Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Amé­ri­ca Lati­na tie­ne los mili­ta­res que le fal­ta­ron a Trump

Por Mario Osa­va. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de enero de 2021.

Pro­pio de una “repú­bli­ca bana­ne­ra” fue la des­ca­li­fi­ca­ción con que muchos com­pa­ra­ron el asal­to al Capi­to­lio, el 6 de enero en Washing­ton, por hues­tes azu­za­das por el salien­te pre­si­den­te Donald Trump, a lo que sue­le ocu­rrir en Amé­ri­ca Lati­na. Pero es dis­tin­to y la dife­ren­cia son los militares.

La extre­ma dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na, en gene­ral, depen­de de las Fuer­zas Arma­das, y en algu­nos casos tam­bién gober­nan­tes con­si­de­ra­dos de izquier­da. Los peque­ños gru­pos y par­ti­dos ultra­de­re­chis­tas sue­len inci­tar la inter­ven­ción mili­tar como for­ma de alcan­zar sus obje­ti­vos. No inva­di­rían el Con­gre­so legis­la­ti­vo con civi­les, sino con tropas.

En Bra­sil, el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro, un exca­pi­tán del Ejér­ci­to, lle­gó al poder por vía elec­to­ral, gra­cias a la popu­la­ri­dad cas­tren­se y la nos­tal­gia del “Bra­sil Gran­de” de la dic­ta­du­ra mili­tar (1964−1985), tras el colap­so del pro­ce­so de rede­mo­cra­ti­za­ción y de la izquier­da, sumi­dos en escán­da­los de corrup­ción y la rece­sión económica.

Ante las cor­ta­pi­sas demo­crá­ti­cas a un gobierno con ambi­cio­nes auto­ri­ta­rias, Bol­so­na­ro y sus segui­do­res pro­mo­vie­ron en 2020 varias mani­fes­ta­cio­nes en que con­vo­ca­ban los mili­ta­res a cerrar el Con­gre­so Nacio­nal y el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral, acu­sa­dos de blo­quear los pla­nes del gobierno.

En El Sal­va­dor, el pre­si­den­te Nayib Buke­le ocu­pó la Asam­blea Legis­la­ti­va el 9 de febre­ro de 2020 con mili­ta­res arma­dos de gue­rra, para for­zar los legis­la­do­res a apro­bar un prés­ta­mo de 109 millo­nes de dóla­res del Ban­co Cen­tro­ame­ri­cano de Inte­gra­ción Eco­nó­mi­ca para moder­ni­zar las fuer­zas de segu­ri­dad. Sin éxi­to, ante la gran mayo­ría opo­si­to­ra en el uni­ca­me­ral parlamento.

Los fre­cuen­tes gol­pes de Esta­do pro­ta­go­ni­za­dos por mili­ta­res en el siglo XX esca­sea­ron las últi­mas déca­das en Amé­ri­ca Lati­na, pero los cuar­te­les siguen influ­yen­tes en la polí­ti­ca de varios paí­ses y son en algu­nos deci­si­vos, como en Bra­sil y Venezuela.

En Boli­via, que osten­ta el récord de gol­pes mili­ta­res, el expre­si­den­te Evo Mora­les fue for­za­do a renun­ciar tras su con­tro­ver­sial ter­ce­ra reelec­ción, en noviem­bre de 2019. Aten­dió a una “reco­men­da­ción” de las Fuer­zas Arma­das ante la cri­sis pro­vo­ca­da por acu­sa­cio­nes de frau­de elec­to­ral que no se con­fir­ma­ron. Muchos ana­lis­tas defi­nen el hecho como un gol­pe de Esta­do de nue­vo cuño.

Los paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos, a excep­ción de Cos­ta Rica y Pana­má, que abo­lie­ron sus ejér­ci­tos, viven bajo gobier­nos con fuer­te pre­sen­cia cas­tren­se, en una espe­cie de regre­sión a la mili­ta­ri­za­ción de las últi­mas déca­das del siglo pasa­do, mar­ca­das por luchas gue­rri­lle­ras, espe­cial­men­te en El Sal­va­dor y Nicaragua.

El com­ba­te a la expan­sión de las ban­das cri­mi­na­les jus­ti­fi­có esa “remi­li­ta­ri­za­ción” en Amé­ri­ca Cen­tral y en algu­nos paí­ses sudamericanos.

En Colom­bia más de 50 años con­flic­tos arma­dos, aún sin paci­fi­ca­ción com­ple­ta y entre varia­dos acto­res, como mili­ta­res, gue­rri­lla, nar­co­trá­fi­co y para­mi­li­ta­res, no per­mi­ten olvi­dar los hom­bres arma­dos y su peso en la polí­ti­ca nacional.

Tam­bién Perú, por otras vías y pro­ce­sos, tie­ne Fuer­zas Arma­das como una ame­na­za siem­pre pre­sen­te. El 5 de abril de 1992, des­ple­ga­ron sus tan­ques y hom­bres en las calles para disol­ver el Con­gre­so y con­cen­trar los pode­res en manos del enton­ces pre­si­den­te Alber­to Fuji­mo­ri que, con amplio apo­yo popu­lar, reor­ga­ni­zó los demás pode­res a su gus­to, en un ejem­plo de autogolpe.

El Con­gre­so obs­truía las legis­la­cio­nes indis­pen­sa­bles al com­ba­te a la insur­gen­cia de la gue­rri­lla Sen­de­ro Lumi­no­so y a la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, argu­yó Fujimori.

Era otro el con­tex­to, pero este siglo no han des­apa­re­ci­do los obje­ti­vos de los gober­nan­tes de some­ter a los demás pode­res al Eje­cu­ti­vo, como gri­ta­ban los devo­tos de Bol­so­na­ro, has­ta junio de 2020, cuan­do la deten­ción de un poli­cía mili­tar reti­ra­do, tes­ti­go de posi­bles actos de corrup­ción de la fami­lia del pre­si­den­te, enfrió los áni­mos golpistas.

En paí­ses como Boli­via, Nica­ra­gua o Vene­zue­la –don­de des­de 1999 pasó a gober­nar el país un miliar auto­de­no­mi­na­do de izquier­da, Hugo Chá­vez, y su suce­sor Nico­lás Madu­ro- los pre­si­den­tes retor­cie­ron leyes y cons­ti­tu­cio­nes para per­pe­tuar­se en el poder.

Aho­ra la pan­de­mia de covid-19 refuer­za la ten­den­cia de remi­li­ta­ri­za­ción des­de el año pasado.

En El Sal­va­dor, por citar un ejem­plo, la Cor­te Supre­ma tuvo que orde­nar al gobierno sus­pen­der las “deten­cio­nes arbi­tra­rias”, des­pués que los mili­ta­res y poli­cías ence­rra­ron en Cen­tros de Con­ten­ción a miles de per­so­nas acu­sa­das de infrin­gir el ais­la­mien­to social para evi­tar el con­ta­gio. Buke­le anun­ció que no aca­ta­ría el dictamen.

El Minis­te­rio de Salud bra­si­le­ño tie­ne como titu­lar, des­de mayo, un gene­ral aún acti­vo en el Ejér­ci­to, Eduar­do Pazue­llo, que nom­bró como auxi­lia­res a más de 20 mili­ta­res, la mayo­ría sin expe­rien­cia en medicina.

Es en Bra­sil que el mal ejem­plo de Trump, al atri­buir su derro­ta a frau­des e indu­cir a la toma vio­len­ta de la sede del Poder Legis­la­ti­vo de Esta­dos Uni­dos, pue­de repe­tir­se y de for­ma más trágica.

Bol­so­na­ro dis­cre­pó de otros jefes de Esta­do que con­de­na­ron la acción anti­de­mo­crá­ti­ca y vio­len­ta de las hor­das trum­pis­tas. Atri­bu­yó la inva­sión a la irri­ta­ción con­tra el frau­de elec­to­ral. “Hubo gen­te que votó tres o cua­tro veces, muer­tos vota­ron, fue una fies­ta”, dijo, en una reite­ra­ción de lo que dice Trump.

Frau­des tam­bién hubo en las elec­cio­nes de 2018 en que él triun­fó y son “inevi­ta­bles y masi­vos” en la vota­ción elec­tró­ni­ca, insis­te el pre­si­den­te reite­ra­da­men­te. Bra­sil emplea las urnas elec­tró­ni­cas des­de 1996 y nun­ca se com­pro­ba­ron irregularidades.

Su pré­di­ca cons­tan­te, así como la de Trump, bus­ca des­acre­di­tar el sis­te­ma demo­crá­ti­co que pre­si­den y en par­ti­cu­lar las elec­cio­nes, no impor­tan las evi­den­cias ni sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes. Bol­so­na­ro defien­de el voto impre­so para evi­tar frau­des, pero ase­gu­ra que los hubo en la vota­ción esta­dou­ni­den­se que si es impre­sa y don­de hay tan­tas nor­mas comi­cia­les como esta­dos del país.

Ade­más él ya triun­fó, con sufra­gios cre­cien­tes, en seis elec­cio­nes digi­ta­les des­de 1998, cin­co veces para dipu­tado y en 2018, cuan­do se ganó la presidencia.

Si en las elec­cio­nes de 2022 solo se emplea el voto elec­tró­ni­co, sin el voto impre­so, “una mane­ra de audi­tar la vota­ción, ten­dre­mos un pro­ble­ma peor que en Esta­dos Uni­dos”, ame­na­zó Bol­so­na­ro, en un diá­lo­go con sus adep­tos a la puerta.

El man­da­ta­rio ultra­de­re­chis­ta no acla­ró las con­se­cuen­cias, pero en los ante­ce­den­tes hacen temer con­fron­ta­cio­nes de mucha gen­te arma­da. “Peor” sig­ni­fi­ca­ría más de los cua­tro o cin­co muer­tos y dece­nas de heri­dos en Washing­ton el 6 de enero, cohe­ren­te con la tra­di­ción de la extre­ma dere­cha en Bra­sil de fomen­tar gol­pes militares.

Ade­más de líder polí­ti­co de los hom­bres arma­dos del país, Bol­so­na­ro cul­ti­va su fide­li­dad con tenacidad.

Tie­ne cua­tro gene­ra­les reti­ra­dos del Ejér­ci­to en el núcleo cen­tral de su gobierno y pri­vi­le­gia a los com­ba­tien­tes con aumen­tos sala­ria­les, visi­tas fre­cuen­tes a los cuar­te­les, legis­la­cio­nes que exen­tan de cul­pa a los que pro­vo­can muer­tes en ope­ra­cio­nes poli­cia­les y recur­sos para pro­yec­tos de defen­sa, mien­tras los civi­les sufren la aus­te­ri­dad fiscal.

La poli­cía bra­si­le­ña es una de las que más mata en el mun­do. En 2019 res­pon­dió por 6357 ase­si­na­tos, 13,3 por cien­to del total de 47 773 muer­tes vio­len­tas inten­cio­na­les ocu­rri­das en el país, según el Foro Bra­si­le­ño de Segu­ri­dad Pública.

El aumen­to de los homi­ci­dios prac­ti­ca­dos por poli­cia­les aumen­tó tres por cien­to de 2018 a 2019 y dobló para seis por cien­to en el pri­mer semes­tre de 2020. Por lo menos par­te de ese aumen­to se debe a la polí­ti­ca de Bol­so­na­ro que faci­li­ta la com­pra de armas por la pobla­ción y esti­mu­la accio­nes leta­les de la poli­cía, según especialistas.

La poli­cía, en su mayor par­te, no es un cuer­po cen­tra­li­za­do. Son fuer­zas de los 26 esta­dos bra­si­le­ños, por lo tan­to, teó­ri­ca­men­te bajo jefa­tu­ra de los gober­na­do­res. Pero se sabe que Bol­so­na­ro ejer­ce sobre ellas un lide­raz­go que per­mi­te movi­li­zar­las sin las con­di­cio­nan­tes de la estric­ta jerar­quía de las Fuer­zas Armadas.

Ade­más el pre­si­den­te tra­ta de “armar el pue­blo”, adop­tó varias medi­das que amplían las ven­tas de armas sin con­trol. Eso fomen­ta las mili­cias, gru­pos para­po­li­cia­les que ya domi­nan dece­nas de barrios en Río de Janei­ro y se expan­den por Brasil.

En eso tam­bién imi­ta a Esta­dos Uni­dos, el paraí­so de las armas. Pero allá como acá, la extre­ma dere­cha derro­ta­da y las mili­cias pue­den deri­var en una gran ola de terro­ris­mo, un ries­go del trum­pis­mo frus­tra­do en un país don­de se ase­si­nó a cua­tro de sus 45 pre­si­den­tes, nue­ve por cien­to del total.

Fuen­te: IPS

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *