ucrania.

Uno de los ele­men­tos que, en mi opi­nión, con­tri­bu­yen al aumen­to del anti­se­mi­tis­mo en la socie­dad ucra­nia­na es la polí­ti­ca de memo­ria nacio­nal y toda una serie de leyes apro­ba­das por el Par­la­men­to, espe­cial­men­te la ley de des­co­mu­ni­za­ción, apro­ba­da en abril de 2015, con­cre­ta­men­te la par­te que se refie­re al enal­te­ci­mien­to del nacio­na­lis­mo ucraniano.

Esta ley ha sido dura­men­te cri­ti­ca­da. En su momen­to, un gru­po de impor­tan­tes his­to­ria­do­res occi­den­ta­les con­de­na­ron la legis­la­ción por impo­ner la cen­su­ra y por enal­te­cer a quie­nes habían par­ti­ci­pa­do en el Holo­caus­to, en la lim­pie­za étni­ca y en crí­me­nes de guerra.

La ley ha con­tri­bui­do a la apa­ri­ción de nume­ro­sos monu­men­tos, memo­ria­les y cam­bios de nom­bre para hon­rar a quie­nes orga­ni­za­ron la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de la pobla­ción civil judía y pola­ca de Ucra­nia. Es más, el pro­ce­so con­ti­núa y la can­ti­dad de ese tipo de monu­men­tos es tan gran­de que se pue­de decir sin mie­do a equi­vo­car­se que Ucra­nia se ha con­ver­ti­do en el cam­peón mun­dial de monu­men­tos a ase­si­nos de masas.

Por ejem­plo, hace solo un par de sema­nas, en la loca­li­dad de Yiz­no­mir, en la región de Ter­no­pil, se inau­gu­ró una pla­ca memo­rial a Oleksy Babiy, uno de los eje­cu­to­res de Babi Yar, en la biblio­te­ca muni­ci­pal. Babiy era miem­bro del Son­der­kom­man­do 4ª del Ein­satz­grup­pe C. El 29 y 30 de sep­tiem­bre de 1941, Olek­siy Babiy par­ti­ci­pó en el ase­si­na­to de 34000 judíos de Kiev: muje­res, hom­bres, ancia­nos y niños. ¿Incom­pren­si­ble? Des­de luego.

Y aquí, el Par­la­men­to apro­bó una reso­lu­ción para cele­brar fechas memo­ra­bles en 2020. En la lis­ta esta­ba Vasil Lev­ko­vich. ¿Quién es Vasil Lev­ko­vich? El coman­dan­te de la poli­cía auxi­liar ucra­nia­na en Dubno, cóm­pli­ce del ase­si­na­to masi­vo de unos 5000 judíos de Dubno. En 1943, se unió a UPA, don­de par­ti­ci­pó en el ase­si­na­to de civi­les pola­cos. Lev­ko­vich vivió has­ta nues­tros días y fue ente­rra­do en el paseo de la fama del cemen­te­rio de Lycha­kiv en Lviv.

Ade­más de Lev­ko­vich, la lis­ta incluía tam­bién a Volodymyr Kubio­vich, fun­da­dor de la Divi­sión Gali­zien de las SS y líder del cola­bo­ra­cio­nis­ta Comi­té Cen­tral Ucra­niano. Kubio­vich y su Comi­té par­ti­ci­pa­ron direc­ta­men­te en el ase­si­na­to de 150.000 judíos en Lviv. El Comi­té Cen­tral Ucra­niano anun­ció públi­ca­men­te en la pren­sa que cual­quier per­so­na que ayu­da­ra a los judíos sería seve­ra­men­te cas­ti­ga­da. Dígan­me, ¿qué pue­de haber más inhu­mano que hon­rar a ase­si­nos de muje­res y niños?

Pero vol­va­mos a las mar­chas de antor­chas en home­na­je a Ban­de­ra, líder de la Orga­ni­za­ción de Ucra­nia­nos Nacio­na­lis­tas (OUN), cuyos líde­res y miem­bros par­ti­ci­pa­ron acti­va­men­te en el Holo­caus­to y en el exter­mi­nio de la pobla­ción pola­ca. Ban­de­ra y OUN bus­ca­ron la crea­ción de un Esta­do inde­pen­dien­te ucra­niano en for­ma de dic­ta­du­ra fas­cis­ta y en el que él sería desig­na­do líder de un Esta­do mono étni­co y en el que todas las otras nacio­na­li­da­des, a excep­ción de los ucra­nia­nos, serían expul­sa­dos o des­trui­dos. Así que las mar­chas en honor a Ban­de­ra y sus aso­cia­dos son una cele­bra­ción de la ideo­lo­gía más oscu­ra, que lle­gó a la muer­tes a millo­nes de ucra­nia­nos y de otros pueblos.

La acti­tud hacia el Holo­caus­to, el geno­ci­dio y el anti­se­mi­tis­mo es uno de los sig­nos de la salud moral de una nación, de la civi­li­za­ción de su Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes. Lo que está ocu­rrien­do aho­ra con el enal­te­ci­mien­to de cri­mi­na­les de gue­rra, por el con­tra­rio, es un signo de la deca­den­cia moral de la socie­dad, de pro­fun­dos pro­ble­mas que indu­da­ble­men­te impi­den el desa­rro­llo de Ucra­nia y su inte­gra­ción en la comu­ni­dad internacional.

Ucra­nia debe deci­dir si está del lado de quie­nes crea­ron los cam­pos de la muer­te y las cáma­ras de gas o si es un país que, jun­to a otra muchas nacio­nes, derro­tó al Nazis­mo. Si somos des­cen­dien­tes de ver­du­gos o si somos des­cen­dien­tes de quie­nes sal­va­ron al mun­do y la civi­li­za­ción. Yo defien­do lo segundo.

Fuen­te: Slavyangrad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *