Perú. 2020: un año de pesadilla

Ale­jan­dro Nar­váez Lice­ras* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2021

Nun­ca pudi­mos haber ima­gi­na­do un año tan devas­ta­dor como el que está aca­ban­do. Dema­sia­das muer­tes, dolor y sufrimiento.

El coro­na­vi­rus nos ha lle­va­do a lími­tes de ten­sión físi­ca, psi­co­ló­gi­ca y emo­cio­nal extre­mos. Ter­mi­na un año de pesa­di­lla, un año mal­di­to, en el que un enemi­go invi­si­ble (el cis­ne negro) ha pues­to en jaque al país ente­ro y se ha ensa­ña­do con los más débi­les. El 2020 ha sido un año excep­cio­nal, sin palia­ti­vos. No lo vimos venir, no está­ba­mos pre­pa­ra­dos para nada y hemos paga­do la desidia y la inca­pa­ci­dad de nues­tros gober­nan­tes con más de 40 mil muer­tos y con el colap­so bru­tal de nues­tra débil eco­no­mía como en nin­gún otro país (2020: ‑12% del PBI). 

El coro­na­vi­rus lo mar­có casi todo, paró el mun­do, aun­que tam­bién hubo otras noti­cias que pasa­rán a la his­to­ria. En mayo esta­lló la ira con­tra el racis­mo en Esta­dos Uni­dos, tras la muer­te de un hom­bre negro asfi­xia­do por un poli­cía, el 18 de octu­bre el MAS de Evo tuvo un triun­fo cate­gó­ri­co en Boli­via, el 25 de octu­bre fue el fin de la Cons­ti­tu­ción de Pino­chet en Chi­le, el 3 de noviem­bre cayó Trump y el 25 de noviem­bre murió Mara­do­na. En el Perú, se dio el “des­per­tar peruano” que se tra­du­jo en la movi­li­za­ción masi­va de la socie­dad perua­na a media­dos de noviem­bre, con miles de jóve­nes en la pri­me­ra línea, que con­si­guió derro­car en unos pocos días a Merino y la recien­te pro­tes­ta de los tra­ba­ja­do­res agra­rios de Ica que logra­ron dero­gar la anti­gua y abu­si­va ley agraria.

En el terreno eco­nó­mi­co de nues­tro país, hay una luz al final del túnel. Pero tam­po­co es lo sufi­cien­te­men­te cer­ca­na ni cla­ra como para decir que a lo lar­go del año 2021 recu­pe­ra­re­mos la “nor­ma­li­dad eco­nó­mi­ca” que había en el 2019. Según la encues­ta de fin de año de Gallup Inter­na­tio­nal, el 48% de perua­nos entre­vis­ta­dos creen que el año que vie­ne será de difi­cul­ta­des, el 20% opi­na que será igual que este año y sólo un 23% sos­tie­ne que será de pros­pe­ri­dad. Por otro lado, las cifras del Minis­te­rio de Salud son con­fu­sas y nada creí­bles. No sabe­mos con cer­te­za si esta­mos en la pri­me­ra o segun­da ola de la pan­de­mia y la lle­ga­da de la ben­di­ta vacu­na efi­caz y segu­ra se ve aún leja­na, mien­tras tan­to, hay que per­sis­tir en las medi­das de auto­pro­tec­ción. Todo ello, hace pen­sar que la “nor­ma­li­dad eco­nó­mi­ca” tar­da­rá en lle­gar y su recu­pe­ra­ción será muy lenta.

El esce­na­rio de 2021 será muy tur­bu­len­to. Por un lado, se pre­vé el aumen­to de los con­flic­tos socia­les debi­do a la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y social no resuel­ta en el país y por otro, es un año elec­to­ral que de por sí gene­ra incer­ti­dum­bre polí­ti­ca. El nue­vo gobierno que sal­ga de las elec­cio­nes de abril, debe­rá res­pon­der a la cri­sis sani­ta­ria, eco­nó­mi­ca y social que ame­na­za con exten­der­se a los pró­xi­mos años. Una res­pues­ta de país coor­di­na­da y de gran mag­ni­tud, exi­ge cua­tro líneas de actua­ción urgen­tes: i) antes de nada, sal­var vidas, ii) pro­te­ger a los pobres de los emba­tes de la cri­sis, iii) sal­var el empleo y a las empre­sas de la quie­bra que les ace­cha y iv) poner en mar­cha un ambi­cio­so plan nacio­nal de recu­pe­ra­ción y cons­truc­ción de un país moderno, desa­rro­lla­do, demo­crá­ti­co y cohe­sio­na­do social­men­te para redu­cir des­igual­da­des de ren­ta y opor­tu­ni­da­des que ha engen­dra­do el mode­lo eco­nó­mi­co vigen­te. Todas estas tareas deben aco­me­ter­se a la vez.

Sin embar­go, estas líneas de actua­ción no serán posi­bles, si no se cuen­ta con un pre­su­pues­to fis­cal expan­si­vo, pro­gre­sis­ta y de país. El pre­su­pues­to de 2021 en tér­mi­nos reales es menor que el de este año. Las cuen­tas que con­tie­ne no están orien­ta­das a la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía. Es ape­nas un pre­su­pues­to de con­ten­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca. En cifras, el 65.6% de dicho pre­su­pues­to está des­ti­na­do a gas­tos corrien­tes, el 25% a gas­tos capi­tal (este rubro es menor en ‑2.3% res­pe­to a 2020) y el 8% para ser­vi­cios de la deuda. 

Para apun­ta­lar la pron­ta recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y gene­rar empleo, es muy impor­tan­te un pre­su­pues­to que con­ten­ga una inver­sión públi­ca récord (será una res­pues­ta excep­cio­nal a la altu­ra del desa­fío al que nos enfren­ta­mos), prin­ci­pal­men­te para gas­tos de capi­tal (inver­sión en infra­es­truc­tu­ra bási­ca), lo cual impli­ca la modi­fi­ca­ción del pre­su­pues­to del pró­xi­mo ejer­ci­cio, a par­tir del segun­do semes­tre. Para finan­ciar dichas ini­cia­ti­vas es de capi­tal impor­tan­cia plan­tear una res­pues­ta fis­cal audaz que ayu­de a aumen­tar la pre­sión tri­bu­ta­ria actual de 14%, para acer­car­nos al menos a la media de Amé­ri­ca Lati­na que está en 23% del PBI (Boli­via 25% y Ecua­dor 20.1%). Y en segun­do lugar virar hacia el endeu­da­mien­to públi­co míni­mo a un 50% de nues­tro PBI (pro­me­dio de Deu­da Públi­ca de Amé­ri­ca Lati­na 80.5% de su PBI). Final­men­te, con un cam­bio del ciclo eco­nó­mi­co (2021: +8.5 % de PBI según BCR) los actua­les ingre­sos fis­ca­les tam­bién aumen­ta­rían significativamente.

Se augu­ra que el 2021 será otro año com­pli­ca­do. Pero, con el esfuer­zo y la crea­ti­vi­dad que siem­pre ha exhi­bi­do el pue­blo peruano y arri­man­do el hom­bro entre todos, con­fío en que sal­dre­mos ade­lan­te. Un abra­zo muy fuer­te y ¡Feliz Año Nuevo! 

* Pro­fe­sor Prin­ci­pal de Finan­zas en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Mayor de San Marcos.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *