Méxi­co. COVID-19 exa­cer­bó pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, de salud y psi­co­ló­gi­cos de muje­res que bus­can a per­so­nas desaparecidas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de enero de 2021

Duran­te la pan­de­mia por COVID-19, muje­res con fami­lia­res des­apa­re­ci­dos enfren­tan difi­cul­ta­des para sol­ven­tar los gas­tos de las bús­que­da, ya que per­die­ron sus fuen­tes de ingre­sos y los apo­yos eco­nó­mi­cos que obte­nían de ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les, como las comi­sio­nes de aten­ción a víctimas.

Éste fue uno de los hallaz­gos del “Diag­nós­ti­co de afec­ta­cio­nes a par­tir del COVID-19”, que ela­bo­ró en diciem­bre de 2020 el Ins­ti­tu­to Mexi­cano de Dere­chos Huma­nos y Demo­cra­cia, A. C. (IMDHD), tras con­sul­tar a voce­ras de 13 colec­ti­vos de fami­lia­res de per­so­nas des­apa­re­ci­das en Esta­do de Méxi­co, Oaxa­ca, Pue­bla y Veracruz. 

De acuer­do con el infor­me, todas las voce­ras entre­vis­ta­das coin­ci­die­ron en que, en medio de la pan­de­mia, han enfren­ta­do difi­cul­ta­des para sol­ven­tar los gas­tos de sus tras­la­dos para dili­gen­cias de bús­que­da, prin­ci­pal­men­te por­que las inte­gran­tes de los colec­ti­vos per­die­ron sus fuen­tes de ingre­sos y los apo­yos eco­nó­mi­cos de ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les, como las comi­sio­nes de aten­ción a víctimas.

“No hemos podi­do salir a hacer las dife­ren­tes acti­vi­da­des que regu­lar­men­te hacía­mos antes. La mayo­ría de los inte­gran­tes viven de lo que tra­ba­jan. No tene­mos finan­cia­mien­to de nin­gún tipo. Noso­tros apor­ta­mos como pode­mos. Unos más, unos menos”, decla­ró al IMDHD una de las muje­res entrevistadas.

De acuer­do con la orga­ni­za­ción, el con­tex­to de la pan­de­mia ha para­li­za­do las bús­que­das de per­so­nas en cam­po, ya que los colec­ti­vos han migra­do todos sus esfuer­zos al acom­pa­ña­mien­to a dis­tan­cia, por ejem­plo por medio de redes socia­les o telé­fono, lo que redu­jo los gas­tos en este momen­to de cri­sis eco­nó­mi­ca para las familias.

“Tuvi­mos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos por­que el lugar don­de está­ba­mos situa­dos, por cues­tio­nes de pago de ren­ta, tuvi­mos que dejar­lo; todo mun­do ence­rra­do y noso­tras dan­do segui­mien­to por telé­fono, así que entre­ga­mos el lugar”, dijo una vocera. 

Ade­más de la fal­ta de apo­yos eco­nó­mi­cos, en los cua­tro esta­dos, las voce­ras de los colec­ti­vos refi­rie­ron que sólo una mino­ría de las inte­gran­tes (quie­nes tie­nen tra­ba­jos for­ma­les, están jubi­la­das o tie­nen fami­lia­res con pres­ta­cio­nes labo­ra­les) son dere­cho­ha­bien­tes de los ser­vi­cios de salud públi­cos como IMSS, ISSSTE o PEMEX.

El res­to de las inte­gran­tes sólo tenía acce­so al extin­to Segu­ro Popu­lar, por lo que duran­te la pan­de­mia recu­rren a la aten­ción que brin­da la Comi­sión Nacio­nal de Aten­ción a Víc­ti­mas o las comi­sio­nes esta­ta­les. No obs­tan­te, de acuer­do con las voce­ras, los pro­ce­sos de aten­ción en estas depen­den­cias sue­len ser tar­da­dos y lle­nos de tra­bas, por lo que ter­mi­nan pagan­do ser­vi­cios de salud pri­va­dos, por ejem­plo, los con­sul­to­rios de las farmacias. 

“Ayer se esta­ba murien­do una per­so­na y la regre­sa­mos a su casa por­que en nin­gún lado la qui­sie­ron aten­der, lo eco­nó­mi­co es lo que impor­ta y es con lo que uno menos cuen­ta. Yo me espan­té por­que no encon­tra­mos un doc­tor en toda Tie­rra Blan­ca que nos aten­die­ra a la mucha­cha, fui­mos a varios hos­pi­ta­les y no nos qui­sie­ron aten­der por­que podía ser COVID. La regre­sa­mos a su casa y le hice un té para el dolor y ya”, reve­ló una de las voceras. 

En las enti­da­des con mayor casos de con­ta­gios de COVID-19, como el Esta­do de Méxi­co, IMDHD encon­tró que apro­xi­ma­da­men­te 20 por cien­to de las inte­gran­tes de los colec­ti­vos se con­ta­gia­ron del nue­vo virus. En este caso, algu­nas no reci­bie­ron el apo­yo de las comi­sio­nes de víc­ti­mas para ser tra­ta­das o no había espa­cio en los hos­pi­ta­les para reci­bir la aten­ción, resul­tan­do en la muer­te de los fami­lia­res. En otros casos, el ser­vi­cio brin­da­do por el IMSS fue deficiente. 

“Mal, el ser­vi­cio médi­co del IMSS muy mal. Mi hija y yo fui­mos por­que nece­si­tá­ba­mos la inca­pa­ci­dad, pero hemos teni­do secue­las por la enfer­me­dad. Nos dio en mayo-junio y más de tres meses des­pués segui­mos con moles­tia”, con­tó una persona. 

“A una com­pa­ñe­ra la tra­ta­ron en el Segu­ro, pero que­dó mal, y como es muy humil­de no podía pagar aten­ción médi­ca pri­va­da”, dijo otra. “Ella y su fami­lia se tuvie­ron que mover y con­se­guir por su cuen­ta por­que no tuvie­ron aten­ción, vie­ron con CEAV, y no qui­sie­ron cubrir los gas­tos”; y “no tuvie­ron aten­ción médi­ca. Real­men­te no. Estu­vie­ron pade­cien­do mucho. Pri­me­ro estu­vie­ron en el Esta­do de Méxi­co, tocan­do puer­tas por­que no los acep­ta­ron. No había camas, no había res­pi­ra­do­res, cuan­do pudie­ron ingre­sar, pues, ya era muy tar­de, prác­ti­ca­men­te ese fue uno de los fac­to­res que deter­mi­nó la muer­te. Des­pués, como esta­ban muy lle­nos los hos­pi­ta­les en EDOMEX se vinie­ron a la Ciu­dad de Méxi­co”, fue­ron algu­nos de los testimonios.

De acuer­do con el IMDHD, la mayo­ría de las voce­ras ase­gu­ra­ron que su esta­do de salud se ha vis­to afec­ta­do a par­tir de la des­apa­ri­ción de sus fami­liar­se. Ella padecen 

enfer­me­da­des como hiper­ten­sión, dia­be­tes, obe­si­dad, insom­nio, ansie­dad y depre­sión; sin embar­go, en el caso de los pade­ci­mien­tos psi­co­ló­gi­cos, éstos se han vis­to exa­cer­ba­dos duran­te la pan­de­mia por los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, la incer­ti­dum­bre res­pec­to a sus casos, la fal­ta de acti­vi­dad e inte­rés de las auto­ri­da­des y la sen­sa­ción de no estar hacien­do nada para bus­car a los suyos. 

“Todas tene­mos muchos pade­ci­mien­tos a raíz de la des­apa­ri­ción de nues­tros hijos, prin­ci­pal­men­te depre­sión, dia­be­tes e hiper­ten­sión. La mayo­ría está pre­sen­tan­do, duran­te el con­fi­na­mien­to, cua­dros de ansie­dad cuan­do antes no los tenía­mos, no sé si por­que no esta­mos salien­do”, decla­ró una de las voceras. 

“Nos ha afec­ta­do mucho el encie­rro, inclu­so para las bús­que­das, cuan­do nos sen­tía­mos mal bus­cá­ba­mos y así ya no sen­tía­mos que está­ba­mos de bra­zos cru­za­dos. Pero aho­ra, las fami­lias están muy preo­cu­pa­das y ansio­sas, lo que más tie­nen es estrés, ansie­dad, depre­sión, y apar­te no tie­nen dine­ro. No hay bús­que­das para cal­mar­nos y tam­po­co dine­ro, pero hay fami­lias don­de las seño­ras son las cabe­zas de fami­lia y aho­ri­ta no están tra­ba­jan­do, y súma­le el estrés de que no están tra­ba­jan­do bien las fis­ca­lías”, agre­gó otra vocera.

Ausen­cia de ingre­sos propios

El IMDHD expli­có que las inte­gran­tes de los colec­ti­vos no pue­den tener tra­ba­jos for­ma­les, ya que nece­si­tan empleos fle­xi­bles que les per­mi­tan dedi­car tiem­po a la bús­que­da y otras acti­vi­da­des rela­cio­na­das. Por ello, muchas de las inte­gran­tes rea­li­zan tra­ba­jo del hogar remunerado. 

Si bien este tra­ba­jo les da fle­xi­bi­li­dad, en tiem­po de pan­de­mia ha sig­ni­fi­ca­do una dis­mi­nu­ción con­si­de­ra­ble en su ingre­so, ya que sus emplea­do­res les han redu­ci­do el núme­ro de días de tra­ba­jo. Antes de la pan­de­mia, la gran mayo­ría tra­ba­ja­ba toda la sema­na, aho­ra sólo tra­ba­jan un par de días o inclu­so per­die­ron el empleo. 

“Una de las com­pa­ñe­ras que esta­ba lim­pian­do casas ya no está yen­do con la maes­tra que iba a lim­piar­le, pero está yen­do a hacer tacos de canas­ta por lo menos dos veces a la sema­na, y enton­ces ya es una ayu­da­di­ta”, rela­tó una voce­ra del Esta­do de México.

Otra acti­vi­dad entre las inte­gran­tes de los colec­ti­vos es la ven­ta de diver­sas cosas. Muchas reci­ben dona­cio­nes de ropa que ven­den en los tian­guis o en baza­res. Aho­ra, con pan­de­mia, muchas han deja­do de ven­der por el cie­rre de los tian­guis. Algu­nas otras que ven­dían en algún lugar de la vía públi­ca, las auto­ri­da­des no les per­mi­ten ins­ta­lar­se, de acuer­do con el IMDHD. Muchas de estas muje­res sobre­vi­ven gra­cias a los apo­yos soli­da­rios que se hacen entre las inte­gran­tes de los colec­ti­vos o de per­so­nas exter­nas que las apoyan. 

Ade­más de esta situa­ción, el diag­nós­ti­co seña­la que todas las voce­ras entre­vis­ta­das coin­ci­die­ron en que las des­apa­ri­cio­nes y homi­ci­dios han con­ti­nua­do aun en el con­tex­to de la pan­de­mia y que las posi­bi­li­da­des de bus­car de mane­ra inme­dia­ta se han redu­ci­do, por lo que su papel se limi­ta a brin­dar ase­so­ría tele­fó­ni­ca, hacer y difun­dir fichas de bús­que­da y pre­sio­nar a las auto­ri­da­des para que hagan su trabajo. 

“Sí, han aumen­ta­do las des­apa­ri­cio­nes y han aumen­ta­do los homi­ci­dios, antes de que me lla­ma­ras esta­ba ase­so­ran­do a dos fami­lias, dia­rio des­apa­re­cen tres o cua­tro. En Hua­tus­co cada mes, o cada quin­ce días, hay míni­mo dos o tres homi­ci­dios; “una com­pa­ñe­ra ya tenía un hijo des­apa­re­ci­do y le des­apa­re­cie­ron a otro por algu­nos días; “a una veci­na, hace tres meses se lle­va­ron a su hijo Hugo y ya for­ma par­te de mi colec­ti­vo, y tie­ne 20 días que sepul­tó a su nie­ta que se la mata­ron”; y “en los últi­mos meses han des­apa­re­ci­do muchas mucha­chas. Algu­nas han sido ubi­ca­das, pero otras siguen sin ser ubi­ca­das”, refi­rie­ron las voceras. 

Fren­te a la impo­si­bi­li­dad de hacer bús­que­das en cam­po, los colec­ti­vos han opta­do por pre­sio­nar con más fuer­za a las auto­ri­da­des. “Aun­que no este­mos hacien­do aho­ri­ta real­men­te la bús­que­da como qui­sié­ra­mos en cam­po, pode­mos seguir pre­sio­nan­do por medio de lla­ma­das a las auto­ri­da­des cuan­do nos lle­gan casos de niñas o mucha­chos que están des­apa­re­ci­dos”, refirieron.

No obs­tan­te, tan­to en Pue­bla como en Vera­cruz, Oaxa­ca y Esta­do de Méxi­co, los colec­ti­vos coin­ci­die­ron en que muchos de los casos de des­apa­ri­ción, las bús­que­das e inves­ti­ga­cio­nes están dete­ni­dos por­que, según argu­men­tan las auto­ri­da­des, “no pue­den che­car cómo están los expe­dien­te ni cómo van las dili­gen­cias debi­do a las res­tric­cio­nes de la pandemia”. 

Los colec­ti­vos entre­vis­ta­dos para este diag­nós­ti­co fue­ron, en el Esta­do de Méxi­co, el colec­ti­vo Mari­po­sas Des­te­llan­do Bus­can­do Cora­zo­nes y Jus­ti­cia; Bus­cán­do­te con Amor Esta­do de Méxi­co; y la Asam­blea veci­nal: Nos Que­re­mos Vivas Neza. En Oaxa­ca se entre­vis­tó al colec­ti­vo Oaxa­que­ños Uni­dos Exi­gien­do Jus­ti­cia; y en Pue­bla se entre­vis­tó al colec­ti­vo Unien­do Cristales.

En Vera­cruz se entre­vis­tó a Uni­dos por Amor a Nues­tros Des­apa­re­ci­dos; El Sole­ci­to Vera­cruz; Bus­can­do Cora­zo­nes Per­di­dos Xala­pa; Cora­zo­nes Ausen­tes; Fami­lia­res en Bús­que­da María Herre­ra Xala­pa; Madre Luna de la Cuen­ca; Gru­po Bus­can­do a Nues­tros Des­apa­re­ci­dos y Des­apa­re­ci­das Vera­cruz; y el colec­ti­vo Fami­lias Des­apa­re­ci­das Ori­za­ba Córdoba.

FUENTE: Cimac

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *