Ucra­nia. El sép­ti­mo año post-Maidan

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de enero de 2021.

Ucra­nia ha entra­do en su sép­ti­mo año post-Mai­dan. Hay dife­ren­tes mane­ras de tra­tar lo que ocu­rrió en febre­ro de 2014 en Kiev: des­de revo­lu­ción de la dig­ni­dad has­ta el cíni­co gol­pe de Esta­do. Pero hay algo de lo que no hay duda: lo ocu­rri­do tuvo su impac­to más nega­ti­vo en Don­bass, don­de esta­lló una gue­rra civil que con­ti­núa des­de aquel año.

Tenien­do en cuen­ta que ha ter­mi­na­do un año y ha empe­za­do otro, creo que tie­ne sen­ti­do recor­dar los prin­ci­pa­les hitos de la his­to­ria de las dos Repú­bli­cas Popu­la­res, toman­do como pun­to de par­ti­da, como es natu­ral, el ini­cio de Mai­dan en Kiev. Será algo sub­je­ti­vo: es difí­cil men­cio­nar en un solo artícu­lo todos los obs­tácu­los a los que se ha enfren­ta­do Don­bass en estos lar­gos años de gue­rra, así que habla­ré de los que con­si­de­ro más significativos.

Los úni­cos here­de­ros del Esta­do de Ucrania

Si ana­li­za­mos la reac­ción de los resi­den­tes de las anti­guas regio­nes de Donetsk y Lugansk al gol­pe de Esta­do en Kiev des­de el pun­to de vis­ta legal, resul­ta que fue Don­bass, que se negó rotun­da­men­te a acep­tar la vio­len­ta usur­pa­ción del poder por par­te de radi­ca­les de dere­chas en febre­ro-mar­zo de 2014, el úni­co here­de­ro de las auto­ri­da­des legí­ti­mas de Ucra­nia antes de la decla­ra­ción de inde­pen­den­cia. Fue, en ese sen­ti­do, el úni­co lugar en el que Ucra­nia siguió man­te­nien­do la Cons­ti­tu­ción y las leyes del país.

Sin embar­go, des­de el ini­cio de la ope­ra­ción anti­te­rro­ris­ta infrin­gien­do la legis­la­ción ucra­nia­na, y sin base legal algu­na para cali­fi­car a los ciu­da­da­nos de la RPD y la RPL como terro­ris­tas, se hizo evi­den­te que ten­dría que haber un divor­cio de Kiev. Fue inevi­ta­ble des­de el momen­to en que comen­zó la gue­rra y se derra­mó san­gre por pri­me­ra vez. Era impo­si­ble per­ma­ne­cer como par­te de un Esta­do que, con­tra su pro­pia Cons­ti­tu­ción, usó al ejér­ci­to y los bata­llo­nes terri­to­ria­les reclu­ta­dos entre los nacio­na­lis­tas más radi­ca­les con­tra sus pro­pios ciu­da­da­nos y, sin dudar­lo, comen­zó a matar.

Fue Kiev quien, con­tra su legis­la­ción y el dere­cho inter­na­cio­nal, usó avia­ción de com­ba­te con­tra las Repú­bli­cas de Don­bass bom­bar­dean­do Lugansk el 2 de junio de 2014. Hay que insis­tir en que el bom­bar­deo no fue con­tra obje­ti­vos mili­ta­res ‑como pues­tos de con­trol (aun­que aun así habría sido con­tra­rio a la lega­li­dad- sino con­tra obje­ti­vos civi­les en el cen­tro de la ciu­dad. Fue un acto de inti­mi­da­ción diri­gi­do fun­da­men­tal­men­te con­tra la pobla­ción civil y en el que hubo muer­tos y heridos.

Un refe­rén­dum para esta­ble­cer la sobe­ra­nía propia

La pri­me­ra ley adop­ta­da por el Par­la­men­to dos días des­pués del gol­pe fue la ley que abo­lía el dere­cho de las regio­nes a ele­gir su len­gua de comu­ni­ca­ción y de los regis­tros ofi­cia­les. Con esta ley, Don­bass, de habla rusa prác­ti­ca­men­te al 100%, debía tra­du­cir­lo todo al ucra­niano. Era una ucra­ni­za­ción vio­len­ta que ni los dipu­tados ni los radi­ca­les, pro­ce­den­tes fun­da­men­tal­men­te del oes­te del país, escon­dían en Kiev.

El enton­ces pre­si­den­te en fun­cio­nes del país, Olek­sandr Tur­chi­nov, vetó la ley (aun­que más ade­lan­te entró en vigor), pero pocas sema­nas des­pués decre­tó el ini­cio de una “ope­ra­ción anti­te­rro­ris­ta” en el país. No es acci­den­tal el uso de comi­llas, ya que no hay un solo docu­men­to en el que los resi­den­tes de Don­bass hayan sido reco­no­ci­dos legal­men­te como terro­ris­tas. Pero eso no impi­dió que las auto­ri­da­des decre­ta­ran una “ope­ra­ción anti­te­rro­ris­ta” y envia­ran tro­pas con­tra la pobla­ción civil.

A par­tir de las lla­ma­das “cen­tu­rias de Mai­dan”, en oca­sio­nes tam­bién con ban­di­dos y cri­mi­na­les, se crea­ron los bata­llo­nes volun­ta­rios, que fue­ron envia­dos a la “zona ATO” para aplas­tar la “rebe­lión de Don­bass”, aun­que en reali­dad era con­tra quie­nes no habían acep­ta­do los resul­ta­dos del vio­len­to cam­bio de régimen.

Más ade­lan­te (fun­da­men­tal­men­te en 2015), varios bata­llo­nes, como el bata­llón Tor­na­do, fue­ron reco­no­ci­dos inclu­so por los tri­bu­na­les ucra­nia­nos como orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, ya que usa­ban la tor­tu­ra, vio­la­cio­nes y eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les y roba­ron a la pobla­ción civil (resi­den­tes de Don­bass que se encon­tra­ron en los terri­to­rios con­tro­la­dos por esos bata­llo­nes). Aun así, muchos de esos vio­la­do­res, ase­si­nos y ladro­nes con­si­guie­ron esca­par del cas­ti­go y solo unos pocos aca­ba­ron en pri­sión en Ucrania.

Pero vol­va­mos a 2014. Al cons­ta­tar que en la capi­tal habían toma­do el poder los nacio­na­lis­tas y envia­ron al ejér­ci­to con­tra Don­bass, los ciu­da­da­nos de las Repú­bli­cas rea­li­za­ron un refe­rén­dum en el que se mos­tró el deseo de unir­se a la Fede­ra­ción Rusa. Des­pués, com­pren­dien­do que, según sus obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les, Rusia no podía incluir a Don­bass en la Fede­ra­ción Rusa, las Repú­bli­cas comen­za­ron a cons­truir sus estruc­tu­ras esta­ta­les para des­ha­cer­se final­men­te de la subor­di­na­ción de Kiev. Era la úni­ca for­ma de pre­ser­var la iden­ti­dad rusa y la vida en el con­tex­to de la orgía nacio­na­lis­ta que había comen­za­do en Kiev.

Cons­truc­ción esta­tal duran­te la guerra

El pro­ce­so de cons­truc­ción de las estruc­tu­ras esta­ta­les pare­cía impo­si­ble en el con­tex­to de las bata­llas más duras en 2014 y 2015. De hecho, hubo que empe­zar des­de cero, ya que los anti­guos car­gos de la eta­pa de Yanu­ko­vich aban­do­na­ron sus pues­tos des­de la fase ini­cial de las pro­tes­tas. Es decir, las per­so­nas que acu­die­ron al fren­te o a las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas fue­ron gen­te corrien­te, que no siem­pre tenía el cono­ci­mien­to y las habi­li­da­des necesarias.

El resul­ta­do del reclu­ta­mien­to espon­tá­neo fue caó­ti­co, algo que conoz­co bien de los tiem­pos de Abja­sia y Ose­tia del Sur. La base de los pri­me­ros tiem­pos fue la arbi­tra­rie­dad de los mili­ta­res y la incom­pe­ten­cia de los nue­vos líde­res. Don­bass tar­dó dos años en aca­bar con los exce­sos y des­equi­li­brios en la mili­cia y en las estruc­tu­ras esta­ta­les, que des­acre­di­ta­ban a las jóve­nes repúblicas.

Rusia solo apo­yó a los rebeldes

Es impor­tan­te saber que Rusia no entró inme­dia­ta­men­te en lo que ocu­rría en Don­bass. Has­ta enton­ces, Mos­cú se había rela­cio­na­do con el Par­ti­do de las Regio­nes de Yanu­ko­vich, que rápi­da­men­te dejó de exis­tir como fuer­za polí­ti­ca y no fue fácil com­pren­der este con­flic­to que se desa­rro­lla­ba rápi­da­men­te y en el que había que depen­der de líde­res auto­pro­cla­ma­dos. El Krem­lin espe­ró un tiem­po. Toda acu­sa­ción de que era Rusia quien ins­ti­ga­ba las pro­tes­tas es fal­sa. Todo lo que ocu­rrió en Don­bass pro­ce­dió direc­ta­men­te de la gen­te y de las tra­di­cio­nes de una comu­ni­dad que se creó en poco tiempo.

¿Por qué se levan­tó Don­bass con las armas en la mano, como lo habían hecho sus ante­pa­sa­dos, y qué hizo que mine­ros, taxis­tas, inge­nie­ros y has­ta empre­sa­rios acu­die­ran a la mili­cia a defen­der su tie­rra? Las tra­di­cio­nes, la len­gua, los valo­res, la memo­ria del heroís­mo de la Gran Gue­rra Patria, cuyo recuer­do que­rían des­truir los radi­ca­les de extre­ma dere­cha que habían lle­ga­do al poder en Kiev. Ese fue el ori­gen de la nue­va comu­ni­dad rusa que salió a defen­der el mun­do ruso, que tenía como fron­te­ra a Donbass.

La asis­ten­cia rusa ‑eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, huma­ni­ta­ria, con ase­so­res civi­les y mili­ta­res y volun­ta­rios- pue­de con­si­de­rar­se un fac­tor deci­si­vo. Sin Rusia, Don­bass habría teni­do difí­cil sobre­vi­vir y espe­cial­men­te cons­truir sus estruc­tu­ras esta­ta­les, espe­cial­men­te tenien­do en cuen­ta el blo­queo impues­to por Ucra­nia y las san­cio­nes impues­tas por Occi­den­te. Don­bass solo pudo con­tar con Rusia como asis­ten­cia en esa situación.

Tuvie­ron un enor­me papel los acuer­dos de Minsk, ini­cia­dos por Rusia, que hicie­ron posi­ble una tre­gua que, aun­que fre­cuen­te­men­te infrin­gi­da, redu­jo la inten­si­dad de las hos­ti­li­da­des y Don­bass pudo cen­trar­se en la esfe­ra civil y en engra­sar los meca­nis­mos estatales.

Los acuer­dos de Minsk y el futu­ro de Donbass

A día de hoy, los acuer­dos de Minsk par­cial­men­te deter­mi­nan el esta­tus legal de las Repú­bli­cas de Don­bass. Tam­bién deta­llan una for­ma en la que Ucra­nia podría recu­pe­rar esos terri­to­rios con dere­chos de auto­no­mía. Recuer­den que los pri­me­ros acuer­dos de Minsk fue­ron fir­ma­dos por Poroshen­ko en sep­tiem­bre de 2014 y que fue­ron final­men­te for­mu­la­dos en febre­ro de 2015. Pero no deter­mi­nan solo el esta­tus legal de las Repú­bli­cas, sino tam­bién la trans­fe­ren­cia del poder y la tran­si­ción de la RPD/​RPL a la juris­dic­ción ucra­nia­na según cier­tas con­di­cio­nes polí­ti­cas y sociales.

Sin embar­go, ni Petro Poroshen­ko ni Volodymyr Zelensky han cum­pli­do gran par­te de los pun­tos. Ni siquie­ra des­pués de que Occi­den­te pro­pu­sie­ra la “fór­mu­la Stein­meier” (enton­ces minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res de Ale­ma­nia), Ucra­nia cum­plió con sus obli­ga­cio­nes. Los moti­vos ya son evi­den­tes a todos los par­ti­ci­pan­tes del for­ma­to de nego­cia­ción de Nor­man­día. Ucra­nia sim­ple­men­te no está intere­sa­da en imple­men­tar los acuer­dos de Minsk, no está intere­sa­da en recu­pe­rar los terri­to­rios y, espe­cial­men­te, la población.

Moti­vos polí­ti­cos: el retorno de Don­bass impli­ca el retorno de una pobla­ción des­leal al actual cur­so nacio­na­lis­ta en el poder y que nun­ca vota­rían obe­dien­te­men­te con­tra Rusia ni acep­ta­rían la acti­tud radi­cal con­tra “el país agresor”.

Moti­vos eco­nó­mi­cos: el retorno de Don­bass impli­ca la nece­si­dad de recons­truir las infra­es­truc­tu­ras des­trui­das por las fuer­zas arma­das de Ucra­nia, tan­to infra­es­truc­tu­ra civil como la indus­tria. Ucra­nia se ha con­ver­ti­do en un rehén finan­cie­ro de Occi­den­te y no tie­ne el dine­ro nece­sa­rio para hacerlo.

Moti­vos lega­les: el retorno de Don­bass impli­ca revo­car [en Don­bass] una serie de actos legis­la­ti­vos que prohí­ben o res­trin­gen el uso de la len­gua rusa en el terri­to­rio de Ucrania.

Moti­vos ideo­ló­gi­cos: el retorno de Don­bass impli­ca una pobla­ción que recha­za la ruso­fo­bia, que se ha con­ver­ti­do en la ideo­lo­gía ofi­cial del Gobierno post-Mai­dan des­de Petro Poroshen­ko y que ha con­ti­nua­do con Zelensky.

Obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les: cier­tos círcu­los occi­den­ta­les han influi­do e influ­yen sobre Ucra­nia, que ya ha per­di­do par­te de su inde­pen­den­cia para crear un Esta­do anti­rru­so, es decir, una fuen­te cons­tan­te de con­flic­to con Rusia en el espa­cio post­so­vié­ti­co. De hecho, Occi­den­te ha pues­to a una par­te de la pobla­ción (resi­den­tes de Ucra­nia) con­tra otra par­te del mis­mo pue­blo (Rusia).

Por estos y otros moti­vos, Kiev no va a imple­men­tar los acuer­dos de Minsk. En estas cir­cuns­tan­cias, la úni­ca posi­bi­li­dad para Don­bass como terri­to­rio en desa­rro­llo es for­mar par­te de la Fede­ra­ción Rusa de una mane­ra o de otra. No hay más opor­tu­ni­dad para el desa­rro­llo de la RPD y la RPL.

Hay muchos pun­tos oscu­ros en la his­to­ria de la for­ma­ción de las estruc­tu­ras esta­ta­les de las dos Repú­bli­cas, algu­nas de las cua­les he men­cio­na­do por enci­ma. Pero nada de eso pue­de ocul­tar lo más impor­tan­te: la elec­ción his­tó­ri­ca de Don­bass. Eso es algo que que­da en la memo­ria y en los libros de his­to­ria. El sig­ni­fi­ca­do de estos actos será más evi­den­te con la dis­tan­cia, cuan­do pase el tiem­po y todo lo demás sea insignificante.

Fuen­te: Slav­yan­grad

Artícu­lo Ori­gi­nal: Ukrai​na​.ru

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *