Méxi­co. La gue­rra cul­tu­ral y la 4T

Polo Cas­te­lla­nos /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2021

El des­man­te­la­mien­to de la infra­es­truc­tu­ra cul­tu­ral pare­ce ser una de las estra­ta­ge­mas de la 4T.

Ello, para recon­fi­gu­rar un ima­gi­na­rio colec­ti­vo que se pon­ga al ser­vi­cio del for­ta­le­ci­mien­to del gobierno. Para tal pro­pó­si­to uti­li­za una serie de estra­te­gias simi­la­res a los manua­les de inte­li­gen­cia para la gue­rra de baja inten­si­dad, la con­tra­in­sur­gen­cia y las ope­ra­cio­nes sicológicas.

Vale la pena des­ta­car las ope­ra­cio­nes de gue­rra sico­ló­gi­ca que son, entre otras cosas y en tér­mi­nos gene­ra­les, el uso de la pro­pa­gan­da y comu­ni­ca­ción para influir en la per­cep­ción, acti­tud y com­por­ta­mien­to para el logro de obje­ti­vos polí­ti­cos, socia­les y mili­ta­res de una nación sobre otra esen­cial­men­te. Tam­bién es cier­to que eso apli­ca de mane­ra inter­na en la con­se­cu­ción de obje­ti­vos que for­ta­lez­can el ejer­ci­cio del poder. Des­de la recon­fi­gu­ra­ción del ima­gi­na­rio colec­ti­vo a tra­vés de la mani­pu­la­ción has­ta la cons­truc­ción de sím­bo­los, memo­rias, comu­ni­ca­cio­nes y afec­tos para auto­le­gi­ti­mar­se y don­de el arte y la cul­tu­ra cum­plen un papel fundamental.

Esto con­lle­va a la cues­tión dia­léc­ti­ca del bueno y el malo en el que este últi­mo es el enemi­go interno a ven­cer y nos lle­va a todo un entra­ma­do de rutas que se uti­li­zan con manual en mano, aho­ra en el terreno del arte y la cul­tu­ra, cuyos acto­res se han vuel­to el enemi­go a ven­cer y no pre­ci­sa­men­te a con­ven­cer: sata­ni­za­ción del opo­nen­te con dis­cur­sos y accio­nes cla­sis­tas y racis­tas (artis­tas fifís, con­ser­va­do­res, reac­cio­na­rios, gru­púscu­los, enemi­gos de la trans­for­ma­ción, de la demo­cra­cia, etcé­te­ra); des­acre­di­ta­ción de orga­ni­za­cio­nes legí­ti­mas como los colec­ti­vos cul­tu­ra­les ante gru­pos neu­tra­les para crear divi­sio­nis­mo, des­or­ga­ni­za­ción, des­ac­ti­var, bajar la moral.

Tam­bién pode­mos men­cio­nar la cap­ta­ción con pro­gra­mas clien­te­la­res y estí­mu­los que ponen a com­pe­tir por miga­jas pre­su­pues­ta­les pero que otor­gan un supues­to pres­ti­gio a tra­vés de un reco­no­ci­mien­to del Esta­do al indi­vi­duo (pro­gra­mas como Pila­res, estí­mu­los a la crea­ción, Con­ti­go en la Dis­tan­cia, etcé­te­ra); des­ar­ti­cu­la­ción de fuer­zas reales orga­ni­za­das como sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes civi­les, fun­da­cio­nes. Des­man­te­la­mien­to de la infra­es­truc­tu­ra cul­tu­ral crea­da por la socie­dad civil y artis­tas inde­pen­dien­tes; dis­lo­ca­mien­to de los patri­mo­nios cul­tu­ra­les y artís­ti­cos en manos de la pobla­ción, entre otras muchas cosas y todo en el mar­co de un patrio­tis­mo exa­cer­ba­do fun­da­men­ta­do en la recon­fi­gu­ra­ción de la his­to­ria patria y los héroes nacio­na­les de un gobierno que con ban­de­ra fal­sa nave­ga con el dis­cur­so de una supues­ta izquierda.

No es la pri­me­ra vez que se usa el dis­fraz de un gobierno de izquier­da y Méxi­co no está exen­to, sólo recor­de­mos las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de la CIA en nues­tro país en mate­ria cul­tu­ral, des­de el finan­cia­mien­to de medios, edi­to­ria­les, inte­lec­tua­les, artis­tas, gale­rías, museos, tra­duc­to­res indí­ge­nas, cien­tí­fi­cos y aho­ra tam­bién antro­pó­lo­gos (como ha seña­la­do el Dr. Gil­ber­to López y Rivas en su libro Estu­dian­do la con­tra­in­sur­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, 2020); has­ta el tra­za­do de rutas esté­ti­cas o líneas edi­to­ria­les en polí­ti­cas supues­ta­men­te de izquier­da, den­tro de todo un entra­ma­do par­te de las ope­ra­cio­nes de gue­rra sico­ló­gi­ca con­tra México.

Por ejem­plo, el finan­cia­mien­to y difu­sión que muchos artis­tas reci­bie­ron entre los años 40 y 70 del depar­ta­men­to de Artes Plás­ti­cas de la Pan­ame­ri­can Union y pos­te­rior­men­te con su nue­vo nom­bre de Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos OEA (en don­de la CIA ope­ra a pla­cer), y que los posi­cio­na­ron pos­te­rior­men­te en fun­cio­nes estra­té­gi­cas den­tro del apa­ra­to cul­tu­ral mexi­cano como algún jura­do del FONCA. Artis­tas y “agen­tes” cul­tu­ra­les que mar­ca­ron inclu­so rutas esté­ti­cas y nega­ron otras en el caso de las artes visua­les, y que curio­sa­men­te, ante la actual cri­sis sec­to­rial sin pre­ce­den­tes que se está vivien­do actual­men­te, han guar­da­do silencio.

Las con­cep­cio­nes y con­sig­nas de “liber­tad de expre­sión”, “liber­tad de crea­ción”, “dere­chos cul­tu­ra­les”, “dere­chos huma­nos” “aho­ra sí los pue­blos ori­gi­na­rios”, etcé­te­ra, son mani­pu­la­das de tal mane­ra que hacen pare­cer que la cen­su­ra no exis­te. La mani­pu­la­ción de la infor­ma­ción ante orga­ni­za­mos inter­na­cio­na­les es tal que pare­cie­ra que el desa­rro­llo y apo­yo al arte mexi­cano está en glo­ria, ade­más las acti­vi­da­des y apo­yo en el mar­co de la pan­de­mia por par­te de la comu­ni­dad, por enci­ma y pese al gobierno, se han vuel­to fac­tu­ras que cobra la 4T a tra­vés de la Secre­ta­ría de Cul­tu­ra como que­dó docu­men­ta­do en la recien­te reu­nión de emba­ja­do­res y cón­su­les don­de la secre­ta­ria de Cul­tu­ra, Ale­jan­dra Fraus­to, vol­vió a men­tir des­ca­ra­da­men­te sobre la situa­ción de la cul­tu­ra en México.

Inclu­so pese al dis­cur­so de “pri­me­ro los pue­blos ori­gi­na­rios” estos siguen con­ver­ti­dos en garam­bai­nas fol­cló­ri­cas para el turis­mo nacio­nal e inter­na­cio­nal. Sin embar­go, el ham­bre, la mise­ria, el cie­rre de espa­cios, el des­man­te­la­mien­to de la infra­es­truc­tu­ra, la pan­ta­lla de “nego­cia­cio­nes” con la comu­ni­dad y el dis­cre­cio­nal apo­yo para un dimi­nu­to sec­tor, son las peo­res for­mas de cen­su­ra y la mejor herra­mien­ta para res­pal­dar una polí­ti­ca cul­tu­ral de dien­tes para afue­ra que va mucho más allá de una sim­ple polí­ti­ca don­de la cul­tu­ra sólo es el par­te de todo el engranaje.

No es de extra­ñar­nos que la actual polí­ti­ca cul­tu­ral mexi­ca­na, res­pon­da a intere­ses crea­dos que ven en el apa­ra­to cul­tu­ral efec­ti­va­men­te un pilar de trans­for­ma­ción; pero des­de las rutas de la ali­nea­ción y el some­ti­mien­to de la crea­ción de los domi­na­dos al poder, como par­te de todo el com­ple­jo de “trans­for­ma­ción” basa­do en las vie­jas prác­ti­cas priís­tas y de la ultra­de­re­cha, clien­te­la­res y dema­go­gas, con la pan­ta­lla de dis­cur­sos seu­do­iz­quier­dis­tas y popu­la­res. Hay que gene­rar la sus­pi­ca­cia, la des­in­for­ma­ción y la con­fu­sión, para que la úni­ca ver­dad la ten­ga el gobierno.

Así, el nue­vo enemi­go: los colec­ti­vos cul­tu­ra­les que se han con­cen­tra­do pese a todo, en fren­tes de lucha por los dere­chos cul­tu­ra­les y huma­nos tan­to de la comu­ni­dad como de la pobla­ción, aho­ra tie­nen un lar­go camino por reco­rrer comen­zan­do por apren­der a no nego­ciar por las zanaho­rias que les avien­ta el gobierno para entre­te­ner­los, como son supues­tas mesas de tra­ba­jo, seu­do par­la­men­tos abier­tos inter­mi­na­bles, jarras de ato­le espe­so y has­ta con­gre­sos. Tam­bién tie­nen que apren­der a ver más allá de lo que tie­nen enfren­te como dis­trac­to­res polí­ti­cos y afron­tar más un papel de mili­tan­cia que de acti­vis­mo coyuntural.

FUENTE: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *