Colom­bia. Dolor por el ase­si­na­to del ambien­ta­lis­ta Gon­za­lo Car­do­na Moli­na en Ron­ces­va­lles, Tolima

Por Nel­son Lom­ba­na Sil­va. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de enero de 2021.

La comu­ni­dad del muni­ci­pio de Ron­ces­va­lles (Toli­ma), se encuen­tra con­vul­sio­na­da por el vil ase­si­na­to de su líder ambien­ta­lis­ta, Gon­za­lo Car­do­na Moli­na. Fue repor­ta­do des­apa­re­ci­do el pasa­do 8 de enero, en la vere­da La Unión, juris­dic­ción del depar­ta­men­to del Valle del Cau­ca, y ayer fue halla­do sin vida, ente­rra­do y al pare­cer con sig­nos de tor­tu­ra, según rumo­res de la comu­ni­dad, en esta vere­da limí­tro­fe entre los depar­ta­men­tos de Toli­ma y Valle del Cau­ca. Sus des­po­jos mor­ta­les fue­ron tras­la­da­dos a su tie­rra, Ron­ces­va­lles, gra­cias a la acti­va movi­li­za­ción de la comunidad.

Gon­za­lo Car­do­na Moli­na, defen­sor y pre­cur­sor del medio ambien­te, dedi­có más de 23 años a defen­der las aves, espe­cial­men­te el Loro Ore­jia­ma­ri­llo y el pára­mo de la Yer­ba­bue­na de este impo­nen­te muni­ci­pio toli­men­se. Hacia par­te de la fun­da­ción ProAves, fun­da­ción que fun­cio­na­ba des­de 1998.

La infor­ma­ción pre­li­mi­nar seña­la que fue vis­to con vida por últi­ma vez en la vere­da La Unión, hacia las cin­co de la tar­de, cuan­do al pare­cer se enca­mi­na­ba a Ron­ces­va­lles por el lar­go camino de Barra­gán. Per­so­nas de este muni­ci­pio, seña­lan con estu­pe­fac­ción e indig­na­ción, su recha­zo abso­lu­to al vil ase­si­na­to, una “per­so­na decen­te, res­pe­tuo­sa y cola­bo­ra­do­ra, que siem­pre se preo­cu­pó por el medio ambien­te, las aves y plan­tas en vía de extin­ción como La Pal­ma de Cera. No hay una expli­ca­ción lógi­ca a este bru­tal ase­si­na­to que pri­va a la socie­dad y al medio ambien­te de un líder autén­ti­co y con­sa­gra­do”, señalan.

Visi­ble­men­te cons­ter­na­da, Lui­sa Cor­tés, su sobri­na, dijo que “era un líder ambien­tal, pre­ser­va­ba la vida y el eco­sis­te­ma del pára­mo de la Yer­ba­bue­na en Ron­ces­va­lles (Toli­ma)”. Dijo que “era casa­do y padre de cua­tro hijos, uno de ellos, menor de edad, su espo­sa esta­ba resi­den­cia­da en Cir­ca­sia (Quin­dío)”. “Fue halla­do sin vida y con varios impac­tos de bala”, agregó.

Un cri­men más que se suma a la lar­ga lis­ta de ase­si­na­tos que se vie­nen pre­sen­tan­do en Colom­bia en el mar­co del terri­ble geno­ci­dio que con­ti­núa común y sil­ves­tre, sin que el gobierno nacio­nal, se sien­ta ente­ra­do y menos tome accio­nes enca­mi­na­das a parar este baño de san­gre en Colom­bia, que se extien­de cada vez con más fuer­za a lo lar­go y ancho de esta mar­ti­ri­za­da repú­bli­ca sud­ame­ri­ca­na. Se vie­ne eli­mi­nan­do la opo­si­ción en Colom­bia a san­gre y fue­go, es la cru­da reali­dad. Paz en la tum­ba de Gon­za­lo Car­do­na Moli­na y uni­dad y movi­li­za­ción para que estos crí­me­nes no que­den en la impu­ni­dad. Ron­ces­va­lles (Toli­ma) cla­ma justicia.

Fuen­te: PaCoCol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *