Nues­tra­mé­ri­ca. Las urgen­cias y el prag­ma­tis­mo demo­lie­ron el pen­sa­mien­to crítico

Por Raúl Zibe­chi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de enero de 2021.

Una de las prin­ci­pa­les carac­te­rís­ti­cas del pen­sa­mien­to crí­ti­co fue siem­pre la capa­ci­dad de mirar lar­go y lejos, de otear por enci­ma de los árbo­les para divi­sar el hori­zon­te. Esa mira­da lar­ga ha sido la brú­ju­la que no se per­día ni siquie­ra en las peo­res situa­cio­nes. En momen­tos de gue­rras y geno­ci­dios, la espe­ran­za pro­ve­nía de la con­vic­ción de que se sigue cami­nan­do en la direc­ción elegida.

Por lo tan­to, cul­ti­var la memo­ria es una cues­tión bási­ca, casi un ins­tin­to para sobre­vi­vir y cre­cer. No para afe­rra­se al pasa­do sino para afir­mar las raí­ces, la cos­mo­vi­sión, la cul­tu­ra, la iden­ti­dad que nos per­mi­ten seguir sien­do y cami­nar, cami­nar, caminar….

El pen­sa­mien­to crí­ti­co se vie­ne aho­gan­do en la inme­dia­tez, se pier­de en la suce­sión de coyun­tu­ras en las que apues­ta por el mal menor, ruta casi segu­ra para per­der­se en el labe­rin­to de los flu­jos de infor­ma­ción, sin con­tex­to ni jerar­qui­za­ción. El sis­te­ma apren­dió a bom­bar­dear­nos con datos, con las últi­mas infor­ma­cio­nes que sobre­abun­dan en medio de la esca­sez casi abso­lu­ta de ideas dife­ren­tes a las hegemónicas.

Estos años bue­na par­te de la izquier­da y de la aca­de­mia la empren­die­ron con­tra Trump. Lógi­co y natu­ral. Pero pare­cen haber olvi­da­do que algu­nos de los desa­rro­llos más opro­bio­sos vie­nen de los años de Barack Oba­ma, el pro­gre­sis­ta que ini­ció la gue­rra en Siria, que pro­mo­vió el gol­pe de Esta­do en Egip­to y dece­nas de inter­ven­cio­nes con­tra los pue­blos en Amé­ri­ca Lati­na, Asia y África.

Dedi­car todos los aná­li­sis a las coyun­tu­ras impli­ca dejar de lado los fac­to­res estruc­tu­ra­les. De ese modo, no pocos ana­lis­tas que pre­su­men de un pen­sa­mien­to crí­ti­co, “olvi­dan” que los gobier­nos pro­gre­sis­tas pro­fun­di­za­ron el extrac­ti­vis­mo (acu­mu­la­ción por des­po­jo o cuar­ta gue­rra mun­dial). Cuan­do los incen­dios en la Ama­zo­nia, esta corrien­te mayo­ri­ta­ria ata­ca­ba a Bol­so­na­ro (con toda razón), pero no qui­so mirar que bajo el gobierno de Evo Mora­les suce­día exac­ta­men­te lo mismo.

Sin­ce­ra­men­te, no veo la menor urgen­cia en que retor­nen gobier­nos pro­gre­sis­tas que ya han mos­tra­do los lími­tes de las admi­nis­tra­cio­nes que enca­be­za­ron. En Boli­via, seña­la Rafael Bau­tis­ta, era nece­sa­rio derro­tar a la dere­cha y la gen­te lo hizo, pero “la usur­pa­ción que hace el MAS de la vic­to­ria popu­lar, cre­yen­do que fue obra exclu­si­va­men­te suya la recu­pe­ra­ción demo­crá­ti­ca, está con­du­cien­do a ese des­en­can­ta­mien­to que es lo que, pre­ci­sa­men­te, suce­dió pre­via­men­te para que el gol­pe pasa­do sea legi­ti­ma­do por una revuel­ta social” (Alai, 4 de enero de 2021).

Si el pen­sa­mien­to crí­ti­co nau­fra­ga en la cor­te­dad de miras, ha opta­do tam­bién por cul­par de todos los pro­ble­mas a la dere­cha. De este modo, al ampu­tar­se la auto­crí­ti­ca con la excu­sa de no dar argu­men­tos al adver­sa­rio, que­da impe­di­do de apren­der de los erro­res, de con­fron­tar abier­ta­men­te y deba­tir en colec­ti­vo para lle­gar a con­clu­sio­nes comu­ni­ta­rias que orien­ten la acción.

¿Dón­de están las auto­crí­ti­cas del bra­si­le­ño PT, del MAS de Eco o de Alian­za País de Rafael Correa? Para evi­tar el deba­te acu­ña­ron la idea de “gol­pe”, que se apli­ca en cual­quier coyun­tu­ra que sea adver­sa. O de “trai­ción”, para dar cuen­ta de casos tan sona­dos como los del ecua­to­riano Lenin Moreno y el uru­gua­yo Luis Alma­gro, olvi­dan­do que fue­ron ele­gi­dos por Correa y Muji­ca respectivamente.

Podría seguir argu­men­tan­do situa­cio­nes y con­cep­tos que han des­via­do o impe­di­do los deba­tes y, peor, los apren­di­za­jes siem­pre nece­sa­rios. Hay un pun­to, empe­ro, en el que segui­mos atas­ca­dos sin poder avan­zar, ni ten­der puen­tes, ni hacer balan­ces. Me refie­ro al papel del Esta­do en los pro­ce­sos revolucionarios.

Algu­nos nos nega­mos a con­si­de­rar que los Esta­dos estén en el cen­tro del hori­zon­te eman­ci­pa­to­rio, mien­tras muchos otros no con­ci­ben la acción polí­ti­ca por fue­ra de la ins­ti­tu­ción esta­tal. No es un asun­to menor. Es el rom­peo­las con­tra el que se estre­lla­rán las futu­ras gene­ra­cio­nes, inclu­yen­do los movi­mien­tos indí­ge­nas y femi­nis­tas, los más pujan­tes en estos años.

Se vie­ne difu­mi­nan­do una idea nefas­ta que dice: si las per­so­nas, los colec­ti­vos o los movi­mien­tos ade­cua­dos lle­gan al Esta­do, por ese sólo hecho lo modi­fi­can, cam­bian su carác­ter. Como si el Esta­do fue­ra una herra­mien­ta neu­tra, uti­li­za­ble tan­to para opri­mir y repri­mir como para libe­rar pue­blos y ajus­tar cuen­tas con la cla­se dominante.

La expe­rien­cia his­tó­ri­ca, des­de la revo­lu­ción rusa has­ta los últi­mos gobier­nos pro­gre­sis­tas, habla por sí sola. Pero al pare­cer recor­dar y hacer balan­ce es un ejer­ci­cio dema­sia­do pesa­do para un pen­sa­mien­to indo­len­te, que bus­ca acu­rru­car­se en la tibie­za de las como­di­da­des antes que acam­par a la intemperie.

Fuen­te: Desinformémonos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *