Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Noam Chomsky: “Las cor­po­ra­cio­nes son lo más cer­cano al tota­li­ta­ris­mo que los huma­nos han podi­do crear”

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero 2021.

El reco­no­ci­do inte­lec­tual esta­dou­ni­den­se par­ti­ci­pó en las XXII Jor­na­des Lli­ber­tà­ries de CGT València.

¿Cuá­les fue­ron los efec­tos de 45 años de neo­li­be­ra­lis­mo en Esta­dos Uni­dos? Según un estu­dio de Rand Cor­po­ra­tion, las cla­ses popu­la­res y tra­ba­ja­do­ras –el 90% de la pobla­ción con menos recur­sos- con­cen­tra­ba el 67% de los ingre­sos tota­les en 1975, pro­por­ción que se redu­jo al 50% en 2018; duran­te el cita­do perio­do, el 1% situa­do en el estra­to más alto pasó del 9% al 22% del ingre­so total.

En el libro El triun­fo de la injus­ti­cia. Cómo los ricos elu­den impues­tos y cómo hacer­les pagar (Tau­rus), los eco­no­mis­tas Gabriel Zuck­man y Emma­nuel Saez seña­lan que en 2018 las 400 fami­lias esta­dou­ni­den­ses más ricas paga­ron por pri­me­ra vez una tasa media efec­ti­va de impues­tos ‑fede­ra­les, esta­ta­les y loca­les- menor (23%) que la mitad de los hoga­res con menos ren­ta (24,2%); se da la cir­cuns­tan­cia, aña­den los inves­ti­ga­do­res, que las 400 fami­lias con mayo­res ganan­cias paga­ban en 1970 al fis­co una tasa efec­ti­va pro­me­dio supe­rior al 50%.

Según el poli­tó­lo­go y acti­vis­ta Noam Chomsky, “esta­mos vivien­do –duran­te cua­tro déca­das- bajo un asal­to neo­li­be­ral a la pobla­ción en gene­ral, con un impac­to horri­ble en todas par­tes. Al ser elec­to pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, en 1981, Reagan decla­ró: ‘El Gobierno no es la solu­ción a nues­tro pro­ble­ma, el Gobierno es el pro­ble­ma’; esto no sig­ni­fi­ca­ba que la gen­te debía tomar las rien­das, sino que tenía­mos que qui­tar deci­sio­nes a los gobier­nos –que tal vez son res­pon­sa­bles en par­te ante la pobla­ción- y dár­se­las a enti­da­des pri­va­das, a las que no se pue­de responsabilizar”.

“Las cor­po­ra­cio­nes son lo más cer­cano al tota­li­ta­ris­mo que los huma­nos han podi­do crear; en 1987 That­cher sen­ten­ció: ‘La socie­dad no exis­te, sólo hay hom­bres y muje­res indi­vi­dua­les’; y un famo­so eco­no­mis­ta de la era neo­li­be­ral, Mil­ton Fried­man, afir­mó que la úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad de las empre­sas es aumen­tar sus bene­fi­cios; los pri­me­ros actos de That­cher y Reagan fue­ron ata­car e inten­tar des­truir al movi­mien­to sin­di­ca­lis­ta; de hecho, Reagan lla­mó a esqui­ro­les para rom­per la huel­ga de los con­tro­la­do­res aéreos en agos­to de 1981, y las empre­sas empe­za­ron a hacer­lo”, aña­de Chomsky.

Dedi­ca­das al Apo­yo mutuo, el pilar hacia una nue­va socie­dad, las XXII Jor­na­des Lli­ber­tà­ries de CGT-Valèn­cia se han ini­cia­do con una entre­vis­ta por video­con­fe­ren­cia a Noam Chomsky; el filó­so­fo y lin­güis­ta de 92 años, que se ini­ció en el acti­vis­mo social a los 11, con­ti­núa pro­nun­cian­do con­fe­ren­cias y publi­can­do libros; entre los últi­mos, Con­se­quen­ces of capi­ta­lism: manu­fac­tu­ring dis­con­tent and resis­tan­ce, jun­to al geó­gra­fo Marv Waters­to­ne; Coope­ra­ción o extin­ción; y Cli­ma­te cri­sis and the Glo­bal Green New Deal, con el eco­no­mis­ta Robert Pollin.

Noam Chomsky se acer­có a la Lin­güís­ti­ca de mane­ra acci­den­tal y gra­cias al con­tac­to con ami­gos “radi­ca­les”, ya que uno de ellos era pro­fe­sor de Lin­güís­ti­ca, según reve­ló en 1974 en una entre­vis­ta con el gru­po edi­tor liber­ta­rio Black Rose y un miem­bro del colec­ti­vo situa­cio­nis­ta Nega­tions. Una par­te de su fami­lia per­te­ne­cía a la inte­li­gen­cia judía “radi­cal” de Nue­va York y al par­ti­do comu­nis­ta. Estu­dian­te de secun­da­ria en los años 40, el joven acti­vis­ta leía en los dia­rios noti­cias sobre la gue­rra espa­ño­la y se acer­ca­ba a libre­rías de Nue­va York en las que esta­ban pre­sen­tes los círcu­los anar­quis­tas. En la con­ver­sa­ción, Chomsky deta­lla que con­se­guía infor­ma­cio­nes de la ofi­ci­na de la Freie Arbei­ter Stim­me (La voz de los tra­ba­ja­do­res libres).

En otra entre­vis­ta publi­ca­da en 1995 por la revis­ta Red and Black Revo­lu­tion, rea­li­za­da por Kevin Doy­le, expli­ca cómo la Idea le atra­jo des­de la ado­les­cen­cia has­ta el pre­sen­te: “Pien­so que sólo tie­ne sen­ti­do bus­car e iden­ti­fi­car estruc­tu­ras de auto­ri­dad, jerar­quía y domi­na­ción en todos los aspec­tos de la vida y desa­fiar­las”. Un año des­pués, entre­vis­ta­do por el perio­dis­ta Tom Lane para la revis­ta ZMag, aña­día que su anar­quis­mo se basa en la espe­ran­za de que la natu­ra­le­za huma­na inclu­ya la soli­da­ri­dad, el apo­yo mutuo, la sim­pa­tía y la preo­cu­pa­ción por el pró­ji­mo. Ade­más en el pró­lo­go a El anar­quis­mo (1965), de Daniel Gue­rin, Chomsky se remi­te a las con­cep­cio­nes del anar­co­sin­di­ca­lis­ta ale­mán Rudolf Roc­ker (1873−1958), quien con­si­de­ra­ba que el obje­ti­vo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no debe­ría ser la con­quis­ta del Esta­do sino “recons­truir la vida eco­nó­mi­ca de los pue­blos des­de la base, edi­fi­cán­do­la en el espí­ri­tu del socialismo”.

Roc­ker escri­bía duran­te la Revo­lu­ción Espa­ño­la de 1936. ¿Cómo pue­de luchar­se en el siglo XXI –des­de una pers­pec­ti­va anar­quis­ta con­tra las des­igual­da­des? “Hay muchas mane­ras”, res­pon­de Chomsky en las Jor­na­des Lli­ber­tà­ries; “una de ellas es seguir el con­se­jo de Baku­nin en el siglo XIX: cons­truir las ins­ti­tu­cio­nes de una socie­dad futu­ra den­tro de la actual; está ocu­rrien­do en muchas par­tes del mun­do con los gru­pos de apo­yo mutuo, abas­te­ci­mien­to de comi­da y mate­ria­les o empre­sas pro­pie­dad de los tra­ba­ja­do­res”. El ensa­yis­ta cita el ejem­plo del Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Rura­les sin Tie­rra (MST) de Bra­sil, sur­gi­do en 1984 y cuya lucha ha per­mi­ti­do que 350.000 fami­lias acce­dan a la tie­rra; en sep­tiem­bre el MST infor­mó de que había dona­do ‑des­de el ini­cio de la pan­de­mia- 3.400 tone­la­das de ali­men­tos en 24 esta­dos del país.

Sin embar­go, “en el cam­po de la polí­ti­ca la mayo­ría de las accio­nes son nega­ti­vas”, sub­ra­ya el autor de Los guar­dia­nes de la liber­tad Hege­mo­nía o super­vi­ven­cia: la estra­te­gia impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos; “cuan­do Oba­ma fue elec­to pre­si­den­te en 2009 con­ta­ba con el apo­yo de millo­nes de jóve­nes acti­vis­tas, a los que disol­vió y envío a su casa; ‘no hace fal­ta que hagáis nada, yo estoy aquí y cui­da­ré de voso­tros’, les dijo; pero le cos­tó poco tiem­po trai­cio­nar a los obre­ros, los pobres y a las mino­rías para cedér­se­lo todo a los ricos y pode­ro­sos; esto es lo que harán otra vez, segu­ro, si no les pre­sio­na­mos, espe­ro que no ocu­rra con Biden”.

El geó­gra­fo y cien­tí­fi­co ruso Piotr Kro­pot­kin publi­có El apo­yo mutuo en 1902. Con­cluía que las espe­cies ani­ma­les en las que la ayu­da mutua había alcan­za­do la ple­ni­tud –en detri­men­to de la lucha entre indi­vi­duos- eran las más nume­ro­sas, flo­re­cien­tes y aptas para el pro­gre­so. “Creo que Kro­pot­kin tenía razón, espe­ro que los sen­ti­mien­tos huma­nos bási­cos de com­pa­sión y bús­que­da de jus­ti­cia pue­den mani­fes­tar­se en un sis­te­ma de aso­cia­ción libre; con la pan­de­mia del coro­na­vi­rus este ins­tin­to ha lle­ga­do de for­ma espon­tá­nea a todas par­tes y, más aún, a las comu­ni­da­des pobres y víc­ti­mas de la vio­len­cia, como las fave­las de Río de Janei­ro”, expli­ca Chomsky en las jor­na­das de la CGT (el 24 de mar­zo el perió­di­co Bra­sil de Fato publi­có un repor­ta­je que infor­ma­ba de la orga­ni­za­ción de comi­tés popu­la­res en las fave­las de Sao Pau­lo, que reci­ben y dis­tri­bu­yen dona­ti­vos de pro­duc­tos esen­cia­les, rea­li­zan las com­pras a las per­so­nas más vul­ne­ra­bles o difun­den con­se­jos en mate­ria de salud públi­ca a tra­vés de las redes socia­les y car­te­les en las calles).

Por otra par­te, de las 10 prin­ci­pa­les empre­sas coti­za­das del mun­do por su capi­ta­li­za­ción bur­sá­til ‑entre abril de 2019 y mar­zo de 2020- sie­te son tec­no­ló­gi­cas: Micro­soft, Apple, Ama­zon, Alpha­bet (matriz de Goo­gle), Ali­ba­ba, Face­book y Ten­cent, según el ran­king de la con­sul­to­ra PwC. “Con el iPho­ne el ciu­da­dano envía con­ti­nua­men­te datos a las gran­des com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas, que uti­li­zan con un pro­pó­si­to comer­cial, para con­tro­lar­nos, encon­trar for­mas de diri­gir nues­tras acti­vi­da­des e intere­ses; está ocu­rrien­do y se lla­ma capi­ta­lis­mo de vigi­lan­cia”, sub­ra­ya Chomsky.

Ade­más se refie­re a lo que está ocu­rrien­do en cen­tros de tra­ba­jo de Esta­dos Uni­dos, Bél­gi­ca o Sue­cia: “Hay empre­sas que expe­ri­men­tan con la implan­ta­ción de micro­chips a los tra­ba­ja­do­res; el incen­ti­vo con­sis­te en que de este modo pue­den usar la máqui­na de cho­co­la­ti­nas o reci­bir auto­má­ti­ca­men­te la nómi­na, pero por supues­to te están con­tro­lan­do todo el tiem­po; Ama­zon tie­ne paten­ta­das pul­se­ras inte­li­gen­tes para la vigi­lan­cia de sus emplea­dos; la empre­sa de repar­to y logís­ti­ca esta­dou­ni­den­se Uni­ted Par­cel Ser­vi­ce (UPS) es un ejem­plo de moni­to­ri­za­ción cons­tan­te de los tra­ba­ja­do­res, a los que con­vier­te en autó­ma­tas; esto empeo­ra­rá con el impac­to del lla­ma­do Inter­net de las cosas. Chi­na es el país que está lle­van­do estos sis­te­mas al extre­mo, con las tec­no­lo­gías de reco­no­ci­mien­to facial”.

El autor, jun­to a Igna­cio Ramo­net, de Cómo nos ven­den la moto ha ana­li­za­do crí­ti­ca­men­te duran­te déca­das los mass media. Una de las posi­bles res­pues­tas a la pren­sa comer­cial y la hege­mo­nía del capi­tal pri­va­do es la recons­truc­ción de la pren­sa sin­di­ca­lis­ta, defien­de Chomsky en las XXII Jor­na­des Lli­ber­tà­ries. En otros tex­tos y con­ver­sa­cio­nes ha ras­trea­do los pre­ce­den­tes; así, “duran­te los pri­me­ros días de la revo­lu­ción indus­trial en Esta­dos Uni­dos, en Nue­va Ingla­te­rra, hace 150 años, había una pren­sa obre­ra muy acti­va e inde­pen­dien­te, ges­tio­na­da por muje­res jóve­nes pro­ce­den­tes de las gran­jas o de los talle­res de arte­sa­nía de los pue­blos. Con­de­na­ban la ‘degra­da­ción y subor­di­na­ción’ del nue­vo sis­te­ma indus­trial emer­gen­te, que obli­ga­ba a la gen­te a alqui­lar­se para sobre­vi­vir”, expli­ca­ba Chomsky en una con­fe­ren­cia cele­bra­da en 2000 en Nue­vo México. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *