¡Al ban­qui­llo! – farc​-ep​.net

El gobierno de Duque es un gobierno mal­di­to como esté­ril. Hizo tri­zas el dere­cho a la paz y nada ha hecho a favor de la gen­te del común. CNN ha cali­fi­ca­do a Iván Duque como el peor pre­si­den­te de Colom­bia en las últi­mas déca­das. Los des­ati­nos de este man­da­ta­rio están ati­zan­do, todos los días, la lla­ma de la indig­na­ción ciudadana.

Duque es hoy el pre­si­den­te del pri­mer nar­co-Esta­do del mun­do y no pode­mos tapar­nos los ojos fren­te a esa repug­nan­te reali­dad. No es un infun­dio. Su padrino, Álva­ro Uri­be Vélez, des­de muy joven ha esta­do invo­lu­cra­do en acti­vi­da­des de nar­co­trá­fi­co. Una lar­ga este­la delic­ti­va, como enjam­bre de avis­pas, lo per­si­gue des­de que, sien­do direc­tor de la Aero­ci­vil, lega­li­zó para Pablo Esco­bar la ope­ra­ción de pis­tas clan­des­ti­nas uti­li­za­das por el mafio­so para lle­nar de cocaí­na las calles de los Esta­dos Uni­dos. Y el gobierno de Washing­ton lo sabe, pero se hace el de la vis­ta gor­da y lo tole­ra por­que sigue sien­do, en cuer­po ajeno, su títe­re y peón para impo­ner su geo­po­lí­ti­ca de pre­do­mi­nio, some­ti­mien­to y saqueo del continente.

El mis­mo Duque lle­gó a la pre­si­den­cia finan­cia­do des­ca­ra­da­men­te con dine­ros de la mafia reco­lec­ta­dos por su entra­ña­ble ami­go el Ñeñe Her­nán­dez. Un nutri­do álbum foto­grá­fi­co lo retra­ta en múl­ti­ples poses al lado del nar­co­tra­fi­can­te y lava­dor de acti­vos. Has­ta lo invi­tó a su pose­sión en el Pala­cio de Nari­ño. El pilo­to de con­fian­za del pre­si­den­te –que era tam­bién pilo­to de Uri­be- murió hace poco en un acci­den­te aéreo cuan­do su avio­ne­ta reple­ta de cocaí­na se estre­lla­ra en Cen­troa­mé­ri­ca. En sus dis­cur­sos de cam­pa­ña Duque ase­ve­ra­ba que, si se lle­ga­re a com­pro­bar que algún can­di­da­to se finan­cia­ba con dine­ros de la mafia, debe­ría ir a la cár­cel no solo el geren­te de cam­pa­ña, sino el pro­pio can­di­da­to. Duque debie­ra estar pre­so. ¿Dón­de está la ley, dón­de el códi­go penal? Algún día ten­drá que aca­bar­se la impu­ni­dad para los pode­ro­sos en este país del sagra­do corazón.

Sin duda CNN cono­ce todo ese his­to­rial asque­ro­so, pero lo que más nos intere­sa es des­en­tra­ñar el por qué cla­si­fi­ca a Duque como el peor pre­si­den­te que ha teni­do Colom­bia en los últi­mos años, y agre­ga­ría­mos, de los más malos del mun­do. Dañar el Acuer­do de Paz, patean­do el sen­ti­do común, es lo más irra­cio­nal que pue­de hacer un hom­bre ele­va­do al más alto ran­go de la Nación. Su insa­nia trun­có el sue­ño de los colom­bia­nos de poner fin a medio siglo de con­flic­to arma­do. Mató sin pie­dad esa espe­ran­za, solo para sepul­tar la ver­dad que deja al des­cu­bier­to a los deter­mi­na­do­res de la vio­len­cia des­de las más altas cum­bres del Esta­do. Su sofis­ma de «paz con lega­li­dad» es una hoja de parra que no alcan­za a tapar ese cri­men de lesa humanidad.

Duque es el peor pre­si­den­te por­que no hace nada por dete­ner las masa­cres de líde­res, lide­re­sas socia­les y de excom­ba­tien­tes fir­man­tes de la paz, que ya suman más de mil muer­tos. Su úni­ca reac­ción cono­ci­da es que esas no son masa­cres sino «homi­ci­dios colec­ti­vos». Es res­pon­sa­ble por acción y por omi­sión. Es el peor pre­si­den­te, por­que no quie­re resol­ver el pro­ble­ma de la tenen­cia de la tie­rra con­si­de­ra­do el meo­llo del con­flic­to; por­que no quie­re la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el dise­ño de las estra­te­gias polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que com­pro­me­ten el futu­ro de la gen­te; por­que no ha sido capaz de inyec­tar­le huma­ni­dad a la salud de los colom­bia­nos. Por­que sus accio­nes para con­te­ner la pan­de­mia las con­vir­tió en un show tele­vi­si­vo dia­rio de anun­cios y pala­bras hue­cas y de impre­vi­sión cri­mi­nal. Se preo­cu­pó más por sal­var ban­cos y gran­des empre­sas que a la gente.

Duque no va a escu­char a los estu­dian­tes que recla­man matrí­cu­la cero y edu­ca­ción gra­tui­ta gene­ra­li­za­da y de cali­dad. Le va a seguir maman­do gallo a los recla­mos de la min­ga indí­ge­na. No va a aten­der las deman­das de los cam­pe­si­nos por­que pri­vi­le­gia las impor­ta­cio­nes de ali­men­tos para que ganen los impor­ta­do­res aun­que se que­den sin mer­ca­do los pro­duc­tos cam­pe­si­nos. No le va a cum­plir a los pobla­do­res de las islas de San Andrés y Pro­vi­den­cia des­trui­das por el hura­cán; pón­gan­le la fir­ma. Todo es dema­go­gia. Los corrup­tos de Ode­brecht y las ratas que se roban los dine­ros públi­cos, segui­rán en la impu­ni­dad. Las denun­cias de Aida Mer­lano sobre com­pra de votos y con­cien­cias segui­rán en el con­ge­la­dor mien­tras logran ase­si­nar­la. Apro­ve­chó Duque las res­tric­cio­nes de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus para des­truir el equi­li­brio de los pode­res públi­cos abrien­do para sí la tor­tuo­sa tro­cha de la dic­ta­du­ra, que le está per­mi­tien­do gober­nar a tra­vés de decre­tos. Aho­ra se cree con facul­ta­des para recha­zar y des­aca­tar los fallos de la Cor­te que no favo­re­cen a su gobierno; la ha con­ver­ti­do en una rama del poder pin­ta­da en la pared. Pero Duque tam­bién es exper­to en «juga­di­tas» y por eso tie­ne Fis­cal, Pro­cu­ra­do­ra y Defen­sor del Pue­blo, todos de bol­si­llo, para blindarse.

Por otra par­te, la polí­ti­ca exte­rior de Colom­bia no tie­ne pies ni cabe­za, y es una ver­güen­za. El gru­po de Lima y otras inven­cio­nes del mis­mo tipo son una paya­sa­da. Sigue apo­yan­do a Guai­dó que se auto­pro­cla­mó pre­si­den­te de Vene­zue­la ele­van­do su mira­da al cie­lo, cuan­do la Unión Euro­pea le qui­tó todo su res­pal­do por ladrón. Mere­ce­mos al menos una can­ci­lle­ría que ten­ga sen­ti­do del deco­ro y amor por la sobe­ra­nía patria. Esta­mos can­sa­dos de esa inje­ren­cia irra­cio­nal en los asun­tos inter­nos de paí­ses vecinos.

Esto no pue­de con­ti­nuar así. Ten­dre­mos que bus­car por todos los medios la mane­ra de salir del pan­tano de la dic­ta­du­ra Duque-Uri­be. Y eso se logra median­te la movi­li­za­ción de todo el pue­blo y la uni­dad del movi­mien­to social y polí­ti­co del país en una gran coa­li­ción de fuer­zas demo­crá­ti­cas con una ban­de­ra que reco­ja las aspi­ra­cio­nes fun­da­men­ta­les, y que orien­te sus pasos hacia la ins­tau­ra­ción de un nue­vo gobierno. Con­for­me­mos la min­ga nacio­nal don­de que­pa­mos todos los soña­do­res de patria nue­va, inclu­yen­do a los mili­ta­res con sen­ti­mien­to de patria y huma­ni­dad. Vamos por la paz com­ple­ta y las garan­tías socia­les, «pa´ que se aca­be la vai­na». Vamos por la revo­ca­to­ria del man­da­to a Duque. Si nos uni­mos podre­mos lograr­lo. Colom­bia no tie­ne por­qué car­gar por los siglos de los siglos seme­jan­te lastre.

Por las FARC-EP

Segun­da Marquetalia

Aldi­ne­ver Moran­tes, Wal­ter Men­do­za, Oscar Mon­te­ro, Edin­son Roma­ña, Iván Alí, Jesús San­trich, Iván Márquez

Enero 10 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *