Bra­sil. PT soli­ci­ta nue­va­men­te la des­ti­tu­ción de Bolsonaro

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de Enero de 2021.

Par­la­men­ta­rios del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) pre­sen­ta­ron otra soli­ci­tud de des­ti­tu­ción de Jair Bol­so­na­ro en la Cáma­ra de Dipu­tados de Bra­sil, don­de has­ta este mar­tes se regis­tran 60 pedi­dos de jui­cio polí­ti­co con­tra el pre­si­den­te ultra­de­re­chis­ta. La fuer­za polí­ti­ca de izquier­da con­si­de­ra inacep­ta­bles las bur­las emi­ti­das por el pre­si­den­te sobre las tor­tu­ras sopor­ta­das por Dil­ma Rousseff.

Tal soli­ci­tud de impeach­ment está fir­ma­da, en cali­dad de ciu­da­da­nos, por la pre­si­den­ta del PT, la dipu­tada Glei­si Hoff­mann, y los legis­la­do­res fede­ra­les Enio Verri, Rogé­rio Correi y Rui Falcão.

De igual for­ma apa­re­ce la rúbri­ca de la exmi­nis­tra Eleo­no­ra Meni­cuc­ci y de muje­res que fue­ron víc­ti­mas de tor­tu­ra duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar (1964−1985).

«Al degra­dar e iro­ni­zar la tor­tu­ra sufri­da por Dil­ma (Rous­seff) y, en con­se­cuen­cia, insul­tar la memo­ria de miles de bra­si­le­ños que per­die­ron su vida y dig­ni­dad duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar de 1964, el hom­bre aho­ra cla­ra­men­te denun­cia­do come­tió un deli­to de apo­lo­gía de la tor­tu­ra, tipi­fi­ca­do en el Códi­go Penal, artícu­lo 287», indi­ca la soli­ci­tud presentada.

Bol­so­na­ro afir­mó el 28 de diciem­bre ante un gru­po de par­ti­da­rios que «Dil­ma fue tor­tu­ra­da y le frac­tu­ra­ron la man­dí­bu­la. Que trai­gan los rayos X para ver esos hue­sos. Yo no soy médi­co, pero has­ta hoy espe­ro la radio­gra­fía», comen­tó con son­ri­sa burlona.

Ante la inju­rio­sa decla­ra­ción, la exgo­ber­nan­te (2011−2016) res­pon­dió que resul­ta «tris­te, pero el ocu­pan­te del Pala­cio del Pla­nal­to (sede del Poder Eje­cu­ti­vo) se com­por­ta como un fas­cis­ta. Y en el poder actúa exac­ta­men­te como un fascista».

Para Rous­seff, el exmi­li­tar «no solo me insul­ta a mí, sino a miles de víc­ti­mas del régi­men cas­tren­se, tor­tu­ra­das y ase­si­na­das, así como a sus fami­lia­res, muchos de los cua­les inclu­so no tenían dere­cho a ente­rrar a sus seres queridos».

Recal­có que como el exca­pi­tán del Ejér­ci­to no res­pe­ta nin­gún lími­te impues­to por la edu­ca­ción y el civis­mo, una exi­gen­cia a cual­quier polí­ti­co, y más aún a un pre­si­den­te de la República.

Sub­ra­yó que, en cada mani­fes­ta­ción públi­ca como esta, Bol­so­na­ro se reve­la exac­ta­men­te como es: «un indi­vi­duo sin empa­tía por los seres huma­nos más que por quie­nes uti­li­za para sus propósitos’.

Insis­tió en que el pre­si­den­te no tie­ne res­pe­to por la vida, «es un defen­sor de la tor­tu­ra y los tor­tu­ra­do­res, y resul­ta insen­si­ble a la muer­te y la enfer­me­dad, como ha demos­tra­do ante las más de 200.000 defun­cio­nes cau­sa­das por la Covid-19, que se nie­ga a combatir».

El mar­ti­rio es con­si­de­ra­do un cri­men atroz, inde­ci­ble e inapli­ca­ble en una cláu­su­la de la Cons­ti­tu­ción Fede­ral brasileña.

Fuen­te: Telesur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *