Perú. Ini­cian audien­cias por las este­ri­li­za­cio­nes for­za­das duran­te el gobierno Fuji­mo­ri /​Organización de muje­res indí­ge­nas exi­gen justicia

Álva­ro Cor­de­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2021

La pri­me­ra sesión de este caso en el que está impli­ca­do el expre­si­den­te Alber­to Fuji­mo­ri se ini­ció con la ausen­cia de este, ya que ale­gó pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios. Para la Fis­ca­lía, el expre­si­den­te y tres de sus minis­tros fue­ron «auto­res media­tos» de las este­ri­li­za­cio­nes for­za­das que afec­ta­ron a miles de muje­res indí­ge­nas duran­te la déca­da del 90.

Perú dio comien­zo a uno de los jui­cios más impor­tan­tes de su his­to­ria recien­te. Tras 16 años de inves­ti­ga­ción fis­cal, comen­za­ron las audien­cias en las que se inves­ti­ga la este­ri­li­za­ción for­za­da de has­ta 1.300 muje­res duran­te el man­da­to del expre­si­den­te Alber­to Fujimori.

Según la Defen­so­ría del Pue­blo, entre 1996 y 2001 se rea­li­za­ron más de 272.000 ope­ra­cio­nes de liga­du­ras de trom­pas y 22.000 vasec­to­mías, pero se des­co­no­ce ofi­cial­men­te cuán­tas se lle­va­ron a cabo median­te enga­ños y coac­cio­nes, como han denun­cia­do diver­sas víctimas.

Fuji­mo­ri es uno de los denun­cia­dos por este caso jun­to a sus exmi­nis­tros de Salud Eduar­do Yong Mot­ta, Marino Cos­ta Bauer y Ale­jan­dro Agui­na­ga, ade­más de un equi­po de médi­cos ciru­ja­nos que inter­vi­nie­ron a las víc­ti­mas, cin­co de las cua­les falle­cie­ron por com­pli­ca­cio­nes tras la liga­du­ra de trompas.

En esta pri­me­ra sesión ha lla­ma­do la aten­ción la ausen­cia de Fuji­mo­ri, a pesar de ser uno de los prin­ci­pa­les acu­sa­dos. El expre­si­den­te actual­men­te está en pri­sión y su médi­co per­so­nal soli­ci­tó una prue­ba PCR debi­do a una serie de supues­tas com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rias que el exman­da­ta­rio ha teni­do en los últi­mos días.

Imagen

Fuji­mo­ri está reclui­do en el penal de Ate, en la capi­tal perua­na, don­de cum­ple una con­de­na de 25 años por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad duran­te su man­da­to, que com­pren­dió entre los años 1990 y 2000.

Tan­to los deli­tos de “gra­ves lesio­nes” que sufrie­ron las super­vi­vien­tes, como el de ase­si­na­to de las cin­co per­so­nas que no logra­ron supe­rar la ope­ra­ción, se enmar­can en un con­tex­to cla­ro de vio­la­ción de los dere­chos huma­nos, que podría sumar­se a lo que ya se acu­sa al expresidente.

Los abo­ga­dos defen­so­res ase­gu­ra­ron que el exman­da­ta­rio pue­de estar ausen­te duran­te el pro­ce­so tele­má­ti­co y que sólo debe tener la cons­tan­cia de lo que se está tra­tan­do en el mis­mo, algo que el juez aceptó.

Víc­ti­mas denun­cian las este­ri­li­za­cio­nes for­za­das como polí­ti­ca de Estado

A dife­ren­cia de Fuji­mo­ri, sí estu­vie­ron pre­sen­tes sus exmi­nis­tros de Salud y los médi­cos invo­lu­cra­dos en el caso, a excep­ción del galeno Octa­vio Marro­quín, que falle­ció en agos­to pasa­do, según se infor­mó a la sala.

Duran­te la pri­me­ra com­pa­re­cen­cia se regis­tra­ron los abo­ga­dos y los repre­sen­tan­tes lega­les de las 1.307 víc­ti­mas implicadas.

La cla­ve de este jui­cio para las víc­ti­mas es demos­trar que estos pro­ce­di­mien­tos fue­ron una polí­ti­ca de Esta­do duran­te la déca­da de los 90. Un sis­te­ma que bus­ca­ba este­ri­li­zar de for­ma per­ma­nen­te a un deter­mi­na­do sec­tor de la pobla­ción, muje­res pro­ve­nien­tes en su gran mayo­ría de pobla­cio­nes indígenas.

El pro­pio Minis­te­rio de Salud peruano ha reco­no­ci­do en más de una oca­sión que estas este­ri­li­za­cio­nes se lle­va­ron a cabo duran­te el segun­do man­da­to de Fuji­mo­ri y que afec­ta­ron prin­ci­pal­men­te a muje­res que­chuas, cam­pe­si­nas y pobres.

Perú. ¡Exi­gi­mos JUSTICIA para nues­tras her­ma­nas víc­ti­mas de Este­ri­li­za­ción Forzada!

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2021

Son miles de muje­res afec­ta­das y víc­ti­mas de una polí­ti­ca públi­ca del gobierno de Alber­to Fuji­mo­ri, que en los años 90 per­pe­tró un cri­men de lesa huma­ni­dad median­te la este­ri­li­za­ción masi­va y for­za­da de los cuer­pos de nues­tras her­ma­nas indí­ge­nas.

Por­que sí, las víc­ti­mas de este­ri­li­za­ción for­za­da por el gobierno de Fuji­mo­ri fue­ron en su gran mayo­ría indígenas. 

Este cri­men se vie­ne denun­cian­do hace más de 20 años. Des­de enton­ces han sido innu­me­ra­bles veces que Fuji­mo­ri y sus cóm­pli­ces inten­ta­ron archi­var el proceso.

En el año 2019 se fijó la audien­cia de impu­tación de car­gos para el 9 de noviem­bre de ese año. Sin embar­go, una fis­cal pidió retra­sar la audien­cia. El Poder Judi­cial de inme­dia­to accedió.

Con la pan­de­mia dila­ta­ron aún más la audien­cia, pese a que pudie­ron hacer­la muchos meses antes. 

El día de ayer, 11 de enero, des­pués de más de 20 años de lucha de nues­tras her­ma­nas indí­ge­nas por con­se­guir jus­ti­cia, la audien­cia nue­va­men­te se frustró.

El juez Rafael Mar­tín Mar­tí­nez no tuvo pre­sen­te que las muje­res indí­ge­nas no tene­mos como len­gua mater­na el cas­te­llano. Una vez más nues­tros dere­chos fun­da­men­ta­les fue­ron vio­len­ta­dos por el Estado.

La defen­sa de Fuji­mo­ri y sus cóm­pli­ces uti­li­zó esto para con­ti­nuar dila­tan­do. Sus­pen­die­ron la audien­cia, sin siquie­ra fijar nue­va fecha.

Esta gra­ve actua­ción del Poder Judi­cial refle­ja el racis­mo y dis­cri­mi­na­ción que enfren­ta­mos las muje­res indí­ge­nas todos los días por par­te del Estado.

Exi­gi­mos al juez Rafael Mar­tín Mar­tí­nez que se fije de mane­ra inme­dia­ta una nue­va fecha de la audien­cia y que se avan­ce en el camino a la jus­ti­cia, nues­tras her­ma­nas víc­ti­mas se están murien­do sin alcan­zar justicia.

Le recor­da­mos tam­bién al Minis­te­rio de Jus­ti­cia y Dere­chos Huma­nos que tie­ne la obli­ga­ción de imple­men­tar una polí­ti­ca de repa­ra­cio­nes para con las víctimas.

Seguir negan­do las repa­ra­cio­nes y la jus­ti­cia, es per­pe­tuar la impu­ni­dad, es con­ti­nuar come­tien­do este cri­men masi­vo, racis­ta e infame.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *