Inter­na­cio­nal. Alfred de Zayas: “Así es como fun­cio­na la indus­tria de los dere­chos humanos”.

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de enero de 2021. 

Des­pués de su par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma @enlinea con Brics-Psuv, crea­do por Beverly Serrano y Anto­nio Paez y diri­gi­do por la vice­pre­si­den­ta de la Comi­sión Agi­ta­ción Pro­pa­gan­da y comu­ni­ca­ción del PSUV, Tania Diaz, entre­vis­ta­mos a Alfred de Zayas, abo­ga­do espe­cia­li­za­do en dere­cho inter­na­cio­nal, exper­to en dere­chos huma­nos en la ONU. Le agra­de­ce­mos el tiem­po que nos ha dedicado.

Nacis­te en Cuba, ¿podrías resu­mir los prin­ci­pa­les momen­tos de tu carre­ra que mejor recuer­das y por qué?

Mi madre Augus­ti­na era Espa­ño­la de Astu­rias y había estu­dia­do en Nue­va York en los años 30, don­de cono­ció a mi padre, el Dr. Jose Maria de Zayas y Por­te­la, abo­ga­do de paten­tes en La Haba­na, y here­de­ro de una vie­ja fami­lia Ara­go­ne­sa, con víncu­los cer­ca­nos a la noble­za, ya que uno de nues­tros pri­mos era el Mar­qués de Zayas, que mi padre cono­cía de sus via­jes a Bar­ce­lo­na. Tan­to mis padres como sus res­pec­ti­vos her­ma­nos y her­ma­nas eran sim­pa­ti­zan­tes de Fidel Cas­tro y habían con­tri­bui­do fon­dos a la revo­lu­ción, pues­to que era inso­por­ta­ble seguir vivien­do bajo el corrup­to gol­pis­ta y dic­ta­dor Ful­gen­cio Batis­ta, un laca­yo más de Washing­ton. En Enero de 1959 todo el mun­do esta­ba satis­fe­cho del éxi­to de la revo­lu­ción, pero como todos los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, el Fide­lis­mo tam­bien se fué en galo­pe y asi comen­za­ron los pro­ble­mas para la bur­ge­sía a la cual per­te­ne­cía­mos. Mi fami­lia era muy Cató­li­ca y yo fui mona­gui­llo en la Haba­na – lue­go en los EEUU, Cana­da, Espa­ña, Fran­cia, Ita­lia y Ale­ma­nia. Me encan­ta­ba tam­bien can­tar en el coro de la escue­la, y lue­go can­té en coros uni­ver­si­ta­rions, y toda­vía can­to (soy tenor) en el coro ecu­mé­ni­co de Ginebra.

El her­mano de mi madre, Jesus Ale­jan­dro Rozos, natu­ral de Ovie­do, Astu­rias, había emi­gra­do a los Esta­dos Uni­dos y se había hecho muy rico como comer­cian­te en Chica­go. Mi tío Tito fué una influen­cia cla­ve, pues­to que cuan­do cerra­ron las escue­las en Cuba, el lla­mó a mi madre y le dijo que se ocu­pa­ría de mi her­mano Pepín y de mi has­ta que las cosas se tran­qui­li­za­ran. Efec­ti­va­men­te mi her­mano y yo nos fui­mos a Chica­go, don­de cur­sa­mos la secun­da­ria y nos gra­dua­mos de un “prep school” en Chica­go en 1963. En el entre­tan­to mi madre, her­ma­na y mi padre via­ja­ron a Nue­va York, don­de mi padre encon­tró empleo en un bufe­te de abo­ga­dos espe­cia­li­za­do en nego­cios con Amé­ri­ca Latina.

Mi her­mano estu­dió físi­ca y se hizo pro­fes­sor en la Uni­ver­si­dad de Adelphi en Nue­va York y lue­go en la Uni­ver­si­dad de West Flo­ri­da en Pen­sa­co­la. Yo pri­me­ro qui­se ser cura y me fuí al semi­na­rio, y des­pues de dos años tuve dudas sobre mi voca­ción, pero deci­dí que­dar­me con los Jesui­tas como estu­dian­te lai­co, en la Uni­ver­si­dad de Fordham en Nue­va York, don­de me gra­dué con un títu­lo de filo­so­fía e his­to­ria en 1967. De ahi tomé rum­bo a Bos­ton, don­de estu­dié his­to­ria en la Gra­dua­te School of Arts and Scien­ces de Har­vard y en el Har­vard Law School, del cual me gra­dué en 1970. Tomé los exá­me­nes de cali­fi­ca­ción de abo­ga­dos en el Esta­do de Nue­va York y en el esta­do de la Flo­ri­day, y ejer­cí la pro­fe­sion en ambos esta­dos, tra­ba­jan­do como joven abo­ga­do en el bufe­te Sim­pson Tha­cher and Bartlett, diri­gi­do por quien pos­te­rior­men­te fue­se el Secre­ta­rio de Esta­do de los EEUU, Cyrus Van­ce, una bellí­si­ma persona.

Des­pues de 3 años me entró el deseo de ter­mi­nar mi doc­to­ra­do en his­to­ria, y me con­se­guí una beca Ful­bright para Ale­ma­nia. En 1977 obtu­ve mi doc­to­ra­do con una tesis sobre la expul­sion de 15 millo­nes de Ale­ma­nes de la Pru­sia Orien­tal, Pome­ra­nía, Sile­sia, Bran­den­bur­go del Este, Bohe­mia, Mora­via etc. en los años 1945 – 48. Era un tema com­ple­ta­men­te tabú, y mi libro “Neme­sis at Pots­dam” fue el pri­me­ro que tra­ta­ba el tema en len­gua ingle­sa. Tuvo gran exito con 14 edi­cio­nes en Ale­ma­nia, a aho­ra estoy pre­pa­ran­do la déci­ma quin­ta. La ver­sion ingle­sa esta ago­ta­da. A lo lar­go de mi carre­ra escri­bí otros 8 libros que tam­bien encon­tra­ron sus lectores.

Con­se­guí empleo como docen­te en la Uni­ver­si­dad de Göt­tin­gen y lue­go en el Max Planck Ins­ti­tu­te en Hei­del­berg. En Enero de 1981 comen­cé a tra­ba­jar como juris­ta en la enton­ces Divi­sion de Dere­chos Huma­nos de NNUU en Gine­bra, lue­go Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do de Dere­chos Huma­nos, don­de desem­pe­ñé las fun­cio­nes de Secre­ta­rio del Comi­té de Dere­chos Huma­nos, Jefe del Depar­ta­men­to de Peti­cio­nes. En Gine­bra me case con Caro­li­na Ede­len­bos, juris­ta holan­de­sa, con quien tuvi­mos un hijo, Ste­fan (falle­ci­do). Lle­va­mos 30 años de feli­ci­dad con­yu­gal. En 2003 tomé el reti­ro anti­ci­pa­do para regre­sar a la docen­cia en las Uni­ver­si­da­des de Van­cou­ver, Chica­go, Alca­la de Hena­res, Trier y Gine­bra. En 2012 me “reci­cla­ron” como Exper­to Inde­pen­dien­te para la pro­mo­ción de un orden inter­na­cio­nal demo­crá­ti­co y equi­ta­ti­vo. Una labor que reali­cé duran­te seis años, pro­du­cien­do 14 infor­mes y unos 100 comu­ni­ca­dos de prensa.

Se habla mucho de los dere­chos huma­nos en este ter­cer mile­nio, pero pare­ce no haber más obs­tácu­los para sus vio­la­cio­nes, comen­zan­do por la nega­ción de dere­chos bási­cos como la ali­men­ta­ción, la salud, la vivien­da y la edu­ca­ción gra­tui­ta. ¿Cuál es su con­cep­ción de los dere­chos huma­nos y qué se pue­de hacer para garan­ti­zar que las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les desig­na­das para defen­der­los real­men­te cum­plan su fun­ción? ¿Es esto posi­ble hoy, con­si­de­ran­do la situa­ción inter­na­cio­nal actual?

Efec­ti­va­men­te exis­te una “indus­tria de los dere­chos huma­nos” – y muchos fun­cio­na­rios de la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do, diplo­má­ti­cos, acti­vis­tas de orga­ni­za­cio­nes no-guber­na­men­ta­les, pro­fe­so­res de dere­chos huma­nos, y, cla­ro, tam­bien muchos “exper­tos inde­pen­dien­tes” y rela­to­res son mas o menos opor­tu­nis­tas, que se con­si­de­ran “mejo­res” que los otros, pero no nece­sa­ria­men­te se sien­ten soli­da­rios con las vic­ti­mas de vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos. Algu­nos de mis jefes fue­ron mode­los de inte­gri­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo – como el Pro­fe­sor Theo van Boven, el Pro­fe­sor Kurt Herndl, el Juez Jakob Möller, el Alto Comi­sio­na­do Ber­trand Ram­cha­ran, la Alta Comi­sio­na­da Navi Pillay. Pero muchos otros sim­ple­men­te están ahi por el buen sala­rio, el pres­ti­gio y otros beneficios.

Mi filo­so­fía sobre los dere­chos huma­nos es la siguien­te – todos los dere­chos huma­nos deri­van de la dig­ni­dad huma­na, la cual es inhe­ren­te a todas las muje­res y a todos los hom­bres, requie­re el reco­no­ci­mien­to de la igual­dad de todos los hijos de Dios, de toda la fami­lia huma­na, requie­re el res­pe­to a la vida en dig­ni­dad, lo que sig­ni­fi­ca tener acce­so a lo bási­co – la ali­men­ta­cion, el agua, medi­ci­nas, vivien­da, empleo, etc. El dere­cho a la vida sig­ni­fi­ca nece­sa­ria­men­te el dere­cho a una vida cum dig­ni­ta­te – y el res­pe­to de los otros – sic ute­re tuo ut alie­num non lae­das. Tam­bien nece­si­ta­mos la liber­tad per­so­nal, el dere­cho a la ver­dad, a la infor­ma­cion, a la opi­nion de cada uno de noso­tros, el dere­cho a equi­vo­car­se, y a comen­zar de nuevo.

Recien­te­men­te, cau­só sen­sa­ción su infor­me sobre los dere­chos huma­nos en Vene­zue­la, en el que des­ta­có la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen las lla­ma­das «san­cio­nes» impues­tas por Esta­dos Uni­dos y sus paí­ses vasa­llos, medi­das coer­ci­ti­vas y uni­la­te­ra­les que la pro­pia ONU con­si­de­ra cri­me­nes de lesa huma­ni­dad. ¿Cómo lle­gas­te a esa infor­me y qué con­se­cuen­cias tuvo en tu trabajo?

Doce de mis cole­gas rela­to­res habían soli­ci­ta­do ser invi­ta­dos a visi­tar Vene­zue­la en mis­sion offi­cial – sin éxi­to. Eso me intri­ga­ba. Ade­más, Vene­zue­la siem­pre me ha intere­sa­do, pues­to que es un pais cer­cano a Cuba con una cul­tu­ra y músi­ca her­ma­na. Des­de lue­go, yo había leí­do mucho sobre la lla­ma­da “cri­sis huma­ni­ta­ria”, y que­ría inves­ti­gar. Gran­de fue la sor­pre­sa cuan­do mi soli­ci­tud de rea­li­zar una visi­ta fué apro­ba­da por el Can­ci­ller Vene­zo­lano Jor­ge Arrea­za. Cla­ro, yo esta­ba indoc­tri­na­do como todo el mun­do, pues­to que antes de ir a Vene­zue­la había lei­do la infor­ma­cion dis­po­ni­ble – los estui­dios de la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do (en 2017 el Sr. Zeid Raad el Hus­sein), de la Comi­sion Inter-ame­ri­ca­na de los Dere­chos Huma­nos, de Amnesty Inter­na­cio­nal, de Human Rights Watch. Mi visi­ta me abrió los ojos, y me di cuen­ta que el “narra­ti­vo” mediá­ti­co no corres­pon­de a la reali­dad. Hablé con una doce­na de minis­tros, pero Tam­bien con la opo­si­ción, con la Cama­ra de Comer­cio (Fede­cá­ma­ras), con las Igle­sias, con el Padre Jesui­ta Numa Moli­na, con unas 40 orga­ni­za­cio­nes no-guber­na­men­ta­les, Amnesty, HRW, Pro­vea, Fun­da­la­tin, el Gru­po Sures, la Red Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos, con pro­fe­so­res y estu­dian­tes. Muy impor­tan­te fue­ron mis dos encuen­tros con la pro­fe­so­ra Pas­qua­li­na Cur­cio de la Uni­ver­si­dad de Cara­cas, cuyos 4 libros sobre la cri­sis me impre­sio­na­ron, espe­cial­men­te “La mano visi­ble del mercado.”

Mi preo­cu­pa­cion prin­ci­pal era escu­char a todas las par­tes – audia­tur et alte­ra pars – y eva­luar sin pri­sa todos los docu­men­tes que me pro­por­cio­na­ron y que yo mis­mo con­se­gui pro-acti­va­men­te. Lle­gué a la con­clu­sion que la “cri­sis” tenia 2 prin­ci­pa­les cau­sas – la depen­den­cia en la ven­ta del petró­leo, y la cai­da ver­ti­gi­no­sa del pre­cio del mis­mo, y la Gue­rra eco­nó­mi­ca diri­gi­da des­de Washing­ton des­de 1999, el blo­queo finan­cie­ro, las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, y todos los esfuer­zos de derro­car a Nico­las Madu­ro median­te el caos y el sabotage.

Antes, median­te y pos­te­rior­men­te a mi visi­ta sufrí una serie de ame­na­zas y una cam­pa­ña de insul­tos y des­pres­ti­gio que nun­ca había sufri­do en rela­ción a mis otros 13 infor­mes. Lamen­ta­ble­men­te la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do no hizo nada para pro­te­ger mi inte­gri­dad, mi honor y mi reputacion.

Sin embar­go, estoy muy con­ten­to de haber logra­do una cons­truc­ti­ve rela­cion con el gobierno Vene­zo­na­lo, el cual res­pe­tó mi infor­me, que tam­bien for­mu­la crí­ti­cas duras, y lle­vó a cabo varias de mis reco­men­da­cio­nes, entre otras el esta­ble­ci­mien­to de acuer­dos de coope­ra­cion con la FAO, OMS, ACNUR, etc. y la libe­ra­cion de dete­ni­dos que yo había pedi­do, inclu­so el cono­ci­do opo­si­tor Rober­to Picón, tras haber habla­do con su espo­sa y con Rober­to Jr. (un joven muy sim­pá­ti­co), y tras haber estu­dia­do su caso, que con­si­de­ré meri­to­rio. Ade­más, la coope­ra­cion con mi per­so­na ha con­ti­nua­do, pues­to que en 2018 y prin­ci­pios de 2019 yo abo­gué per­so­nal­men­te por la libe­ra­ción de un perio­dis­ta ale­man lla­ma­do Billy Six, y se le con­ce­dió la liber­tad. Billy publi­có un lar­go artícu­lo sobre esto en el verano del 2020. En otras pala­bras, mi mision fué exi­to­sa, por­que no fui en pie de con­de­na­dor a prio­ri, sino fui a escu­char, a apren­der, a eva­luar, a lue­go a for­mu­lar reco­men­da­cio­nes prag­má­ti­cas, que evi­den­te­men­te el gobierno con­si­de­ró bien fundadas.

Sin embar­go, ¿cómo eva­lúa la otra infor­ma­ción que se ha pro­du­ci­do sobre Vene­zue­la, tan­to por la seño­ra Bache­let como por un gru­po de supues­tos exper­tos «inde­pen­dien­tes» que tenían en su inte­rior a una per­so­na acu­sa­da de estar impli­ca­da en vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en Chile?

Yo tuve mucho que ver en la crea­ción de la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do en Cara­cas y en la visi­ta per­so­nal de Miche­lle Bache­let. Sin embar­go, nin­gun Alto Comi­sio­na­do escri­be su pro­pio infor­me. Para eso hay un equi­po en la ofi­ci­na, y este equi­po lamen­ta­ble­men­te es poco pro­fes­sio­nal, muy ideo­ló­gi­co, neo-con­ser­va­dor y con­tra­rio a prio­ri a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Yo tuve que cri­ti­car mucho el pri­mer infor­me de Bache­let, pues­to que sufría de pro­ble­mas de meto­do­lo­gía e igno­ra­ba una gran par­te de la infor­ma­cion pre­sen­ta­da por el gobierno, por la víc­ti­mas de las gua­rin­bas, por las orga­ni­za­cio­nes Fun­da­la­tin, Gru­po Sures etc. El Segun­do infor­me de Bache­let estu­vo mejor, y ya ella accep­ta en sus comu­ni­ca­dos de pren­sa que exis­te un impac­to impor­tan­te y adver­so de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, que ella ha pedi­do que se levan­ten – al menos duran­te la cri­sis del Covid. Bache­let ha apren­di­do – y ella me escu­cha. Pero escu­cha tam­bien a los poli­ti­cos. Bochor­no­so es el “infor­me” de los lla­ma­dos “exper­tos inde­pen­dien­tes”, que nun­ca estu­vie­ron en Vene­zue­la y se basan sobre fuen­tes no fidedignas.

Con base en su expe­rien­cia, ¿cuál es la res­pon­sa­bi­li­dad y cuál el peso de los medios hege­mó­ni­cos en pre­sen­tar una reali­dad dis­tor­sio­na­da de Vene­zue­la y los paí­ses socia­lis­tas a nivel inter­na­cio­nal? ¿Y qué con­tra­me­di­das se pue­de tomar den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes en las que trabaja?

Los medios hege­mó­ni­cos han cons­trui­do una cari­ca­tu­ra de la situa­ción en Vene­zue­la, que muchos toda­vía creen. Yo mis­mo había caí­do en la tram­pa, y lle­gué a Vene­zue­la en Noviem­bre 2017 con una vision dis­tor­cio­na­da de la situa­ción. Es pre­ci­sa­men­te por eso que los medios hege­mó­ni­cos tra­ta­ron de ente­rrar mi infor­me, como si no exis­tie­ra. En Sep­tiem­bre 2018, cuan­do mi infor­me se pre­sen­tó al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, no hubo reac­ción de la par­te de la pren­sa, pues­to que yo no esta­ba can­tan­do la can­cion que espe­ra­ban. Fué en Enero 2019, tras la auto­pro­cla­ma­ción de Juan Guai­dó como pre­si­den­te inte­ri­no, que un perio­dis­ta bri­tá­ni­co, Michael Selby-Green, he hizo una entre­vis­ta lar­guí­si­ma, la cual fue publi­ca­da en el Inde­pen­dent. De ahi sur­gie­ron invi­ta­cio­nes a das entre­vis­tas a Sky­news, Euro­news, France24, Alja­zee­ra, ZDF/​Arte, Demo­cracy Now, The Real News, etc. Tam­bien logré publi­car op-eds, pero jamás pude publi­car o dar­le entre­vis­ta al New York Times, Washing­ton Post, CNN, BBC, a quie­nes les había ofre­ci­do mis tex­tos. Sor­pren­den­te y cho­can­te cuan­do el Geor­ge­town Jour­nal of Inter­na­tio­nal Affairs me pidió un articu­lo, el cual escri­bí, y lue­go no lo publi­ca­ron “becau­se of its con­tent” – por su con­te­ni­do. Increi­ble pero cier­to – una revis­ta supues­ta­men­te aca­dé­mi­ca pide un artícu­lo y lue­go lo censura.

Tam­bién ha tra­ta­do exten­sa­men­te el caso de Julian Assan­ge, a quien se le negó la liber­tad bajo fian­za y quien corre el ries­go de morir en pri­sión por denun­ciar las fecho­rías del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y su prin­ci­pal alia­do, Gran Bre­ta­ña. ¿Cuál es su expe­rien­cia y su análisis?

Yo tuve la opor­tu­ni­dad de visi­tar a Julian Assan­ge en la Emba­ja­da del Ecua­dor en Lon­dres cuan­do esta­ba par­ti­ci­pan­do en un con­gre­so de dere­cho com­mer­cial. Julian me fue muy util, pues­to que aca­ba­ba de publi­ca r en Wiki­leaks los capí­tu­los ultra-secre­tos de los tra­ta­dos de “libre comer­cio” – que no tie­nen mucho que ver con el libre comer­cio, y mucho que ver con el poder de las trans­na­cio­na­les y el glo­ba­lis­mo. Yo uti­li­cé esa infor­ma­cion en mis infor­mes del 2015 al con­se­jo de Dere­chos Huma­nos y a la Asam­blea General. 

Con­si­de­ro la per­se­cu­ción de Julian como un ata­que fron­tal con­tra el dere­cho a la infor­ma­ción, la pro­fe­sión del perio­dis­mo, el inte­rés publi­co en saber que cri­me­nes se come­ten en nues­tro nom­bre, que manio­bras se hacen para secon­der los crí­me­nes y garan­ti­zar la impu­ni­dad. La deci­sion de la jue­za bri­tá­ni­ca es escan­da­lo­sa des­de el pun­to de vis­ta jurí­di­co. Mues­tra que no exis­te pro­fe­sio­na­lis­mo, sino una genu­fle­xión ante las ordi­nes del gobierno bri­tá­ni­co, que a su vez obe­de­ce la orde­nes de Washing­ton. La liber­tad bajo fian­za es un dere­cho humano, pro­te­gi­do por el articu­lo 9 del Pac­to de los Dere­chos Civi­les y Poli­ti­cos, y es algo que se con­ce­de en 99% de los casos. Negar­lo en el caso espe­cí­fi­co de Assan­ge es un acto de barbarie.

En el pro­gra­ma BRICS-PSUV se habló de un día mun­dial por la liber­tad de Assan­ge, qui­zás pre­pa­ra­do por una cam­pa­ña en la que pedir el com­pro­mi­so de esa pren­sa que dice estar lis­ta para defen­der la liber­tad de opi­nión. ¿Está de acuerdo?

Un día mun­dial por la liber­tad de Assan­ge es apro­pia­do y hay que mobi­li­zar a todos los pue­blos y todas las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, inclu­so P.E.N. Inter­na­tio­nal. Yo fuí Pre­si­den­te del PEN Club en la Sui­za-Fran­ce­sa entre 2006 al 2009 y una segun­da vez entre 2013 al 2017 y en esta opor­tu­ni­dad abo­gué por Assan­ge, sin éxi­to nin­guno. La pren­sa hege­mó­ni­ca sigue cen­su­ran­do y distorcionando.

La acti­tud de los gobier­nos euro­peos hacia Vene­zue­la y los paí­ses socia­lis­tas mues­tra la dupli­ci­dad que exis­te en mate­ria de demo­cra­cia y dere­chos huma­nos: por un lado, true­na con­tra Trump – des­pués de haber­lo apo­ya­do en sus ata­ques a los pue­blos del sur – por auto­ri­ta­rio y anti­de­mo­crá­ti­co, y se defien­de la lle­ga­da de Biden, mien­tras por el otro se apo­ya la acción del auto­pro­cla­ma­do Juan Guai­dó, que está total­men­te fue­ra de los pará­me­tros de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va. ¿Cómo se pue­de expli­car esto y qué se podría hacer para que este ele­men­to emer­ja con fuer­za en las ins­ti­tu­cio­nes internacionales?

Mi madre siem­pre me decía “la ver­guen­za era ver­de – y se la comió la chi­va” – en otras pala­bras esta gen­te no tie­ne ver­guen­za, son impe­ria­lis­tas y neo-colo­nia­lis­tas, care­cen de moral y de cohe­ren­cia. Lo que hacen es suma­men­te anti-demo­crá­ti­co, pero tie­nen la pren­sa cor­po­ra­ti­va que los justifica.

Lo que está suce­dien­do en Esta­dos Uni­dos resal­ta el peli­gro que repre­sen­ta la prác­ti­ca de crear fal­sas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les para apro­bar deci­sio­nes auto­ri­ta­rias que no serían com­par­ti­das por orga­nis­mos tra­di­cio­na­les (como el Gru­po de Lima y sus afi­nes). ¿Qué con­cien­cia hay de este peli­gro en una ins­ti­tu­ción como la ONU, tenien­do en cuen­ta la cri­sis que atra­vie­sa, resal­ta­da por las pro­pues­tas alter­na­ti­vas de los paí­ses del sur que piden una refor­ma profunda?

El Gru­po de Lima es otro bochorno en un mun­do de bochor­nos. Actúa en vio­la­ción de los articu­los 3, 19, 20 y otros de la Car­ta de la OEA, se pres­ta a manio­bras anti-demo­crá­ti­cas del infa­me Luis Alma­gro y del demen­te Donald Trump. Es hora de avan­zar con una refor­ma pro­fun­da. En Amé­ri­ca Lati­na ya exis­te la CELAC, pero tras el falle­ci­mien­to de Hugo Cha­vez y el fin de los gobier­nos de Luiz Inácio Lula y Dil­ma Rous­seff en Bra­sil y de Rafael Correa en el Ecua­dor, la CELAC ha per­di­do mucho momen­tum. Lo que me gus­ta­ría ver es una nue­va Cor­te de Dere­chos Huma­nos en Latino-Amé­ri­ca que exclu­ye­ra a los EEUU y el Cana­da, cuya vision de los dere­chos huma­nos es bási­ca­men­te impe­ria­lis­ta y neo-colonial.

Esta­dos Uni­dos está a pun­to de rein­ser­tar a Cuba en el lis­ta­do de paí­ses que «apo­yan el terro­ris­mo». ¿Sobre qué base pue­den hacer esto y qué se pue­de hacer para contrarrestarlos?

Has­ta aho­ra Trump ha hecho lo que le da la gana sin preo­cu­par­se por una jus­ti­fi­ca­ción váli­da. Si hay un esta­do terro­ris­ta en el con­ti­nen­te es pre­ci­sa­men­te los Esta­dos Uni­dos, cuya polí­ti­ca de san­cio­nes ha mata­do dece­nas de miles de ino­cen­tes en Siria, Iran, Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Cuba, etc. El terro­ris­mo es pre­ci­sa­men­te eso – matar indis­cri­mi­na­da­men­te – matar para ame­dren­tar, para asus­tar, para crear caos. Si hay un esta­do nar­co-tra­fi­can­te en el con­ti­nen­te, es Colom­bia. Si hay esta­dos fas­cis­tas son Bra­sil, Ecua­dor, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Para­guay…. Es pura­men­te Orwe­liano – lla­mar a Cuba terro­ris­ta es como lla­mar al Papa Fran­cis­co terro­ris­ta. No tie­ne sentido.

A par­tir de las leyes pro­mul­ga­das en la déca­da de 1970 en Ita­lia y Euro­pa, la deno­mi­na­da legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta, difun­di­da inter­na­cio­nal­men­te tras el ata­que a las Torres Geme­las, ha tras­to­ca­do el dere­cho inter­na­cio­nal. Aho­ra vemos que, en Para­guay como en Perú, fami­lia­res y abo­ga­dos son dete­ni­dos y tor­tu­ra­dos en nom­bre de la uni­dad nacio­nal con­tra el terro­ris­mo. Como abo­ga­do inter­na­cio­nal, ¿cuál es su aná­li­sis y qué se pue­de hacer para con­tra­rres­tar esta situación?

El idio­ma es un arma que mata. La eti­que­ta de “terro­ris­ta” mata. Hay que recor­der que el gran Nel­son Man­de­la fue con­si­de­ra­do “terro­ris­ta” por muchos gobier­nos. En el Sis­te­ma de las NNUU teme­nos a un rela­tor sobre los dere­chos huma­nos y el terro­ris­mo – mi favo­ri­to fué un Bri­tá­ni­co con mucho cora­ge, Ben Emmer­son, Q.C. Aho­ra la rela­to­ra se lla­ma Fion­nua­la Ni Aoláin, una Irlan­de­sa, pero no com­pren­do por qué no se pro­nun­cia con res­pec­to a los EEUU y a tan­tos otros pai­ses terro­ris­tas como Sau­di Ara­bia. Lo que vemos es una gene­ra­li­za­ción del abu­so de la ley para come­ter la injus­ti­cia. Los Roma­nos decían “dura lex sed lex” – la ley es dura, pero es la ley. Sin embar­go las leyes Nazis eran leyes tam­bien, las leyes de la escla­vi­tud, del colo­nia­lis­mo, del Apartheid eran leyes. Es por eso que lo que bus­ca­mos en los dere­chos huma­nos no es la “ley” sino la jus­ti­ciar. Bien decía Cice­ro hace 2000 años – “sum­mum jus, sum­ma inju­ria” – el exce­so de ley es fre­cuen­te­men­te la mas alta injus­ti­cia. Y eso es lo que lla­ma­mos “law­fa­re”, come­ti­do hoy en día con­tra Evo Mora­les en Boli­via, con­tra Rafael Correa, con­tra Jor­ge Glas en el Ecua­dor, con­tra Julian Assange …. 

En Vene­zue­la se apro­bó una Ley con­tra el blo­queo. ¿Qué espe­ran­zas tie­ne, en tér­mi­nos de dere­cho inter­na­cio­nal, el Vene­zue­la de con­tra­rres­tar efi­caz­men­te las «san­cio­nes» que en los Esta­dos Uni­dos se han con­ver­ti­do en leyes estatales?

Las leyes de apli­ca­ción extra-terri­to­rial de los EEUU como la ley Helms-Bur­ton de 1996 (bajo la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton!!!) son ile­ga­les en dere­cho inter­na­cio­nal. Pero la fuer­za es la fuer­za, y los EEUU han chan­ta­gea­do al mun­do ente­ro. No creo que la Ley con­tra el blo­queo en Vene­zue­la pue­da cam­biar las cosas. Sola­men­te la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal – cuan­do 160 esta­dos se nie­guen a imple­men­tar las leyes extra-terri­to­ria­les de los EEUU, cuan­do los Euro­peos se deci­dan a res­pon­der a las san­cio­nes de los EEUU con san­cio­nes Euro­peas con­tra los EEUU, cuan­do la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia tome el caso y diga cla­ra­men­te que estas san­cio­nes son incom­pa­ti­bles con la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, cuan­do la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal diga que las san­cio­nes y el blo­queo cons­ti­tu­yen cri­me­nes de lese huma­ni­dad, de con­for­mi­dad con la defi­ni­cion en el articu­lo 7 del Esta­tu­to de Roma, cuan­do el mun­do reco­noz­ca que LAS SANCIONES MATAN.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *