Argen­ti­na. Caso Pau­la Macías, o cómo recu­pe­rar la voz en el encierro

Por Manue­la Wilhelm, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de enero de 2021.

«Es un caso para­dig­má­ti­co, no solo por lo que vivió sino por­que los avan­ces logra­dos en la cau­sa penal resul­tan sig­ni­fi­ca­ti­vos en la cons­truc­ción de una jus­ti­cia con pers­pec­ti­va de géne­ro» dicen las abo­ga­das de Pau­la Macías, en refe­ren­cia a la pri­va­ción de la liber­tad de su ex pare­ja y padre de sus tres hijos. Mar­tín Vide­la fue dete­ni­do por orden de la fis­ca­lía 7 en octu­bre de 2020 acu­sa­do de abu­so sexual con acce­so car­nal gra­ve­men­te ultra­jan­te y el 30 de diciem­bre la cáma­ra rati­fi­có la pre­ven­ti­va negán­do­le la domi­ci­lia­ria. Pau­la se ani­mó a hablar des­pués de 20 años de sobre­vi­vir a Vide­la den­tro de las cua­tro pare­des de su casa. Como pudo, con mucho mie­do, dolor, ver­güen­za tejió redes con muje­res cer­ca­nas que la ayu­da­ron a pla­near un esca­pe y hacer la denun­cia, pri­me­ro civil y des­pués penal. Hoy cuen­ta su his­to­ria por­que quie­re justicia. 

Una lucha­do­ra

Pau­la Macías se pre­sen­ta a la entre­vis­ta tími­da y oje­ro­sa. Vino en taxi a La Pla­ta des­de la loca­li­dad veci­na de Beris­so por­que no toma colec­ti­vos por mie­do a lo que le pue­da pasar. Ella jun­to a J, E y C el hijo más peque­ño, viven en una casi­ta con patio jun­to a sus gati­tos des­de que con­si­guie­ron esca­par de esa con­vi­ven­cia hecha cár­cel don­de su ex pare­ja Mar­tín Vide­la era el celador.

-Él fue des­de siem­pre así, pasa que que yo no tenía regis­tra­do que era así. Me lle­vó muchí­si­mo, fue­ron más de 20 años de eso. Lo cono­cí a mis vein­ti­pi­co, 22 o 23 y aho­ra ten­go 43 años. En ese momen­to yo escri­bía poe­sía y la cono­cí a su cuña­da, des­de que me jun­té dejé por com­ple­to la escri­tu­ra. Me fui anu­lan­do en todo. 

Pau­la cuen­ta que al cabo de varios años de rela­ción empie­zan a con­vi­vir en una casa de Beris­so por­que él es oriun­do de esa loca­li­dad, don­de tie­ne una empre­sa de infor­má­ti­ca, ejer­ce la docen­cia y su fami­lia es reco­no­ci­da. Para enton­ces Pau­la ya se había gra­dua­do como pro­fe­so­ra de inglés en la UNLP y comen­za­ba a ejer­cer como docen­te en pri­ma­ria y secun­da­ria. A sus 32 años tie­ne a su pri­mer hijo, J , lue­go a E y des­pués a C. Una de las escue­las don­de ejer­ció fue el cole­gio Indus­trial don­de ya tra­ba­ja­ba su pareja.

El reco­rri­do que hizo has­ta comen­zar a hacer­se pre­gun­tas acer­ca de si las situa­cio­nes vio­len­tas que atra­ve­sa­ba eran “nor­ma­les” o no, fue lar­go y com­ple­jo. ‑Estu­ve muchí­si­mo tiem­po. Yo me afe­rré a la mater­ni­dad como para dejar lo otro de lado, por­que pen­sé que era así, que no había otra opción, no veía lo de los nenes. Yo venía de una his­to­ria com­pli­ca­da de vio­len­cia fami­liar. Con esa sen­sa­ción a cues­tas no tenía pará­me­tro, lo de él me pare­cía leve a comparación.

El caso es para­dig­má­ti­co por el rápi­do avan­ce en la cau­sa que se abrió a par­tir de la denun­cia de Pau­la, cara­tu­la­da abu­so sexual con acce­so car­nal gra­ve­men­te ultra­jan­te. Las peri­cias corro­bo­ra­ron en los estu­dios psi­co­ló­gi­cos a Vide­la lo que Pau­la expu­so y la fis­cal Vir­gi­nia Bra­vo de la Fis­ca­lia 7 de La Pla­ta con­clu­yó una deci­sión cla­ve, la deten­ción con­fir­ma­da en pri­me­ra instancia.

El pun­to de quiebre

-Yo per­dí un emba­ra­zo. En ese con­tex­to fue toda una cosa que me tomó muy por sor­pre­sa y fue muy fuer­te. Ahí es cuan­do sen­tí que no iba aguan­tar más. Pero por­que se dio en un con­tex­to muy difí­cil, que me cues­ta expli­car­lo, venía de situa­cio­nes de vio­len­cia con él. Se dio una situa­ción con él una noche y al día siguien­te empe­cé con pér­di­das. No me deja­ba ir a la guar­dia-. El abor­to que le pro­vo­ca Mar­tín Vide­la suce­de en mayo de 2018. Pau­la des­cri­be el momen­to en que, tras des­obe­de­cer­lo lle­ga al pasi­llo del hos­pi­tal don­de espe­ra que la atien­dan. ‑Mira­ba la gen­te alre­de­dor y que­ría que alguien me abra­za­ra, me lle­va­ra lejos de acá. Cuan­do me aten­die­ron llo­ré con el obs­te­tra de guar­dia. Ahí el ecó­gra­fo me dice que tenía un hema­to­ma deba­jo del saco ges­ta­cio­nal, no se supo de qué, yo tam­po­co dije lo que había pasa­do. Me indi­có que haga repo­so que había chan­ces de que se afe­rra­ra y que había que esperar.

Cuan­do Pau­la vol­vió a su casa estu­vo en repo­so sin saber qué iba a pasar con su emba­ra­zo y mien­tras sopor­ta­ba sin pau­sa el mal­tra­to de Vide­la al mis­mo tiem­po que con­ti­nua­ba a car­go de la crian­za de sus tres hijos. Al déci­mo día lla­mó a su obs­te­tra de cabe­ce­ra y la inter­na­ron para hacer­le un legra­do. ‑Duran­te la inter­na­ción ella logró encon­trar­me sola para decir­me que vio cómo él me res­pon­sa­bi­li­za­ba por la pér­di­da del emba­ra­zo, que antes de entrar al qui­ró­fano me tra­ta­ba mal, como que me lo hizo muy difí­cil y ella sabía cómo había pasa­do los diez días ante­rio­res en mi casa sin saber exac­ta­men­te qué pasó-por­que Pau­la no encon­tró la mane­ra de decír­se­lo. Sin embar­go, fue la pri­me­ra vez que alguien le dijo direc­ta­men­te que el tra­to de su pare­ja hacia ella era vio­len­to y esta­ba mal. ‑Ella me abra­zó, llo­ré con ella. Des­pués cuan­do la fui a ver en el con­trol tam­bién me que­bré y me dijo nadie te dice estas cosas y como que revi­sa­ra lo que esta­ba pasan­do. Igual yo no le había con­ta­do nada. Ella detec­tó algo.

Cara­co­li­to que le die­ron sus ami­gas para jun­tar fuerzas

-A par­tir de ahí vol­ví a mi casa y se dio una situa­ción muy difí­cil en segui­da con pér­di­das y todo. Y sen­tí que no iba a tole­rar, me for­zó a tener rela­cio­nes. A tra­vés de L. , la admi­nis­tra­do­ra del gru­po de mater­ni­da­des me con­tac­to con una psi­có­lo­ga para pedir­le ayu­da por la pér­di­da ges­ta­cio­nal. Yo tra­ta­ba de gene­rar cier­to víncu­lo con la red aun­que sea por whatsapp por­que esta­ba muy sola. Pen­sa­ba: ¿Qué hago aho­ra? No hay retorno de una cosa así. Me sen­tía cul­pa­ble y que­ría que nadie sepa y de hecho no dije por meses lo que había pasa­do en mi casa.

Pero con ayu­da de la tera­pia y tam­bién sesio­nes con una psi­quia­tra a Pau­la se le abre otro pano­ra­ma, que ya no es el de aguan­tar las vio­len­cias por su fami­lia, como si se tra­ta­ra de un sacri­fi­cio, sino el de la posi­bi­li­dad de salir de ese lugar. Para eso empie­za a tra­tar de decir en voz alta todo lo que sufrió, lo que has­ta el día de hoy se pre­sen­ta como un desa­fío. ‑A mi me empe­za­ron a decir. Yo no lo decía pero por­que yo no pue­do nom­brar­lo, me refie­ro indi­rec­ta­men­te, inclu­so con mi psi­có­lo­ga no pue­do hablar direc­to, no me sale decir-expli­ca. ‑Digo: “lo de la noche”. Ni en rela­ción a mí ni a los nenes-. A par­tir de ahí empie­za a dar­se cuen­ta que eso era un delito.

Foto que sacó Pau­la al mural en la comi­sa­ría de la mujer de Berisso

Pau­la dice que lue­go de denun­ciar a Mar­tín Vide­la comen­zó a tomar cons­cien­cia de lo que había oca­sio­na­do en sus hijos la expo­si­ción a esa vio­len­cia. – J se hizo pis en la cama has­ta los 8 años, se ence­rra­ba en la pie­za; des­pués de irnos empe­za­ron a sal­tar cosas en la escue­la. Me pega­ba, si se vol­ca­ba un vaso de jugo se ponía ner­vio­so, lloraba. 

Pau­la conec­ta estas reac­cio­nes a muchas situa­cio­nes coti­dia­nas. ‑Aque­llas noches cuan­do él vol­vía a la casa y sen­tía el por­tón que se levan­ta­ba; y el rui­do del auto, los nenes blo­quea­ban la puer­ta-recuer­da Pau­la. ‑Él los metía en el medio y les decía cuan­do ellos pedían bas­ta que a mamá se la tra­ta así para que entienda.

Le pre­gun­to cómo hacía para tra­ba­jar sumer­gi­da en tan­ta vio­len­cia. Ella me cuen­ta que lle­gó un momen­to en que no podía sos­te­ner la cla­se fren­te a los chi­cos e iba a la pla­za. A veces lla­ma­ba a algu­na ami­ga para que vaya a abrazarla.

-La psi­quia­tra cuan­do hizo una licen­cia para mi escue­la puso que yo esta­ba con estrés post trau­má­ti­co sus­ci­ta­do por situa­cio­nes de vio­len­cias coti­dia­nas. Yo le dije que era una locu­ra. Le dije ¿es así? Me dijo no pue­do no poner­lo. Y des­pués ante la duda tenía esta con­fu­sión de si es así, por­que de hecho sen­tía que yo pro­vo­ca­ba eso. Enton­ces empe­cé a gra­bar algu­nas situa­cio­nes en casa. Y empe­za­mos a tra­ba­jar en el tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co la posi­bi­li­dad de hacer una denun­cia. Des­pués empe­cé a recu­rrir a ella en emer­gen­cias por­que se empe­zó a tor­nar peor. Yo le decía que no podía res­pi­rar, me aga­rra­ban ata­ques de páni­co él ade­lan­te de los nenes me con­tes­ta­ba te veo res­pi­ran­do. Yo la lla­mé un par de veces y me decía que tenía que lla­mar al 911. Empe­cé a lla­mar al 144 a pre­gun­tar si es nor­mal si no, tenía toda­vía esto en la cabe­za de dudar si lo que él hacía esta­ba mal. Que él siga ade­lan­te si yo llo­ro y digo que no. Me ame­na­za­ba con decir que yo no podía cui­dar los nenes. Si te vas no los ves nun­ca más voy a decir que los pones en ries­go. Tenía res­pues­tas para todo.

A par­tir de la pér­di­da del emba­ra­zo que le pro­vo­có Vide­la, Pau­la des­cri­be que la situa­ción en la casa fami­liar se vol­vió insos­te­ni­ble para ella. Los nenes seguían sus acti­vi­da­des como fút­bol y la escue­la. ‑Estas “situa­cio­nes en la noche” pasa­ban des­de siem­pre, yo igual des­pués tomé con­cien­cia. Fue la pri­me­ra vez en años que le dije que me sen­tía for­za­da y él me dijo que yo tenía un trau­ma con eso y que lo resol­vie­ra; que él no era un des­co­no­ci­do que venía de afue­ra. Que él tenía nece­si­da­des y que yo tenía que cum­plir con eso. Me con­fun­dí y creí que era así pero bueno, des­pués fui enten­dien­do que no era así-dice Pau­la pen­sa­ti­va, y tras una pau­sa reto­ma: ‑Una de las pri­me­ras cosas cuan­do salí de ahí fue com­prar­me un pija­ma. No me deja­ba usar­lo. Él me plan­tea­ba que le esta­ba hacien­do mal y tan­to me decía esas cosas que yo me las creía, qué hago que se eno­je. Se empe­zó a poner muy fue­ra de sí-.

Era de noche y Pau­la no aguan­tó más. Gra­bó un archi­vo de audio de Mar­tín al otro lado de la puer­ta. Entre otras cosas, le decía que él era así por cul­pa de ella. En ese refu­gio, con­tac­tó por whatsapp a la red de mater­ni­da­des y con­si­guió el con­tac­to de dos abo­ga­das. Así Pau­la arre­gla con Mari­na Font y Fer­nan­da Ana­ya una pri­mer entre­vis­ta que con­cre­ta tras un acto esco­lar por el día de la fami­lia. Les cuen­ta lo que está vivien­do. ‑Yo tenía mie­do de lo que él podía hacer­le a los nenes- dice. Con­cre­ta­men­te Pau­la que­ría saber si ella podía irse con ellos, cómo hacer­lo y qué con­se­cuen­cias ten­dría. ‑Las abo­ga­das me dicen “esto está mal, no te pue­den sacar a tus hijos, esto que hace tie­ne con­se­cuen­cias para él, es un deli­to, vos no hicis­te nada. Y yo les pedía que me lo repi­tan por­que no lo podía creer. Des­pués de la denun­cia en la comi­sa­ría don­de me ani­mé a con­tar solo un 10% de lo que me pasa­ba, les di a ellas como 18 audios de “situa­cio­nes” para que pre­sen­ten en la jus­ti­cia-. Des­de enton­ces, las dos abo­ga­das repre­sen­tan legal­men­te a Pau­la. Por su par­te, a Mar­tín Vide­la en la cau­sa penal lo repre­sen­ta Maxi­mi­liano Gue­rre­ro y en la cau­sa en el Juz­ga­do de Fami­lia su abo­ga­da es Ceci­lia Inés Ába­los, quien fue la Direc­to­ra de Polí­ti­cas de Géne­ro del gre­mio docen­te uni­ver­si­ta­rio ADULP y actual Secre­ta­ria suplen­te de DDHH.

En la opi­nión de Mari­na Font los avan­ces en la cau­sa penal vin­cu­la­dos a la pri­va­ción de la liber­tad de Mar­tín Vide­la se vin­cu­lan con el valor del tes­ti­mo­nio de Pau­la, la res­tan­te prue­ba tes­ti­mo­nial y peri­cial, ana­li­za­da des­de una ade­cua­da pers­pec­ti­va de géne­ro. ‑Logra­mos un avan­ce en la cau­sa penal, que si bien espe­rá­ba­mos, en par­te nos sor­pren­de posi­ti­va­men­te, pues sabe­mos que aun­que los están­da­res pro­mo­vi­dos son obli­ga­to­rios en mate­ria de géne­ro, muchas veces no son apli­ca­dos por los orga­nis­mos juris­dic­cio­na­les, mas tra­tán­do­se de casos de abu­so sexual que ocu­rren en la inti­mi­dad y don­de sue­le poner­se a dis­cu­sión cues­tio­nes rela­cio­na­das al «con­sen­ti­mien­to»-. Cro­no­ló­gi­ca­men­te, las medi­das que con­si­guie­ron a favor de Pau­la fue­ron: una res­tric­ción en favor de ella, otor­ga­da por el Juz­ga­do de Fami­lia N° 5 de La Pla­ta. Lue­go una res­tric­ción en favor de los nenes pre­vio a negar­le a Vide­la la revin­cu­la­ción, por par­te del Juz­ga­do de Fami­lia N°6. Des­pués, se orde­na la deten­ción de Vide­la y pos­te­rior­men­te la pri­sión pre­ven­ti­va. El 30 de diciem­bre de 2020 la cáma­ra rati­fi­ca la pri­sión pre­ven­ti­va y le nie­ga la domiciliaria. 

Mural que pin­ta­ron de a poqui­to Pau­la y sus hijos cuan­do lle­ga­ron a la casa. «Tam­bién en noches don­de no podía dor­mir» dice Pau

Para Pau­la hablar con las abo­ga­das fue cla­ve para tomar la deci­sión de irse y denun­ciar lo suce­di­do, pero tam­bién tener a su red de ami­gas que aún sin poder con­tar­les direc­ta­men­te lo que sufría por par­te de Mar­tín Vide­la den­tro de aque­llas cua­tro pare­des en Beris­so, ellas toma­ron cono­ci­mien­to de la situa­ción y pres­ta­ron su ayu­da. ‑El apo­yo de las abo­ga­das y la red de ami­gas y com­pa­ñe­ras de mater­ni­da­des, y el sos­tén de mi psi­có­lo­ga y psi­quia­tra fue­ron fun­da­men­ta­les para poder pedir ayu­da y para poder tomar con­cien­cia de lo que esta­ba pasan­do y pen­sar en la posi­bi­li­dad de salir de esa situa­ción. Ter­mi­né accio­nan­do por­que me die­ron la fuer­za para saber que pasa­ra lo que pasa­ra no esta­ba sola.

La noche que se ence­rró en el baño, Pau les dijo a sus com­pa­ñe­ras que no aguan­ta­ba más y que se tenía que ir. ‑Al día siguien­te las chi­cas con­si­guie­ron que les den las lla­ves de un lugar, tenían un cono­ci­do en una inmo­bi­lia­ria. “Fue­ron a lim­piar por­que la casa esta­ba des­de cero, y yo pen­sa­ba even­tual­men­te lo haré. Seguía con mie­do por los nenes. Has­ta que un día se dio una situa­ción, me mareé, se me nubló la vis­ta y me tuve que tirar en la cama por­que me des­ma­ya­ba, y él, eno­ja­do, dijo ten­go que com­prar algo y salió. Enton­ces la lla­mé a una ami­ga a la que había lla­ma­do varias veces cuan­do ya no daba más. Tenía páni­co a que vol­vie­ra. Ella entró y le dijo a los nenes vamos a salir a comer piz­za, yo no ati­né a aga­rrar los docu­men­tos y así como esta­ban subimos al auto. Sen­tí como si me estu­vie­ra esca­pan­do de una pri­sión, de una cár­cel. Se cerró la puer­ta y me fui a encon­trar con mis com­pa­ñe­ras de la red, los chi­cos se que­da­ron con esta ami­ga en la casa y yo fui con C en bra­zos a hacer la denun­cia. Estu­vi­mos a la madru­ga­da en la Comi­sa­ría de la Mujer de La Pla­ta, yo ten­dría que haber hecho en Beris­so pero tenía mie­do que me sal­ga a bus­car. Que de hecho lo hizo. Yo pen­sa­ba me va a encon­trar y me va a que­rer matar. No me va a dejar pasar algo así, es una cosa terri­ble lo que hice-. 

Las lla­ves para encontrarse

Actual­men­te Pau­la Macías sigue de licen­cia por vio­len­cia de géne­ro y cría a sus tres hijos, que tam­bién están con tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co. Unos meses antes del ini­cio de la pan­de­mia de covid 19 comen­zó a con­tar con la asis­ten­cia de un equi­po de acom­pa­ñan­tes tera­péu­ti­cas. ‑Me ayu­dan con lo coti­diano que es nue­vo para mí, esas peque­ñas cosas que no tenía per­mi­ti­do; y apren­der a salir a la calle sin mie­do, a sen­tir­me en dere­cho de hablar, de pedir, a reci­bir ayu­da, a estu­diar, cosa que recién pue­do hacer ahora.

Ella había estu­dia­do pue­ri­cul­tu­ra y asis­tía en el pro­ce­so de lac­tan­cia a otras madres mien­tras C era bebé, pero siem­pre a escon­di­das de Mar­tín Vide­la. ‑No me deja­ba, decía que era per­der el tiem­po y des­cui­dar a los nenes y a la casa-. Por eso lo inte­rrum­pió y lo ter­mi­nó una vez que empe­zó su hogar. ‑Y empe­cé la Licen­cia­tu­ra en Obs­te­tri­cia, algo que sien­to en mí como una for­ma de repa­rar y tam­bién acom­pa­ñar amo­ro­sa­men­te a otras mamás.

Pau­la me cuen­ta que tam­bién le gus­ta pin­tar y me acuer­do de su ima­gen de whatsapp que me lla­mó la aten­ción. Ella me mues­tra, es un cua­dro que pin­tó: hay una nena dur­mien­do en el pas­to jun­to a un cone­ji­to tapa­da por una fra­za­da vio­le­ta. De su cabe­za sale un bro­te ver­de y a su lado se lee “yo pue­do” y un cora­zón. Pien­so que la his­to­ria de Pau­la se narra en pri­me­ra per­so­na, inexo­ra­ble­men­te. Nadie más pue­de narrar lo que ella pasó, y a la vez fal­tan tan­tas cosas por decir, por poner en pala­bras. Ella, cons­cien­te de eso, sigue una lucha por su his­to­ria, con­tra el olvi­do y el tiem­po. Le cues­ta asi­mi­lar que el hom­bre que la vio­len­tó duran­te 20 años esté pre­so y espe­ra que per­ma­nez­ca dete­ni­do has­ta el jui­cio. Aho­ra, es la jus­ti­cia quien tie­ne en su poder que esta ima­gen de una Pau­la dor­mi­da plá­ci­da­men­te sea reali­dad o no.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *