Méxi­co. Leven anclas

Luis Her­nán­dez Nava­rro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2021

En julio, agos­to, sep­tiem­bre y octu­bre de este año, una dele­ga­ción del Méxi­co de aba­jo via­ja­rá a Euro­pa.

La inte­gran el EZLN, el Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na-Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno y el Fren­te de Pue­blos en Defen­sa del Agua y de la Tie­rra de More­los, Pue­bla y Tlax­ca­la. La ini­cia­ti­va for­ma par­te de una gira más amplia que reco­rre­rá, más ade­lan­te, Asia, Áfri­ca, Ocea­nía y América.

El gru­po rea­li­za­rá encuen­tros, diá­lo­gos, inter­cam­bios de ideas, expe­rien­cias, aná­li­sis y valo­ra­cio­nes en la lucha por la vida. Bus­ca­rá cono­cer lo dife­ren­te. Quie­nes se reu­ni­rán com­par­ten el enten­di­mien­to de que el ver­du­go de la huma­ni­dad es un sis­te­ma explo­ta­dor, patriar­cal, pira­midal, racis­ta, ladrón y cri­mi­nal: el capi­ta­lis­mo (https://​bit​.ly/​2​X​m​k​IhN).

La Decla­ra­ción por la vida que acom­pa­ña la misión fue fir­ma­da por cien­tos de colec­ti­vos, aso­cia­cio­nes de lucha, per­so­na­li­da­des y acti­vis­tas en mul­ti­tud de paí­ses, que for­man una gala­xia anti­neo­li­be­ral y anti­ca­pi­ta­lis­ta, atra­ve­sa­da de dis­tin­tas mane­ras por el zapa­tis­mo. Izquier­da Uni­da Inter­na­cio­nal salu­dó fra­ter­nal­men­te la expedición.

Se tra­ta cla­ra­men­te de una ini­cia­ti­va de izquier­da, si se entien­de por ello la defi­ni­ción dada por el filó­so­fo y perio­dis­ta aus­tria­co-fran­cés André Gorz. “Ser de izquier­da –afir­ma– sig­ni­fi­ca sen­tir­se liga­dos a todos aque­llos que luchan por la pro­pia libe­ra­ción, que no acep­tan sin más la deter­mi­na­ción des­de arri­ba de metas y obje­ti­vos y luchan, jun­tos o solos, por la eli­mi­na­ción de todas las for­mas de domi­nio y por el derro­ca­mien­to de todo apa­ra­to de poder”.

La gira euro­pea se efec­tua­rá en un momen­to de una enor­me con­fu­sión, incer­ti­dum­bre, caos e inse­gu­ri­dad en todo el mun­do. El futu­ro ya no es lo que era y no está cla­ro cómo va a ser.

El peri­plo rebel­de se rea­li­za­rá en mun­do sacu­di­do, entre otras cosas, por el cru­ce de cri­sis sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca pre­ci­pi­ta­da por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus. Por la cre­cien­te hege­mo­nía del capi­ta­lis­mo digi­tal en el pro­ce­so de recom­po­si­ción glo­bal de este sis­te­ma eco­nó­mi­co. Por el sur­gi­mien­to de un nue­vo y tími­do pro­gre­sis­mo lati­no­ame­ri­cano arti­cu­la­do alre­de­dor del Gru­po de Pue­bla, que pare­ce que­rer pres­cin­dir de la influen­cia de Cuba y Vene­zue­la en la región. Por la derro­ta elec­to­ral del trum­pis­mo y de su auto­gol­pe de Esta­do. Por el avan­ce de la ultra­de­re­cha, el racis­mo y la xeno­fo­bia en muchos paí­ses euro­peos. O por el cre­cien­te acer­ca­mien­to de Chi­na y Rusia.

Pero, tam­bién, por el des­plie­gue de muchas luchas de resis­ten­cia, como la pro­ta­go­ni­za­da en Gre­cia por incan­sa­bles pro­tes­tas de colec­ti­vos de base que obli­gó a la jus­ti­cia de esa nación, a sen­ten­ciar al par­ti­do fas­cis­ta Ama­ne­cer Dora­do como una orga­ni­za­ción cri­mi­nal y con­de­nar a pri­sión a algu­nos de sus diri­gen­tes. O como la irrup­ción en Fran­cia del movi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos con­tra el alza en el pre­cio de los com­bus­ti­bles, la injus­ti­cia fis­cal y la pér­di­da del poder adqui­si­ti­vo. O el sur­gi­mien­to de redes anti­fas­cis­tas y anti­rra­cis­tas en todo el terri­to­rio de la Unión Euro­pea que pro­cu­ran la ciu­da­da­nía uni­ver­sal. Ade­más de la per­sis­ten­cia de una poten­te movi­li­za­ción feminista.

Ela­bo­rar una visión sobre ese vie­jo mun­do que cae estre­pi­to­sa­men­te y el nue­vo que emer­ge con gran­des difi­cul­ta­des requie­re que sea vivi­da, pen­sa­da, ana­li­za­da, des­de las luchas de resis­ten­cia de aba­jo que for­man la cons­te­la­ción aso­cia­ti­va en defen­sa de la vida.

La expe­di­ción euro­pea no debe sor­pren­der. De por sí, muchos de los colec­ti­vos que resis­ten en Euro­pa han acom­pa­ña­do a los zapa­tis­tas des­de 1994. Luca Casa­ri­ni, acti­vo par­ti­ci­pan­te duran­te muchos años en los Cen­tros Socia­les ita­lia­nos, decía: tene­mos un sue­ño. En ese sue­ño naci­mos el pri­me­ro de enero de 1994, al lado de los zapa­tis­tas. El sue­ño es bueno, y no es total­men­te fan­ta­sio­so, pero la reali­dad es otra.

Ese sue­ño no es exclu­si­vo de Luca. A pesar de los años trans­cu­rri­dos des­de el levan­ta­mien­to del EZLN, por toda Euro­pa muchas fuer­zas se sien­ten pro­fun­da­men­te iden­ti­fi­ca­das con el zapa­tis­mo. Un buen núme­ro de ellas, ha desem­pe­ña­do un papel cla­ve en el movi­mien­to de movi­mien­tos que enfren­tó la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, en las pro­tes­tas con­tra la inva­sión y gue­rra de Irak, en el el com­ba­te a la emer­gen­cia fas­cis­ta, en la ocu­pa­ción de pla­zas públi­cas, en la defen­sa de los migran­tes, en la lucha con­tra los desahu­cios des­pués de la cri­sis de 2008 y mil y en mil y un com­ba­tes más.

Des­de hace más de 26 años, miles de estos acti­vis­tas han via­ja­do regu­lar­men­te en misio­nes soli­da­rias a los cam­pa­men­tos rebel­des en Chia­pas. El gobierno mexi­cano depor­tó a dece­nas de ellos y les prohi­bió regre­sar al país. Par­ti­ci­pa­ron acti­va­men­te en el I Encuen­tro por la Huma­ni­dad y con­tra el Neo­li­be­ra­lis­mo, con­vo­ca­do por el EZLN en la Sel­va Lacan­do­na en 1996. La izquier­da ins­ti­tu­cio­nal los bau­ti­zó (con un dejo de des­pre­cio) como los are­tu­dos, por la moda mas­cu­li­na de uti­li­zar peque­ños pen­dien­tes. Curio­sa­men­te, estos are­tu­dos, pro­ta­go­ni­za­ron un ciclo de luchas his­tó­ri­cas alre­de­dor del alter­mun­dis­mo y reno­va­ron la izquier­da euro­pea des­de abajo.

La deci­sión de zapa­tis­tas, CNI-CIG y Fren­te de Pue­blos en Defen­sa del Agua y de la Tie­rra de More­los, Pue­bla y Tlax­ca­la, de levar anclas y zar­par a Euro­pa, será así, una espe­cie de visi­ta de vuel­ta para encon­trar­se con los vie­jos ami­gos a los que les han brin­da­do hos­pi­ta­li­dad a lo lar­go de dos déca­das y media. Un acto de reci­pro­ci­dad para refren­dar el com­pro­mi­so de luchar en todas par­tes y a todas horas, has­ta su des­truc­ción, con­tra el capitalismo.

FUENTE: La Jornada



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *